#Política

El nuevo progresismo sacerdotal no es de izquierda

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Parece que la izquierda en Chile ya no existe. En su lugar, apareció un progresismo algo sacerdotal que fiscaliza las actitudes, las palabras, lo dicho y lo que no se dijo, con tal de establecer una corrección política que nos haga pensar que se están cambiando cosas cuando, realmente, todo sigue exactamente igual.

No puedes salirte de lo que esta corrección determina qué es lo que debes decir frente a determinadas situaciones; existe algo así como un protocolo con el que debes cumplir, para no estar fuera de los márgenes que te hacen hoy en día buena persona.


¿Cómo podremos entender que el camino que se ha tomado no nos llevará a otra realidad que no sea una en que la derecha y el verdadero abuso sigan triunfando? No lo sé.

Esto lo hemos visto con mayor claridad por estos días. Todos los que quieren ser aplaudidos o “retuiteados” (que es como lo mismo), recurren a este protocolo diciendo las palabras exactas, con mucho cuidado y, si es que lo amerita, cambiando la letra “e” por la “a” o la “o”, cometiendo un delito lingüístico para así no cometer uno supuestamente humano. Porque es tan poco real su entendimiento de la humanidad, que prefieren resolver su ignorancia al respecto con recursos estéticos.

Cuando hay un hecho que incluya discriminación, o el posible intento de creer siquiera  en que se puede discriminar, los policías del pensamiento aplican sanciones morales sobre lo que la persona ni siquiera hizo. Recuerdan que cada frase, o que solo pensar en decirla, es peor que los hechos, los problemas sociales y la forma en que se intentan resolver.  Y es que el nuevo progresista no quiere resolver nada, porque hacerlo requeriría primero de afrontar la realidad, entender que las verdaderas estructuras, que son completamente diferentes a las que aparecen en sus recursos retóricos tan a la moda,  son además macizas y difíciles de cambiar, debido a su liquidez y también a la invisibilización de problemáticas con la que él mismo ha colaborado, al detenerse en asuntos más individualistas que universales.

El “progre” no quiere cambiar ningún paradigma, ya que se siente a gusto en el actual, el que pone al individuo por sobre lo colectivo. Porque cualquier atisbo de verdadera colectividad necesita  demasiados sacrificios que nadie está dispuesto a hacer, para así no pasar encima de  las pocas certezas que tiene, por lo que es mejor visto reclamar desde el “yo” antes que desde el “nosotros”.  Da más réditos  cuando nadie quiere ser molestado o quiere ser bien atendido antes que otra cosa.

Pero esta actitud no evita que la fragilidad de las posiciones adoptadas pueda ser descubierta en cualquier momento.  Eso experimentaron algunos personajes, entre ellos Jorge Baradit, quien es un ejemplo clarísimo de este progresismo sacerdotal que se deja llevar por las formas antes que por el fondo.  Este escritor fue víctima de lo que de lo que, en muchas otras ocasiones, fue victimario. Le sacaron a colación algunos tweets en los que decía otras cosas diferentes a  las que comúnmente predica, refiriéndose a las mujeres de manera diferente a la que dice que hay que referirse. Y esto pasó porquepareciera que las palabras y los textos bonitos y floridos, están antes que la racionalización de estos. Ya que Apuntar con el dedo al otro se ha transformado en un deporte más interesante que cualquier otro más complejo.

Pero mentiríamos si es que esto es un problema solamente del progresista que ocupó el lugar del izquierdista. Esta postura de predicador de poca monta es también un gran instrumento para un periodismo que prefirió dedicarse a  evangelizar en vez de trabajar. Para estar del lado “correcto” de la historia es que mucho profesional de las comunicaciones se sirve de esta militancia que regula lo estético, para así hacer como si estuvieran fiscalizando al poder, cuando lo cierto es que solamente están recurriendo a todo lo posible para no hacerlo. Por eso hacen editoriales televisivos y vistosos en los que creen decirlo todo, sin realmente aportar nada nuevo a este show de sensibilidades individuales en que se ha transformado Chile.

Volviendo al progresismo, ¿cómo se puede solucionar lo que pasa? ¿Cómo podremos entender que el camino que se ha tomado no nos llevará a otra realidad que no sea una en que la derecha y el verdadero abuso sigan triunfando? No lo sé. Lo único que tengo claro es que el conformismo vestido de “lucha social” es tal vez lo mejor que la ha sucedido al establishment. No hay nada mejor para perpetuar las cosas, que tener a un grupo de personas más preocupadas de sus metros cuadrados que de una totalidad.

TAGS: #RedesSociales Progresismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El Mapudungún no solo es una lengua viva y muy presente en la cultura de Chile, sino que además, es expresión de una cosmovisión con una riqueza inconmensurable en la comprensión del mundo
+VER MÁS
#Sociedad

Sergio Villalobos y la crónica de un racismo empedernido

Ningún instrumento de la planificación de la ciudad, más aún en el siglo XXI debe ser elaborado desde una sola perspectiva, debemos ser capaces de convocar y consensuar objetivos comunes sobre la ciudad.
+VER MÁS
#Ciudad

Un plan regulador para Alto Hospicio

Es una mala creencia pensar que cada padre debe pagar la mitad de los gastos del menor, ya que cada uno debe pagar en proporción a lo que gane
+VER MÁS
#Justicia

¿Cómo realizar una demanda por pensión de alimentos?

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador

Mientras que la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades otorga el carácter de meros “administradores” a los municipios sobre el territorio y el quehacer comunal, las prácticas de estos “muni ...
+VER MÁS
#Municipales

Administradores v/s Gobiernos Locales, moviendo los límites de lo posible