#Política

Concertación: hora del proyecto, hora de las voluntades

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Qué duda cabe de que la Concertación perdió el poder. Qué duda cabe que esto es tan sabido, pero que aún se recurra a su recordación, frente a tan agudos y ásperos diagnósticos políticos tras la derrota de Eduardo Frei en enero pasado. Aquellos diagnósticos, muchos sin rumbo y detenidos en la fatiga tradicional, se han orientado en la búsqueda de culpas y fallidos intentos por entender que la derrota tiene una mera explicación electoral. Otros, escasos y de cerrada convocatoria, siguen en la reflexión de elite, invitando intelectuales proclive y haciendo de esto un ejercicio social y afectivo, inclusive. En tanto, las bases siguen estando allí, algunas adormecidas esperando la voz cantante del líder que no llega, que no baja. Otras, en la tarea jamás abandonada de activismo ciudadano, aun convertido en activo político exiguo.

Palabras van y seguirán viniendo. La cuestión es el diseño de una coalición política que no implique regresiones en las fallas de su modelo antecedente, al menos en dirección y estilos, que más allá del rol de oposición coyuntural, implique el forjamiento de un planteamiento político con proyección. Ése es el tema. ¿Partidos más, partidos menos?, ¿Con el clan Ominami-Gumucio de vuelta? ¿Con los expatriados y exiliados? A primera vista, la respuesta a las interrogantes debería ser negativa, pues la derrota concertacionista con argumento electoralista no convence en la generación de debates profundos acerca de las tareas futuras.

Los ingenieros electorales no calcularon bien antes de diciembre, menos lo saben hacer hoy. En la actualidad, sin pesimismo, la concertación debe apostar a privilegiar el proyecto político, el establecimiento de un programa, de una agenda efectiva y que no dude en interpelar a Chile. De lo contrario ¿qué sentido tiene aspirar al poder?

No es posible apresurarse en sumatorias simples si es que no existe un proyecto político, y si no existen las voluntades para llevarlo a cabo. Es irresponsable reaccionar sin reflexiones más profundas acerca de lo que se quiere para el país. Estando destrabadas las definiciones partidarias acerca de sus dirigencias, la Concertación ya no debe lidiar con más análisis que el de construirse y levantarse, adaptando el proceso de “escucha” como permanente, desprendiéndose de las viejas y malas prácticas de la política, poco a poco y aunque cueste. La Concertación, o sea que como se llame en el futuro, debe apostar, sugerir, ambicionar, proponer y rectificar en liderazgos y rostros, pero por sobre todo en ideas y contenidos. 

La cuestión es la identidad. Se debe definir lo que se es y quiénes lo son, estableciendo además la fiabilidad y seguridad de una propuesta programática. Propuesta que definirá por añadidura el rol de oposición que hoy ocupan los partidos de la Concertación, sin pretensiones antojadizas de sumar para ganar, sin restar coherencia al principal valor político del pasado, la estabilidad, solidez institucional y gobernabilidad, así como también empoderarse de una actitud ética en el servicio público, transformadora, humana y eficiente. Aquello es simplemente construir una opción política ciudadana.

————————————————

Foto: Child Coloring a Chalk Rainbow – PinkStock Photos / Licencia CC
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas;
+VER MÁS
#Educación

Ser y quehacer de la Filosofía

Ningún gobierno se ha comportado a la altura, luego, nunca se ha tramitado un proyecto de ley para que con el Ombudsman, Defensor del Pueblo en castellano, a la cabeza, los ciudadanos de a pié puedan ser ...
+VER MÁS
#Política

Los discursos ni sirven para combatir la corrupción

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo