#Medio Ambiente

La felicidad es insustentable sin un medio ambiente sano

0
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Nada puede hacer más feliz al ser humano que tener la posibilidad de vivir en un ambiente sano y sustentable. Eso te permite de muchas formas buscar la felicidad y ser feliz, pero creemos que la felicidad es tener cosas y consumir, cuando la verdad nadie puede ser feliz viviendo en un medio contaminado. Como sociedad hemos perdido la capacidad de observar a nuestro alrededor y si lo hiciéramos, no nos costaría darnos cuenta que una silla, un lápiz, un auto, una máquina, un libro, un computador y mucha de la comida que consumimos, necesitan de un alto porcentaje de recursos naturales y que para producirlos generamos un gran impacto ambiental.


El sentido de bienestar que logra una sociedad al proyectarse en armonía con el medio ambiente, es una de las experiencias más satisfactorias que puede vivir un ser humano como persona y por momentos esa búsqueda te entrega la anhelada felicidad.

En Chile basamos nuestra economía en la extracción de los recursos naturales del subsuelo y del mar, lo hacemos sin considerar el impacto que producimos en la territorialidad regional y en la vida de nuestras comunidades y luego cuando esos productos manufacturados vuelven transformados en cosas y dejan de servirnos lo devolvemos al medio natural en forma de “basura” contaminando el medio ambiente, obligando a gastar grandes cantidades de dinero para transportarlo y eliminarlo. En algunos casos lo reciclamos para reutilizarlo posteriormente, pero es una mínima parte (precisamente por el costo) de un proceso que termina repercutiendo negativamente en todo lo que hacemos en nuestro entorno. Si no tenemos consciencia de lo que eso significa y cómo nos repercute, dejamos de valorarnos a nosotros mismos como sociedad.

En la actualidad, de muchas y variadas maneras, no estamos conscientes de la situación y no entendemos cuáles son los límites que debemos ponernos al consumo y a la extracción de recursos naturales. Creemos que consumir y extraer son sinónimos de desarrollo y la verdad que eso no es así bajo ningún punto de vista y nunca ha sido más cierto que muchas veces menos es más. Una sociedad consumista y extractivista como la nuestra, está destinada a ser subdesarrollada siempre. Debemos entender que un signo potente de desarrollo es cuidar el medio ambiente y la calidad escénica de este maravilloso Chile y por lo que se ve no está entre las preocupaciones actuales de la Moneda y estamos cautivos bajo la dictadura de una forma de evaluar la forma de hacer desarrollo que no corresponde.

En regiones se ve que las entidades públicas y privadas vinculadas con el medio ambiente no son todo los responsables que deberían ser ante sus obligaciones, carecen de la conciencia para entender los resultados científicos de las alteraciones ambientales y las repercusiones negativas que ha significado para las comunidades por el mal uso del medio ambiente y los retos que significa trabajar en armonía y con proyección de futuro por la sustentabilidad ambiental del país y del mundo regional.

El sentido de bienestar que logra una sociedad al proyectarse en armonía con el medio ambiente, es una de las experiencias más satisfactorias que puede vivir un ser humano como persona y por momentos esa búsqueda te entrega la anhelada felicidad. Basta con visitar países desarrollados y sobre todo los de estirpe vikinga, para entender los beneficios individuales y colectivos que significa vivir en un medio ambiente limpio y armónicamente integrado, que permite proyectar una vida sustentable, con buena salud, relaciones sociales positivas, con sentido de identidad social y cultural, que solo lo permite el conocimiento y el cuidado que tienes del medio ambiente en el que estás. Vivir en armonía con el todo general entrega una sensación de seguridad y plenitud que enriquece el espíritu y por consiguiente te entrega esos momentos de felicidad que marcan diferencias positivas en nuestras vidas y nos hace ser mejores personas.

Las comunidades de norte a sur y de cordillera a mar de nuestro querido y amado Chile, dependen de la naturaleza para proveerse de trabajo y de muchos otros factores clave para la salud, como contar con agua y un aire limpio y eso solo es posible con ecosistemas limpios y sustentables. En Chile, con el paso de los años, ante la ejecución de un modelo económico netamente extractivista, se ha venido destruyendo la proyección de futuro del mundo rural y que a la postre es un factor clave para el bienestar y se ha transformado en una forma de sobrevivencia moderna, al entregarnos expectativas y ventajas comparativas que sustentan lo que somos y queremos ser y la relación en armonía cuando buscamos la felicidad.

El determinismo circunstancial de los gobiernos de turno y el abuso rutinario de la territorialidad por parte del modelo, nos ha obligado a entender la importancia de la  biodiversidad para el buen vivir de las comunidades. Dejó de ser un concepto de conservación usado por especialistas y académicos de élite, transformándose en un elemento indispensable para proyectar el bienestar y la salud de las comunidades rurales y de los grandes centros urbanos. La biodiversidad ha pasado a ser objeto relevante para el conjunto de la sociedad y como tal debe proyectarse en el objetivo de las políticas públicas de los gobiernos en materia ambiental y social.

Si Chile fuese un país que entiende los tiempos que corren ante la perspectiva del cambio climático y el proceso del calentamiento global y pretendiera crear sustentabilidad y proyección de futuro en sus políticas públicas; el ministerio de Medio Ambiente estaría a la par del Ministerio de Hacienda y no se tomarían decisiones de ninguna especie sin consultar con la cartera de Medio ambiente, que es como toman las decisiones los países desarrollados y los Estudios de Impactos Ambientales (EIA) no serian simples diligencias y se harian de común acuerdo con las organizaciones sociales de las comunidades intervenidas, con profesionales expertos y transparencia, con la posibilidad de hacerle a los estudios auditorías externas para certificar. No como ocurre en la actualidad, en que las comisión evaluadora esta compuesta exclusivamente por los Seremis regionales y el Intendente, dejando de lado en el proceso de evaluación a las comunidades y sus organizaciones sociales; que a fin de cuentas son las más interesadas en que los proyectos sean sustentables.

La dimensión ética de la visión ambientalista, nos ha demostrado que falta mucho por hacer en este tema, al estar íntimamente relacionado con la forma en cómo nos relacionamos entre nosotros como sociedad. Saber y entender la forma de conservar, en qué forma hacerlo, hasta dónde podemos llegar y porque hacerlo, es importantísimo y debe analizarse seriamente, relacionándolo con las capacidades de carga, con aproximaciones que se proyectan con la antropología social, la biológica y los ecosistemas y su relación con los espacios temporales y estables, donde la ética del saber y del hacer debe relacionarse a corto, medio y largo plazo, para que actúen a favor de la protección del medio ambiente como una herramienta sustentable de desarrollo sustentable y para la búsqueda inherente que todos tenemos de la felicidad.

TAGS: #ModeloProductivo #Sustentabilidad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El nuevo Impuesto Territorial o contribuciones de las propiedades se calcula considerando el avalúo afecto a impuesto, una tasa anual y una sobretasa dependiendo del caso.
+VER MÁS
#Economía

¿En qué consiste el reavalúo de una propiedad y cómo puedo apelar?

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Lo que importa es que los principios de igualdad ciudadana sean considerados como parte infranqueable de una común filosofía pública.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Son liberales nuestros liberales?

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores