#Política

El retorno del Leviatán

10 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Corría el año 1651 y Thomas Hobbes sentenciaba en su célebre libro Leviatán: “(…)La causa final (…)de los hombres -que naturalmente aman la libertad y el dominio sobre los demás- al introducir esta restricción sobre sí mismos -en la que los vemos vivir formando Estados- es el cuidado de su propia conservación y, por añadidura, el logro de una vida más armónica (…)”; obra fundamental de la teoría política occidental que dará sustento teórico a la emergencia de los Estados. Desde luego ha corrido mucha agua bajo el puente desde que Hobbes desarrollará la idea del contrato social, sin embargo en tiempos de coronacrisis resulta necesario, sino imprescindible, reflexionar sobre algunos escenarios que se nos abren frente al discurso Neoliberal.

Mucho se podría decir sobre qué entendemos por Neoliberalismo pero sin profundizar en el análisis podemos coincidir en que su característica central radica en que ha creado una suerte de sacralización del mercado, en donde los Estados aparecen como obstáculos para la libre competencia a escala planetaria. “El Mercado”, devenido en entelequia, emergió como el gran y el más perfecto ordenador de las sociedades.


La humanidad -o mejor dicho Occidente- comienza a despertar al Leviatán de su largo sueño Neoliberal. En este estado de situación será cuestión de ver si lo hace como farsa o como tragedia

Cuando en enero de este año se detectaron los primeros casos de COVID-19,  en Europa y Estados Unidos los países de Occidente desarrollan estrategias dispares para intentar contener su avance. Hoy, a menos de 4 meses del inicio del brote en Wuhan,  hasta los más reacios a paralizar sus economías han avanzado en medidas que un año atrás eran ilustradas como populistas y obsoletas. Parece que ya nadie le reza al mercado.

Desde los centros mismos del poder económico internacional escuchamos sentenciar que existen bienes y servicios elementales que deben quedar por fuera de la mano invisible del mercado, que los estados deben intervenir para mantener los puestos de trabajo e incluso, asistir a los sectores vulnerados. Ya sea por convicción o por necesidad dirigentes de absolutamente todas las orientaciones políticas, más tarde o más temprano,  se han hecho eco de las súplicas por protección de parte de sus ciudadanos. El Leviatán ha vuelto.

Hasta aquí pareciera que vivimos una especie de salto temporal  retornando a los años dorados del Estado de Bienestar que el mundo de posguerra supo construir. Viejas recetas a nuevos problemas. ¿Qué puede salir mal?.

Luego de décadas de reformas estructurales, es decir, privatización de servicios esenciales, focalización de políticas públicas, desregulación de las fronteras comerciales, transnacionalización de la producción e incremento de la especulación financiera –por tan solo enumerar algunas- no todos los países están en igualdad de condiciones de afrontar el financiamiento de las medidas destinadas a contener la emergencia sanitaria y social actual.

Mientras los gobiernos del mundo se unen en un llamado a la cooperación internacional y vemos escenas surrealistas como el aterrizaje de un avión Ruso con insumos sanitarios en suelo norteamericano, países como Ecuador, El Salvador e incluso Venezuela solicitan préstamos al FMI. La lista no sólo sigue sino que se seguirá incrementando con el correr de los días. ¿Es posible la soberanía política sin independencia económica?

A la par del cierre de fronteras y de la caída en las exportaciones a escala planetaria,  en los países periféricos como los latinoamericanos aparece el fantasma del desabastecimiento de insumos necesarios para las industrias locales. Es aquí donde se abre la pregunta respecto de si es posible sostener las formas de producción transnacional tal y como se venían desarrollando en las últimas décadas.

Al mismo tiempo que en el mundo el miedo a enfermar por coronavirus se incrementa y las economías se resienten, los gobernantes ponen en juego su capital político en cada medida. Salud o Economía esa es la cuestión. Pero incluso las mismas recetas no son recibidas de la misma manera en todas las latitudes. Mientras países como Irlanda nacionaliza los servicios de salud privada mientras dure la pandemia, el presidente Argentino ha tenido que desechar esta idea a causa del malestar social que comenzó a generar.

Mientras las cifras de infectados de coronavirus en el mundo sigue en alza, millones de personas vivimos en aislamiento mientras asistimos al despliegue de fuerzas de seguridad del que no se tiene memoria en épocas de democracia y paz.

La humanidad -o mejor dicho Occidente- comienza a despertar al Leviatán de su largo sueño Neoliberal. En este estado de situación será cuestión de ver si lo hace como farsa o como tragedia.

TAGS: #Coronavirus Estado Neoliberalismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Pablo

06 de Abril

Muy buena!

Karina

07 de Abril

Excelente!

IVAN SALDIVAR RODRIGUEZ

08 de Abril

Me puede explicitar a que se refiere con: “En este estado de situación será cuestión de ver si lo hace como farsa o como tragedia.”

IVAN SALDIVAR RODRIGUEZ

08 de Abril

“En este estado de situación será cuestión de ver si lo hace como farsa o como tragedia.”, a esta frase, se me ocurre que con “farsa” se refiere, a que el los gobiernos simularán aplicar soluciones que serían las de un Estado de Bienestar para mantener la calma de sus [email protected], y por “tragedia”, generarán una situaciones de violencia por sus acciones de Estado, que terminarán provocando un sentimiento general de molestia a tal nivel que todo se resolverá con enfrentamientos internos.

08 de Abril

Es una referencia a Marx que la podés encontrar en el 18 brumario.

J.A.

12 de Abril

¿No era mejor sintetizar y decir que bueno es el estado de bienestar y que malo es el mercado?. Se ha preguntado alguna vez ¿que es el mercado?, ¿porque sobrevive desde las primeras civilizaciones y quizás de antes?. Por otra parte, se puede preguntar a partir de sus argumentos , ¿porque se ataca al liberalismo?, ¿acaso no es por el liberalismo que existe occidente?. Lo otro, el neoliberalismo, es un invento, un concepto diseñado para denostar , un cajón de sastre al cual se le arroja todos los males de una sociedad, quien se lo toma en serio no entiende lo complejo que es el hombre, las sociedades y sus tratos.

14 de Abril

Muy de acuerdo.
Lo curioso es que si cambiamos la palabra “libre mercado” por “libre elección de los ciudadanos”, ahora suena mal atacarlo….Aunque sean lo mismo!…el mercado ES el intercambio de bienes y servicios entre personas, por lo que ¿a que se está atacando cuando se denosta el “mercado”?..claramente lo que se propone es que haya una mano directa (no invisible) del Leviatán Estado, que no es otra cosa que una creación mental de un ser bondadoso y justo que hace las cosas por y para todos, sin incorporar por ningún momento que ese ser es en realidad gente que trabaja por su interés (no son necesariamante bondadosos y justos) y con un sinfin de reglas (Derecho público) para tratar de normarlos para que hagan lo que se supone está bien.
La otra forma de que exista un “leviatán” es que las personas sean instruidas desde chicos en la empatía, en el sentido de grupo, en el entendimiento de ser parte de algo. Cuando eso pasa, las personas pueden LIBREMENTE actuar de la forma que se sugiere, sin la necesidad de que haya un aparato público que haga las veces de “buen padre” al que todos le reclamen sus derechos. Quizas la falla de la etapa del liberalismo occidental, exitosisimo, ha sido olvidar instruir esa parte tan necesaria para complementar a la mano invisible del mercado: la etica ad-hoc (ver otro libro de Adam Smith, Teoría de sentimientos morales)
Saludos

Pablo

14 de Abril

Que el mercado exista desde el inicio de la civilización (un anacronismo muy arriesgado de su parte) no lo deja exento a la crítica , es evidente pero parece que hay que aclarar que cuando se crítica al mercado se refiere a la falsa deidad que todo lo equilibra . No sé de dónde es usted pero le recomiendo que observe a sus costados y tome nota de lo insostenible de la economía de mercado por lo menos si entre sus deseos está el mejoramiento de los sectores más postergados .

Fernando

14 de Abril

El mercado, señor, es solo un eufemismo edulcorado para referirse a quienes controlan la economía de un país. Individuos, que generalmente en los países americanos, forman parte de una oligarquía putrefacta y se conjugan bien con las empresas trasnacionales. Entonces no digamos estupideces, y llamemos al mercado por su nombre y apellido. Algunas veces suele llamarse Unilever y otras Shell o JP Morgan. El análisis macro económico no se presta ni para la estupidez, ni para la obsecuencia o la ingenuidad. Y lo segundo que le voy a decir es que el neoliberalismo existe desde 1970 y en los países latinoamericanos se ha impuesto ha sangre y fuego, a partir de la actuación de miserables criminales como Videla y Pinochet y del aval de empresarios y de ciudadanos que resultan no menos miserables que los primeros. Si gusta de repasar las premisas de este tipo de política de exportación le recomiendo que lea el “consenso de Washington” y le pido encarecidamente que deje de divagar sobre cosas que no entiende y discusiones que la Historia y el resto de las Ciencias Sociales han superado hace décadas.

J.A.

14 de Abril

Los constructos conceptuales nunca han sido realidades, no son más que intentos por explicar fenómenos y que si se aceptan, son válidos, si no, no, el concepto de neoliberalismo, inventado en la década de los 30 en el mundo de la economía se refería a otra cosa, a algunas prácticas socialdemócratas en la economía, son algunos representantes de las ciencias sociales los que lo han sacado fuera de tiesto. https://www.elcato.org/el-mito-del-neoliberalismo. Decir que la historia y las ciencias sociales han superado asuntos, es al menos ser temerario, en realidad lo que se hace es intentar entender escenarios , todos cambiantes y llenos de contradicciones, la historia que manejamos hoy cambiará según surjan nuevas investigaciones, las ciencias sociales están siempre en ebullición, son ciencias, no dogmas.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Los migrantes contribuyen día a día al desarrollo de nuestro país. Y a pesar de esta exclusión, no han estado ajenos a la actualidad política chilena.
+VER MÁS
#Ciudadanía

En este Proceso Constituyente faltan los y las inmigrantes

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Lo que soñamos, tiende a confundirse con el socialismo comunitario, la economía circular, el cooperativismo, y puede ser todo esto y más, pues no se trata de defender un dogma o un marco teórico en abst ...
+VER MÁS
#Política

Todo lo solido se desvanece en el aire

Si queremos y buscamos una solución política a la crisis, no nos queda otra que aquellos que ejercen liderazgo político asuman esta responsabilidad histórica.
+VER MÁS
#Política

El desafío de nuestra élite política

Nuevos

Los migrantes contribuyen día a día al desarrollo de nuestro país. Y a pesar de esta exclusión, no han estado ajenos a la actualidad política chilena.
+VER MÁS
#Ciudadanía

En este Proceso Constituyente faltan los y las inmigrantes

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Lo que soñamos, tiende a confundirse con el socialismo comunitario, la economía circular, el cooperativismo, y puede ser todo esto y más, pues no se trata de defender un dogma o un marco teórico en abst ...
+VER MÁS
#Política

Todo lo solido se desvanece en el aire

Si queremos y buscamos una solución política a la crisis, no nos queda otra que aquellos que ejercen liderazgo político asuman esta responsabilidad histórica.
+VER MÁS
#Política

El desafío de nuestra élite política

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Es evidente que el país enfrenta una situación muy difícil, en diversas dimensiones. Sin embargo, la nueva institucionalidad debió haber defendido con más convicción un presupuesto, de por sí bajo, p ...
+VER MÁS
#Ciencia

Becas Chile, la oficina al fondo del pasillo y la pérdida de confianza

¿Existe un aparato judicial a la altura de las circunstancias?, ¿existe voluntad política para reformar las fuerzas de orden y seguridad?, ¿o están simplemente blindándose unos a otros?
+VER MÁS
#Justicia

Lo que remueve en nosotros el cuerpo de un niño flotando en el Mapocho