#Internacional

Integración Iberoamericana: Una asignatura pendiente

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La idea de una integración política-económica de Latinoamérica es tan vieja como el propio movimiento independentista de los estados-nación de la zona. Durante esa fase, los plutócratas locales asumieron el poder político como meros herederos de la autoridad colonial y no como instrumentos de transformación. La ruptura de esa línea de pensamiento se inició con algunos intelectuales brillantes que defendían la necesidad de enfatizar los caracteres intrínsecos de la región, especialmente contra el imperialismo europeo y más tarde contra el norteamericano. La idea de la integración subcontinental de Simon Bolívar en 1820, por ejemplo, no logró resultados concretos pero si contribuyó a una fuerte formación simbólica de una identidad regional. Después de la Segunda Guerra Mundial, los países latinos buscaron caminos propios para su autodeterminación, su desarrollo económico y también político a través de una coordinación estratégica entre los distintos actores.


Hay que intentar rápidamente alguna alternativa válida de modo que América del Sur, Central y el Caribe puedan posicionarse a nivel mundial como un bloque sólido capaz de tener voz y voto en todas las cuestiones que hoy afligen al mundo

Tuvimos el famoso pacto ABC (Argentina-Brasil-Chile) de 1950, pasando posteriormente por ALALC en 1960 (Asociación Latinoamericana de Libre Comercio), luego reemplazada por ALADI (Asociación Latinoamericana de Integración). Más adelante, en 1970, se crearía el Pacto Común Andino (devenido luego en CAN, Comunidad Andina de Naciones), el MERCOSUR, en 1985, con sus desavenencias nunca resueltas hasta hoy, el ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas), en 2004 de la mano del presidente venezolano Hugo Chávez Frías. UNASUR, en 2008, que hasta la actualidad parece ser más un acuerdo virtual que real, y en 2011 aparecieron CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) y la Alianza del Pacífico.

Algunos han sido intentos inconclusos y otros insuficientes, toda vez que una verdadera estrategia geopolítica debe incluir a todos los países de este subcontinente consolidando un espacio común único entre Centro y Suramérica (sin olvidar el Caribe). Se pueden hacer tratados bi o trilaterales menores, pero en definitiva debe prevalecer la unión de todas las naciones para lograr el genuino y anhelado despegue y el consiguiente posicionamiento global estratégico.

Para ello, es necesario elaborar con mucho detalle la táctica a llevar a cabo en orden de lograr un proceso lo más adecuado y favorable posible a todos los intereses en juego. Sabido es que las rivalidades entre naciones hermanas no han sido aún sepultadas y que los acuerdos se han basado más en bellas retóricas que en compromisos pragmáticos, por lo que todo ello es un verdadero obstáculo a la hora de la unión y la designación de roles a desempeñar. Otra realidad palpable es el desigual desarrollo económico, industrial y social del conjunto de los países hispano-lusitano-criollos. Y no menos ostensible es el hecho de que varias naciones de la región mantengan estrechos lazos con EEUU, ya sea comerciales (caso Chile y México) cuanto militares (caso Colombia), lo cual complica cualquier intento de alianza subcontinental.

Desde ya, que en cualquier caso de alternativa integracionista regional, habría que salvar viejos inconvenientes acarreados en la mayoría de los acuerdos o tratados hasta ahora concebidos: generar claros y decisorios espacios de debate (foros, cumbres, etc.), gestionar políticas claras de información a la ciudadanía y mecanismos de transparencia de todas las actividades del bloque (no como hasta ahora que la única documentación pública son las actas ya que el resto goza de la cláusula de confidencialidad), gestionar la creación de una moneda común, promover el intercambio cultural a todos los niveles reivindicando el Convenio Andrés Bello, lograr de una vez por todas la validación automática, o al menos semiautomática, de los títulos universitarios, eliminar el requisito del pasaporte para circular entre los distintos países, consensuar políticas energéticas conjuntas, corregir las asimetrías económicas entre los miembros del bloque, promover la cooperación mutua en temas de interés común, adoptar serios compromisos multilaterales en materia de medio ambiente, aunar criterios en cuestiones de defensa, extender los alcances de los Convenios Simón Rodríguez y Celestino Mutis, definir claros lineamientos inherentes a la lucha contra el narcotráfico, y mucho más.

A partir de todo ello, y para poder subsistir en el difícil mundo que se avecina, habría que forjar algunos macroacuerdos interregionales bien pensados con grupos ya existentes como la Unión Europea con quien compartimos los mismos valores de vida y orden social, o con grupos emergentes como los asiáticos (ASEAN, por ejemplo), con quienes en algunos aspectos no hay demasiada afinidad. No obstante y a pesar de todas las dificultades que pudieran presentarse (que no son pocas), hay que intentar rápidamente alguna alternativa válida de modo que América del Sur, Central y el Caribe puedan posicionarse a nivel mundial como un bloque sólido capaz de tener voz y voto en todas las cuestiones que hoy afligen al mundo. De lo contrario, seremos meras provincias del imperio de turno, divididas por la línea de Tordesillas, y a la espera de alguna limosna.

TAGS: #AméricaLatina Integración

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

03 de Marzo

Estoy muy de acuerdo con el análisis. Tal vez el comienzo para una agenda de muy larga data no es precisamente por arriba, las élites políticas y económicas, sino más bien por abajo, movimientos sociales, organizaciones no gubernamentales y espacios académicos que siembren el espíritu latinoamericano de integración. Ya que nuestra mayor brecha es la falta de dicho espíritu, de una identidad más o menos definida de qué es latinoamericano, o para ser precisos “americano” en el contexto territorial del término. Lo anterior, porque cuando han surgido las distintas expresiones de unidad político-económica, dichas plataformas no tienen correas de transmisión con las y los ciudadanos de a pie. Proliferan los juicios y diferencias, prevalecen las vociferaciones de corte futbolistico en vez de una consciencia de ser ciudadanos más allá de nuestras fronteras. Agregar a la larga lista de tareas, una más compleja y amenazante para los países poderosos, que es una alianza militar, ya que el mundo, globalizado y todo sigue obedeciendo a dos condiciones determinantes para las relaciones internacionales. El poder económico o el poder militar.

03 de Marzo

Adhiero a tu comentario Gonzalo. Hace algunos años escribí esto en una ponencia: “talvez la falla mayor que motivó la falta de concreción de los ideales integracionistas, haya sido la ausencia de políticas educativas que incluyeran en las currículas de las materias en todos los niveles de enseñanza, algo tan elemental como “Cultura para la Integración Latinoamericana”. Difícilmente puedan acordar eficientes y sensatos tratados de integración, dirigentes sin cultura integracionista apropiada. Y así pudieran éstos darle forma a algún tipo de confederación determinada, el escollo cultural lo presentarían los pueblos asociados, ya que en ellos reina aún el pensamiento cerrado de un nacionalismo hermético, lo cual atenta contra la armoniosa convivencia. Por lo tanto, la enseñanza del tipo chauvinista, a todos los niveles, ha ayudado a crear prejuicios y estereotipos en especial en relación a los países limítrofes. Prueba de ésto es que en casi todos los países iberoamericanos se ha enseñado la historia, la geografía y la formación ciudadana desde un punto de vista sectario y hasta discriminatorio. O sea que la educación hasta el momento no ha hecho más que levantar muros interfronterizos en vez de tender puentes. Separó en vez de unir.”

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Pareciera que estos grupos odian la inmigración, pero sólo la latina.
+VER MÁS
#Política

¿Inmigrantes? Sólo si son rubios y europeos

No sé si mi nieto tendrá la oportunidad de vivir en un Estado que se preocupe realmente de sus ciudadanos, por lo menos haré el esfuerzo para tratar de evitar que ustedes, vuestra empresa y vuestra indus ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Respuesta a encuesta de AFP Habitat

Chile debe enfatizar que somos un país muy responsable con el ambiente, y debemos negarnos a que los principales contaminadores nos traspasen el gravamen de reducirlas para enfrentar un problema que ellos ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Gases de efecto invernadero, o el desastre de los satisfechos

Macri centró sus dardos en la corrupción olvidando dos cosas. Una, que la corrupción no es un elemento diferenciador porque la ciudadanía asume que todos están corruptos
+VER MÁS
#Internacional

No llores por mí Argentina

Popular

En esta Dictadura digital moderna que China está construyendo, el destino de sus ciudadanos es regido por algoritmos computacionales desarrollados por la empresa Alibaba
+VER MÁS
#Sociedad

China en camino de hacer realidad 1984

Considerando que no hay un tratamiento farmacológico eficaz y dado que se trata de una enfermedad progresiva con distintas etapas y necesidades, surge la pregunta sobre los beneficios que la Ley debe incluir
+VER MÁS
#Salud

El ELA, tiene colores

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

Son estas señales -su forma de votar- las que los ciudadanos estamos observando atentamente de nuestras autoridades y legisladores
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a Alejandro Guillier, TPP-11