#Política

Esos señores políticos

16 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hoy, sigue en el alma nacional el desprecio por el ejercicio de la política, de la clase política y de los políticos. Este desprecio por la figura del político y la política es el triunfo más potente y simbólico de Pinochet; lo dejó en el ADN del alma nacional.

Esta frase me retumbó durante 17 años. Cada vez que el dictador se veía puesto en entredicho por los opositores, recurría permanentemente a esta frase lacerante. El terrorismo de Estado necesitaba camuflarse de gesta patriótica y para eso, necesitaba culpar a los miembros y partidarios de la  Unidad Popular como los únicos responsables del descalabro nacional y el caos que se agudizó solamente unos meses antes del golpe. Pinochet necesitó recurrentemente estigmatizar y condenar la figura del político, del intelectual y del artista. Eran piedras de tope ante su inopia mental y su burdo espíritu militar. La dictadura necesitaba castigar al político y desacreditar la práctica de la política para evitar todo polo de reorganización social que se opusiera a la transformación capitalista y recuperara prontamente la vida cívica y la democracia.

Fue así, con esta idea central de eliminar el ejercicio de la política como un derecho ciudadano, que la dictadura formó “aparatos de seguridad” (se entienden las comillas) y un cuerpo represor que evitara toda posibilidad de reorganización social a través de los partidos políticos, organizaciones gremiales, juntas de vecinos y cuerpos colegiados. Se prohibieron las elecciones democráticas de centros de alumnos tanto en los liceos como en las universidades. Para ellos había que restaurar, reconstruir el país y extirpar el “cáncer marxista”  a como diera lugar y usando todos los métodos de contención y represión.

En esta domesticación obsecuente al poder total, pronto surgió la figura del censurador que vigilaba, la palabra cuestionadora, la palabra insurgente, la palabra rebelde, la palabra clandestina, la palabra subversiva, la palabra redentora y liberadora. De esta manera la dictadura militar cosificó el lenguaje, las cosas y el espíritu nacional. Cada vez que resurgía un intento de cuestionar su “proyecto redentor” y hacerlo tambalear, emergía la frase: “esos señores políticos”.

Con esta frase Pinochet evitó cargos de conciencias para que la CNI torturara, matara e hiciera desaparecer a dirigentes políticos que despreciaba y era necesaria la complicidad ciudadana de tal desprecio.

Los que se salvaron y partieron al exilio o alcanzaron a arrancar, fueron foliados como los responsables emblemáticos que era necesario condenar y separar de la sociedad chilena.  Todos debían apuntarlos con el dedo, como lo peor que botó la ola. Carlo Altamirano, sindicado como el intransigente, el gatillador del clima de tensión social por sus discursos implacables contra la derecha facciosa, gran orador y de una moral revolucionaria apasionante, dijo en el exilio: “Mientras yo sea el gran culpable del fracaso de Allende, todos los demás pueden dormir tranquilos”.

Sin duda, los sentimientos de culpa comenzaban a hacer estragos en el exilio y eso provocaba desánimo, confusión, desconexión con los que dábamos la lucha desde el interior. Muchos de ellos eran jóvenes, como los de ahora, que quisieron cambiar el país para mejor y soñaron y se ilusionaron con la vía pacífica del socialismo chileno. Estos líderes hubieron de soportar el destierro, el desprecio, rearmarse a duras penas en el exilio, con matrimonios desechos e hijos crecidos y nacidos en vientos que resoplan la hojarasca en otros idiomas.

Hoy, sigue en el alma nacional el desprecio por el ejercicio de la política, de la clase política y de los políticos. Este desprecio por la figura del político y la política es el triunfo más potente y simbólico de Pinochet; lo dejó en el ADN del alma nacional.

La derecha está feliz con el troleo y desprecio lacerante hacia los políticos de la Concertación, promulgado principalmente por Gabriel Salazar, Marcel Claude y Alberto Mayol, quienes se han instalado como los referentes e íconos, que con libros, artículos, declaraciones, entrevistas y conferencias, tienen una especial fruición por ver coronados sus pregones de ver a una clase política destruida y desaparecida. Sería una suerte de triunfo intelectual para ellos, con la connivencia histórica del legado pinochetista, terminar de catapultar a la Concertación, con el último bazucazo dado por ellos, ni siquiera por la derecha.

Es deprimente, escalofriante, desesperanzador, constatar que a veinte años de haber derrocado a la dictadura pinochetista, no hayamos podido derrocar esa lacerante y troleante frase: “esos señores políticos”.

————

Foto: Rodrigo Balladares / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
Escribe tu nombre

15 de octubre

Debe estar revolcándose en el infierno ese asesino.

marcelo

15 de octubre

El término Señores políticos recobra actualidad por la políticas de derechas implementadas por la Concertación…… El señores políticos de la ciudadanía es muy distinto al de Pinochet…………….

jorge fernandez

15 de octubre

Pero, nunca, nunca dimos la pelea a la dictadura para que algunos cara de palo y sinverguenzas, aprovechandose del «titulo de socialista», llegaran a ocupar cargos de responsabilidad, se aprovecharan para usurpar, coimear y entregar cargos de directores a sus amigos, dejando a buenos psotuilantes fuera solo por no ser amigos o «amiga» de el..

Servil

15 de octubre

No me parece su punto de vista. El «troleo» de la concertacion no se debe a «el comentario de» o «el libro de». Se lo ha ganado con su inconsecuencia y cinismo durante los últimos 20 años. Aparento representar las aspiraciones de quienes querían un Chile con justicia y verdad, pero profundizo el sistema de desigualdad y mentiras en crisis actualmente. Sus políticos se sirvieron del sistema, crearon lazos con el empresariado y se afianzaron en el poder para trabajar como operadores politicos de sus jefes magnates. La situación actual – crisis en la educacion, recursos naturales en manos de particulares, crisis en la salud publica y un largo etc. – es la consecuencia (o inconsecuencia realmente) de «estos señores politicos». De la clase politica en general.

16 de octubre

Algunos personeros de la política contingente también han protegido su feudo con frases similares a la de «esos señores políticos», que a fin de cuentan persiguen el mismo fin, que es cerrar la puerta a la apertura de la política hacia nuevos horizontes y participantes…

Lo dicho por ellos ha sido «el surgimiento de caudillos» y el asociamiento de esa frase a un caos… Sin embargo, esa condición no ha existido en nuestra actualidad al nivel político que algunas personas desearíamos, sin añadir, por su puesto, el caos, pero, sí pensando en la renovación de la temática política y determinadas metodologías que mantienen secuestrada la democracia, en manos de lo que no deja de parecer una dictadura de los partidos políticos ejercida por una mafia deseosa de proteger sus fronteras…

A fin de cuentas, no sé qué tanto pueda valer la pena hacer estas reflexiones, porque nadie te toma en cuenta en realidad, porque basta el muro que tienen para que en ellos rebote toda perspectiva ciudadana que pretende innovaciones práctica en la vida nacional…

Así es la esclavitud política…

16 de octubre

No hay que olvidar que el desprecio por la democracia y los políticos –y por tanto el desprecio por la Política con mayúsculas- que Pinochet convirtió en su discurso para justificar su barbarie y autoritarismo, también fue parte del discurso de aquellos que consideraban a la democracia y la política chilena antes de 1973, como una mera democracia burguesa que había que derribar incluso por las armas para instaurar un nuevo orden. Ese desprecio por la Política, también iba acompañado del desprecio a los intelectuales, los pensadores, y la sobrevaloración del hombre de acción…que era nada más ni nada menos que aquel que promueve la coacción como modo acción político. Nada de raro, pues Marx también despreciaba a los filósofos.

Y es que finalmente, quien acepta el uso de la fuerza, ya sea discursivamente o en los hechos, es alguien que está suprimiendo la Política en sentido estricto. No es extraño que donde gobiernen sujetos de uniforme y bota militar, la Política -entendida como debate y polémica constante- sea suprimida bajo constantes amenazas de arresto, exilio, censura, y un largo etc. para extirpar el cáncer marxista o la moral burguesa, o lo que sea.

En Chile, aún no se recupera el sentido de la Política en su sentido estricto, si es que realmente en algún momento lo tuvimos.

Saludos y paz

Nicolás Leyton Durán

17 de octubre

Esos señores políticos de la concertación, en muchos aspectos han perpetuado el modelo implantado por la fuerza en dictadura; uno hasta puso su firma en una constitución que ni siquiera asegura los derechos básicos a sus ciudadanos. La concertación, o lo que queda de ella pactandose con un PC que no tiene mucho de revolucinario y la alianza UDI – RN, son lo mismo para un pueblo chileno que ni conciencia de clase le dejó la dictadura. Una lástima.

nicolás varela

17 de octubre

(reitero el comentario de el mostrador)
No estoy de acuerdo con el autor. Creo que hay un mundo de diferencias
entre lo que decía la dictadura y lo que dicen hoy los críticos que se
reseñan. A saber:
1.- mientras lo primero se hacía en un contexto
autoritario, sin «derecho a réplica», gozando de un virtual monopolio de
la prensa; lo segundo se realiza en un contexto democrático, sin gozar
los críticos de un respaldo de los medios de comunicación ni de una cercanía con el aparato gubernamental.
2.- Los dichos de Pinochet eran parte de una estrategia para reafirmarse en el poder. Los críticos plantean sus argumentos como una crítica al poder.
3.- Mientras Pinochet oponía al protagonismo de los políticos profesionales el protagonismo de los militares, los críticos le oponen el protagonismo de la ciudadanía.
4.- La crítica de Pinochet era una crítica a la política per se; los críticos actuales plantean un rechazo a una forma concreta de hacer política, la de la transición. no a toda la política.
5.- Para Pinochet la solución ante el problema que representaban «los señores políticos» era menos democracia. Para los críticos actuales la solución a la crisis política es precisamente más democracia.

En resumen: el autor realiza la comparación descontextualizadamente. Omite además las herencias de la dictadura que se encuentran precisamente en la clase política actual, curiosa omisión.

TTOTO

17 de octubre

Curioso como siempre hay uno que mira para atraz… Sin avanzar ni construir nada nuevo, de estas palabras estamos chatos muchos… Y muchos que votamos que NO y que Todavia votariamos lo mismo pensamos que estos dinosaurios del resentimiento, (seudo blanqueadores de responsabilidades de su upelientos camaradas) son persnajes pateticos, que se pegaron en el pasado, tratan de dar lastima, sembrar en aridas tierras su terror… Si total ellos y sus amistades naaa tuvieron de responsabilidad… Es el colmo… Yo me alegro que despues de 54 anos de la dinastia de los reyezuelos Castro (les suenan?) Por fin prometan que «tal vez» sus sudbitos aldeanos podran salir del feudo Cubano-Castrista y viajar en libertad a donde se les ocurra… Mal que mal.. Mejor no sigo…, aclaro que pinochetistas fueron muchos que apoyaron el golpe y que antes votaron por Allende… Yo al menos nunca fui pinochetista, pero estos mendigos de lastima y sembradores de terror, poco aportan, mejor hablen de los suenos no cumplidos por la concertacion y de como tanta corrupcion nuevamente termino con la derecha en el poder…
Saludos,

Francisco Gonzalez

20 de octubre

Mientras los Políticos (o varios de ellos que ensucian el ambiente) sigan con su » Arrogancia», «con anteponer al partido sobre los ciudadanos», esta frase seguirá mas presente que nunca, sobretodos hora que con las redes sociales y el mayor acceso a la informacíon, ya no está siendo tan fácil para los partidos políticos vender su ideología

rodrigo ruiz

29 de abril

lo lamentable es que «esos señores políticos» no hayan aprendido nada y sigan avalando lo mismo que criticaron para llegar al poder cuando se derrocó a pinochet, esta frase no está pegada al adn de los chilenos, sólo es el reflejo de la impotencia y la amargura de saber que se jugó con las esperanzas de todo un pueblo…como gritará alguna vez martí aunque no sea propia, duele ver la tierra pisoteada….

Carlos

14 de mayo

El General no fue derrocado, perdió en las urnas, igual que maduro, solo que éste último no lo reconoce y tiene el país listo para ser rematado si existieran interesados, el Capitán General entregó un chile pujante, próspero, mejor qie cualquier otro de América

Enrique

27 de abril

El tiempo le dio la razón a don Pino: caval , penta , ley de pesca , sqm

David Arellano

09 de septiembre

Lo cierto es que “Esos señores políticos” solitos se han ganado su desprestigio a punta de boletas truchas, favores a empresarios, nepotismo, robos, coimas, falsificación de documentos etc etc etc y no son solamente de un lado, los hay de todos los bandos y colores y en altos, medios y bajos cargos públicos, de alta y baja alcurnia; hombres y mujeres de mar a cordillera y de norte a sur. Lo peor del caso es que a sabiendas lo siguen haciendo y entre ellos se siguen cubriendo. Y para estar acorde a los tiempos debiésemos decir “Esas señoras y esos señores políticos” no sirven al país, pero se sirven de él

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

Nuevos

El descontrol es demostrativo de que la autorregulación no funciona.
+VER MÁS
#Sociedad

Con la ética por los suelos

Sí podemos sentir el sol como el calor en la piel –pero eso ocurre sin tenerlo a la vista. Sabemos que ese calor es sol, pero indirectamente.
+VER MÁS
#Cultura

El sol conversa con René Descartes

El haber alcanzado la cifra de 8 mil millones de seres humanos, cuyas necesidades superan de lejos la posibilidad de satisfacerlas, solo tiende a alimentar las desigualdades y exacerbar los odios
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ocho mil millones

Jamás ninguna de las 345 municipalidades que hay en Chile como sus juzgados de policía local, han hecho valer las sanciones contenidas en este DL 3.516.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Si los jueces desconocen las leyes, estamos mal

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?