#Medio Ambiente

Del paradigma de los llamados ´recursos naturales`

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

google

Entender la concepción social e histórica de la Naturaleza al modo cultural actualmente predominante y hegemónico, dentro del paradigma moderno occidental, es ante todo pensarla como territorios que proveen una canasta de “recursos naturales” para usufructo humano. América Latina ha heredado esta hegemonía del llamado norte global, y hasta ahora nuestros gobiernos de derechas o izquierdas -y las demandas de muchos grupos sociales-, se sitúan dentro de este lenguaje de los llamados “recursos naturales”, para salir de la pobreza y adquirir el bienestar y la riqueza propia (consumista) de las sociedades que conocemos como “desarrolladas”.


Entender la concepción social e histórica de la Naturaleza al modo cultural actualmente predominante y hegemónico, dentro del paradigma moderno occidental, es ante todo pensarla como territorios que proveen una canasta de “recursos naturales” para usufructo humano.

La explotación de la Naturaleza se corresponde con altos niveles de consumo de bienes producidos por la industrialización de las sociedades -niveles hoy cuestionados desde los llamados “límites del crecimiento” o de “finitud de las capacidades del planeta”-. Precisamente por las capacidades de la Naturaleza para procesar las alteraciones que las sociedades modernas producen en sus ciclos y balances ecosistèmicos.

Esta hegemonía cultural y de paradigma de sociedad, comprende una concepción y una praxis que podemos llamar “antropocéntrica” del mundo. La ciencia moderna se ha unido a la técnica mediante un pensamiento que, privilegia posturas de control y manipulación humana de los elementos de la Naturaleza.

La filosofía no ha estado ausente de esta hegemonía y su paradigma -así sucede con las obras de inicios de la modernidad de un Descartes o un Bacon-. En este sentido, el paradigma instala a los humanos como una especie única donde las facultades de razón, voluntad y libertad la distinguen como poseedora de una posición exclusiva en la Naturaleza. La vuelven además jerárquicamente superior a las demás cosas y formas de la vida. Por eso, este paradigma dice: hay una dignidad humana, pero difícilmente una dignidad de la Naturaleza.

Como poseedores de aquellas cualidades, los humanos somos singulares en nuestra facultad de descubrir y asignar a las cosas lo que llamamos sentido, significación y valores (categorías). Así es como el universo de lo que existe se convierte en un medio para la existencia humana, de modo que la Naturaleza aparece como mundo para ser juzgado respecto de alguna condición y situación humana. Se dice también que el ambiente es como un depósito de medios para beneficio de las finalidades humanas. Los humanos somos “la medida de todas las cosas”.

Este antropocentrismo deriva en una interpretación de lo real que desemboca en el sentido de “propiedad” de los elementos de la Naturaleza. Esto es, en una capacidad de generar derechos sobre objetos que es exclusiva nuestra. La propiedad instaura un dominio que desarticula totalidades (ecosistémicas) y deja a la Naturaleza convertida en parcelas de utilidad. La propiedad consagra una preeminencia y opera hegemónicamente de la misma forma que la asignación de valores. Las capacidades de dominación dentro de las sociedades humanas se reflejan en la dominación de la Naturaleza.

El valor, que es posible considerando las facultades racionales, volitivas y afectivas de una conciencia, aparece como interpretación del mundo, como modo de dar sentido y orden al mundo. Lo que llamamos “propiedad” consagra un tipo de valor y puede dar su forma cuantitativa y moderna en los precios de las cosas. Pero también muestra que la valoración es una facultad humana que opera de modo externo respecto de las cosas valoradas. Se concluye que los elementos de la Naturaleza no poseen valor –como se dice- “en sí mismos”. Una planta, un animal, un paisaje, un río, un área geográfica, en sí mismas, serían indiferentes a las puras asignaciones de valor.

La moderna acumulación de bienes y capitales y la infraestructura de la producción industrializada, dependen de la existencia de “recursos naturales”, y sus finalidades constituyen lo que se llama un “bienestar”. El desarrollo económico es la expresión directa de esta lógica. La técnica moderna permite extraer esos recursos, separarlos, traspasarlos, modificarlos, y distribuirlos por medio de esta otra técnica en que se ha constituido la ciencia económica. Sin embargo, está por comprobarse la capacidad social de manejar los residuos del procesamiento y consumo de esos recursos. La “basura” producida en los procesos industriales desafía la técnica del dominio de los ambientes naturales

En los movimientos ambientalistas a veces se repite esta apelación a los valores de utilidad de la Naturaleza que se intenta proteger o conservar. Esto es, se argumenta que tal o cual especie o creatura debe llamar la atención porque ofrece uno u otro beneficio al humano, y su desaparición significaría un perjuicio a su “bienestar”. Entonces la calidad de “recurso” disponible para satisfacer algún tipo de necesidad funda el interés por la conservación.

La hegemonía de esta concepción se apodera de los discursos y se confirma la Naturaleza como “ambiente” (de los humanos). Esta evaluación es tal que puede llegar a poner precios a las relaciones naturales, por ejemplo, como valor económico de los llamados servicios ecosistémicos. Hablar así, por ejemplo, de “activos ecológicos”, de “inversión en conservación”. Por este lado, con la continuación de la hegemonía de paradigma, no se vislumbra cómo habríamos de pasar desde esta concepción a otra que descubra y reconozca en los elementos de la Naturaleza un “valor en sí mismos”.

Además, los procesos de aculturación de las poblaciones indígenas y campesinas, siempre en marcha, la invasión y disolución de las culturas ancestrales, lleva a la transformación hegemónica de sus modos de vida y maneras de experimentar la Naturaleza. La introducción de las valoraciones de utilidad deviene, en consecuencia, en valoraciones de mercado donde se funden “el dueño y el precio”. La racionalización y el cálculo económico sustituyen otros atributos -“desencantan” el mundo- y, de manera especial, anulan la experiencia de pertenencia.

TAGS: Bienes Naturales Derechos de la Naturaleza Economía de Extracción

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

Nuevos

La disminución de caudales podría ser mayor al 50% para el periodo 2030-2060 en algunos puntos de la zona Centro-Norte. Lo que va a ir aparejado a un aumento de temperatura de 1°C a 2.5°C.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tanto va el cántaro al agua, que al final se termina el agua

Somos todos viajeros espaciales y, como todo es relativo, es difícil saber por qué lugar del universo, nuestro espacio-tiempo, vamos. Tampoco sabemos hacia dónde vamos o el significado del viaje
+VER MÁS
#Sociedad

Perihelio

El ser humano dividido dentro de sí es más fácilmente manipulado y controlado, al tiempo que cae mayormente en la desesperación, dando pie a nuevas maneras de generar dinero, o de mercantilizar la propi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Los mercaderes de la desesperación

Un cambio en la dirección política no solo es absolutamente necesario, también es parte de un sistema democrático en donde las mayorías deciden y participan
+VER MÁS
#Política

Aves de mal agüero

Popular

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?

Es vital que la política educativa proponga un marco de acción donde la naturaleza y la educación al aire libre sean la base del sistema educativo, para así asegurar el mejor bienestar socioemocional d ...
+VER MÁS
#Educación

Chile se recupera y aprende al aire libre en la naturaleza