#Cultura

Pedro en la inmensidad

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Tuve que releer para atreverme. Buscar el gesto adecuado para no sucumbir al calcetineo. Es difícil –me doy cuenta ahora que boceteo- dictar la admiración. Teclear el respeto por el que según tú, según uno mismo es el mejor. ¿Cómo escribo de Pedro Lemebel?, pienso (porque no puedo callarme ante su muerte). ¿Desde dónde agarro a ese pájaro ingobernable? ¿Hasta dónde alcanzan las palabras para no caer en el babeo envidioso que me provocaban sus crónicas?


La letra rabiosa se pierde y ella que arrancaba del sida, termina pillada por un cáncer. En ese cáncer se va la inmensidad de Pedro Lemebel, se cierra el surco de su florida trinchera y se acalla la letra sangrosa, rabieta y marginal.

No lo conocí, es decir, lo vi muchas, infinitas veces, siempre de tacones, boa roja y en actitud como de espera a la provocación para lanzar el cuchillo. Pero nunca crucé más palabras que un “hola”. Una vez lo vi discutir en una vigilia de la agrupación de familiares de detenidos desaparecidos, porque un cabro de la Jota le dijo “compañero”. Nunca supe bien el porqué de la reacción, o más bien, creo que siempre supe porqué la reacción, pero en esos años yo también era un jotoso obediente y supuse que debía pasar por alto el altercado para no dividir la militancia. Pero con ese tipo de fotos mentales no puedo referir un personaje de la estatura de Lemebel.

Tampoco oí su programa en la radio Tierra, creo que por la época en que se emitía estaba más pendiente de otras cosas. Para mí la estatura, la magnitud de Lemebel es literaria. Puede que me equivoque, puede que esté errado, que el yegüismo apocalíptico sea la mejor versión de él, pero a mí los ojos me cambiaron con sus crónicas, esa versión panfleta de la literatura.

Y pienso entonces, ahora muerto Pedro Lemebel, en la crónica. En la canción escrita a diario. En el inventar de forma permanente y eterna la manera de agrupar las palabras para que digan algo y provoquen aquello para lo que está hecha la literatura, que son varias cosas, pero que pueden resumirse en una sola; para abrir con un tajo la cabeza y permitir que el cerebro explore un poco más allá de lo conocido. Pienso en esto. Pienso en el cronista gritándonos los derechos de pensar distinto, de vestir distinto, de culear distinto, de amar distinto. Pienso en los espacios de difusión, en la diferencia de los tamaños y los usos. En el papel horrible donde leía a Pedro Lemebel que me dejaban las manos entintadas. Claro, ese papel en los hechos no era tan ajeno a él, esas hojas como de mimeógrafo clandestino parecían ser parte de una misma performance, para escribir de marginalidad, hay que vivir la marginalidad, parecía ser la apuesta. Aunque capaz que no sea así y esto me lo invento solo para enfatizar la hermandad marginal que me unía a él. Porque los extramuros santiaguinos son una marca en la cara, algo que se nos ve en los ojos, algo que se deja ver en cada maldición que uno grita a diario. En ese escenario real es donde Lemebel parece hablarme. Es ahí donde lo reconozco. Es ahí donde lo admiro profunda y envidiosamente.

Y cómo no pensar en la cojera de la crónica ahora que ya lo enterraron. Como no pensar en ese género mirado en menos por la narratividad mediocre de este pedazo de tierra. La orfandad del relato cotidiano. Porque la cotidianidad no es solo relatar lo que se cocina y se come a diario, sino que también es el sueño diario, la esperanza, la lucha diaria. El relato de frente, con nombre y apellido en el dedo acusatorio. La letra rabiosa se pierde y ella que arrancaba del sida, termina pillada por un cáncer. En ese cáncer se va la inmensidad de Pedro Lemebel, se cierra el surco de su florida trinchera y se acalla la letra sangrosa, rabieta y marginal. Habrá que decir adiós a la hombría aprendida en la noche detrás de un poste, adiós a las cicatrices de risas en la espalda y una bienvenida a todos los niños que nacerán con una alita rota esperanzados en volar por un pedazo de cielo rojo.

TAGS: Pedro Lemebel

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Su legado político marcó hitos históricos y abrió un exitoso período de presidentes Radicales. Destaca su compromiso por impulsar la educación en Chile, la acción reivindicativa y geopolítica en to ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pedro Aguirre Cerda: Chile educación - industrialización

Esta nueva religión económica tiene a sus sacerdotes y cardenales, y también posee entre sus filas a sus científicos, todos ellos dispuestos a defender este nuevo orden teórico y conceptual, a pesar de ...
+VER MÁS
#Economía

Fundamentalismo de mercado: desmontar el mito económico neo-liberal

Si alguien cree que la violencia favorece a la izquierda, se equivoca. Uno de los candidatos, MEO, en la previa sostuvo algo que comparto íntegramente: ”cada piedra lanzada es un voto por JAK”
+VER MÁS
#Política

El dilema de la izquierda

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad