#Todos somos ciudadanos

Nadie se baña dos veces en el mismo río

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Instituto de Historia, PUCV

Aunque los seres humanos acostumbramos tropezar con la misma piedra, no ocurre lo mismo con el curso de las aguas que fluyen. Podemos ir una y otra vez a su encuentro, pero nunca será el mismo cauce y nunca nosotros seremos los mismos que se enfrentan a esa experiencia. Es la esencia del cambio y del tiempo que bien sabía Heráclito, el griego que consagró la frase que titula este texto.

Y lo traigo a colación por el fallecimiento de Eduardo Cavieres, académico, porteñista, Premio Nacional de Historia (2008). Dentro de sus atributos múltiples, consignando el de educador en primer lugar, se encuentra en particular el de historiador que motivó su pasión y sus enseñanzas a generaciones de alumnos que pasaron por su sala de clases.


Eduardo Cavieres no iba por el camino corto como corresponde y sabía, por razones obvias, que el mundo no comenzó con la generación de moda, ni que ella constituyó su estrellato demoliendo la anterior y borrándola del mapa de un plumazo.

Reconocer e investigar el pasado para conocer y entender el presente, es una máxima del investigador de la Historia que con su trabajo nos ofrece una oportunidad para dar lectura a un tiempo anterior que nos constituye. Para quien usa los saberes de esa disciplina, especialmente quienes ejercen funciones de liderazgo, abren la posibilidad de hacer un ejercicio de honestidad necesario, contingente y pedagógico, particularmente hoy en tiempos de noticias falsas, ausencia de educación cívica, pasión por titulares que impiden caer a la bajada o al cuerpo del mensaje y, menos aún, a los afanes de chequear, comparar o preguntar. A veces queda la sensación que son tiempos vacíos donde los mega-relatos que dan sentido y forma a matrices de pensamiento, se escabulleron de un momento a otro y quedaron olvidados en algún rincón de internet.

Por ejemplo, enseñar a los hijos de donde vienen como una contribución para comprender el presente y de ese modo poder afirmar su propio destino, el propio, y también el del conjunto del que forman parte desde  la memoria social y cultural que les da identidad. A ratos, los objetivos profesionalizantes o esta carrera por obtener resultados, se han unido en un pacto con la pantalla que funciona como oráculo y que nos acompaña día a día como el objeto más preciado con que contamos a la vista, banda ancha mediante.

Las llamadas fake news se han consolidado para debilitar la Historia y por eso su rol es tan fundamental hoy como una disciplina que ayuda a saber pensar, a discernir, a distinguir. Eduardo Cavieres no iba por el camino corto como corresponde y sabía, por razones obvias, que el mundo no comenzó con la generación de moda, ni que ella constituyó su estrellato demoliendo la anterior y borrándola del mapa de un plumazo. Eso no existe y es un simple fenómeno pasajero, hojarasca diría algún líder, pues todo vuelve a la sustancia y siempre nos levantamos apoyando un pie en lo que viene desde atrás.  ¿Y cómo una disciplina que nos habla del pasado puede ser piedra angular para construir el futuro? Porque es necesario para apoyar luego, los dos pies, para entender el presente como diría el profesor Cavieres, pero fundamentalmente para sentar las bases del próximo cambio en una sociedad que fluye y no se detiene, como el cauce de un río.

Como investigador y educador, el profesor tuvo en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y en su Instituto de Historia, el pedazo de cielo que todas las personas de buena voluntad requieren para ejercer su vocación, y ese pedazo de cielo le asigna un valor al sistema de educación superior como agente que puede propiciar un desarrollo que sea endógeno y que promueve ambientes de innovación y generación de nuevas respuestas a viejos problemas. En un sentido, el eslabón que ofrece el historiador es una pieza necesaria para administrar el presente y dibujar el futuro de un modo tal que cruce a las disciplinas para cultivar un espíritu de cambio.

Podemos conquistar el futuro a partir de quienes somos, pero saber quiénes somos importa también un desafío, una dedicación, un esfuerzo fuera de las estridencias de quién levanta con mayor fuerza la voz y así, intentar discernir y distinguir cuál es nuestra próxima tarea.

TAGS: Historia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

La cultura es libre como el agua y fluye como un río, su caudal es el territorio, las calles, las plazas, las comunidades, las organizaciones ciudadanas.
+VER MÁS
#Política

Tres dimensiones por la cultura en la nueva Constitución

Nuevos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

Institucionalizar el llamado “capitalismo con rostro humano”, el del estado social y solidario que, con un mínimo del 35% del Producto Interior Bruto, puede financiar la garantía en derechos sociales ...
+VER MÁS
#Política

Gobierno de Boric: ¿echarle agua al mar?

Al final converso con un Nosferatus, me dice que necesitan sentirse parte de algo. “En Chile, la gente está desilusionada de todo. Este es un fin de mundo. El negro refleja algo”; pero tú no eres un v ...
+VER MÁS
#Cultura

Recuerdos de un patiperro: primera impresión en medio de vampiros

Guantánamo es una mancha imborrable en el historial de Estados Unidos, un capítulo que debe cerrar ya y no repetir nunca más.
+VER MÁS
#Internacional

Después de 20 años, Biden debe cerrar Guantánamo de una vez por todas

Popular

China, está construyendo el mayor proyecto de control social y de vigilancia digital, gracias a modernos sistemas de reconocimiento facial, análisis de huellas digitales y perfiles de comportamiento en la ...
+VER MÁS
#Internacional

China, la potencia que actúa en total impunidad

Si no nos vacunamos, estamos poniendo en riesgo a nuestro entorno social y familiar, principalmente a los más débiles, como son los niños, ancianos y enfermos
+VER MÁS
#Salud

Novak Djokovic y su punto de quiebre en contra por antivacunas

Es importante, que, en tiempo de incertidumbre climática, las inmobiliarias confíen en la institucionalidad ambiental del país. En materia de humedales por primera vez se les han definido las reglas clar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ley de humedales urbanos, inmobiliarias y metas climáticas

Que las sirenas que quieren atraer a nuestro Presidente electo al mar turbulento con sus canciones mágicas “expertas, ponderadas y juiciosas” no sean escuchadas y permitan a Gabriel Boric hacer los cam ...
+VER MÁS
#Sociedad

Ulises y los cantos de sirenas