#Educación

Peor que un cáncer

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagine que usted tiene una herida en alguna parte fundamental de su cuerpo, que no puede ver, ni palpar, ni mostrar, pero sabe que está ahí, provocándole un dolor que sólo usted percibe y vive a diario. Tratará de conseguir algún tipo de ayuda, le contará a algún cercano, buscará la forma de hallar la herida y de tratarla. He observado algo similar en Chile en las últimas 12 semanas. Una especie de enfermedad que hace años generó una úlcera tan dolorosa que al fin se abrió completamente y necesita ser tratada. En varias localidades del país se ha demostrado que se debe tratar la gran enfermedad que padecemos: La educación.

Alumnos universitarios y secundarios en huelgas de hambre, movilizaciones en distintas partes del país, apoderados que por primera vez, quizás, han apoyado a sus hijos o han formado realmente parte de la educación de los niños. Pero, de todo lo anterior he notado una especie de vacío: ¿y los profesores? Júzgueme o corríjame si he caído en un error. 

La verdad es que en estos tres meses no he visto una mayoría de profesores que apoyen a sus estudiantes en los establecimientos en toma. Y no sé por qué no podrían. Para mi, en particular, puede que sea un asunto bastante simple, pero quisiera saber qué pasa con el resto. Al igual que una herida, ser profesor en Chile implica que aceptamos de antemano vivir bajo una incertidumbre terrible, bajo la inestabilidad y bajo la limitación que impone una mayoría enome llamada gestión. No quiero, bajo ningún punto victimizarme ni victimizar a mis colegas, pero eso es ser profesor, sobre todo joven: trabajar para un equipo directivo mediocre muchas veces, que toma malas decisiones, y que si eres joven y trabajas bien porque disfrutas y amas tu carrera, constituyes una amenaza para  "la línea de trabajo tradicional", en la que, vemos, no ha habido buenos resultados. Así pasa que termina el año, llega enero del siguiente y te comunican que no continúas. ¿Tus colegas? Bien dice el dicho que hay de todo en la viña del señor.

Creo que es un verdadero cáncer el hecho que de cuando dices que eres profesor, prácticamente te compadezcan o te admiren. No somos superhéroes, no somos padres sustituos. Y por lo mismo, desde el punto de vista de quien vive con este cáncer, es que pregunto ¿cuáles son los indicadores de calidad que necesita la educación chilena para que este cáncer se acabe? Piense del siguiente modo: como profesores pasamos en promedio unas ocho horas diarias con estudiantes. Si son estudiantes de educación general básica, esas ocho horas se destinan a "entregar contenidos" (no conocimiento, como tal), a evaluar aprendizajes (para poder cuadrar la SEP con nuestras vidas), a formar, se supone, futuros ciudadanos, pero también -y es mi vivencia personal- a conseguir camisas de colegio, zapatos, chalecos, abrigos, etcétera. No soy quién para hablar de la disfuncionalidad en las familias chilenas, pero si logramos establecer una educación de calidad que integre equilibradamente  lenguaje, matemática, ciencia, historia, artes, etcétera, posiblemente estaríamos encaminados al cambio más radical y necesario: mejores personas, mejores ciudadanos. Sabemos que el conocimiento es algo fantástico y terrible a la vez, pero no es justo privar a los estudiantes de todos los niveles de su libre acceso. 

Quienes tenemos mayor cercanía con los estudiantes deberíamos estar cerca de ellos; aconsejándolos, pero sobre todo apoyándolos. Alguien podría decirme -posiblemente la Ministra Matthei- que no son todos los estudiantes quienes participan de este movimiento que promueve real calidad y equidad en la educación chilena. La verdad, no lo sé. Pero si de algo estoy segura, es que si esos alumnos cuyas vidas hace tres meses giraba en torno a algo completamente ajeno a su propia educación y hoy en día están conscientes de ello, este movimiento debe seguir, y resistir. Y ahí deberíamos estar, educando, al menos a través de la experiencia.

———–

Foto: rodrigodizzlecciko / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

El espíritu de esta ley es contribuir a la resolución de las problemáticas de salud pública, asociadas a sobrepeso y obesidad de la población, protegiendo especialmente a los segmentos de mayor riesgo ...
+VER MÁS
#Ciencia

A tres años de su implementación, un análisis crítico sobre la Ley de Etiquetado de Alimentos

Los grandes empresarios inmobiliarios tienen como motivación esencial en sus proyectos de inversión la acumulación de riqueza y para ello utilizan cualquier resquicio o fórmula interpretativa para obten ...
+VER MÁS
#Ciudad

Sentimiento de odio en el mercado inmobiliario

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

Juana se da cuenta que ahora las personas consumistas son mal vistas, que tener vehículos gigantes e ineficientes es terrorismo, que el minimalismo y el respeto al medio ambiente son religión
+VER MÁS
#Sociedad

Los siete pasos para lograr el éxito