#Ciudadanía

Cuarenta años del Estado subsidiario chileno: ¿Cuál es el beneficio?

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Este año 2021 el modelo de Estado subsidiario en Chile cumple cuatro décadas desde su imposición (literalmente a sangre y fuego) por la dictadura cívico-militar, con José Piñera como responsable “técnico” del modelo y la junta de gobierno, encabezada por Pinochet, como responsables políticos.

Cabe recordar, que antes de la instalación de este modelo de Estado mínimo o neoliberal, el Estado chileno consagrado por la Constitución de 1925 era del tipo de compromiso o desarrollista. Es decir, era una institución a cargo no solo de resguardar el orden público, sino de orientar y participar e incluso conducir el desarrollo productivo a través de empresas públicas y mixtas; responsable de la salud de la población por medio del Sistema Nacional de Salud, centralizando los criterios médicos, clínicos, epidemiológicos en el Ministerio de salud pública; dedicado a la educación de la población en todos los niveles que existían en la época; y en definitiva en todos los ámbitos del desarrollo humano de la ciudadanía, lo que a la fecha de septiembre de 1973, la Constitución política imperante consagraba un Estado social de derecho.


Cuando se habla de la necesidad de reformular al Estado de derecho, se habla principalmente de la urgente necesidad de repensar un modelo que permita un equilibrio efectivo entre una actividad económica con libre iniciativa, pero con atención a las necesidades de población

A contrario sensu, con las reformas autoritarias neoliberales, se estableció el principio de subsidiariedad estatal, en el que básicamente se retrotrae la estructura normativo e institucional del Estado a la concepción liberal clásica, con excepciones muy puntuales en materia de actividad económica y de propiedad, circunscritas a la minería metálica y no metálica.

El nuevo régimen instalado a partir de la Constitución de 1980 traslada el centro y control productivo a la iniciativa privada, estableciendo obstáculos como leyes con cuórums calificados altos, difíciles de lograr (particularmente bajo la lógica de un sistema elección de congresistas que sobrerrepresentaba a un sector político) para impedir la iniciativa empresarial estatal, el Estado abdica su rol de garante de los derechos sociales y le entrega al mercado la provisión de los servicios necesarios para satisfacer las demandas y necesidades que surjan del ejercicio de derechos básicos como educación, salud, seguridad social y vivienda, entre otros.

Bajo esta tipología de Estado subsidiario de derecho, el bien jurídico supremo a resguardar no es la libertad de las personas; como José Piñera ha declarado en su propio sitio web, ni siquiera la libertad individual de elección, sino el resguardo a la explotación de las actividades productivas ya desarrollas por el Estado o protegidas por este, en manos de privados, como ha sido documentado en varias investigaciones periodísticas y académicas.

El modelo exitoso, en consecuencia, lo es en virtud del endeudamiento de trabajadores y trabajadoras, sin posibilidades de acceder a créditos razonables para acceder a la vivienda, pues el mercado no está regulado. El sistema financiero obtiene créditos a precios irrisorios para el primer mundo a costa del ahorro forzoso de trabajadoras y trabajadores, quienes no logran autofinanciar más allá del 20 % de la tasa reemplazo de la última remuneración percibida según la Fundación Sol. Los accesos a créditos hipotecarios para acceder a la casa propia es posible solo para un porcentaje muy bajo de los trabajadores y trabajadoras por cuenta propia o dependientes, y un porcentaje no menor se va a manos de el 10 % de mayores ingresos para inversión y obtención de renta.

En consecuencia, a 40 años de instalación de un Estado subsidiario de derecho, los beneficios que prometió José Piñera de libertad, de propiedad de los trabajadores y trabajadoras de las empresas privatizadas chilenas a través de las AFPs, de un acceso universal de la población a la educación a través del mercado, pero a endeudamiento tal que les sea imposible acceder a la casa propia, por ejemplo, son indicadores de que la promesa de bienestar general por medio de la agregación de los intereses individuales no es tal.

José Piñera, sus adláteres y sucesores en la defensa de un modelo depredante requieren de este Estado mínimo de derecho, tanto para la mantención de privilegios solo vistos durante el siglo XIX, como también para fundar la justificación de la desigualdad en la distribución de los ingresos.

Y esto último se encuentra en el centro del modelo subsidiario de Estado de derecho, ya que la desigualdad no solo es deseable debido a que estimula la competencia y esta posibilita la disciplina, según  la teoría que defiende José Piñera, lo es también porque se funda en la ley (Estado de derecho), y la ley es igual para todas las personas; según este razonamiento, y en esa retorcida argumentación, la desigualdad de ingresos, es por tanto natural y afecta a todos los habitantes, negando de este modo que la exclusión del grueso de la población de la riqueza que se produce en el país sea por imperfecciones de un modelo explotador de su propia gente.

Este es el modelo que defiende José Antonio Kast, cuando habla de “recuperar Chile”, la UDI o RN cuando se plantan sin desparpajo al habar de menos Estado, si ya es imposible menos Estado. Se creen dueños naturales de privilegios que José Piñera, a través de la “manu militarii” les vendió a esos grupos a precio de huevo, rematando no solo al Estado, sino también a la dignidad de todo un pueblo.

Por tanto, cuando se habla de la necesidad de reformular al Estado de derecho, se habla principalmente de la urgente necesidad de repensar un modelo que permita un equilibrio efectivo entre una actividad económica con libre iniciativa, pero con atención a las necesidades de población, donde el Estado de derecho permita la efectiva protección de la ciudadanía en su dignidad y en sus derechos.

 

TAGS: #ConstituciónDel80 #NuevaConstitución Estado Subsidiario Rol del Estado

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

30 de Abril

El Estado Subsidiario es producto de ver que el “Estado desarrollista” no es otra cosa que un botín de los grupos de poder, y en particular de los políticos. Dado eso, viendo como se tironeaban por ver quien era dueño de tal o cual reducto de poder, sin importar si producía bien, si cumplía el rol al que esa empresa estaba llamada, etc. se produce una salida a la privatización.
Como ha pasado tiempo desde eso, el olvido es aliado de frases del tipo “reconquistar el poder” e incluso volver a modelos de desarrollo de los años 20 (1920…). Para que decir, algunos tratando de incluso aplicar el bolchevismo en la “nuevo” camino..
Como siempre, la izquierda usa un modelo utópico e idealista para comparar la realidad, y así hacer verla como un desastre. Pero si fueran justos, deberían comparar la realidad con el minuto en que dejaron el poder (73).
Y, la guinda: “…sin posibilidades de acceder a créditos razonables para acceder a la vivienda…” ¿sabrá el columnista que en los años 70 existía una forma de pago llamada “letras”, en que la tasa era distinta para los ciudadanos según su color, partidismo y trabajo? Ahí se acaba lo de “razonable”…cuando se le da herramientas a los políticos para hacernos la vida imposible. De eso nos liberó el Estado subsidiario.

01 de Mayo

Don Arturo, tanto tiempo.

¿Sabrá, usted, que gracias al Estado desarrollista, los niños sí fueron considerados primero para su alimentación y control sanitario? ¿Podemos decir lo mismo hoy, con todo el éxito del Estado subsidiario? Le ruego reflexione estas preguntas en su severidad y trate de alejarse de la perspectiva sobrevalorada de lo macroeconómico, porque cae en la trampa del sesgo ecológico y del promedio.

Por último, estoy muy enterado y documentado respecto a lo que ocurrió en Chile desde los primeros registros humanos, pasando por las invasiones prehispánicas, las europeas, la colonia, el proceso de independencia, la organización de la República y todo lo posterior hasta nuestros días.

Quien debería revisar el estado actual para el acceso a créditos hipotecarios según quintiles de ingreso es usted, y le prometo que, de hacerlo, se llevará una muy triste sorpresa, porque el mercado no resuelve las necesidades para muchas personas.

Usted argumenta respecto a lo que sucedió hace cinco décadas atrás, mientras que mi objetivo es argumentar sobre lo que debemos construir hacia el futuro, sin olvidarnos de lo que ha sucedido hace 200 años atrás. La historia es cíclica, dicen algunos historiadores, debe considerar aquello, don Arturo, cuando construya su argumentación para la construcción del futuro Estado en una nueva Constitución.

Saludos,

FRC.

02 de Mayo

Estimado, SU argumento se construye desde el maravilloso pasado del Chile estatal de la Constitución del 25; si vuelve a leer su artículo, se dará cuenta que usted invocó el pasado para criticar el presente, y esbozar que el futuro debería ser parecido a ese pasado glorioso.
Pasado que no fue tan glorioso; terminó por colapsar porque cuando el Estado es poderoso, es el objetivo de los grupos de poder, que tironearon tan fuerte que lo derrumbaron el 73. Lea bien las causas de lo sucedido, y verá que tuvo mucho que ver con ese poder.
Mi comentario no dice que el mercado resuelve todo. El mercado es solo el libre acuerdo entre personas para un intercambio; lo que ha pasado es que, en todos lados del mundo se avanzó en algo que si es hijo del mercado, pero aunque se quiera sacar el. Mercado de las cosas, seguirá: el monetarismo. Antes habían otras “monedas”: el hambre, los favores, etc, algo que se fue simplificando y se resumió en algo: dinero. Y eso es lo que les carga a los ” Progresistas”.. Que todo valga dinero. Pero eso ES así, no lo pueden cambiar, excepto, obviamente, cambiando la moneda: por ejemplo, la adhesión política se usa de moneda: si votas por mi, tienes una casa; como ese tipo de “moneda” Es más fácil controlar a las masas, algo que el dinero común y corriente logra pero con menos efectividad.
Por lo tanto, NO hay panaceas. No existe un sistema increíble, sino que sistemas que enfrentan mejor o peor ciertas épocas. Veremos si el paraíso saldrá de esta.

02 de Mayo

Don Arturo.

En mi columna no propongo a volver al Estado desarrollista, ni implícita ni explícitamente. Hago el paralelo, con respecto a las dos últimas formas que ha presentado el Estado en Chile, y la necesidad de superar este modelo considerando que la persona en su integridad y en su relación con el ambiente debe ser su norte. Si usted considera lo contrario, es simplemente por el velo en su mente o ideología.

Mención a parte y un debate en la severidad que demanda, es la discusión respecto a las causas que llevaron a la caída por la fuerza de un gobierno legítimamente electo. Usted obvia el hecho que una potencia extranjera confabuló con elemento internos; como Agustín Edward y El Mercurio, la Democracia Cristiana, el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, para derrocar al primer gobierno socialista y marxista electo democráticamente en el mundo.

Habla usted de libertad para contratar. Sin embargo, su reduccionismo obvia que las relaciones comerciales, laborales y privadas en general, adolecen siempre de asimetría en mayor o menor medida, particularmente en una sociedad neoliberal. Hay evidencias y están delante de sus ojos.

Por último, las cosas nunca “son así”. Lo eran “así” antes de la revolución francesa, y ya ve que las monarquías absolutas cayeron, y lo mismo podemos decir de la URSS. Las sociedades humanas son dinámicas, mutan. Y la ventaja de ser racional, es que existe la posibilidad de controlar, en mayor o menor, medida ese cambio.

Atte.

FRC.

02 de Mayo

Don Arturo.

En mi columna no propongo a volver al Estado desarrollista, ni implícita ni explícitamente. Hago el paralelo, con respecto a las dos últimas formas que ha presentado el Estado en Chile, y la necesidad de superar este modelo considerando que la persona en su integridad y en su relación con el ambiente debe ser su norte. Si usted considera lo contrario, es simplemente por el velo en su mente o ideología.

Mención a parte y un debate en la severidad que demanda, es la discusión respecto a las causas que llevaron a la caída por la fuerza de un gobierno legítimamente electo. Usted obvia el hecho que una potencia extranjera confabuló con elemento internos; como Agustín Edward y El Mercurio, la Democracia Cristiana, el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, para derrocar al primer gobierno socialista y marxista electo democráticamente en el mundo.

Habla usted de libertad para contratar. Sin embargo, su reduccionismo obvia que las relaciones comerciales, laborales y privadas en general, adolecen siempre de asimetría en mayor o menor medida, particularmente en una sociedad neoliberal. Hay evidencias y están delante de sus ojos.

Por último, las cosas nunca “son así”. Lo eran “así” antes de la revolución francesa, y ya ve que las monarquías absolutas cayeron, y lo mismo podemos decir de la URSS. Las sociedades humanas son dinámicas, mutan. Y la ventaja de ser racional, es que existe la posibilidad de controlar, en mayor o menor, medida ese cambio.

Atte.

FRC.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Un globo puede viajar hasta 80 kilómetros antes de reventar. La mayoría caen en fuentes de agua y pueden ser consumidos por animales que los confunden por medusas o peces.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Faltan los globos en la prohibición de plásticos de un solo uso

Cuando las ofertas de recuperación del agua, cuidado del medio ambiente y participación ciudadana campean, es bueno asimilar que los procesos muchas veces parten por la acción que desde la ciudadanía se ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Agua como derecho humano y bien común: ¿son tod/as los que dicen ser?

La diferencia fundamental entre la derecha y la izquierda chilena no está en su auto-declarado liberalismo*, sino en la forma en que ambas interpretan la Libertad, si acaso debe garantizarla el mercado o e ...
+VER MÁS
#Política

La tuición por la Libertad en Chile

El día de hoy al parecer es un terreno fértil, para reconocer que las personas tienen algo que entregar . En la soledad de una habitación se han transformado vidas, en las salas de hospitales se han fecu ...
+VER MÁS
#Educación

Educación emocional ¿Cuándo se nos olvidó aplaudir?

Nuevos

Un globo puede viajar hasta 80 kilómetros antes de reventar. La mayoría caen en fuentes de agua y pueden ser consumidos por animales que los confunden por medusas o peces.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Faltan los globos en la prohibición de plásticos de un solo uso

Cuando las ofertas de recuperación del agua, cuidado del medio ambiente y participación ciudadana campean, es bueno asimilar que los procesos muchas veces parten por la acción que desde la ciudadanía se ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Agua como derecho humano y bien común: ¿son tod/as los que dicen ser?

La diferencia fundamental entre la derecha y la izquierda chilena no está en su auto-declarado liberalismo*, sino en la forma en que ambas interpretan la Libertad, si acaso debe garantizarla el mercado o e ...
+VER MÁS
#Política

La tuición por la Libertad en Chile

El día de hoy al parecer es un terreno fértil, para reconocer que las personas tienen algo que entregar . En la soledad de una habitación se han transformado vidas, en las salas de hospitales se han fecu ...
+VER MÁS
#Educación

Educación emocional ¿Cuándo se nos olvidó aplaudir?

Popular

Es curioso que, como humanidad, no deja de fascinarnos la noción de fin de mundo, de apocalipsis, de destrucción del todo, de volver a lo primitivo, a la sobrevivencia.
+VER MÁS
#Política

Fin de mundo

Los abrazos que me faltan; soledad y compañía. Soledad de abrazos no recibidos, esperados, añorados. Demasiados días sin recibir un abrazo, demasiados días sin dar un abrazo.
+VER MÁS
#Sociedad

Los abrazos que me faltan

La Iglesia Católica en vez de reconocer sus errores y pedir perdón por sus actos, decidió callar, encerrarse en sus conventos y meter el menor ruido posible para no dar oportunidad que alguien los critiq ...
+VER MÁS
#Religión

Iglesia recluida en sus conventos haciendo voto de silencio

Esa emoción veraz, ¿es la que sienten las mayorías populares y los sectores de la clase media cuando observan el verdadero ‘sin sentido’ en el Congreso al discutir el retiro del tercer 10% de las AFPs?
+VER MÁS
#Política

La emoción de Paula Narváez. Notas de un liderazgo veraz