#Educación

Abajo el pinochestimo, arriba los Colegios Profesionales

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Hoy Chile se enfrenta a un debate profundo sobre educación, una herramienta que está en cuestionamiento, validada por sectores más derechistas y conservadores, pero totalmente criticada por sectores de izquierda y transformadores. Empero no es mi intención abordar la reforma y sus matices, sino más bien, quizá incorporar una arista poco encarnada, como la clase media de la política social en el discurso liberal, como el acento en la ortografía que suena pero no se escribe; la recuperación de los colegios profesionales para mejorar la educación.


No dejaré de luchar por la educación como joven profesional, aprovecharé el trampolín de la lucha estudiantil, para luchar como academia por mejores condiciones educacionales, ese menester que hoy está privado por la mera gremialización derechista.

Si hacemos un pequeño dibujo de los procesos que pasamos los estudiantes universitarios sería el siguiente comic: estudiamos 5 o más años, damos nuestro examen de título, luego buscamos pega y trabajamos para vivir (o vivimos para trabajar). Rutina cronológica que podríamos incorporarle la variante política, donde en nuestros tiempos estudiantiles luchamos por mejores condiciones en los establecimientos estudiantiles y si somos más “osados”, cuestionamos y tratamos de ser protagonistas de cambiar la estructura educacional del país. Pero la infraestructura de esta sociedad nos tiene un nuevo sometimiento, que poco nos decidimos a romper o transformar como nuevos profesionales y parte de un mundo académico silente de incidencia, inerte de brazos. Soy de la idea que este mundo requiere organización, que no basta con invertir 5 años estudiantiles a la transformación y superación de las precariedades que tenemos como sociedad, sino que el impulso de la conciencia social que podemos adquirir estudiando nuestra profesión sea el trampolín que haga valer la renovación profesional para que con nuevas herramientas y experiencias dirigenciales y políticas nos instalemos con un nuevo reto, levantar del lodo los colegios y organizaciones profesionales. Para mal entendedores de un lado diestro podría ser un nuevo capricho de seguir malgastando el tiempo en revolver el gallinero y que deberíamos mentalizarnos en emprender y surgir económicamente para “hacer valer” toda la inversión monetaria y temporal en estudiar una profesión. Para otros mal entendedores ultra zurdos podría tratarse de una lucha gremial, colapsada de burócratas poco rebeldes y que no llevaría a buen puerto un objetivo revolucionario. Empero, igual de ideológico como las trabas de la educación pinochetista, las herramientas que hoy poseen las organizaciones profesionales están encadenadas por los mismo militares que nos prohibieron y nos han mantenido prohibidos de total democracia y participación, la gremialización de estas organizaciones debilitó su poder en organización, convocatoria y eficiencia, sin poder regular su área, ni a sus propios colegas, con un poder fiscalizador y controlador cojo, y más manco aún en aunar políticas comunes como colectivos de gran envergadura e influyentes.

Estoy a días de ser un nuevo profesional para Chile, soy casi un médico veterinario y me siento conforme con lo hecho dentro de la universidad, estudié, luché y aporté a una nueva educación, ahora con más fuerza que ayer, seguiré luchando, y con la convicción de superar el conservadurismo y las políticas retrógradas de una dictadura fascista, me colegiaré al momento de titularme para poder mejorar mi profesión, para serle un robusto aporte a Chile a través de la academia y porque debemos ser responsable además de mejorar las condiciones y factores cuantitativos y cualitativos de los cuales se están formando los futuros médicos veterinarios.

Corolario a esto, entiendo que no dejaré de luchar por la educación como joven profesional, aprovecharé el trampolín de la lucha estudiantil, para luchar como academia por mejores condiciones educacionales, ese menester que hoy está privado por la mera gremialización derechista.

TAGS: Educación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Popular

Lo expuesto da cuenta de una ideología, que cree que todo se puede comprar a como dé lugar, máxima que inunda al mundo neoliberal. Es un imperativo revertir esta lógica por nuestra dignidad, nuestra sal ...
+VER MÁS
#Sociedad

Las trampas de las élites

Las editoriales fijan precios en promedio 29 veces más, llegando a más de 40 veces en algunos casos, en el mercado privado que en el estatal, donde normalmente se cancela el texto unidad en $800 a $1,600. ...
+VER MÁS
#Educación

El Texto Escolar será digital y abierto

Las estrategias de desarrollo indígena han fracasado, relegando deliberadamente a los mapuche a una condición de vulnerabilidad permanente
+VER MÁS
#Política

El fracaso de la política indígena y una espera inaceptable

“Que mal”, pensé. Pero el “que mal” no es por las deficiencias en la gestión de las cuentas corrientes por parte del Banco, sino por una cuestión mucho más grave: ni yo, ni muchos de quienes rec ...
+VER MÁS
#Justicia

De los ilícitos del Banco BCI al escaso avance en protección de datos

Popular

¿Qué van a hacer si hay una fuga masiva de cliente? La independencia energética es el verdadero camino al desarrollo, portarnos a paneles solares es la mejor opción.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Chao medidor inteligente, bienvenidos paneles solares

La rebelión por el clima contagió a nuestros estudiantes y en ciudades como Valdivia, Temuco, Santiago, Talca, Arica, Rancagua, Osorno y Valparaíso, desde hace algunos viernes, aparecen pequeños grupos ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Para qué estudiar, por un futuro que no va a existir #FridayForFuture

Un millón 400 mil mujeres de Chile quieren trabajar, pero no pueden hacerlo por ser las principales responsables del cuidado de sus hijos o de sus padres
+VER MÁS
#Uncategorized

¿Soy o no soy feminista?

Como crepúsculo, el pensamiento femenino se encuentra en constante ascenso y descenso; entre luces y oscuridades; siempre bello, mostrándonos el cambio.
+VER MÁS
#Sociedad

La filosofía tiene nombre de mujer