#Cultura

Pedro en la inmensidad

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Tuve que releer para atreverme. Buscar el gesto adecuado para no sucumbir al calcetineo. Es difícil –me doy cuenta ahora que boceteo- dictar la admiración. Teclear el respeto por el que según tú, según uno mismo es el mejor. ¿Cómo escribo de Pedro Lemebel?, pienso (porque no puedo callarme ante su muerte). ¿Desde dónde agarro a ese pájaro ingobernable? ¿Hasta dónde alcanzan las palabras para no caer en el babeo envidioso que me provocaban sus crónicas?


La letra rabiosa se pierde y ella que arrancaba del sida, termina pillada por un cáncer. En ese cáncer se va la inmensidad de Pedro Lemebel, se cierra el surco de su florida trinchera y se acalla la letra sangrosa, rabieta y marginal.

No lo conocí, es decir, lo vi muchas, infinitas veces, siempre de tacones, boa roja y en actitud como de espera a la provocación para lanzar el cuchillo. Pero nunca crucé más palabras que un “hola”. Una vez lo vi discutir en una vigilia de la agrupación de familiares de detenidos desaparecidos, porque un cabro de la Jota le dijo “compañero”. Nunca supe bien el porqué de la reacción, o más bien, creo que siempre supe porqué la reacción, pero en esos años yo también era un jotoso obediente y supuse que debía pasar por alto el altercado para no dividir la militancia. Pero con ese tipo de fotos mentales no puedo referir un personaje de la estatura de Lemebel.

Tampoco oí su programa en la radio Tierra, creo que por la época en que se emitía estaba más pendiente de otras cosas. Para mí la estatura, la magnitud de Lemebel es literaria. Puede que me equivoque, puede que esté errado, que el yegüismo apocalíptico sea la mejor versión de él, pero a mí los ojos me cambiaron con sus crónicas, esa versión panfleta de la literatura.

Y pienso entonces, ahora muerto Pedro Lemebel, en la crónica. En la canción escrita a diario. En el inventar de forma permanente y eterna la manera de agrupar las palabras para que digan algo y provoquen aquello para lo que está hecha la literatura, que son varias cosas, pero que pueden resumirse en una sola; para abrir con un tajo la cabeza y permitir que el cerebro explore un poco más allá de lo conocido. Pienso en esto. Pienso en el cronista gritándonos los derechos de pensar distinto, de vestir distinto, de culear distinto, de amar distinto. Pienso en los espacios de difusión, en la diferencia de los tamaños y los usos. En el papel horrible donde leía a Pedro Lemebel que me dejaban las manos entintadas. Claro, ese papel en los hechos no era tan ajeno a él, esas hojas como de mimeógrafo clandestino parecían ser parte de una misma performance, para escribir de marginalidad, hay que vivir la marginalidad, parecía ser la apuesta. Aunque capaz que no sea así y esto me lo invento solo para enfatizar la hermandad marginal que me unía a él. Porque los extramuros santiaguinos son una marca en la cara, algo que se nos ve en los ojos, algo que se deja ver en cada maldición que uno grita a diario. En ese escenario real es donde Lemebel parece hablarme. Es ahí donde lo reconozco. Es ahí donde lo admiro profunda y envidiosamente.

Y cómo no pensar en la cojera de la crónica ahora que ya lo enterraron. Como no pensar en ese género mirado en menos por la narratividad mediocre de este pedazo de tierra. La orfandad del relato cotidiano. Porque la cotidianidad no es solo relatar lo que se cocina y se come a diario, sino que también es el sueño diario, la esperanza, la lucha diaria. El relato de frente, con nombre y apellido en el dedo acusatorio. La letra rabiosa se pierde y ella que arrancaba del sida, termina pillada por un cáncer. En ese cáncer se va la inmensidad de Pedro Lemebel, se cierra el surco de su florida trinchera y se acalla la letra sangrosa, rabieta y marginal. Habrá que decir adiós a la hombría aprendida en la noche detrás de un poste, adiós a las cicatrices de risas en la espalda y una bienvenida a todos los niños que nacerán con una alita rota esperanzados en volar por un pedazo de cielo rojo.

TAGS: Pedro Lemebel

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El nepotismo lleva una crítica moral y ética que hoy debe ser una máxima en la administración pública moderna.
+VER MÁS
#Política

Nepotismo

La crisis actual del Parque Cultural de Valparaíso, no es solo una crisis de presupuesto, es una crisis de modelo —como en muchos otros campos de la vida social—, de subvalorar procesos culturales comp ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Las huellas de las crisis. Repensar la gestión de espacios culturales

Un gran sector de la UDI, encabezado por la presidenta del partido y la bancada evangélica, que obtuvo un espacio en la derecha debido al arraigo de las distintas iglesias cristianas en el mundo popular, t ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno, la derecha y la agenda valórica

Si pretendemos dignificar a los niños primero, ¿hasta cuándo permitiremos la fabricación y venta impune de la onerosa charlatanería de la homeopatía?
+VER MÁS
#Salud

Homeopatía, epidemia vulneradora

Popular

Quienes no entiendan que este joven es producto de un abandono total por parte de las instituciones del Estado y la sociedad civil hablan desde una superioridad moral violenta, con una miopía recalcitrante ...
+VER MÁS
#Ciudad

Narcotráfico y violencia: Un problema estructural

Sería ingenuo pensar que la construcción de estos conceptos proviene de la mera ignorancia de quienes los emiten, cuando en verdad son productos de falacias interesadas que buscan ganar un espacio en la d ...
+VER MÁS
#Género

El vocabulario de la discriminación

Las escuelas existen para reproducir las desigualdades sociales; por lo tanto, el mejor predictor del futuro de un niño es el estatus económico de sus padres, más que los logros académicos y la intelige ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Currículum Oculto y la perpetuación del poder socioeconómico

El problema sustantivo es que vivimos de referentes y el discurso chistoso del presidente hace daño
+VER MÁS
#Género

El discurso del rey