#Política

Cuarentena y las performances de Piñera

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las drásticas medidas de aislamiento social requeridas para contener el Covid-19 y que han obligado a la autoridad sanitaria establecer cuarentena en comunas del sector oriente de la región Metropolitana, como también en algunas ciudades de provincias por un tiempo determinado pero prorrogable de acuerdo a las circunstancias, ha significado que muchas personas que viven al día a día comenzarán a sentir la urgente necesidad de salir a trabajar para poder traer sustento a sus familias. Si bien ellos entienden los riesgos, la alternativa de quedarse en casa sin alimentos en la mesa es igualmente difícil de tolerar.

La comunicación en esta crisis, por tanto, debe subrayar un elemento esencial: la unidad de todos los sectores para enfrentarla con éxito y dar los mensajes necesarios para que la población actué como parte de la solución, lo que requiere una información lo más completa posible y accesible a la ciudadanía.


Lamentablemente, el Presidente en esa plaza no mostró Dignidad, pues tuvo una conducta tan irresponsable, torpe e inepta; violando, además, la cuarentena obligatoria en ese sector y decretada por su propio gobierno

Sin embargo, el Presidente Piñera, como es habitual, envenena el debate público, fracciona a la sociedad y, en definitiva, entorpece los acuerdos con su pulsión por el espectáculo, convirtiendo la política en pura teatralidad. Esta lógica lo impulsó el viernes pasado, cuando ya habían pasado varios días de decretarse que la gente se quede en casa, respetando la cuarentena, exigiendo salvoconductos para comprar pan y otros insumos básicos, soportando largas filas para comprarlos, el Mandatario le ordena a su comitiva que se detenga en la plaza Baquedano/Dignidad que ha sido un símbolo del estallido social contra su gobierno. Ha sido una provocación impropia de  un Jefe de Estado que solo puede explicarse por su frivolidad populista congénita y su pulsión por la teatralidad que lo hace proceder con prepotencia e indolencia, al igual como lo hizo al salir a comer pizza a un restaurante con sus nietos cuando se iniciaron las masivas movilizaciones sociales en octubre.

Acorde con su personalidad narcisista, de situarse sobre los demás, se hace fotografiar sonriente en el lugar donde su gobierno ha avalado la violación de los derechos humanos por parte de Carabineros. Y en momentos que el país requiere unidad, su conducta solo divide ¿El inflado ego del Presidente pretendía humillar y minar al movimiento social con su arrogante y provocativa sesión fotográfica en la ya citada plaza?

Lamentablemente, el Presidente en esa plaza no mostró Dignidad, pues tuvo una conducta tan irresponsable, torpe e inepta; violando, además, la cuarentena obligatoria en ese sector y decretada por su propio gobierno, lo que refleja que Piñera está lejos de levarse a la altura del cargo que ostenta y sigue sin comprender como debe comportarse un Jefe de Estado en medio de una enorme crisis social y sanitaria. Es tiempo que Sebastián Piñera  se conduzca como tal, lo que implica cambiar su escala de valores y su pulsión por el espectáculo chambón.

El neurólogo Peter Garrard dice que “el poder altera la neuroquímica del cerebro y lo degrada de forma más profunda y persistente cuanto mayor y más duradero es ese poder, y lo degrada del todo si carece de límites”. El proceder de Piñera indica que el poder lo ha desconectado con la realidad exterior, la cual para él solo se ha convertido en señales lejanas de un universo ajeno por estar convencido de que es él quien crea la realidad, como bien lo expresa Garrard.

Por otro lado, la opacidad e inconsistencia de los datos de los informes epidemiológicos del Ministerio de Salud omiten antecedentes como la caracterización de los pacientes en cuidados intensivos, tiempo desde el inicio de los síntomas antes de ingresar a la UCI, complicaciones presentadas, sexo, edad, enfermedades asociadas, test diarios en cada centro de diagnóstico del país y tiempo promedio de aquellos exámenes en espera de confirmación en cada uno de ellos. Sin estos antecedentes es muy difícil para la comunidad médica y los especialistas epidemiológicos hacer análisis prospectivos de los efectos de la pandemia en la población y para tomar decisiones estratégicas logísticas de parte de las autoridades para manejar la pandemia a un mínimo.

Por último, si el gobierno piensa que el Covid-19 congeló la revuelta social, estaría auto engañándose puesto que las razones que la provocaron siguen presentes. Además, las principales victimas de la crisis sanitaria y social, son también los que se movilizaron por un cambio del modelo económico vigente. Por eso es necesario no creer que el coronavirus sepultó las reivindicaciones sociales expresadas masivamente en octubre del año pasado y exige -de parte de las autoridades- dejar de confiarle al mercado la gestión exclusiva de la globalización y el porvenir del planeta.

TAGS: #Coronavirus #PlazaDeLaDignidad #SebastiánPiñera

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
En Aysén reserva de vida se han fundido nacidos y criados con venidos y quedados. La única condición: albergar un cariño entrañable por la Patagonia
+VER MÁS
#Sociedad

Ese diverso (y revuelto) río de nacidos y avecindados

El rol del Estado y el fortalecimiento de "lo público" constituyen hoy no sólo necesidades imperantes, sino incluso, exigencias éticas en la lucha contra la desigualdad develada esta vez por la ...
+VER MÁS
#Política

La pandemia de la desigualdad

La muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades
+VER MÁS
#Política

El no gobierno

Ese sueño de la igualdad norteamericana nunca fue y no será nuestro sueño tampoco, porque ambos se equivocan si creen que la igualdad y la libertad están en el consumo igualitario.
+VER MÁS
#Política

Maldición de Malinche

Popular

En Aysén reserva de vida se han fundido nacidos y criados con venidos y quedados. La única condición: albergar un cariño entrañable por la Patagonia
+VER MÁS
#Sociedad

Ese diverso (y revuelto) río de nacidos y avecindados

El rol del Estado y el fortalecimiento de "lo público" constituyen hoy no sólo necesidades imperantes, sino incluso, exigencias éticas en la lucha contra la desigualdad develada esta vez por la ...
+VER MÁS
#Política

La pandemia de la desigualdad

La muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades
+VER MÁS
#Política

El no gobierno

Ese sueño de la igualdad norteamericana nunca fue y no será nuestro sueño tampoco, porque ambos se equivocan si creen que la igualdad y la libertad están en el consumo igualitario.
+VER MÁS
#Política

Maldición de Malinche

Popular

La forma en que se retrata a Prat, nos plasma las siete virtudes del Bushido en un hombre real y contemporáneo.
+VER MÁS
#Cultura

Arturo Prat y el Código del Bushido: ¿Por qué los japoneses le rinden honores?

Definamos ignorante como entes sociales que no conocen la realidad política, sin capacidad de empatía social, masificados  y fáciles de influir por las emociones básicas y no la razón. Este votante es ...
+VER MÁS
#Política

La democracia fallida y el voto ignorante

La verdadera preocupación debiera centrarse en saber si el hambre actual tiene su origen en la pandemia y las dificultades de abastecimiento, o es que ella incluso es anterior al estallido social de octubre
+VER MÁS
#Política

¿Podrá una cajita de mercadería resolver un problema estructural?

Es importante que la labor del Estado, en este momento apoye y genere condiciones. Es preciso dejar la rigidez del proyecto político y ayudar a mejorar la salud mental de profesores y estudiantes, que por ...
+VER MÁS
#Educación

Generemos un nuevo equilibrio en el ejercicio de la pedagogía