#Política

Incredulidad: la herencia que deja la clase política a los ciudadanos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En el último tiempo hemos sido testigos de una serie de revelaciones de grandes magnitudes, asociadas a la conducta de nuestras autoridades, políticos de todo nivel y fuste y representantes directos del Estado. Acusaciones que han derivado en delitos como estafa, evasión y uso de información privilegiada. Ilícitos por los que se están siendo investigados un sin número de autoridades; personeros de gobierno, diputados, militantes y ex militantes de partidos de la Alianza y de la Nueva Mayoría. El descrédito de nuestra clase política es evidente.


En el caso de la política no hay heridas, ni costado que acredite la verdad y nos resuelva la crisis de confianza en la que está sumida la clase política, que por cierto está muy lejos de tener las cualidades de un Cristo vivo.

Sumado a esto, el empresariado también ha estado involucrado en hechos de corrupción asociados a la colusión del papel, los pollos, las farmacias y el financiamiento ilegal de la política. Hechos que han ido decepcionando y volviendo incrédulos a los ciudadanos. No olvidemos que durante muchos años creímos que nuestras autoridades eran las menos corruptas de la región, siendo este uno de los mitos fundantes de la transición a la democracia. Éramos una de las sociedades con más bajos índices de corrupción en América Latina.

Sin embargo, hoy es la credibilidad de la clase política la que está en crisis, al parecer nuestro sistema institucional es el que ha sido dejado al descubierto, sus propias miseria han sido develadas desde las más oscuras dimensiones de la verdad. En estas circunstancias llega a ser grosero pensar en acontecimientos futuros como las elecciones municipales de fin de año.

Este es el legado que deja la clase política de nuestro tiempo a los ciudadanos, la incredulidad, la desconfianza, el descrédito, la duda, el recelo, la prevención y el prejuicio.

El cuadro de Michelangelo Caravaggio -que acompaña a esta columna- titulado “La incredulidad de Santo Tomás” viene a ser parte de esta narración. En él se relata la incredulidad del apóstol Tomas con respecto a la resurrección de Cristo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré ( Juan 20:24-29) . El cuadro ilustra el instante en que se resuelve el problema de la incredulidad, en que Tomás mete su dedo en la llaga de Jesús. En el caso de la política, resulta un poco más complejo, porque no hay heridas, ni costado que acredite la verdad y nos resuelva la crisis de confianza en la que está sumida la clase política que, por cierto, está muy lejos de tener las cualidades de un Cristo vivo.

TAGS: #CrisisPolítica crisis de confianza

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#EstoPasaEnChile

VER TODO
La incontenible codicia de esta elite es la causal del profundo malestar acumulado por el resto de la población, esa que no forma parte de la elite, esa población que paga la fiesta pero que no es invitad ...
+VER MÁS
#Sociedad

La rebelión de [email protected] [email protected]

Nos encontramos en un momento de impolítica, cuando el sistema político no logra acuerdos suficientes y adecuados para asegurar la participación paritaria de las mujeres y los pueblos originarios, entre ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Geografía de la Multitud y el otro orden contra-democrático: hacia nuevo contrato social

La violación de los Derechos Humanos “desordena” en vez de ordenar, atiza el fuego, asume que el orden se impone por terror, mediante el amedrentamiento
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos Humanos: ¿de qué estamos hablando?

En este tipo de casos no existe una prescripción, es decir, en caso de que efectivamente sea en este contexto no existe un plazo para que la víctima pueda demandar,
+VER MÁS
#Justicia

Demandas al Estado por violaciones a Derechos Humanos, el estallido que se viene

Popular

La incontenible codicia de esta elite es la causal del profundo malestar acumulado por el resto de la población, esa que no forma parte de la elite, esa población que paga la fiesta pero que no es invitad ...
+VER MÁS
#Sociedad

La rebelión de [email protected] [email protected]

Nos encontramos en un momento de impolítica, cuando el sistema político no logra acuerdos suficientes y adecuados para asegurar la participación paritaria de las mujeres y los pueblos originarios, entre ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Geografía de la Multitud y el otro orden contra-democrático: hacia nuevo contrato social

La violación de los Derechos Humanos “desordena” en vez de ordenar, atiza el fuego, asume que el orden se impone por terror, mediante el amedrentamiento
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos Humanos: ¿de qué estamos hablando?

En este tipo de casos no existe una prescripción, es decir, en caso de que efectivamente sea en este contexto no existe un plazo para que la víctima pueda demandar,
+VER MÁS
#Justicia

Demandas al Estado por violaciones a Derechos Humanos, el estallido que se viene

Popular

Tomémonos las calles con nuestras pañoletas moradas y verdes. Porque juntas somos más fuertes. Porque, como dice Rebeca Lane “Yo no elegí la guerra pero nací guerrera”
+VER MÁS
#Género

Y la culpa no era mía, ni donde estaba, ni como vestía

¿No sabían quién era? ¿No habían leído sus columnas? ¿No han visto sus intervenciones en otros programas de televisión? Era extraño. Estaban todos muy escandalizados de algo que era evidente que pa ...
+VER MÁS
#Política

El evitable show de Hermógenes en Bienvenidos

Vivimos en un país que no aprecia la ciencia, ya que el gobierno la ajusta y le corta las aristas necesarias para que esta funcionen en su realidad ficticia, lo que convierte a Chile en un país que no cre ...
+VER MÁS
#Ciencia

Las ciencias chilenas bajo un régimen de Procrustes

El escándalo, el grito, las marchas y la represión muestran la verdad dura de una sociedad que se quiso domesticar y mantener en la conformidad de la aceptación y del silencio.
+VER MÁS
#Sociedad

Estallido social en Chile: El infierno de la desigualdad