#Cultura

Liga de la Justicia: la visión del autor

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Tal vez suene a lugar común por estos días, pero quiero referirme al tema del Snydercut aunque todos ya hayan hablado de ello. Y lo quiero hacer desde mi posición de audiovisualista, guionista y realizador. Mi lado motiongrapher también tiene algo que decir al respecto.

Desde el inicio de la carrera de Zack Snyder se sabía que era un tipo que siempre buscó la visualidad más que el contenido. Se desarrolló como la nueva lumbrera estética de Hollywood con muy buenas adaptaciones (algunas más fieles que otras) de obras como Watchmen y 300, que le abrieron las puertas a tomar la posta del DCU que le propusieron a Nolan después de su aplaudida trilogía sobre el hombre murciélago. Claro que el paso del manto no era cosa que le preocupara a Nolan, aunque sí a la mayoría de seguidores nuevos de lo que hacía el universo DC con sus cómics llevados a la pantalla. A diferencia de lo que lograba Marvel con personajes que parecían olvidados en el cómic y que se volvían íconos de una nueva era en el cine, DC (que fue la génesis de la mayoría de los personajes de superhéroes) perdía terreno, ya que la visión realista de Nolan no continuaría y se necesitaba algo espectacular para darle la patada inicial al Universo Cinematográfico DC, que traería a un nuevo Superman, un nuevo Batman, una nueva Mujer Maravilla y el Namor de DC, Aquaman, en una versión mucho más brutal. Y por supuesto, la tarea era jodidamente titánica, ya que DC tenía que mantener su tono “oscuro” para diferenciarse de las fantasías “graciosas” de Marvel.


Aunque le duela a Warner, Snyder tenía muy claro el objetivo y el camino a seguir. Te puede gustar o no su forma de contar historias o su estética y ritmo de montaje, pero el tipo sabía qué quería hacer.

Snyder, el rey de la cámara lenta (debe haber visto Baywatch hasta el cansancio) hizo su estreno en el DCU con Man of Steel. Fue un muy bien inicio, presentando a Henry Cavill quien no tuvo problemas para representar la nueva versión del kryptoniano, si no que se convirtió en la encarnación más cercana al físico del cómic que hayamos visto en pantalla. Aunque tenía ciertas falencias en el guión y algunas cosas cursis, la película funcionaba, sobre todo en mostrar los conflictos internos del alienígena criado en la Tierra al tomar su papel como el dios protector del planeta. El siguiente paso fue presentar a Batman, pero en vez de hacer una película de “inicios” como la de Superman, decidieron dar por hecho que Batman ya existía, que estaba en su madurez, ya había perdido a Robin a manos del Guasón y además le tomaba bronca a Superman por la destrucción de la ciudad durante su batalla con Zod. Así nace “Dawn of Justice”, donde vemos por primera vez al Batfleck enfrentándose a Superman y presentando además a la Mujer Maravilla, Lex Luthor (en la peor versión que se les pudo haber ocurrido) y por si faltara poco, a Darkseid con un origen tan extraño que prefiero ni recordarlo. Lo que sí recordamos todos es la línea de giro dramático más nefasta del cine del nuevo mileno… “Martha”. Según el propio Snyder fue algo que siempre quiso que pasara de la forma que se dio, lo que me suena a que es muy tozudo o realmente peca de inocencia guionística, si existiera ese término.

Y es aquí donde los problemas se suscitaron entre el director y Warner, dueña de los derechos en pantalla de los personajes de DC y que ha hecho mucha plata con las series, pero que en el cine está siempre al debe, con producciones que siempre están al borde de, pero no pasan de ahí. Es cierto que con Man of Steel el futuro se veía promisorio (ya que se comenzaron las preproducciones de un montón de películas referidas a este universo), pero la duda sobre el trabajo de Snyder por culpa del “efecto Marta” generó las primeras asperezas, por lo que la tercera entrega del director debía romper con todo y le lanzaron encima la carga de hacer la primera película de la Liga de la Justicia, teniendo que presentar a tres personajes que no habían aparecido antes y que tampoco tenían películas introductorias propias: Flash, Cyborg y Aquaman. Y si hay algo que aprender del MCU es que si se presentan adecuadamente los personajes de tu universo película a película, la unión de todos ellos genera éxitos de taquilla gigantes.

La tarea era dura, pero Snyder se lo tomó con toda la seriedad que merecía el proyecto y pensó en una película dividida en tres partes, su obra máxima en el cine de superhéroes. Era una idea tan ambiciosa que, luego del chasco que fue Batman v/s Superman, la compañía cinematográfica decidió simplificarla a una sola película y poner a Josh Whedon, el flamante director de Avengers, a cargo de supervisar que a Snyder no se le fuera la mano con la oscuridad y fuera un poco más “marvelita”. Cuando esto comenzaba a generar ruido en el rodaje, con un Snyder lanzado a su visión y un Whedon que buscaba que todo fuera color y chistes a cada instante, llegó la terrible noticia que destrozó a Zack y lo sacó del rodaje para siempre. Su hija Autumm se había suicidado, por lo que abandonó el proyecto cuando faltaba muy poco para terminar. En su reemplazo tomó las riendas Whedon que decidió rodar casi 2/3 de la película de nuevo para darle un mejor ritmo y una visión más alegre que lo que había hecho Snyder hasta ese momento. Fue así como tuvieron que rodar escenas nuevas de Superman con bigote y tratar de borrarlo en postproducción, cosa que no resultó para nada bien. Aún me dan escalofríos recordar esa imagen.

Desde el primer visionado, los ejecutivos de Warner sabían que la Liga de la Justicia era una una real mierda adornada con cerezas y coco rayado, pero mierda al fin. Era intragable. Sosa, sin fondo, con personajes desdibujados o demasiado arquetípicos, completamente sexualizada y banal, con un antagonista que parecía una versión pirata de la bruja de los Power Rangers. Todo mal. Fue tanto así que (según dicen) los cercanos a Snyder le prohibieron ver la película de Whedon para que no sufriera un colapso. Y en realidad, yo había hecho lo mismo.

Años después se deslizó la posibilidad de que Snyder tuviera algo de su película sin terminar por ahí guardada y que le hiciera más justicia a la visión del autor mismo, más que lo que la compañía quería. Y al tiempo el hashtag #snydercut se volvió tendencia, con lo que se alzó una campaña sin precedentes para que la versión del director fuera llevada a cabo y así zanjar de una vez la discusión de si podría haber sido una mejor película con Snyder que con Whedon. Ojalá así se movieran para causas más humanitarias, pero sabemos que las redes sociales se mueven con mayor eficacia contra los conglomerados económicos que contra los gobiernos. Finalmente, Warner habló con él, le propuso sacar la película como había quedado, a lo que Snyder se negó. Aceptaron entregarle un presupuesto mínimo para terminarla, realizó las tomas que le faltaban y comenzó con la postproducción. Ahí la expectativa era tan alta que los mismos ejecutivos de Warner propusieron aumentar el presupuesto y así la película salió a la luz en marzo de 2021.

Ahora que ya puse en contexto el cómo llegamos a este punto, quiero poner ambas películas una al lado de la otra y hacer un análisis de las virtudes y defectos de la versión de Snyder respecto a la de Whedon. No me dedicaré a mostrar cada referencia a los cómics ni cosas freaks, porque para eso hay miles de videos en Youtube de geeks hablando horas y horas al respecto. Voy a hablar de la obra cinematográfica.

– En principio hay que aclarar que la historia es la misma, Steppenwolf viene a la Tierra a buscar las cajas madre para acabar con todo y los superhéroes de DC lo detienen. Lo que cambia es la forma y las justificaciones a los actos de los personajes. En el caso de los personajes principales, la secuencia de inicio es un repaso de la muerte de Superman y cómo su grito de muerte despierta a las cajas madres escondidas en la Tierra y le avisa al mundo que la Tierra no tiene defensores fuertes. En la de Whedon salía Superman grabado por un smartphone con un cgi horrible tapando un bigote del tamaño de Connecticut en una escena tan tonta como innecesaria.

En la versión de Whedon, Steppenwolf hace todo porque “es malo” o “porque sí”. En la de Snyder el tipo es un renegado, un paria expulsado por Darkseid luego de haberlo traicionado y para él, el encontrar las cajas madres es lo más importante, porque así puede congraciarse con su señor y volver a estar a su lado. Este sólo detalle genera una serie de secuencias donde se ve esta interacción, su desesperada necesidad de aprobación y le da un contexto a todo lo que hace este personaje que ya no solamente es “malo porque sí” si no que tiene un objetivo y una necesidad que satisfacer. Le da más peso y contenido a su empresa y una motivación para luchar con todas sus fuerzas contra los héroes terrestres.

– Batman es el más badass de todos en la versión de Snyder. Pelea palmo a palmo con sus compañeros, a pesar de no tener superpoderes. Es además el líder indiscutido de todo el equipo. Su interacción con todos los personajes es distinta y hace que las relaciones entre todos giren en torno a él. Y Alfred tiene una segunda vida aquí, ya que se muestra su lado más servicial y analítico, empoderado de todo el peso de su bagage cultural y experiencia. También Batman tiene una evolución, ya que pasa de ser el tipo sin esperanzas de la película anterior a tener fe nuevamente. En la Whedon queda como un ricachón que buscó gente para pelear por él y salir victorioso.

– Superman deja de ser el tipo básico que nos mostró Whedon y pasa a ser un tipo conflictuado que al volver a la vida sólo puede reaccionar y volver a la realidad al sentir el hijo en el vientre de Lois. Su relación con el mundo vuelve de a poco, las confianzas deben ganarse en el caso de Batman, pero la Tierra lo necesita. Su elección de traje negro es por las mismas razones regenerativas que en los comics de los 90, pero no lo explican en la película. Para mí no era necesario, pero otros reclaman.

– La Mujer Maravilla ahora sí que maravilla. Es tremendamente violenta, rápida, dura, no le vienen con cuentos. Ahora es una amazona completa y no la versión softporn que nos presentó Whedon, con tomas de su culo cada 20 minutos o de flash cayéndose en su pecho. Es una líder innata, pero decide ayudar a Batman porque la batalla es mucho para ella sola y lo sabe. Su apego a su tribu le hacen reaccionar mucho más agresiva contra Steppenwolf por su ataque a la isla de las amazonas.

– Flash fue de menos a más. Aunque mantiene chistes bobos y es el alivio cómico de la película, su rol es demasiado importante, trascendente y es quien salva el día al fin y al cabo. Además muestra su relación con su padre de manera más pesimista, sus motivaciones para ser parte del equipo ya no son tan de freak, si no de solitario y además muestra su capacidad de moverse a través del tiempo al correr más rápido que la velocidad de la luz, algo que se explora largamente en los cómics, pero que en la versión de Whedon pensaron que era mucho y era mejor hacerlo empujar una camioneta con una familia en su interior y terminar corriendo en una competencia con Superman…

– Aquaman es quien menos variaciones tiene. Sigue siendo bastante plano referente a lo que sucede a su alrededor, pero ahora se le pone el contexto de que su propio pueblo, al menos quienes conocen su historia y quieren a su madre, le exigen que tome partido y haga algo para salvar a su gente de Steppenwolf. Además sienta las bases de la película en solitario al plantear a su próximo antagonista (su hermano) y su relación con su padre terrenal, con quien decide volver a estar luego de la aventura. Su viaje recién inicia. Aunque debo decir que el canto de las pobladoras adorando el chaleco que dejó tirado me pareció un poco pasado de rosca.

– Cyborg. Creo que si las acusaciones del actor que da vida a este personaje son ciertas, Josh Whedon es un racista de tomo y lomo. El personaje sólo era una anécdota dentro de la primera entrega de la Liga de la Justicia. En la versión de Snyder es él el eje de todo, la historia necesita de él como él de la historia, es el medio y el fin para lograr el éxito, aún sin quererlo. La relación con su padre, la forma en que se desarrolla le da al personaje una motivación extra, sin contar con la propia aceptación al ser un monstruo a sus ojos. Simplemente son dos películas distintas por este aspecto. Y nada que decir frente a sus capacidades o “poderes” y su lazo con las cajas madre que ahora queda muy claro y permite una justificación frente a que puede separarlas siendo sólo un cyborg y no un dios.

– DARKSEID. Creo que éste le dio un peso tan importante al argumento de la película que hizo que todas las pesadillas de Batman de la segunda película y las de las escenas post créditos tuvieran sentido y uno se quedara con ganas de más.

– Jocker. Jared Leto vuelve como el Guasón después de su infortunado paso por Escuadrón Suicida (otro bodrio de película). La gran diferencia es que Snyder ahora le dio todo el tiempo para que su personaje pudiera entablar una conversación llena de cinismo y amenazas veladas con el Batfleck que sigue siendo una gran personificación del murciélago. Uno quisiera ver más de esa interacción, pero bueno, Warner ya dijo que no.

– Detective Marciano aparece en la de Snyder y, aunque parece un poco forzada su presencia, me gusta que sea el personaje que vimos en la primera película de Superman y que luego de su muerte entiende que no puede estar ajeno a proteger la Tierra de amenazas exteriores. Aún así, su trabajo de cgi es pobre respecto al resto, lo que no le baja puntos al diseño que está excelente. Argumentalmente flojo al mantenerse al margen de una lucha tan importante, pero entendible si se le considera la primera de tres películas.

– La secuencia de la lucha de los dioses antiguos contra la invasión de Darkseid. Espectacular. Creo que logra captar toda nuestra atención con toneladas de acción, momentos épicos, grandes diseños de personajes y en 3 minutos te enciende más que toda la película de Whedon.

– La escena post créditos y la visión de Cyborg. Ambas son escenas visualmente alucinantes y que al ser unidas a la visión de Batman de la película anterior dan a entender todo el contexto que tendrían la segunda y tercera entrega de esta trilogía fallida. Todo ambientado en el contexto de Injustice, donde Superman se vuelve malo “de los cojones” como dirían los españoles.

A nivel de su estética, debo decir que siempre me ha gustado la estética de colores degradados y oscuros como los que usa Snyder. Buen trabajados los diseños, los escenarios, la iluminación. La idea de un universo sombrío, oscuro y vil se traduce en toda la película como un manto que es imposible de evitar sentir su presencia. Obviamente el director usa y abusa de la cámara lenta de tal manera que llega a cansar en el primer tercio de las 4 horas de película. Claro que este recurso está utilizado de manera sublime en la escena cuando despiertan a Superman y cuando al final Flash debe retroceder el tiempo para salvarlos a todos.

La elección de cast puede gustar a algunos y molestar a otros, pero creo que funciona y mucho más en la versión de Snyder. Personalmente Ezra Miller no es mi favorito como Flash, lo encuentro sobreactuado y que como público no puedo conectar con él. Aún así, su personaje se desarrolla mejor y terminas considerándolo esencial. Una pena que el papá de Cyborg se muera como también lo hizo en Terminator 2, sacrificándose por un bien mayor. Y definitivamente todo lo que se hizo a nivel visual con los dioses antiguos dan ganas de que se convierta en una película propia.

La banda sonora es otro tema, ya que muchas canciones que ocupó Snyder son parte del conocimiento y aprobación pública, temazos de tiempos ajenos a la trama, pero que le dieron mucho más peso. Sabemos que una en especial está incluida en honor a su hija, pero en general toda la banda sonora y el tratamiento de sonido mejora referente a la de Whedon.

Conclusión

¿Qué me queda después de comparar estas dos películas? Que, aunque le duela a Warner, Snyder tenía muy claro el objetivo y el camino a seguir. Te puede gustar o no su forma de contar historias o su estética y ritmo de montaje, pero el tipo sabía qué quería hacer. Y la premura por lograr grandes ganancias en el corto plazo (que sí estaba logrando Marvel) terminó por sepultar lo que podría haber sido el cierre perfecto para la visión de Snyder en el DCU. Desgraciadamente con plata baila el monito.

Reitero que no soy un fan de Snyder. Me gustan algunos de sus trabajos, pero no existe una sola película suya que no me cause reparos. De todas maneras, el corte de 4 horas en formato 4:3 (¿por qué? porque sí) es una muestra completa de dos fenómenos únicos: la visión de un director que se contrapone a la de la compañía que lo financia y logra perseverar… y la de la fuerza que tiene internet y las redes sociales ante las multinacionales.

Creo que este hecho era necesario. Muchas veces los directores se quejan que su visión no está completamente reflejada en sus películas porque los estudios meten mano a cada rato y eliminan o cambian cosas que ellos por contrato deben aceptar. Hay pocos que tienen mayor poder sobre sus obras, como Nolan. Y a futuro (tal vez) las grandes compañías y estudios se tomen un poco más de tiempo para decidir qué hacer en vista de los planes futuros. Kevin Feige tiene el gran triunfo de haber logrado una visión de más de 20 películas para darle un marco argumental a la Saga del Infinito. Sin “Iron Man” habría sido imposible, pero sin Kevin y su visión de la totalidad del MCU, tampoco. Muchos proyectos fallidos como “Thor 2” o “La Era de Ultrón” podrían haber hipotecado proyectos más arriesgados como “Guardianes de la Galaxia” o “Ant-Man”. El negarse a dar el brazo a torcer para mantener una visión total fue lo que les dio el éxito y les respondió con la franquicia más exitosa de la historia del cine.

Esperemos que Warner y los demás estudios entiendan que los tiempos han cambiado y que ahora el público exige que se respete su opinión. Y aunque no deben caer en el servilismo exagerado para dar en el gusto a la gente, deben al menos entender que ciertos proyectos tienen su público cautivo, por el que vale la pena arriesgar algo de dinero. Esos feligreses siempre volverán y tarde o temprano, serán quienes hagan de su proyecto un gran negocio.

TAGS: Cine

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad