#Medio Ambiente

El medio ambiente y el mito del crecimiento eterno

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Cuentan que abrumados los franceses, ante la consolidación hegemónica de Inglaterra, en los albores del siglo XIX, volvieron sus ojos a la razón para retomar su sitial perdido.

Una de las cosas que nos han legado es el concepto de Economía.

Aunque cueste creerlo, mas atrás en la historia no hay referencia alguna a la idea que hoy tenemos de esa disciplina. Antes de ello, solo es posible asociarla a religión y moral.

Los fisiócratas reflexionaron por primera vez con la idea de que somos capaces de producir cosas. Y que producir cada vez más de ellas es bueno para todos.

Años después la misma razón, que le había dado origen, nos sacaba de ese triste error. Uno de los factores necesarios para producir es finito y, lamentablemente, escaso. Antiguamente se le decía Tierra.

A partir de ese momento los economistas han recurrido cada vez más a impresionantes artilugios técnicos, políticos y comunicacionales, en un desesperado intento de recuperar su cáliz perdido y demostrarnos que, en especialísimas condiciones, un elefante puede pender frágilmente de un precipicio sostenido solo por su cola amarrada a una flor.

Y como secta que se precie de tal, repiten con devoción canina el mantra, que generación tras generación se las ha repetido en las escuelas de economía. Solo crecer es importante.

En lo personal, esperar un giro copernicano en la idea –matices mas matices- que ha marcad la formación de miles de economista, me parece un ejercicio inútil. Pero nunca ha dejado de asombrar lo instalado que parece estar en el disco duro de las personas las supuestas bondades de este objetivo.

Frente a ello, quienes de una u otra manera se oponen a algunos proyectos o iniciativas, nocivos para el medio, inmediatamente son acusados de ponerle piedritas a una suerte de epopeya nacional colectiva que implica que el Producto Interno Bruto, indicador con que miden el crecimiento, sea cada vez mayor.

Sin entrar a cuestionarnos cómo es posible que en un entorno que sabemos limitado, se desarrolle algo infinitamente, ni siquiera el instrumento de medición es el más indicado.

Contabilizar a costo, cero, hacer como si no existieran la Tierra, el entorno, el medio ambiente, es absurdo. Mas aún el que si, por ejemplo, toma usted un rio hermoso que, quizás,  le sirvió de entorno para enamorar a quien comparte su vida, y le instala una presa que inevitablemente va a terminar por matar el curso de agua, la contabilidad nacional lo anote como un ingreso.

Realizar un proyecto, independiente de todas sus virtudes, implica perder recursos que nunca mas volverán y generar residuos y resulta de toda lógica ponderarlos al menos como un factor de depreciación. Solo así sabremos cuan sustentable resultan las cosas en el país y terminaríamos con la cantinela de que el “progreso económico” amerita ciertos sacrificios. Recurriendo a cualquiera de los modelos y sistemas disponibles, la respuesta sería sorprendente.

Este país, si lo ha hecho, ha crecido poco y nada desde que los megaproyectos empezaron a llegar con Escondida, allá por el 89 del siglo pasado.

La impresionante pérdida de recursos naturales y los volúmenes de residuos depositados en el entorno, terminan por corregir a la baja cualquier cifra de crecimiento de que dispongamos y la acerca peligrosamente al 0.

Por tanto, la próxima vez que usted dude en tomar su cartelito, o contactar al abogado de buena voluntad para que le patrocine alguna acción o empelotarse en la Plaza Italia para que no le construyan una planta incineradora de residuos tóxicos en el rio en que le dio el beso a su primer amor, diríjale una tierna sonrisa a quien le acuse de estar oponiéndose al crecimiento económico y hágalo igual.

Salvo que lo requieran por ley de seguridad interior del Estado, siempre se puede salir bajo fianza y, donde estén, los fisiócratas franceses le mirarán con agradecimiento.

——

foto: HikingArtist / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Les recomiendo esta serie extraordinaria plagada de absurdos... que tan absurdos no son. Ambientación de época sencillamente magistral.
+VER MÁS
#Sociedad

Au service de la France

Una vez que Bachelet desaparece como opción presidencial, los principales partidos de lo que alguna vez se llamó la centro izquierda, deberán sentir la urgencia de mirarse, de replantearse y repensarse. ...
+VER MÁS
#Política

¡Qué bueno que Bachelet no esté disponible!

Desarrollar prácticas de Mindfulness ha tenido un efecto más amplio, ayudándome a mirar desde otro lugar las consecuencias del ELA
+VER MÁS
#Salud

Mindfulness y ELA: tres aprendizajes

Entre las noticias de estos días, a media página de un diario nacional, se informó que los servicios de hoteles de mascotas, guardias y aplicaciones de transporte estaban colapsados para fiestas patrias. ...
+VER MÁS
#Sociedad

Desde Pullay

Popular

Es muy poco probable que pueda lograrse aprendizaje si los estímulos que recibimos no guardan alguna relación con nuestras experiencias y nuestras memorias.
+VER MÁS
#Educación

Aprendizajes y emociones en perspectiva

Esta historia popular nos plantea contundentemente que los dirigentes estibadores no fueron "peligrosos extremistas" sino que fueron héroes, fueron quienes trabajaron y pelearon por un salario ju ...
+VER MÁS
#Sociedad

22 de septiembre: De ´peligrosos extremistas` a mártires portuarios

¿Cómo se entiende que el Consejo para la Transparencia haya optado por sacrificar los datos personales de millones de chilenos solo para beneficiar la posición política de una autoridad pública?
+VER MÁS
#Ciudadanía

La segunda traición del Consejo para la Transparencia

Hoy el ser humano y sin importar color de piel, sexo o edad es reducido a una simple cosa y/o mercancía que está al servicio del Mercado.
+VER MÁS
#Economía

Necroeconomía/Necropolítica y las Zonas de sacrificio