#Sociedad

Délicieux

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Existen unas tres o cuatro películas al año que me estremecen, agregándose de inmediato a mis favoritas. Casi siempre estas joyas vienen de Francia, y no es raro: ellos inventaron el séptimo arte y saben como hacer obras de arte.

Me refiero a Delicieux, una película sencillamente «deliciosa». Haré un esfuerzo para no contar detalles de la trama para no privarlos del placer de «paladear» este manjar que es la historia de un eximio cocinero (de nombre Pierre Manceron) al servicio del Duque de Chamfort.

Es Francia 1789, cuando la Revolución ya resulta imposible de detener. El Duque es un sibarita que disfruta de invitar a otros nobles a probar los manjares de Manceron. Al final de cada banquete, somete al escrutinio de sus invitados la obra de su chef, y, por una evaluación negativa de parte de un cura y algunos nobles, Manceron deja la seguridad del castillo junto a su hijo adolescente y se instala en la derruida casa de campo de su anciano padre.


La magia del film es retratar de manera magistral el abuso, el desprecio, la humillación constante de la nobleza hacia las clases inferiores.

No quiero detenerme en detalles, pero a poco de estar en aquella casa donde Pierre Manceron sufre una evidente depresión llega una mujer que será fundamental.

Pero en fin: dejo la historia a un lado para centrarme en la Historia.

Dije que era 1789 y la Revolución es inevitable. La magia del film es retratar de manera magistral el abuso, el desprecio, la humillación constante de la nobleza hacia las clases inferiores. Retrata las principescas vidas de aquellos ociosos que les queda muy poco; eso lo sabemos los espectadores y si alguna vez alguien dudó que fuera justa la guillotina para esos parásitos, este film deja claro algo: fue justo. Acotar que quien escribe estas líneas tiene claro el tema desde la lectura de Una Historia de Dos Ciudades.

Cada personaje aporta lo suyo, desde el punto de vista de su posición social y nos arroja luz para entender el proceso revolucionario, sea noble, comerciante, clérigo o pobre, sobre todos quienes se detienen a probar los platos en el Restaurante que Mancerón ha logrado levantar. Lo meritorio: no es necesaria ni una sola escena de violencia o sangre, solo las propias e íntimas visiones de todos quienes desfilan por el film. No debe ser fácil para un realizador lograr que el espectador se levante de su butaca y salga de la sala convencido y aplauda la violencia de la Revolución Francesa sin mostrar ni una sola escena de violencia.

En otro aspecto, la película tiene una fotografía conmovedora de la campiña francesa, y no menos atractivo es el despliegue culinario que a mitad del film dan ganas de asaltar el refrigerador.

Un film maravilloso, y ya que hablamos de gemas preciosas, aprovecho de recomendar: «No Vemos Allá arriba» , «El Espía y el Capitán» y «Promesa al Amanecer», todas venidas desde Las Galias.
De nada.

TAGS: Cine

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin distinción

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

Nuevos

Para Arendt, Eichmann no era el «monstruo», los actos no eran disculpables, pero estos actos no fueron realizados porque estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócr ...
+VER MÁS
#Justicia

Osvaldo Romo Mena: la banalidad del pasado en el presente

Se dice de Oyarzún que fue tan ingenuo como filósofo. Tan niño como angustiado. Tan poeta como burócrata
+VER MÁS
#Cultura

Poesía y filosofía en un olvidado Luis Oyarzún

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

La superficialidad de este nuevo marco de valores está claramente definida porque ninguno de sus principios responde a una necesidad real, a un análisis profundo de sus razones ni a una tendencia generali ...
+VER MÁS
#Cultura

La burbuja cultural

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no