#Educación

Aula Segura o el baile de los que sobran

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Nuevamente la educación se ha tomado la agenda política y el debate nacional, pero no por el acceso, el financiamiento, o la estructura del sistema, sino que simplemente por la posibilidad de excluir a los elementos que generan riesgo para la comunidad educativa. Desde un punto de vista cultural, el mensaje suena bastante atractivo para un pueblo que ha perdido noción de sí mismo, sobre todo cuando todo el aparato estatal en las últimas décadas ha tomado acciones de fuerza contra ciertos sectores de la población calificados de subversivos, o cuyas demandas pongan en tela de juicio el modelo impuesto en dictadura; lo mismo que los medios de comunicación que alertan de manera permanente sobre la delincuencia y otros fenómenos que buscan instalar temor y miedo en las personas, y de ahí que sólo lo conocido y lo seguro sea el camino para enfrentar (o escapar de) una situación peligrosa o indeseada.

El debate de la violencia es históricamente relevante para muchos procesos por los que Chile y otros pueblos han desarrollado. Como elemento a considerar, la derecha chilena en su discurso ha pretendido poner en el mismo nivel el terrorismo de Estado encabezado por Pinochet, a las acciones de resistencia y rebelión de grupos armados y no armados que lucharon por derrocar la dictadura.


Aula segura además de ser inconstitucional por adelantar una sanción sin el debido proceso realizado, contraviene las mismas políticas del MINEDUC en materia de convivencia escolar

En ese plano vergonzoso del empate y el doble estándar, sólo recordar que la Declaración Universal de los Derechos Humanos contempla el derecho a la rebelión contra la tiranía y la opresión, y un ejemplo claro fue el de los partisanos italianos condecorados como héroes por el Estado por la resistencia contra el ejército nazi. Entonces, cuando se dice el “condenar la violencia venga de donde venga”, por lo general la gran mayoría de las veces es un simple eufemismo: la historia oficial valida la violencia con la conquista europea de América, los procesos de Independencia, la Guerra del Pacífico, la represión contra el pueblo mapuche y varios conflictos internos. Lo mismo ocurre en política exterior, cuando no se condena el intervencionismo militar estadounidense, o medidas como bloqueos económicos y sanciones unilaterales de un Estado contra otro. O sea, nos encontramos en el pasado y el presente con hechos de violencia, y las personas e instituciones los validan constantemente, ya sea por aprobación explícita o por omisión.

Ahora bien, el problema es que la violencia no es solamente ejercida a través de la fuerza física, ya que hay mecanismos más sutiles de coerción o dominio de un sector sobre otro: limitantes a la participación democrática, condiciones laborales indignas, vulneración de derechos al interior de una familia, centros urbanos o rurales contaminados, violencia del hombre hacia la mujer, entre otros. Está por un lado la violencia ejercida por individuos en solitario u organizados, pero por otro la violencia estatal y la de otros grupos de poder. Y es así como llegamos al proyecto de ley del gobierno “Aula Segura”, que busca permitir que los directores expulsen a estudiantes que cometan hechos gravísimos en contra de la comunidad escolar, sin la necesidad de que el acto se encuentre señalado en el reglamento interno de la escuela, operando así a través de un procedimiento abreviado, en el cual la solicitud de reconsideración no suspende la sanción, separando al estudiante del centro educativo, pudiendo éste reintegrarse sólo si se acepta la reconsideración.

Respecto al contenido del proyecto, no solamente se puede hacer referencia a aspectos netamente jurídicos, sino también a lógicas relacionadas a políticas educacionales, tanto desde un punto de vista racional como emocional. Partiendo por lo último, es justo empatizar con trabajadores de la educación que se han visto afectados por este tipo de hechos y otros, ya que es la educación pública quien se hace cargo de los estudiantes de bajos recursos, y por tanto, ahí se concentran distintos problemáticas sociales que vienen detrás, que hasta la ley de inclusión escolar, los colegios particulares subvencionados aplicando la selección arbitraria se veían exentos de abordar. Por tanto, partimos de la base que no existía o existe aún igualdad de condiciones para definir la entrada o la salida de estudiantes en una dependencia municipal de una particular subvencionada, lo que ahora se exacerba al darle oportunidad a los directores de escuelas públicas de expulsar inmediatamente tras un hecho grave, sin considerar las políticas de convivencia escolar en la prevención, ni tampoco preocupándose de si se trata de personas que han sufrido vulneración de derechos y qué se hará para que pueda reinsertarse en otro establecimiento.

No debemos olvidar la lucha de muchas décadas para que Chile tuviera un sistema de educación pública, y que en su seno los sectores populares tuvieran el derecho a una educación formal, y que dicho sistema fue uno de los mejores del continente antes de la dictadura: en él los jóvenes aprendían, existía mayor igualdad de oportunidades en los aprendizajes y convivían estudiantes de todos los sectores sociales. Aula segura además de ser inconstitucional por adelantar una sanción sin el debido proceso realizado, contraviene las mismas políticas del MINEDUC en materia de convivencia escolar (cuerpos legales, normativas y enfoque de derecho) y lo que establece la ley de inclusión escolar, respecto de que toda sanción debe estar estipulada de acuerdo al reglamento interno.

Así como el Estado tiene el monopolio de la fuerza y la coerción, esta medida apunta a fortalecer la concepción de la educación como reproductor de la sociedad basada en la desigualdad, el no respeto a los derechos humanos y del niño, y el fomento de la exclusión social y de quienes no se adaptan a los estándares del sistema. Tal como lo señala la canción “El baile de los que sobran”. Está comprobado la incidencia que tiene la convivencia escolar en los aprendizajes, el problema está en que la escuela como espacio de poder reproduce las lógicas autoritarias y poco democráticas del Chile actual, y mientras las decisiones se sigan concentrando en unos pocos, no existirá ni integración, inclusión, ni cohesión al interior de las instituciones. Mientras que los planes de formación ciudadana fomentan el pensamiento crítico y los derechos de las personas, estas iniciativas van por la línea contraria. Es hora de terminar con las contradicciones antagónicas en las políticas educativas, y avanzar en democracia y justicia social. Sólo así construiremos una sociedad más pacífica, donde los conflictos no se escondan debajo de la alfombra y la exclusión social se aplique como medida de solución.

TAGS: #AulaSegura

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

05 de Noviembre

Al parecer ,olvidamos que el rol del Estado es Educar con calidad en las instituciones educativas .La Ley expulsa a los Jovenes violentos del sistema ,claro esta que el sistema educativo Chileno les fallo.
La Educación es responsabilidad del Estado ,un derecho social ,cuando el Estado no cumple su papel formador en forma integral no podemos responsabilizar y penalizar a los jóvenes. Los Padres , las instituciones educativas y la comunidad escolar los gobiernos deben tener una autocritica.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas;
+VER MÁS
#Uncategorized

Ser y quehacer de la Filosofía

Ningún gobierno se ha comportado a la altura, luego, nunca se ha tramitado un proyecto de ley para que con el Ombudsman, Defensor del Pueblo en castellano, a la cabeza, los ciudadanos de a pié puedan ser ...
+VER MÁS
#Política

Los discursos ni sirven para combatir la corrupción

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

La corporación de Ulloa actualmente no cuenta con el respaldo de la hinchada ni tampoco de la barra que acompaña La Lamparita desde la refundación
+VER MÁS
#Deporte

Empresariado y política detrás de los dos Lota Schwager

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo