#Política

Bachelet: ¿Sólo marketing y cercanía?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Si la centro-derecha busca desafiar con éxito a Bachelet, primero debe comprender su fortaleza. Es una muestra de extravío político creer que su liderazgo descansa únicamente en ser una “ciudadana común y corriente”. Al revés, no lo es.

Hace dos años, caminando por la Universidad de Moscú junto al destacado académico finlandés Henrik Stenius, me comentó: “me tocó organizar en Finlandia la reunión de Michelle Bachelet con el mundo académico. Es una mujer excepcional”. Le pregunté: “¿por qué te parece tan excepcional?” y le agregué “entregó la economía del país más bajo de lo que la recibió”. Su respuesta fue iluminadora: ”Su excepcionalidad está dada por su vida y cómo responde a ella una vez que llega al poder. Es como Mandela. No se les mide por sus resultados mejores o peores en lo económico, sino por su significado”.

Me pareció que su aclaración destruye dos errores sobre la interpretación del liderazgo de la ex mandataria: es sólo marketing y cercanía.

Es una representación de la superación de un pasado de violencia encarnado en una representante del género que históricamente ha sido discriminado. Es un valor normativo-simbólico que implica pacificación e inclusión. Eso explica su durabilidad en el tiempo. La cercanía es accesoria.

Ello, sumado a que profundizó el carácter socialdemócrata que adquirió la izquierda de la Concertación con Ricardo Lagos. Éste último emprendió una necesaria modernización de la economía. Bachelet avanzó sobre lo realizado por él con un mayor acento social manteniendo, gracias a Velasco, la seriedad fiscal.

Si la centro-derecha busca desafiar con éxito a Bachelet, primero debe comprender su fortaleza. Es una muestra de extravío político creer que su liderazgo descansa únicamente en ser una “ciudadana común y corriente”. Al revés, no lo es. ¿Cómo así? Es una víctima de las violaciones a los derechos humanos, la primera mujer ministra de Defensa de nuestra historia y la primera Presidenta. Realizó un gobierno percibido como centrado en los grupos sociales más vulnerables. No buscó el revanchismo político. Ocupa uno de los puestos internacionales más alto a los cuales ha llegado chileno alguno. No tiene nada de común.

Dos de los padres de la ciencia política moderna, Maquiavelo y Hobbes, escribieron extensamente sobre la importancia de la simbología en la política. El orden político no podría descansar, solamente, en la ley y la fuerza coercitiva. Se requeriría generar respetabilidad y adhesión. El significado de personas, movimientos y la fuerza moral que se perciben en las ideas que les dan sustento, serían fundamentales. Por eso en una pugna por el poder, eso es una elección, no leer correctamente ese significado en el contrario, es fatal.

La derecha apuesta hoy a tres factores: Primero, la gente, repentinamente, reconocerá los logros económico-sociales del gobierno. Segundo, el 27/F dañará a Bachelet. Tercero, Golborne es tan simpático como la ex mandataria y además un ejemplo de emprendimiento. El gobierno no ha entendido que ese reconocimiento a su labor no se producirá si no enmienda aquello por lo cual se le reclama, y no ha ocurrido. Carece de una narración que dé unidad a sus ejecuciones.

El 27/F puede terminar siendo para la derecha lo que el intento de impeachment a Clinton fue para los republicanos: un fracaso, desde el momento que se percibe como una persecución.

Los atributos que ve la derecha en Golborne no contemplan que al momento de iniciarse la campaña, el ministro no sólo lo será de los “33”. Se incorporará a su significado el ser hombre del retail, de las tarjetas de crédito y sus cobros, de las termoeléctricas, etcétera. Esa vinculación, por la sensibilidad actual imperante, hará desvanecerse los valores de meritocracia que la Alianza ve en él.

Ese pasado chocará con uno de los puntos más fuertes del actual gobierno: la defensa al consumidor de los abusos empresariales.

Los conflictos de intereses que han afectado al gobierno y la mala imagen de Piñera, han dañado las posibilidades de que un segundo hombre de negocios llegue a la Moneda.
Por el contrario, Longueira simboliza mejor la idea del sello social. Así como Allamand la de un centrismo de derecha anclada en valores democráticos y de inclusión. Ambos son reconocidos, transversalmente, como políticos “de peso”.

Adicionalmente, un buen candidato debe ser pensado no sólo en vista a ganar sino que además sobre la base de cuál asegura la permanencia de un liderazgo institucional en caso de una derrota. Golborne se parece demasiado a una versión Büchi 2.0.

La comprensión de Bachelet en cuanto a sus fortalezas, marcará las posibilidades de sus distintos desafiantes. Stenius tenía una claridad de análisis sobre ella que ha faltado.

Publicada en El Dínamo

——-

Foto: Óscar Órdenes / Licencia CC

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

El toque de queda ha sido una mera referencia. Nadie se movió de las calles incluso cuando se esperaba que aparecieran hordas de uniformados atacando en piquete, se han quedado de pie, esperándoles, no se ...
+VER MÁS
#Sociedad

La dignidad y el miedo

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Con una retórica autoritaria, el gobierno mantuvo una posición intransigente ante la petición de congelar la tarifa del metro y enfrentó el conflicto como un hecho delictual
+VER MÁS
#Política

Estado de excepción: una solución inadecuada

¿Es esta la sensación? ¿Así se sentía esta forma de tener miedo?
+VER MÁS
#Sociedad

Miedo

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Permitirse estas sugerencias, desde el equipo económico del gobierno, es la evidencia de que no serán sancionados ni reprendidos por nadie, pero más complejo que eso, no tienen ni meridiana cercanía, ni ...
+VER MÁS
#Ciudad

¿Indignante?, o ¿nos falta el humor del ministro Larraín?

Todo parece ser llevado al terreno del costo y beneficio, como si tuviéramos que ser especuladores financieros de nuestra propia vida.
+VER MÁS
#Política

El ofertón de Fontaine