#Internacional

Yolanda y los violentos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Yolanda entra al salón, cursa la secundaria en algún lugar de este país. Tan dispuesta como siempre, acomoda las bancas de su aula sobria. Retira su mochila con muchos kilos de conocimiento, pocos de encanto. Su ropa está pulcra, se esfuerza por hacer una diferencia en su vida.

En la puerta esperan dos de sus compañeros, el profesor aún no llega. Son las 07:30 del día, varios en la ciudad recién despiertan, esta ciudad hecha de violentos, agresivos todxs desde el despertar. Chingada madre donde está el pinche peine; ignorante de mierda, quita tu puto auto se me hace tarde; esa, mírala, parece peggy; anciano apúrate; deberían mandar a otro vagón a esta vieja; miéntale su madre, es igual de bestia; recibo una queja de la maestra y te rompo la jeta; son unos inservibles, para eso les pago; ese putito hay que llevarlo a la hoguera; maldito acosador, cástrenlo; si te pega, defiéndete, golpéalo tú también; muchas voces zumban en el ambiente contaminado por el ser cada vez menos humano, menos especial.


En las redes virtuales circulan muchos videos donde se exponen o autoexponen estas relaciones entre estudiantes, replicarlos nos hace fomentar odios y conductas agresivas.

Ha terminado la jornada escolar de Yolanda. La cámara de un celular está lista para grabar. Sus compañerxs van saliendo, sus amigxs se despiden con un cuídate, nos vemos mañana. Hoy no hubo algún plan entre ellos, ni siquiera ir por unas papas o algo para masticar. Mientras acomoda su último cuaderno dentro de su mochila, un estudiante de su salón le jala su cabello largo, lo hace con ira, las dos manos llevan su cabeza y todo su cuerpo de un lugar a otro. Yolanda, tiene fuerza, responde intentando defenderse, sujeta las otras manos, tira golpes, logra derribar al agresor, siguen los intercambios de patadas. Corre la cinta, hay espectadores inmóviles, el momento ya es de conocimiento mundial, los medios de información se han encargado de ello. Continúa la historia, el agresor se defiende respondiendo a sus visitantes en su canal de Youtube, estuvo parejo, me derribó pero ella se fue con unos buenos madrazos. En las redes sociales piden matar al agresor y sancionar a la escuela; son culpables, ellos son los violentos; seguramente ella tuvo la culpa; pinche mocoso maricón; qué bueno que lo expulsaron; sé que la violencia genera violencia pero si veo eso, a ese le tiro los dientes; tomaremos medidas correctivas, involucraremos a los padres; si fuera mi hija, a ese gandaya lo mando a golpear; la culpa es de los padres, no hacen nada por educar a sus hijos, los tienen abandonados; las autoridades sirven para nada. El coreo cumplió su cometido, solidaridad y justicia instantánea, ha ganado la empatía virtual.

Yolanda en casa está recuperándose del momento, no es la primera vez y tal vez no sea la última. Sabe que debe defenderse, aún con puñetazos y patadas, no queda de otra, su entorno se lo ha confirmado. El agresor, sabe que la comunidad lo avala, ser expulsado no le hace cosquillas, vendrán otros escenarios donde descargue su resentimiento, ese que se ha alimentado en cada golpe de su padre y los gritos de su madre, en la calle con sus vecinos insultando para pedir algo, con sus programas de televisión, por las escuelas que lo expulsan, por sus pares golpeadores, por la sociedad tan sensible y replicadora. La historia de ambos se repite a cada instante, son los violentos, nosotrxs.

P.D. En las redes virtuales circulan muchos videos donde se exponen o autoexponen estas relaciones entre estudiantes, replicarlos nos hace fomentar odios y conductas agresivas. Que nos sirva, en todo caso, para ponernos en el lugar de los que ahí aparecen y pensar en cómo no permitirlo en nuestro día a día, en la realidad.

TAGS: #Violencia #ViolenciaEscolar

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Algún día tendremos que expresar palabras propias. Alguna vez, en nuestra historia particular, deberemos decir una palabra que nos pertenezca a nosotros y esa será nuestra libertad
+VER MÁS
#Ciudadanía

Si en las alturas se ve una ave volar, en algunos corazones nacen alas

Esta simple y al mismo poderosa fotografía, dio una perspectiva nunca antes vista de nuestro planeta/hogar, mostró por primera vez su belleza dentro de la vastedad y soledad del espacio, revelando nuestra ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El viaje a la Luna y su importante legado al movimiento medioambiental

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación