#Cultura

Algunos momentos de una doctrina antropocéntrica occidental

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Después de los excesos y contradicciones a las que han conducido los diferentes y entusiastas humanismos que caracterizan la Modernidad, tanto ilustrada como tardía, el pensamiento contemporáneo ha caído en un pesimismo respecto a las potencialidades emancipadoras y humanizadoras de la racionalidad autónoma y crítica que ha caracterizado la época. Este pesimismo reniega del ser humano como valor y como ideal abriendo el camino entonces a un tiempo que se denomina antihumanista o posthumano.


Desde el pensamiento griego antiguo, y característicamente con Sócrates, dice Rivas, se pone el germen de una pregunta reflexiva por el ente humano, y de un principio de autonomía de la razón que deriva en un tipo de humanismo centrado o fundado en lo humano como valor.

Es consideración muy general que la historia de las culturas viene tejida por hilos con una urdimbre de signos positivos y signos negativos. Y que ellos se entrecruzan. Así, los humanos podemos considerarnos seres paradójicos: la contradicción aparece, de pronto, como inherente “a nuestra naturaleza”, escribe el mexicano Ricardo Rivas, Franciscanum 172, Vol. LXI (2019). La acción humana se muestra, por todos lados, constituida de mundos ambivalentes.

En la tradición occidental, y de manera paradigmática, hemos podido testimoniar sucesivos logros emancipatorios (“civilizatorios”) junto a diversas formas de alienación y barbarie. Es en este mundo donde encontramos una pronunciada tradición humanista reforzada por un pensamiento crítico de marcado valor antropocéntrico. En cierta forma, ella se ha constituido no solamente como un movimiento filosófico, sino como un rasgo que ha indicado las dimensiones de sentido de toda una cultura.

Desde el pensamiento griego antiguo, y característicamente con Sócrates, dice Rivas, se pone el germen de una pregunta reflexiva por el ente humano, y de un principio de autonomía de la razón que deriva en un tipo de humanismo centrado o fundado en lo humano como valor. Se puede observar, añade, que aquello griego trasunta una disposición que pone al pensamiento en el camino de la eudaimonìa o eutimia –el estado de ánimo tranquilo-, de modo que la actividad racional aparece destinada para alcanzar la vida buena o la felicidad en la polis como modelo de orden del cosmos.

Mucho más tarde, en una Europa que se torna posmedieval, otra vertiente toma cuerpo junto al proceso de secularización que resulta del “giro antropológico” del Renacimiento, que servirá de plataforma para el despegue del humanismo moderno. Es en la confluencia de estas tradiciones donde se hace evidente el énfasis antropocéntrico –y en positivo- que recorre Occidente, traspasando oscuros episodios de inhumanidad, hasta llegar a la muy celebrada Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.

Pero el antropocentrismo griego –ya en Heráclito, manifiesta un pensamiento de lo humano con un sentido de la limitación: el ordenamiento del microcosmos humano (lo “particular”) según el orden de la physis (lo “común”):

Por ello es necesario seguir lo que es común, pues lo común es lo que une. Pero, aunque el logos es común, la mayoría vive como si cada cual tuviera una inteligencia particular” (Fragmentos de Diels Kranz no. 22)

Las facultades individuales (de razón e “individuación”) se deben supeditar a un logos común. Entonces a una antropología fundada en una jerarquía superior que constituye ese mismo logos. Logos en tanto physis, el modo del cosmos.

Existe cierto consenso para admitir que en Occidente el humanismo epocal fue un resultado de la decadencia de la escolástica medieval, y la concepción celestial y escatológica -de los tiempos finales en la divinidad- como se vivía ese mundo. En especial fueron “humanistas” quienes se dedicaban a los studia humanitatis, en oposición a los studia ecclesiasticis, los que revalorizaban lo humano y su dignidad en la influencia directa de un mundo grecorromano del pasado que, sin embargo, se experimentaba lleno de futuro. El “giro antropológico” de ese presente buscaba en un pasado otros fundamentos de un proyecto de existencia.

Renacimiento significa redescubrimiento del interés por lo humano, nuestros sentimientos, fuerzas intelectuales, pasiones y sentimientos estéticos. Significa una disposición afectiva de exaltación, de admiración, que pone en el plano privilegiado y optimista de la reflexión la excelencia de la figura humana. Lo medieval representa, entonces, para ellos, una disposición pesimista. Otro elemento destacado respecto de la tradición medieval aparece como exaltación del libre ejercicio de la autonomía del poder del juicio, lo que separa de uno de los principales baluartes del pensamiento cristiano medieval: la fidelidad a la tradición de la autoridad eclesiástica de las interpretaciones.

La cuestión crucial del libre albedrío, muy complicada y disputada en el pensamiento cristiano anterior –un eje, como era, para la posibilidad de enjuiciamiento divino de los actos humanos- se transforma ahora, de modo que ya no se constituye como observancia de una metafísica trascendente a lo humano. Emergen aquí las formas ya modernas del quehacer antropocéntrico de la acción como cuestiòn “ètico-política”, como formas de la autodeterminación antropológica.

El ser humano es el más afortunado de los seres –dice el entusiasmado Pico Della Mirandola en su Discurso sobre la dignidad del hombre (siglo XV)-, pues en él se trata de una “naturaleza indefinida” que ha de ser determinada en función de una libertad que se constituye en el más precioso don de la divinidad.

Lo que sufre notablemente en este proceso es lo que podemos llamar disolución del “principio de autoridad”. Las cuestiones de la autoridad cultural y social en el mundo profano y de la estructura de legitimidad de la jerarquía eclesiástica medieval, significan una paulatina pero profunda revisión de los fundamentos de poder civil y político. La autodeterminación humana por el libre albedrío desembocó en una nueva manera de comprender la política y las relaciones tanto sociales como económicas –que fluían entonces como liberación y crecimiento del comercio mediterráneo; la navegación de ultramar y el “descubrimiento del nuevo mundo”-.

La cuidad –mundanizada- se reconfigura desde lo proyectado y decidido por los miembros de la polis, con un reemplazo de los absolutismos medievales que conducirán a los Estados absolutistas y al racionalismo modernos. Ambos deberán confrontarse con la cuestión del lìmite de las posibilidades.

 

TAGS: #Filosofía #Humanismo #Renacimiento

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

La ansiedad climática la sienten personas de todas las edades, en todas partes. Ella se asocia a varias emociones dolorosas y complejas: tristeza, miedo, enojo, impotencia, culpabilidad, avergüenza, deses ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los jóvenes deberán aprender a convivir con la ansiedad climática

El balance de este esfuerzo por llevar a la práctica el proyecto social de un buen vivir demuestra las complejidades que implica, y expone las fuerzas sociales opuestas que enfrenta.
+VER MÁS
#Política

El Yasuni: una política concreta de aplicación del buen vivir

La derecha tiene el derecho a desmarcarse del fascismo, pero no tiene derecho a mentir con un desprecio absoluto por la historia,
+VER MÁS
#Política

La mentira que difunde la derecha en redes sociales

La apelación a la tradición ("ad antiquitatem") es una tradicional falacia lógica. El que algo se haya venido practicando desde tiempos pasados, no permite concluir por sí solo que haya contad ...
+VER MÁS
#Política

Tradición de crueldad

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Es un generalizado negacionismo cultural de la otredad, lo distinto, lo ajeno, lo que desagrada o molesta.
+VER MÁS
#Sociedad

Bloqueo, censura, veto o anulación