#Desarrollo Regional

¿Quién dice que no?

0
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El deseo de los habitantes de regiones distintas a la Metropolitana (o de, al menos, de grupos de actores representantes de sectores académicos y privados de ellas) por contar con más autonomía y recursos para enfrentar de manera más pertinente y oportuna los problemas que las aquejan y para promover el desarrollo de sus territorios basado en sus propias condiciones y objetivos, ha sido un tema de creciente interés que, al menos en el último tiempo, ha sido motivo de consideración especial dentro de los programas de Gobierno y, además, de compromiso político para abordarlo.


Entonces, ante un escenario como el descrito parece que ser válido hacerse la pregunta: “¿quién dice que no a avanzar en medidas como las señaladas?” o, en pocas palabras, “¿quién dice que no a la descentralización?”. Plantear esta interrogante me parece fundamental para poder conocer a quienes se oponen a la descentralización y a las razones que tienen para ello

De los discursos y declaraciones que las autoridades políticas y parlamentarias realizan sobre este tema se puede desprender que, en general, avanzar en él concita consenso entre ellos. No obstante, si bien pareciera que existe este amplio acuerdo y voluntad, sumado a una serie de argumentos técnicos provenientes de estudios efectuados desde disciplinas tales como sociología, ciencia política y economía, formulados por expertos nacionales y extranjeros; aún no se han podido lograr avances en los temas más emblemáticos, tales como la elección directa de los intendentes (o de la máxima autoridad regional), traspaso de mayores funciones y atribuciones a gobiernos regionales y municipalidades y descentralización fiscal, especialmente en lo que se refiere a temas tales como capacidad de endeudamiento y de generación y manejo de ingresos propios. Además, me atrevo a afirmar que existe la percepción ciudadana que se ha hecho poco en relación al objetivo de lograr una “descentralización efectiva” (sea o que sea que eso implique).

Entonces, ante un escenario como el descrito parece que ser válido hacerse la pregunta: “¿quién dice que no a avanzar en medidas como las señaladas?” o, en pocas palabras, “¿quién dice que no a la descentralización?”. Plantear esta interrogante me parece fundamental para poder conocer a quienes se oponen a la descentralización y a las razones que tienen para ello. Esto no con el propósito de denunciarlos desde un punto de vista confrontacional o conflictivo, sino que para efectuar un debate de ideas que permita llegar a los acuerdos que sean necesarios para viabilizar el avance en los temas pendientes. Esto, además, implica generar una presión que haga que los detractores forzosamente deban presentar argumentos de calidad para sustentar su oposición y no, como podría suponerse, permitir que éstos se basen únicamente en la desconfianza con las capacidades subnacionales y/o en el erróneo temor a perder poder, como si este fuera un juego de suma cero o sus fundamentos estuvieran garantizados per sé y no dependieran en buena medida de la legitimidad que la ciudadanía le reconoce.

Para aprovechar y materializar la voluntad política que hoy en día han manifestado desde la Presidenta de la República hasta parlamentarios para avanzar decididamente en descentralización – especialmente aquellos agrupados en la llamada “bancada regionalista” – se requiere mantener el tema como algo prioritario dentro de la agenda pública, mediante la realización de actividades de discusión y debate y la manifestación de opiniones al respecto en distintos medios de comunicación; sin embargo, esto podría no ser suficiente, en la medida en que existan actores con poder que se opongan de forma soterrada a avanzar en ámbitos como los señalados anteriormente, los que sin duda son sensibles en cuanto a sus alcances, por cuanto implican modificar posiciones de poder o complejizar posiciones que hasta hoy en día han sido exitosas en el cumplimiento de sus objetivos, como ocurre con el caso del cuidado de la estabilidad macroeconómica del país, lo que ha sido destacada permanentemente por otros países y por organismos internacionales.

No obstante, ninguna de esas razones es ni puede ser suficiente para perpetuar las limitaciones y condicionamientos que la falta de descentralización provoca en las regiones y en los niveles subnacionales en general las que, tal como lo señalan permanentemente grupos organizados ligados al tema, al final conspiran en contra de la consecución de un desarrollo armónico y diversificado del conjunto del país.

TAGS: #Regionalización Descentralización

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El nuevo Impuesto Territorial o contribuciones de las propiedades se calcula considerando el avalúo afecto a impuesto, una tasa anual y una sobretasa dependiendo del caso.
+VER MÁS
#Economía

¿En qué consiste el reavalúo de una propiedad y cómo puedo apelar?

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Lo que importa es que los principios de igualdad ciudadana sean considerados como parte infranqueable de una común filosofía pública.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Son liberales nuestros liberales?

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)