#Energía

Envasando la energía

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Durante estos meses hemos tenido que resucitar un hábito que se nos olvidó producto de la velocidad con la que vivimos hoy, el uso de bolsas “reutilizables”. Esto debido a que se cumplió un ciclo con las bolsas plásticas, un ciclo que finalizó de una manera poco elegante.

El “fin” de las bolsas plásticas trae al menos 4 consecuencias inmediatas:

  • Reducción de daño por contaminación (la más utilizada para respaldar la ley)
  • Reducción de energía por fabricación, transformación, transporte y obtención de materiales
  • Exploración de nuevas formas de degradación acelerada del plástico para su utilización en bolsas (Innovación)
  • Recuperación de hábitos amigables con el medio ambiente, en el uso de 1 bolsa para más de 1 compra.


Sin duda que algunos de estos cambios en la industria y en nuestros hábitos nos permitiría utilizar la energía de forma eficiente

En un ámbito más reflexivo, hace unos 30 años al menos, teníamos costumbres que hoy nos son obligadas, como ir por el pan en una bolsa de malla, comprar leche en carrito repartidor con botellas de vidrio y en una experiencia más personal, en una familia ligada a la costura, fueron cercanos para mí artefactos muy complejos como la máquina de coser y otros no tan complejos pero útiles como la caja de galletas donde se guardaban los hilos y agujas que se ocupaban. En este artículo es donde me detengo ahora, ya que guarda un secreto sencillo pero trascendente: el de vivir más allá de el uso para el cual fue concebido. Quienes fabricaron este envase, lo hicieron para que proyectara la imagen de galletas, desconociendo quizás que su posterior uso sería aún más reconocido…el de costurero.

La idea del “costurero” esta más vigente que nunca, ya que experimentamos un “segundo cambio” en la cultura de los envases; el primero fue cuando cambiamos el vidrio y otros materiales por el plástico, debido a que es un material muy versátil, resistente y reciclable; sin embargo, como en muchas cosas “nos pasamos de la raya” y transformamos una de las principales fortalezas que tiene el plástico (su durabilidad), en su principal debilidad.

Hay un factor común entre el envase de las galletas y los envases de plástico; es que en ambos se utiliza energía y materiales para su fabricación. Es aquí en donde finalmente debemos plantearnos desafíos:

Uno de ellos es que los diseñadores industriales piensen en los envases como artefactos “trascendentes” y se establezca aquí una competencia, donde gana aquel que sea capaz de generar un producto de 1 consumo para más de 1 uso. Para el consumidor, que al igual que las Abuelitas le daban a la caja de galletas una segunda vida, antes de botar los envases pensemos en cómo podríamos darles un segundo uso (sin caer en el mal de Diógenes, claro está).

Otro desafío es para las empresas de bebidas gaseosas, es que exista una homologación de sus envases plásticos retornables (resulta inoficioso hoy diferenciarse de la competencia en un envase plástico) y la eliminación de los desechables; el impacto que generaría es similar al del fin de las bolsas plásticas indicado al comienzo.

Sin duda que algunos de estos cambios en la industria y en nuestros hábitos nos permitiría utilizar la energía de forma eficiente, y cuando me refiero a la energía no es solo la que las industrias consumen para fabricar los envases que utilizamos, también la que se utiliza para transportar estos envases y almacenarlos; y una vez consumidos, transportarlos nuevamente y reciclarlos si es que se puede.

TAGS: #Plástico #Reciclaje #ResiduosReciclables

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El Mapudungún no solo es una lengua viva y muy presente en la cultura de Chile, sino que además, es expresión de una cosmovisión con una riqueza inconmensurable en la comprensión del mundo
+VER MÁS
#Sociedad

Sergio Villalobos y la crónica de un racismo empedernido

Ningún instrumento de la planificación de la ciudad, más aún en el siglo XXI debe ser elaborado desde una sola perspectiva, debemos ser capaces de convocar y consensuar objetivos comunes sobre la ciudad.
+VER MÁS
#Ciudad

Un plan regulador para Alto Hospicio

Es una mala creencia pensar que cada padre debe pagar la mitad de los gastos del menor, ya que cada uno debe pagar en proporción a lo que gane
+VER MÁS
#Justicia

¿Cómo realizar una demanda por pensión de alimentos?

Popular

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Es indispensable recuperar el Tren y convertirlo nuevamente en la columna vertebral del transporte de personas y mercaderías a nivel nacional.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Tren, desarrollo y Cambio Climático

La mediocridad va de la mano de esa gran meta: “ser algo”; a la diferencia de “ser alguien”. El hombre librepensador no buscará ser algo como virtud errada para ser aceptado.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Ese hombre solitario y librepensador