#Economía

Azúcar y reforma tributaria saludable, ¿de verdad?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La definición en el texto de la Reforma Tributaria no es clara en establecer a que productos aplica el alza de impuesto porque las bebidas azucaradas abarcan una amplia variedad de productos: gaseosas, jugos con adición de azúcar, néctares de frutas, bebidas en base a jugos de frutas, aguas y té endulzadas, bebidas para deportistas y refrescos para preparar.

Durante los últimos años titulares de diarios y revistas abordan con frecuencia y títulos destacados el problema de la obesidad y la diabetes, la necesidad de tener una alimentación saludable y muchas otras recomendaciones relacionadas con la nutrición y la alimentación.

Hemos visto como se han implementado campañas nacionales de estilos de vida saludable, educación en consultorios y en colegios, sin embargo, la obesidad en Chile y las enfermedades crónicas relacionadas sigue aumentando.

Chile es uno de los países con mayor prevalencia de obesidad a nivel mundial, después de México y Estados Unidos y al igual que en otros países, los mayores niveles ocurren en la población de menor ingreso, especialmente en mujeres y niños, alcanzando en este último grupo, cifras cercanas al 23%. También observamos un aumento importante de la obesidad en embarazadas, momento crucial y determinante para la salud futura del niño por nacer.

En Chile, al igual que en otros países del mundo, el aumento de peso se relaciona especialmente con un cambio en la alimentación y estilos de vida. Se observa que la comida tradicional, ha sido sustituida en forma importante por alimentos envasados caracterizados por tener una alta densidad calórica (kcal/g), altos en azúcar, sal y grasas.

Su intenso sabor, especialmente diseñados para asegurar su consumo total y en forma repetida, distorsiona la apetencia de los alimentos tradicionales, especialmente de los niños, haciendo casi imposible que prefieran guisos, frutas y verduras.

Hasta hace algunos años, el azúcar era un ingrediente poco cuestionado, teníamos poca información y la evidencia de daño a la salud era limitada, nuestra educación nutricional se enfocaba fundamentalmente en desestimular el consumo de grasas saturadas y sal y éramos bastante tolerantes con el azúcar, solo decíamos buenamente, reduzca su consumo.

Sin embargo, estudios recientemente publicados muestran la importancia del consumo de azúcar en el daño a la salud y la epidemia de obesidad y diabetes, así como, algo que casi no mencionamos, pero que es parte de los problemas de salud en Chile, las caries dentales.

Existen diferentes de productos azucarados, sin embargo, el caso de las bebidas azucaradas nos preocupa aún más. El efecto nocivo de las bebidas azucaradas en salud estaría dado no solo por un aumento en el aporte calórico total de la dieta, sino que su consumo puede engañar a los mecanismos biológicos responsables de la respuesta a la saciedad, favoreciendo de este modo un mayor consumo de azúcar, además del aporte excesivo de energía en la dieta total, así como, distorsionando algunas respuestas metabólicas en diferentes órganos del aparato digestivo.

Las nuevas evidencias han determinado que incluso en Estados Unidos incluso se discuta la condición del azúcar como ingrediente considerado seguro “ generally regarded as safe”  (GRAS).

En Chile, las bebidas analcohólicas están gravadas por un impuesto indirecto, ad valorem del 13%, denominado  “Impuesto Adicional a las Bebidas Analcohólicas” (IABA). Este impuesto aplica desde el año 1974, gravando inicialmente con 20% a bebidas analcohólicas, jarabes y agua saborizadas, siendo posteriormente rebajado a 13% en el año 1985.

El Gobierno de Chile ha decidido incorporar en la “Reforma Tributaria” un impuesto adicional de 5% específicamente solo a las bebidas azucaradas, que alcanzaría de este modo un 18%. La gran mayoría de los especialistas en salud pública y nutrición aplaudimos esta iniciativa y la consideramos una señal de voluntad política para trabajar en promover una alimentación saludable.

Los estudios muestran que mientras más alto el impuesto que grava las bebidas azucaradas más alto es el desincentivo a la compra y que el uso de los impuestos recaudados para medidas tales como accesos a agua potable en todas las escuelas, acceso a alimentos saludables en escuelas y otras medidas de prevención en salud la convierte en una medida progresiva considerando que las poblaciones con más sobrepeso y obesidad corresponden precisamente a mujeres, embarazadas y niños de menor nivel socioeconómico.

Aún cuando valoramos esta medida, la definición en el texto de la Reforma Tributaria no es clara en establecer a que productos aplica el alza de impuesto porque las bebidas azucaradas abarcan una amplia variedad de productos: gaseosas, jugos con adición de azúcar, néctares de frutas, bebidas en base a jugos de frutas, aguas y té endulzadas, bebidas para deportistas y refrescos para preparar.

La evidencia científica publicada muestra que para que efectivamente el alza de impuesto cumpla con un objetivo de salud pública, éste debe incrementarse al menos en 20 puntos porcentuales, tal como lo plantea la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Oficina Panamericana Sanitaria (OPS) y debiera gravarse no solo “ad valorem” sino que según contenido porcentual de azúcar y volumen de venta, si es que realmente se quisiera modificar el consumo.

Un porcentaje como el planteado en la Reforma Tributaria Chilena (5%) no permitiría cumplir con los objetivos explicitados, disminuir el consumo, más aún, si como se lee en el texto, tampoco aplicaría a todas las bebidas azucaradas, lo que generaría sustitución de compra de un producto azucarado por otro, no se lograría cumplir de esta manera el anuncio “para mejorar la salud pública” y quizás tampoco lo estimado como recaudación.

La discusión de estos aspectos de la Reforma Tributaria necesita la participación no solo del gobierno y las empresas, sino que también de académicos y expertos en salud pública y nutrición, sino que también, de la sociedad civil.

Con un 23% de niños obesos en Chile y otro 25% con sobrepeso, que marcan su salud futura, no podemos seguir esperando y debemos como país tomar todas las medidas posibles para frenar esta epidemia que determina altos costos en salud y mala calidad de vida.

Solo queda esperar que la discusión de esta reforma tributaria se transforme también en un ejercicio democrático que nos enorgullezca y permita cumplir con los objetivos de salud pública que se han anunciado.

—–

Foto: Francisco Javier Argel / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

25 de abril

Gracias por la informacion. La compartiré.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad