#Ciudadanía

Meritocracia chilena ABC1: Perpetuidad de privilegios

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz sostiene en El precio de la desigualdad” que el 90% de los niños que nacen pobres mueren pobres, por más esfuerzo o mérito que hagan. Como contrapartida, el 90% de los chicos que nacen ricos mueren ricos, independientemente de que hagan mérito para ello o no.

Siguiendo a Stiglitz, la desigualdad se perpetúa desde la guardería hasta la universidad debido a que:


En Chile el apellido tiene un poder predictivo relevante en los ingresos. La estratificación social es persistente. En otras palabras, hay una cierta movilidad social, pero con techo.

Las personas no han ido a institutos que les preparan para entrar a universidades de elites, y no han ido porque antes no fueron a los colegios adecuados. Y no fueron a esos colegios porque antes no fueron a preescolar y tampoco a las guarderías necesarias. Todo esto está relacionado con la segregación geográfica, y lo irónico de la llamada meritocracia es que se basa en que la gente adquiera las competencias necesarias para tener éxito en esa meritocracia, y los padres ricos pueden dar grandes ventajas a sus hijos.

De acuerdo a la economista Andrea Repetto (2012), en Chile el apellido tiene un poder predictivo relevante en los ingresos. La estratificación social es persistente. En otras palabras, hay una cierta movilidad social, pero con techo.

El estudio “Desigualdad, segregación y resultados educacionales” (2014) del Centro de Estudios Públicos (CEP), realizó un cruce entre los datos de remuneraciones promedio y puntajes SIMCE según la estación del metro en que se viva, encontrando estrechas correlaciones entre el lugar donde se vive, el grupo socioeconómico y resultados académicos.

La meritocracia que no considera el contexto social como condicionante del esfuerzo de cada persona para alcanzar sus objetivos, logra en definitiva la consolidación del statu quo, paralizando la movilidad social.

Según la socióloga francesa y docente de la Universidad de Chile, Emmanuelle Barozet, con el golpe militar de 1973 y la posterior dictadura, el neoliberalismo consagró el ideal del esfuerzo individual como forma de conseguir privilegios. No obstante, de acuerdo a Bazoret, “La meritocracia es una ilusión en muchas partes en el mundo. Si uno ve a la gente de la parte baja de la escala social, esa gente puede esforzarse lo que quiera, y no siempre conseguirá lo mismo que a los que les ha ido bien”.

El doctor en sociología Matías Cociña señala que:

-Un sistema meritocrático tiene el problema de que tiende a generar escenarios en que los ganadores se llevan todos los premios.

-Una sociedad organizada en torno a la idea de meritocracia corre el riesgo de erosionar las bases democráticas de la convivencia. En The rise of Meritocracy, el protagonista expresa “hoy francamente reconocemos que la democracia no puede ser nada más que un anhelo, y tenemos un gobierno no tanto del pueblo, sino de las personas más inteligentes; no una aristocracia de nacimiento; no una plutocracia de la riqueza; sino una verdadera meritocracia del talento”.

Christopher Hayes resume la Ley de hierro de la meritocracia: “La desigualdad generada por un sistema meritocrático crecerá lo suficiente como para trastocar los mecanismos de movilidad. La desigualdad de resultados hace imposible la igualdad de oportunidades”.

Para finalizar, y pensando que la educación formal puede generar cierta movilidad social ascendente, ¿Cuánto cuesta estudiar en colegios top que obtienen los mejores puntajes PSU?

– Cambridge: el costo de la matrícula del estudiante que ingresa a kinder es de $281.000 y la cuota de incorporación es de $616.258.

-Cordillera y Tabancura: matrícula de $401.920. Cuota de incorporación para un estudiante de kinder es de $2.441.522. La mensualidad se eleva a los $314.569.

-Itahue de Chiguayante: matrícula cercana a los 289.000 pesos. Cuota de incorporación de un niño que ingresa a kinder es de $509.083 pesos. La mensualidad por diez meses tiene un costo de 289.373 mil pesos.

-Albamar: la colegiatura mensual es de $241.444 al igual que la matrícula. La cuota de incorporación se elevaría a $1.205.172.

– Grange School: cuota de incorporación asciende a los $4.823.044, a lo que hay que sumar $133.900 pesos más por concepto de gasto administrativo de admisiones. La matrícula es de $321.536 y la mensualidad alcanza los $626.995. En total, el gasto por incorporar a un niño en kinder es de $11.414.156.

– Colegio Alemán de Concepción: el valor de la matrícula y la mensualidad es de $290.000, mientras que la cuota de incorporación asciende a $1.330.000.

-La Girouette: cuota de incorporación de $1.607.681 y matrícula de $203.000. La mensualidad para quienes quieran ingresar a sus hijos en prekinder es de $302.100, mientras que la colegiatura en  3º y 4º año de enseñanza media alcanzaría los $445.400 mensuales.

Lincoln Internacional Academy: cuota de incorporación de $3.215.528 y matrícula cercana a los $322.000. En tanto, la colegiatura asciende a los a más de 396 mil pesos mensuales.

(Fuente: Publimetro; 27/12/2017).

 

TAGS: #ChileActual #Desigualdad meritocracia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
ciudadano_preocupado

19 de Abril

Jorge
Buenos Días

He leído tu columna y déjame decirte que no dices nada nuevo , es más , sale a aflorar el famoso “resentimiento” por tener apellidos ” Molina Araneda”. Sin embargo , apoyo lo que dices (en parte) , desafortunadamente en este país si no tienes los recursos económicos necesarios como para ir a un colegio caro y sobre lo mismo crear y potenciar una red de contactos, estas frito….nunca podrás optar a un trabajo con una remuneración importante y menos un puesto o cargo directivo.
Hay un sesgo que también detecto , te puedo decir que no todos los alumnos de dichos colegios son todos genios con un CI alto. Es mas , me atrevería a decir que hoy por hoy , no pagas la educación , sino mas bien pagas los contactos que tendrás mas adelante . Te lo digo por experiencia propia , fui alumno de unos de los colegios que mencionas y nunca fui el mas inteligente de mi curso , si saque un buen puntaje en la PAA (se me cayó el carnet) , pude estudiar en una U prestigiosa (PUC) y eso me da hoy por hoy una estabilidad laboral , social y económica.
Si hubiese ido a un colegio de letras , es probable que hoy estaría trabajando como guardia o algún trabajo de medio pelo donde ganaría 300 lucas.
La columna esta correcta en el planteamiento , pero no aborda la problemática real que es una buena educación . Creo que tu comentario apaga el fuego con bencina.

Saludos

19 de Abril

Qué tienen q ver mis apellidos respecto d un potencial resentimiento? Eso no se lo acepto a nadie, menos a alguien q se escuda tras un seudónimo. Estoy muy orgulloso d mi familia. Además, estudié en el Instituto Nacional. Se señala q x asistir a colegios privados el CI es superior? Tienes muchas corazonadas pero nada d comprensión lectora y argumentos.

José Sepúlveda Ruiz

24 de Abril

Acabas de reafirmar punto por punto lo señalado por el autor de la columna.

24 de Abril

Es una excelente y bien pormenorizada columna que relata lo que lamentablemente y de forma cotidiana ocurre en nuestro país.

El autodenominado “ciudadano preocupado” carece absolutamente de fundamentación.

26 de Abril

La meritocracia suele tratar a las personas por lo que reciben, no por lo que entregan. Es lo mismo que tratar una fábrica que produzca muebles por el dinero que gane al venderlos. El aporte de la fábrica no es el dinero, sino los muebles. El dinero entra a la fabrica, los muebles salen de ella. El aporte o el mérito de la empresa son sus muebles, su calidad, cantidad, etc. El merito de la fábrica no es el dinero que gana. Lo mismo ocurre en la mal llamada “meritocracia”. Las personas valen por sus ingresos. No por sus egresos, por su aporte laboral, los bienes o servicios que producen. La meritocracia olvida algo fundamental: nadie produce dinero. El dinero lo produce el Estado. El dinero se gana, se succiona. No se produce. Lo que las personas producen es su trabajo. En todas la epocas la excelencia, el mérito, la valía, ha tenido que ver con lo que las personas entregan, no con lo que reciben. También podríamos entender el mérito de nuestro país en el contexto mundial, en el sentido de qué es lo que estamos aportando. Lo que el país recibe del exterior en términos de dinero es un indicador, lo que el país da en términos de bienes, servicios, es otro. ¿Qué estamos aportando? ¿Cuál es nuestro aporte?

sebastian cordova

16 de Agosto

Aca hay un tema que no se habla, hay 2 opciones de surgir en la vida, una es buscando un buen trabajo y la otra vendiendo algo y creciendo hasta hacer esa venta en una gran empresa. Una es mas fácil que la otra. El chileno promedio Se basa en contactos amiguitos, favores, asaditos, una red para protegerse. Eso esta bien ya que se nos inculca a que debemos pedir un trabajo, nos deben dar lo que solicitamos, desde la educación hasta nuestra casa. MIENTRAS MAS TE DAN MENOS LOGRAS EN LA VIDA, y por ende menos recompensado eres, el obrero sueña que su hijo sea el jefe de la obra y al momento de Apitutarlo ese jefe ya movió a su hijo para el cargo . Lo que queda son dos opciones una tratar de buscar un buen trabajo estudiando mucho en las universidades mas prestigiosas, aprender muchos idiomas, irse al extranjero, acercarse a algún conocido( Y TENER SUERTE) y la otra es emprender una empresa propia. Una de las razones de la pobreza es que esa persona estudio y solo se preparo para que le den una oportunidad de trabajo, si no le llega ese trabajo, deberá conformarse con lo que tiene o ser uno mas de la falta de oportunidades

Ver todos
Ocultar