#Ciudad

¿Indignante?, o ¿nos falta el humor del ministro Larraín?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Cuando el Ministro de Economía Juan Andrés Fontaine nos invitó a levantarnos más temprano para dirigirnos a nuestros trabajos, y devolvernos más tarde a nuestras casas, con el propósito de disminuir el gasto por concepto de locomoción pública (Metro), a partir de las medidas que toma/avala el ejecutivo para la mayoría de chilenas y chilenos, asegurándole vialidad al sistema de transporte público, no queda más que, o decepcionarse, o indignarse de nuestra indolente clase política. Ni uno, pero es que ni uno de los representantes hizo un sentido reclamo contra tal medida y razonamiento del ministro. Por otra parte, Felipe Larraín, Ministro de Hacienda nos sugiere comprar rosas, por su baja en el precio, y que con el ahorro en los pasajes… era ¡posible!

Permitirse estas sugerencias, desde el equipo económico del gobierno, es la evidencia de que no serán sancionados ni reprendidos por nadie, pero más complejo que eso, no tienen ni meridiana cercanía, ni siquiera por ‘fantasía’ de qué significa vivir en la periferia de la ciudad, en condición de segregación urbana y desigualdad social, política, económica y territorial, con sueldos, que con suerte se encuentran un poco más arriba del mínimo, recibidos, por la mayoría de los trabajadores y trabajadoras de Chile, que por descontado deben sostener a una familia de a lo menos cuatro personas[1].


Permitirse estas sugerencias, desde el equipo económico del gobierno, es la evidencia de que no serán sancionados ni reprendidos por nadie, pero más complejo que eso, no tienen ni meridiana cercanía, ni siquiera por ‘fantasía’ de qué significa vivir en la periferia de la ciudad

En el fondo, se subió la tarifa del metro, alza que se suma a otras permanentes, sea en medicamentos, agua potable, luz eléctrica, en carreteras concesionadas por concepto de peajes, y así otras que no hacen más que aumentar significativamente los niveles de ganancias de las empresas que se encuentran detrás y ‘estresar-endeudar’ a la mayoría de la población, circunstancia que extrañamente no deriva en mayores resistencias desde las personas, sea manifestándose, o bien, declarando más articuladamente su rechazo a tales y cuales medidas (exceptuando los escolares en el metro).

A los anteriores, que pueden entenderse como abusos sistemáticos, se suman pensiones, salud y educación, agregándose y, a buena hora, los referidos a los ambientales, cuando se evidencia la vulneración del derecho a vivir en un ambiente libre de contaminación. Serán los conflictos socioambientales los que lo evidenciarán, donde la COP 25, que se organiza en nuestro país, los pueden relevar con mayor estridencia.

Somos una sociedad vulnerada de forma sistemática y diversificada, que ‘muy cuando en vez’, se revela para decir… ¡no más!, como ocurrió en su momento con el movimiento estudiantil, a propósito del lucro en la educación, su mala calidad y permanente segregación, o bien, el movimiento NO + AFP, que ha avanzado en instalar y reinstalar la improcedencia del actual sistema de pensiones, el cual se defiende ‘como gato de espalda’ para no disminuir significativamente sus tasas de rentabilidad y acumulación transnacional financiera en la que se mueven, movieron y seguirán moviendo. Ya casi olvidado está el caso de los pollos, el papel confort, pañuelos y otros papeles de uso personal, donde la colusión de las empresas fue denunciada desde la sociedad civil (CONADECUS), ni siquiera desde la representación política[2]. Bueno, aquí hay una justificada razón de disociación entre el sistema político y las personas. La gente dice y siente una cosa y el sistema político entiende otra, discutiendo desde lo que quieren entender/discutir, y no desde las necesidades de las gentes, como es el alza en el precio del metro y varias otras más[3]. Qué decir de las ciudades Justas e Integradas… ¡una quimera!

Es indignante observar cómo no se avanza resueltamente en impedir el abuso desde aquellos y aquellas que dicen representar a las personas (siempre hay excepciones)… oigan, subieron el precio del pasaje del metro, las autopistas, el agua, la luz eléctrica… ¿qué esperan?… un Ecuador movilizado, una Argentina quemando los vagones de metro, las movilizaciones bolivianas… ¿Qué quieren? ¿Diluir más esta democracia hija de la transición, sepultar la idea de República inconclusa?, o ¿buscan una nueva constitución democrática?, quizás van detrás de esto último, y no nos dimos cuenta.

[1] Ver más en https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2018/07/29/desarrollo-humano-y-sueldo-minimo/

[2] Ver más en https://www.eldesconcierto.cl/new/2017/01/29/conadecus-y-odecus-heroes-ciudadanos-y-el-sistema-politico/

[3] 2.- ver más en https://www.eldesconcierto.cl/2017/01/07/la-contrademocracia-los-gobiernos-y-los-proyectos-politicos/

TAGS: #Democracia #GobiernoPiñera Descontento Social

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
anysur

19 de Octubre

Hice un ejercicio simple en mi hogar, tome el sueldo de mi madre hace 30 años, y le aplique el IPC acumulado en estos 30 años (que indica la calculadora del INE), y comprobé que el sueldo de entonces de mi madre con suerte equivale a unos 200 mil de hoy, ni cerca del mínimo. Mi madre no era pobre, es profesional. No me encaja como que la inflación no la reflejan los números, no hay correlación

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
Los partidos tradicionales fueron, en su mayoría, muy castigados con estas elecciones.
+VER MÁS
#Política

Una convención ciudadana

Mas allá de los cambios de signo político en las comunas del país, lo que ha sucedido en la elección de gobernadores regionales, también redistribuye el poder, y constituye una oportunidad de escribir ...
+VER MÁS
#Política

La región que queremos está de vuelta

El diálogo, la política, la buena política, puede permitir dejar de lado la guerra y el dolor del pueblo palestino de ver fallecer a sus jóvenes.
+VER MÁS
#Internacional

Rechazo a la guerra israelí contra Palestina

Nada es más nocivo para el ser humano, que el olvidarse de lo único que le da sentido a nuestra existencia: la noción de la propia muerte como un «morirme».
+VER MÁS
#Sociedad

Covid-19, muerte y sentido

Nuevos

Los partidos tradicionales fueron, en su mayoría, muy castigados con estas elecciones.
+VER MÁS
#Política

Una convención ciudadana

Mas allá de los cambios de signo político en las comunas del país, lo que ha sucedido en la elección de gobernadores regionales, también redistribuye el poder, y constituye una oportunidad de escribir ...
+VER MÁS
#Política

La región que queremos está de vuelta

El diálogo, la política, la buena política, puede permitir dejar de lado la guerra y el dolor del pueblo palestino de ver fallecer a sus jóvenes.
+VER MÁS
#Internacional

Rechazo a la guerra israelí contra Palestina

Nada es más nocivo para el ser humano, que el olvidarse de lo único que le da sentido a nuestra existencia: la noción de la propia muerte como un «morirme».
+VER MÁS
#Sociedad

Covid-19, muerte y sentido

Popular

El sentido de comunidad es un factor que debemos desarrollar aún más. Implica a los familiares, amistades, profesionales de los equipos de salud directamente relacionados y, obviamente, los propios enfermos.
+VER MÁS
#Salud

¡Viva la Corporación ELA!

El populismo que viene creciendo con fuerza en nuestro país puede ser convertido, más allá de los propósitos y la consciencia actual de sus representantes más notorios, en una vía de escape, una salid ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Hablemos de populismo en el Chile de hoy?

Creemos que en el momento constituyente en el que estamos, se hace necesaria una revisión de las potestades del presidente sobre el legislativo, así como también una oportunidad de los congresistas de ej ...
+VER MÁS
#Política

No es ´cocina`, es cambio de régimen. La obsolescencia del sistema presidencialista

No nos engañemos, no confundamos los conceptos de estratificación, con los de clase. Las clases difícilmente se mueven, se superan, ascienden y dejan atrás el lastre de las carencias.
+VER MÁS
#Política

La clase media o en vez de la miseria