#Ciudad

Historias sobre el Cinzano

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El bar Cinzano nació en 1896. Mi abuela, que vivía en Cumming, a escasos 50 metros del bar aquel fundado por italianos, nació en 1895. Su padre, mi bisabuelo, veterano de la Esmeralda de la Guerra del Pacífico y enterrado actualmente en la cripta de la plaza Sotomayor, debió alguna vez concurrir a aquel lugar.

Más tarde, llegó mi abuelo inmigrante, desde Brighton, Inglaterra, como ingeniero del proyecto de fibra óptica de la época, aquel que permitía conectar mediante el telégrafo a Chile con el mundo. Se terminó quedando en Chile y legó algunas experiencias de energía solar tan raras como innovadoras para la época, tanto como el diseño de redes de alcantarillado y agua potable a algunos sectores de la población, según rezan los circulares fierros forjados que están en la Municipalidad de Valparaíso, en la calle Condell, como en la casa del rector de la Universidad Santa María, lo cual le costó su apacible vida británica por el cambio de moneda figurando un trabajo por el que termina pagando, en vez de ser pagado. Él también vivió en esa casa de Cumming, y quizás recaló en él.


El Cinzano cumplía ofreciendo esa identidad de lugar valioso o sagrado, que a todos nos ha convocado, tantas veces como muchas, y que nos permiten reconocernos en un bar de todos, un bar que nos aprueba al ingresar

En alguna época, muy joven, en la Intendencia de Raúl Allard, durante el gobierno del expresidente Ricardo Lagos, tuvo lugar el festival Chile Poesía, gran jornada de domingo de marzo en 2001 en la cual poetas de la talla de Ernesto Cardenal o Gonzalo Rojas, entre muchos otros, declamaban poemas desde los balcones de la plaza Aníbal Pinto, a un costado del actual edificio de la Intendencia, como posteriormente lo harían las Escuelas de Rock con las noches de los balcones. Tuvimos ocasión, en esa velada, de departir en el desconocido segundo piso del bar Cinzano con Ernesto Cardenal, Gonzalo Rojas, Raúl Allard, y Katrina Sanguinetti, seremi de Gobierno de la época, de grandes cualidades organizativas. Ese lugar, su balcón, era uno de los puntos poéticos, junto al edificio con balcón contiguo al café Riquet y al edificio de la Cooperativa Vitalicia al frente, obra del arquitecto hermano de la abuela citada al comienzo, Alfredo Vargas Stoller, también autor, en Valparaíso, de teatros emblemáticos como el Mauri o el Pacífico en el barrio Puerto, y desde luego el mítico teatro Valparaíso, hoy devenido en Ripley en la plaza Victoria, un “gran centro comercial”.

Más tarde, viviendo en los altos del bar Cinzano, solía escuchar los momentos de mayor jolgorio y festejo de sus asistentes, lo cual era un imán que me llevaba a bajar desde ese antiguo cerro Concepción -antes del boom- hacia su barra y mesa, encontrándome, siempre, con muchas amistades que hacían de la fiesta comunitaria su pasión. Mucho tiempo después, en junio de 2008, me enteré del fallecimiento de Carmen Corena, voz emblemática junto a Manuel Fuentealba, que nos regalaba siempre su valioso tiempo y alegría entre tangos y boleros para escuchar y que invitaban a la conversación, al canto y al baile.

Manejando al sur, en ese momento, enterado de la triste noticia y a sabiendas del concierto en la Universidad Santa María que el talentoso amigo argentino de Valparaíso, Pedro Aznar, brindaba, me animé a llamar para sugerir que sería una linda idea que Aznar fuera -luego de su concierto- a cantar el “Chipi-Chipi”, la  emblemática versión de la “Carmencita”. Por supuesto que accedió y llamé al dueño del bar Cinzano para contarle que Pedro Aznar iba ese sábado y cantó, como consta en algún registro de Youtube, buscado con paciencia. Estuve a 800 km esa noche.

Algo más tarde, en medio de los problemas de Valparaíso y su destino, hace no muchos años, organizamos una junta entre cuatro gonzalos para hablar de Valparaíso: llegamos como síntesis a los elementos esenciales; el aire, la tierra, el agua y el fuego. Llegaron a la conversación Gonzalo Bravo, actual Obispo de San Felipe y antiguo párroco de la  Matriz; Gonzalo Ilabaca, pintor y reconocido defensor del hábitat del mar de una ciudad particular; Gonzalo Undurraga, arquitecto y urbanista enamorado de los contrastes de una ciudad que lo invitó a vivir con él, y el suscrito.

Una noche de semana en que la conversación fue acogida por el mismo bar de siempre, que no importaba la hora, pero que siempre estaba disponible para arreglar el mundo. Aquello quedó en una conversación inquieta, algunos escritos no publicados -cada uno habrá hecho lo suyo-, en algún cuadro pintado como el que ocupa mi living, pero siempre, siempre, el Cinzano cumplía ofreciendo esa identidad de lugar valioso o sagrado, que a todos nos ha convocado, tantas veces como muchas, y que nos permiten reconocernos en un bar de todos, un bar que nos aprueba al ingresar. Los que no alcanzaron a ir, se han perdido su ambiente de comunidad. Los que fuimos, sabemos, a todo evento, que no podemos interrumpir 124 años de historia por estar ubicado en la zona cero que no ha dejado nada a salvo, ni de una pandemia que está cambiando las bases de relacionarnos.

Valparaíso siempre es una tarea y el Cinzano no es la excepción.

TAGS: #Cinzano #PatrimonioCultural #Valparaíso

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

18 de Febrero

Se de lo que habla: creó haberme mareado en el Cinzano a los 16 después de una concentración de PS apoyando a Allende, allá por 1970. Y como se del ambiente que describe, me permito mencionar a un Bar que estaba a 15 metros del Cinzano hacia Esmeralda: el Neptuno, atendido por Willy Mûller, un bar magnífico, con la pared de fondo pintada con genial mural del Neptuno con la cara de Mûller y su tan característica y prominente mandíbula inferior o “pera”.
Willy era un gringo amable, afable, sonriente…todo lo contrario al ultimo dueño del Cinzano y a su padre, seres hoscos, toscos, con eternas caras de malas pulgas.
El Cinzano quedará posiblemente quede como ente mítico, pero los hubo mejores, mucho mejores, como el mencionado Neptuno, el Bar Inglés o el London.

atentamente:
Un viejo bohemio del Cerro Alegre

18 de Febrero

Fe de erratas:

“Dios” Neptuno
“quedará” por “quede”

Chupalo Henry Miller

17 de Marzo

Tan histórico el Cinzano, tan icónico. Tan cumplidor con la cultura. CON LO UNICO QUE NO CUMPLÍA ERA CON PAGARLES LAS COTIZACIONES A SUS TRABAJADORES MUCHO ANTES DEL 18 DE OCTUBRE!!! NEGREROS!!

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

Nuevos

El ser humano dividido dentro de sí es más fácilmente manipulado y controlado, al tiempo que cae mayormente en la desesperación, dando pie a nuevas maneras de generar dinero, o de mercantilizar la propi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Los mercaderes de la desesperación

Un cambio en la dirección política no solo es absolutamente necesario, también es parte de un sistema democrático en donde las mayorías deciden y participan
+VER MÁS
#Política

Aves de mal agüero

En Chile existe una alta tasa de embarazos no deseados, asimismo las cifras de contagio de enfermedades de transmisión sexual también son muy elevadas, situación que ha empeorado con la pandemia.
+VER MÁS
#Educación

Educación sexual, la educación que nos falta

Se entiende por ingreso básico a un pago periódico en efectivo entregado incondicionalmente a todos de manera individual, sin los requisitos de probar los bienes que se poseen o el trabajo que se realiza.
+VER MÁS
#Trabajo

¿Cómo encarar el tema del empleo en el próximo futuro?

Popular

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?

Es vital que la política educativa proponga un marco de acción donde la naturaleza y la educación al aire libre sean la base del sistema educativo, para así asegurar el mejor bienestar socioemocional d ...
+VER MÁS
#Educación

Chile se recupera y aprende al aire libre en la naturaleza