#Educación

La danza de «El necio»

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen


Pero el poder es el poder y su peso se siente y en realidad entre hacer las cosas bien y la tranquilidad, la mayoría opta por esta última. Por ello, a mis lectores y censores les informo que seguiré escribiendo para reflexionar junto a los primeros y para reeducar a los segundos de modo que una lectura comprensiva aplaque sus emociones.

Que las palabras pueden llegar a ser peligrosas y que a veces provoquen miedo en un simple mortal es comprensible, pero escuchar desde las esferas del poder la recomendación de ser cauteloso con lo que uno escribe porque puede ser utilizado para idear conspiraciones es lo más aterrador que he escuchado en mis sesenta años y más de existencia.

Tanto que presentí que a continuación iba a recibir de mi censor  una “carta confesión” en que me debía declarar definitivamente culpable y de ahí directo al gulag a reeducarme. No fue así porque acto seguido vino la recomendación cariñosa: «cuando tenga algo que decir o criticar primero hágalo llegar a nosotros, que sus propuestas serán consideradas porque brotan de una de las mentes más brillantes de este ducado».

Y, díganle al tonto que tiene fuerza porque de inmediato expié mi culpa devorando un ladrillo de casi 300 páginas lleno de citas a ilustres creadores pero carente de iniciativas concretas para que los pobres, sí los pobres, no los vulnerables, ni los deprivados o más carenciados, lleguen algún día a dominar la palabra y descubran en ella su vertiente más liberadora a riesgo que algún funcionario obediente sea capaz de amonestarlo por las molestias causadas con sus escritos.

Me resultó tan impresionante este hecho de estar en pleno siglo XXI frente a un funcionario del Estado cumpliendo un rol inquisidor, a cara descubierta, que  me recordó a García Márquez en su novela “El otoño del patriarca” en el episodio en torno a la matanza de los niños inocentes: «Es una ilustración de arbitraria justicia hiperbólica que incluye tanto a verdugos como víctimas. Por esa razón, después de la muerte de los niños, el general premia primero a los ejecutores del asesinato: «los ascendió dos grados y les impuso la medalla de la lealtad». Sin embargo, poco después, rectifica su primera decisión haciéndolos «fusilar sin honor como a delincuentes comunes porque hay órdenes que se pueden dar pero no se pueden cumplir, carajo, pobres criaturas”  

Para que no lo olvidemos jamás:

“Hay órdenes que se pueden dar pero no se pueden cumplir, carajo,  pobres criaturas”

Pero en esta vida nunca terminas de aprender, descubrí que mis artículos provocaban molestias, enojos, deseos irrefrenables de contener al escritor. Es decir, estimuladores de estados anímicos que jamás fue mi intención provocar y para algunos la osadía debía recibir un castigo ejemplar: exiliar a su autor. Que desilusión, después de pasar por varias escuelas de pensamiento yo estaba convencido que las ideas provocaban nuevas ideas, algunas coincidentes y otras divergentes pero que movilizarían la reflexión y el entendimiento y además fortalecerían el espíritu alejándonos de cualquier intento de conspiración.

Pero el poder es el poder y su peso se siente y en realidad entre hacer las cosas bien y la tranquilidad, la mayoría opta por esta última. Por ello, a mis lectores y censores les informo que seguiré escribiendo para reflexionar junto a los primeros y para reeducar a los segundos de modo que una lectura comprensiva aplaque sus emociones.

Podría haber cambiado el estilo y unirme al coro de los aduladores, pero mejor me voy cantando con Silvio Rodríguez algunos versos de su canción “El Necio”:

Me vienen a convidar a arrepentirme,
me vienen a convidar a que no pierda,
me vienen a convidar a indefinirme,
me vienen a convidar a tanta mierda…

…..Dirán que pasó de moda la locura,
dirán que la gente es mala y no merece,
más yo seguiré soñando travesuras
(acaso multiplicar panes y peces).

Nota: Una vez más la ficción no supera la realidad, es increíble pero estos hechos podrían haber ocurrido en una oficina pública de la Capital del Reino de Chile a mediados del mes de febrero del año 2015.

TAGS: Burocracia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin distinción

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

Nuevos

Para Arendt, Eichmann no era el «monstruo», los actos no eran disculpables, pero estos actos no fueron realizados porque estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócr ...
+VER MÁS
#Justicia

Osvaldo Romo Mena: la banalidad del pasado en el presente

Se dice de Oyarzún que fue tan ingenuo como filósofo. Tan niño como angustiado. Tan poeta como burócrata
+VER MÁS
#Cultura

Poesía y filosofía en un olvidado Luis Oyarzún

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

La superficialidad de este nuevo marco de valores está claramente definida porque ninguno de sus principios responde a una necesidad real, a un análisis profundo de sus razones ni a una tendencia generali ...
+VER MÁS
#Cultura

La burbuja cultural

Popular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Con la predictibilidad lo propio de lo humano, la creatividad, el asombro, la resiliencia, se dañan o atrofian, o son subyugadas al autodeterminismo de  las profecías autocumplidas
+VER MÁS
#Educación

El exceso de predictibilidad está 'matando' a nuestros estudiantes