#Medio Ambiente

Gestión sustentable de los residuos en Chile: Una ley que falta

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Entre los tristes “récords” que ostenta nuestro país, debemos “mala gloriarnos” de ser uno de los pocos estados que carece de un instrumento legal que propicie una gestión sustentable de los residuos.
 
Con una generación superior a un kilo diario por persona, el tratamiento que el país ha dado históricamente a su basura constituye un caso de estudio sobre cómo hacer mal las cosas. Básicamente, implica la generación de un daño ambiental, premeditado, irreparable y absurdo, donde el Estado subsidia la generación de pasivos ambientales pagando, además por esta aberración el ente más pobre de la cadena: las municipalidades.
 
Los municipios, además de distraer fondos valiosísimos y escasos en recolección y disposición de basuras, se encuentran fuertemente endeudados y prisioneros de los dueños de los botaderos de residuos.
 
A modo de ejemplo, Valparaíso, el municipio en el cual se domicilia nuestro Congreso, gasta cerca de 40 mil pesos por cada una de las 100 mil toneladas de desechos que deposita anualmente en el vertedero de El Molle, el que está ubicado, por cierto, en el sector más pobre de la urbe porteña. Lo increíble es que la ciudad es dueña del lugar y, sin embargo, paga por recolectarle y entregarle al concesionario del sitio, residuos que éste luego comercializa. El resto sin valor comercial -en este esquema- es esencialmente comida. Sí, comida, leyó bien, se entierra dejando a la Providencia el que la degradación del recurso no contamine, ad eternum, las napas de aguas, genere gases de efecto invernadero o, como ya ha ocurrido, contamine a los incautos compradores de viviendas sociales construidas sobre vertederos abandonados.
 
El Ministerio del Medio Ambiente chileno se encuentra estudiando desde hace ya casi un lustro un proyecto de Ley General de Residuos. Más allá del trascendido y el rumor, es bien poco lo que se sabe del texto final que será sometido a discusión, aunque las señales son preocupantes. Se ha hablado de generar incentivos económicos al reciclaje, de responsabilidad extendida del productor y otros tópicos que delatan que se mantiene la tendencia de los últimos veinte años en que una particular visión de lo que son los aspectos económicos de la sustentabilidad se ha impuesto.
 
De más resulta recordar que existe un amplísimo consenso en que una gestión sustentable es aquella que pondera, con equidad intra y extra generacional, los factores ambientales, sociales y económicos.
 
En este contexto, un proceso legislativo encaminado a la dictación de una Ley General de Residuos, brindará una oportunidad para poder consensuar un texto que, en suma, prime, informe y oriente una gestión sustentable de residuos sólidos en Chile, sobre la base de cuatro pilares o ideas centrales.
 
Primero, elevar a rango legal la actual Política de Residuos Sólidos, sancionada por el entonces Consejo de Ministros de la Comisión Nacional del Medio Ambiente el año 2005, la que si bien es letra muerta hasta la fecha, consagra acertadamente una estrategia jerarquizada en la gestión de residuos. Esto es, priorizar planes y acciones destinados a evitar que se generen residuos, reducir aquellos que de todas maneras se produzcan, tratar y valorizar en toda la cadena de residuos y, en última instancia, disponer residuos inertes de manera adecuada. Lo anterior permitiría dar un giro copernicano al orden de prioridades actual, donde se malgastan miles de millones de pesos en estudios, adquisición de terrenos e implementación de rellenos sanitarios, para redestinarlas a educación ambiental, centros de tratamiento y valorización de residuos y endurecer normas respecto a la generación absurda de residuos por parte de productores de bienes, esencialmente, suntuarios.
 
En segundo lugar, la norma debiera fortalecer las capacidades de prevención, gestión y participación de las municipalidades. La Ley 20.417 se limitó a consagrar la existencia de Direcciones Ambientales Municipales, donde la gestión integral de residuos es una de sus principales funciones. Lamentablemente, nada dijo sobre recursos e infraestructura con que los municipios puedan asumir esta tarea, omisión que es indispensable salvar en esta Ley a fin de replicar, de manera rápida y masiva, modelos como el que la comuna de La Pintana implementa hace ya casi una década con increíbles resultados.
 
Otro factor que debiera considerar esta ley, es la abismante dispersión de normas y atribuciones sobre la materia que existe en Chile. Realmente bien poco es lo que pueden hacer los profesionales del Ministerio del Medio Ambiente, si consideramos que los escasos recursos existentes para el tema están bajo la tutela de la Subsecretaria de Desarrollo Regional y que el grueso de la normativa y fiscalización sobre el tema se encuentra radicada en Salud. En este sentido, si hoy, a Dios gracias, no hay un relleno sanitario en la Isla de Pascua, se debió a la tenaz y noble oposición de la gente de la Unidad de Residuos Sólidos de la entonces Conama quienes, se dice, hasta combos debieron sumar a sus argumentos para evitar la locura de enterrar residuos en una Isla, que con entusiasmo digno de mejor causa, propiciaban los ministerios de Salud e Interior.
 
Finalmente, no puede estar ausente de una probable Ley, el reconocimiento de la función social del Reciclaje Inclusivo. Cerca de 70 mil anónimos y esforzados emprendedores, recorren diariamente nuestras calles y barrios, para responder con más de un ¡70 por ciento de todo lo que se recicla en Chile! Huérfanos de normas  que los amparen previsional o sanitariamente o que, al menos,  incentiven su organización, esta Ley es una oportunidad para que el país salde la enorme deuda con nuestros recicladores. En este sentido la norma debe contemplar, necesariamente, un estatuto jurídico que los dote de derechos laborales, les entregue competencias para su emprendimiento, y facilite y regule su relación con los municipios, grandes generadores de residuos y los ciudadanos.
 
Una Ley General de Residuos que descanse sobre estos cuatro pilares, implicará un enorme avance para Chile, permitiendo abatir, al menos, uno de nuestros dudosos blasones en materia de depredación e irresponsabilidad con el medio.
———————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Es un generalizado negacionismo cultural de la otredad, lo distinto, lo ajeno, lo que desagrada o molesta.
+VER MÁS
#Sociedad

Bloqueo, censura, veto o anulación

En las mujeres los orígenes del fenómeno tienen que ver con la socialización de estereotipos de género y cómo estos se reproducen en la escuela, universidad, trabajo y en las mismas familias
+VER MÁS
#Género

El Síndrome del Impostor y cómo afecta a las mujeres

Ac­tual­men­te se pu­ri­fi­can dia­ria­men­te 130 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos, uti­li­zan­do unas 21.500 plan­tas desa­li­ni­za­do­ras, que ope­ran en más de 130 paí­ses.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Desalinización de aguas: ¿Es una respuesta adecuada a la escasez del recurso hídrico?

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Emulando la canción de John Lennon, de estas dos crisis debe surgir una sociedad mejor y más solidaria, con un capitalismo renovado inclusivo y sostenible. 
+VER MÁS
#Sociedad

La única forma de superar nuestros desafíos es trabajando juntos