#Política

El fracaso del comunismo

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Gianni Vattimo, exdiputado del DS (Democracia di Siniestra) en Italia, expone lo siguiente: “El comunismo real ha muerto, viva el comunismo ideal.” Sin duda, eso es una rasgada de vestiduras que evidencia el fracaso del Comunismo. El comunismo como Marx lo hubiera propuesto está fracasado; todo lo demás es calentura pasional que no lleva a mucho.¿Desde dónde viene el fracaso del comunismo? Si se me permite la injerencia, déjeme darle un par de opiniones al respecto.

Primero. Se hace impracticable el comunismo por la sencilla razón de que es antinatural. Ya se ha demostrado que el hombre es un animal que necesita constantemente poseer. La negación a esta necesidad, que es lo que propone el comunismo, es absolutamente antinatural. Aclaremos que lo que hay tampoco está a pedir de boca. Un capitalismo rendido al mercado de las necesidades creadas o sugestionadas de las personas, una cantidad brutal de empresas que tienen exorbitantes utilidades, mientras hay hambre y sed en África. Ni lo uno, ni lo otro han hecho o movido un dedo por hacer un cambio real en el mundo. Cada cual sigue sus propios intereses, y no es 100% malo. Es simplemente que no podríamos esperar nada más.

Segundo. Lamentablemente, dentro de la contingencia diaria, nuestros amigos comunistas carecen de un ideal claro. Es fácil para ellos mimetizarse con el resto del espectro, cosa de tener sabor a Concertación, sabor a centro, y hasta en algunas ocasiones sabor a derecha. Este mimetismo, con el fin de agregar más electores, produce exactamente lo contrario.

No podemos estar de acuerdo con el mercado (comprando acciones, comiendo McDonalds, y comprando ternos y corbatas de buena marca), y al mismo tiempo estar en contra de él. ¿Alguno de sus dirigentes vive en La Pintana?, ¿Al lado de la clase trabajadora, que nos hacen creer que existe?

Soy un ser humano, al igual que Farkas, o aquellos mendigos que andan por la calle. No tengo pudor a reconocerme como humano. Pero sin ningún “ISMO”. Principalmente porque todo lo que buscan estos caballeros es poder. Eso trasciende los colores políticos, sean derechas, centros, o izquierdas.

Quizás lo que nos falta para llegar a ver un verdadero comunismo, es la capacidad de poder enfrentarnos al otro, ocupar solamente los recursos que necesitamos, independientemente de nuestra identidad particular. Desarrollar nuestra conciencia, para ver lo que realmente es necesario ver. Que podamos desarrollar la solidaridad para que dejemos de ver este mundo como lo que el potencial monetario me puede otorgar, sino más bien, qué es lo que puedo yo aportar en pro del bien común.

En el comunismo no existen los personalismos, ni los superhéroes. Por el contrario, existe sólo la comunidad.

Algo parecido es la aldea global. Aunque está muy mal encaminada, consumiendo cuanto recurso hay.

———————————————

Foto: Russia – Hugo I-ILicencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

18 de Noviembre

Buena tu entrada: Si no hay reclamos es porque no hay argumentos

18 de Noviembre

hahahaha. Gracias. @jlcespedes Twiter =)

19 de Noviembre

La sociedad no se puede planificar, ni tampoco se puede establecer la igualdad por decreto.

¿Por qué? Porque somos seres humanos imperfectos, con intereses cambiantes.

Por tanto, no existen iluminados capaces de calcular el futuro ni de asignar los recursos de forma eficiente.

Y algo clave, todos -aunque algunos lo nieguen o no se den cuenta- tienen un concepto de propiedad privada. La primera posesión es uno mismo.

19 de Noviembre

Es imposible desde el punto de vista antropologico el comunismo. Y te doy los porotos por el comentario. Saludos.

23 de Diciembre

Jorge: …..Estoy de acuerdo…..

piera maria

08 de Junio

LOS ÁNGELES EN PRINCIPIO SON SERES PERFECTOS , Y TAMPOCO EXISTE IGUALDAD ENTRE ELLOS

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Algún día tendremos que expresar palabras propias. Alguna vez, en nuestra historia particular, deberemos decir una palabra que nos pertenezca a nosotros y esa será nuestra libertad
+VER MÁS
#Ciudadanía

Si en las alturas se ve una ave volar, en algunos corazones nacen alas

Esta simple y al mismo poderosa fotografía, dio una perspectiva nunca antes vista de nuestro planeta/hogar, mostró por primera vez su belleza dentro de la vastedad y soledad del espacio, revelando nuestra ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El viaje a la Luna y su importante legado al movimiento medioambiental

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación