#Ciencia

Becas Chile, la oficina al fondo del pasillo y la pérdida de confianza

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Apenas un año bastó para que las esperanzas de muchas personas en torno a la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación (MinCTCI), se vieran significativamente destrozadas, a juzgar por las reacciones a las informaciones de las últimas dos semanas, en el marco del presupuesto para el año 2021.


Es evidente que el país enfrenta una situación muy difícil, en diversas dimensiones. Sin embargo, la nueva institucionalidad debió haber defendido con más convicción un presupuesto, de por sí bajo, para la ciencia chilena

Más allá de los negativos impactos de las medidas anunciadas (algunas columnas recientes abordan la decisión en torno al programa Becas Chile; ver 1 y 2), las sucesivas controversias han provocado una erosión de la confianza pública en el MinCTCI. Esta semana, dicha pérdida de confianza trascendió a la comunidad científica, instalándose incluso en los propios medios de prensa, en especial a raíz de la suspensión del programa“Becas Chile”. Fernando Paulsen fue quien expresó esta pérdida de confianza con más elocuencia, al señalar que “un Ministro que cree en la ciencia para el país, pone un poco más de resistencia…”, y calificando al ministerio como “la oficina al fondo del pasillo”.

En cierto modo, este era un desenlace inevitable. Desde sus inicios, el MinCTCI se ha caracterizado por una falta de ambición; por la incapacidad de construir una nueva narrativa en torno al fomento de la ciencia; y por una falta de mayor apertura. Y esta pérdida de confianza en el MinCTCI acarrea un grave riesgo: el del retorno de las críticas hacia la idea de un Ministerio para el área. Parece innecesario tener que reiterar, tras tantos años de debate, que pocos países han sido exitosos sin una institucionalidad de alto nivel para la ciencia (la que, en muchos casos, toma la forma de un ministerio), salvo quizás algunas excepciones de países que apuestan por la “fuerza bruta”, con cifras de gasto en I+D o de investigadores sencillamente inalcanzables para Chile en el mediano (o incluso largo) plazo. Además, las experiencias recientes de países que vieron desaparecer sus respectivos ministerios de ciencia deberían servir también para ilustrar este punto. Sin embargo, las controversias suscitadas por decisiones del MinCTCI pueden ofrecer una oportunidad para quienes deseen criticar una idea que siempre encontraron errónea.

Cabe recordar también que la idea de una nueva institucionalidad para la ciencia en el país se discutió por casi ocho años, abarcando dos comisiones asesoras presidenciales, protestas públicas, simposios, debates, y un largo etcétera. Por cierto, siempre existió la sospecha de que el proceso de instalación de una nueva institucionalidad involucraría importantes recursos que en otro contexto habrían sido invertidos en más becas o proyectos. No obstante, si bien esta sospecha acierta en lo general, al mismo tiempo debe ser analizada con cautela, al menos en dos sentidos. En primer lugar, la decisión de no destinar más recursos a la I+D se viene arrastrando desde hace algunos años, con o sin ministerio, con o sin pandemia, con o sin estallido social. En efecto, la última cifra estimada de gasto en I+D como porcentaje del PIB (para el año 2018) es igual a la del año 2011 (0,35%). En segundo lugar, la discusión sobre más recursos enfocados directamente a más becas o proyectos a expensas de una menor “burocracia”, omite un necesario debate respecto a una reforma estructural del sistema de financiamiento científico, enfocada sobre todo en atenuar su carácter exageradamente competitivo.

Sin embargo, una cosa es defender la necesidad de un Ministerio (y de la institucionalidad que le acompaña) para la CTCI, y otra muy distinta es eximir al MinCTCI de un legítimo y necesario escrutinio. Es evidente que el país enfrenta una situación muy difícil, en diversas dimensiones. Sin embargo, la nueva institucionalidad debió haber defendido con más convicción un presupuesto, de por sí bajo, para la ciencia chilena. Más aún, debió haber defendido, y trabajado por, un mejor presupuesto, orientado a expandir un sistema que ya viene arrastrando un grave problema de subfinanciamiento.

Más aún, las actuales autoridades ministeriales debieron haber previsto, ya a inicios de año, el escenario que se avecinaba, creando una mejor narrativa, que revelase el papel que la investigación científica no solo ha jugado en el contexto de la pandemia, sino que también el que podría jugar en la construcción de un mejor futuro (en particular considerando el actual momento político del país), una tarea que debió haber emprendido de la mano de las diversas organizaciones y actores institucionales e individuales. ¿Cuál hubiese sido la reacción pública en estos días si se hubiese socializado con mayor anticipación la aparente imposibilidad de financiar el programa de Becas Chile durante el año 2021? ¿Cuál habría sido la postura de la comunidad científica si, por ejemplo, el MinCTCI hubiese mantenido una mesa de trabajo permanente, en especial con asociaciones de investigadores e investigadoras jóvenes, para analizar el escenario público y explorar alternativas? ¿O si se hubiese trabajado con estas asociaciones para enfrentar los impactos de la pandemia sobre la formación de postgrado, en sus diversas etapas? No obstante, este ministerio ha sido particularmente exitoso en excluir a una gran parte de la comunidad científica de su quehacer, como he señalado en columnas anteriores.

Esta creciente frustración y pérdida de confianza, entonces, ¿implica la necesidad de volver al esquema institucional previamente existente? Desde luego que no. Sin embargo, los eventos que han sucedido en estas últimas semanas constituyen un poderoso llamado de alerta para el MinCTCI, que debe traducirse en una serie de cambios efectivos. El primero es un cambio de rumbo. El MinCTCI debe crear una nueva narrativa en torno a la ciencia y el conocimiento, que supere el actual dogmatismo de la “utilidad” y el economicismo. El momento político que vive el país ofrece una valiosa oportunidad para proponer esta nueva narrativa, que debe reflejarse en la Política Nacional de CTCI que finalmente emane del gobierno. El segundo cambio es una apertura significativa del MinCTCI, partiendo por su Consejo Asesor Ministerial, y seguido por la creación de nuevas (y más amplias) instancias de participación.

Pero el cambio más importante y necesario es uno de convicción. Desde el principio, se ha señalado la idea de que este “no es un ministerio para los científicos, es para la ciudadanía”. Aparte del hecho de que difícilmente hemos escuchado ideas similares de parte de ministros o ministras de otras carteras, resulta evidente que, sin investigadores e investigadoras, y sin un debido apoyo para que puedan hacer su trabajo de la mejor forma, no habrá ciencia que podamos poner al servicio de la ciudadanía. Es el momento, entonces, de que las autoridades comprendan que este sí debe ser un ministerio para los investigadores e investigadoras, tanto para los del presente como para los del futuro. Aquí no hay atajo posible. Solo con un apoyo decidido a la investigación, podremos tener un verdadero Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación para el país, y no una “oficina al fondo del pasillo”.

TAGS: #BecasChile #MinisterioCienciaTecnologíaConocimientoInnovación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Columna de opinión en El Quinto Poder

09 de octubre

[…] [Haz click aquí para ir al sitio web] […]

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Se ha anticipado que sufragarán alrededor de 15 millones de personas, muchos de los cuales habitualmente no sufragan y por lo tanto, su elección no debe ser fácil de anticipar.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Ser o no ser, aprobar o rechazar una propuesta constitucional?

Se ha anticipado que sufragarán alrededor de 15 millones de personas, muchos de los cuales habitualmente no sufragan y por lo tanto, su elección no debe ser fácil de anticipar.

Es precisamente el barrio la primera línea del Apruebo, y tenemos el deber de defender nuestra Nueva Constitución, allí se escribe el nuevo relato de lo que somos como nación y hacia dónde vamos
+VER MÁS
#Política

El barrio: la primera línea del Apruebo de salida

Es precisamente el barrio la primera línea del Apruebo, y tenemos el deber de defender nuestra Nueva Constitución, allí se escribe el nuevo relato de lo que somos como nación y hacia dónde vamos

Lo que tanto soñamos sobre mejorar las condiciones de vida de las personas, hoy está más cerca; los derechos fundamentales están claramente en el corazón de la nueva constitución.
+VER MÁS
#Justicia

Una nueva Constitución se asoma mientras se vulnera la protesta

Lo que tanto soñamos sobre mejorar las condiciones de vida de las personas, hoy está más cerca; los derechos fundamentales están claramente en el corazón de la nueva constitución.

Hoy nos encontramos con un borrador de la Constitución que muestran un aporte considerable para lo que hemos visto en materia del medio ambiente y de la protección de la naturaleza
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Borrador de la Constitución: la esperanza de vivir y dejar a nuestros nietos un país ambientalmente limpio y sano

Hoy nos encontramos con un borrador de la Constitución que muestran un aporte considerable para lo que hemos visto en materia del medio ambiente y de la protección de la naturaleza

Nuevos

Por videollamada bajo un palo de naranja, trabajando en los surcos verá el entierro de su hijo. Rosa sabe que es sólo una más de los millones que viven el dolor de la distancia, la ausencia y el adiós
+VER MÁS
#Sociedad

El surco y el jornal

Se ha anticipado que sufragarán alrededor de 15 millones de personas, muchos de los cuales habitualmente no sufragan y por lo tanto, su elección no debe ser fácil de anticipar.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Ser o no ser, aprobar o rechazar una propuesta constitucional?

La región que podemos observar tiene alrededor de 100.000 millones de galaxias y cada una de ellas tendría, en promedio, unos 100.000 millones de estrellas y, a lo menos, un planeta por estrella, por lo t ...
+VER MÁS
#Sociedad

La importancia de saber que no estamos solos en el Universo

La intensificación tecnológica es entonces, indisociable de la intensificación de la desigualdad y la injusticia (por mencionar dos flores del jardín de indeseables propiciados por deseo) pues posibilit ...
+VER MÁS
#Tecnología

Igualdad, justicia, tecnología y rastrillazos en la testa(ruda)

Popular

No y mil veces no, los profesores no están con licencia porque quieren, es porque el sistema educativo en Chile no entrega las condiciones óptimas y/o mínimas de trabajo
+VER MÁS
#Educación

Se necesita profesora, de reemplazo

Lo que el sistema y la sociedad no entienden es que las soluciones las necesitamos “ahora”, porque cada día que pasa es un día menos de apoyo al crecimiento de nuestras hijas e hijos, a desarrollar su ...
+VER MÁS
#Educación

Hagan funcionar bien sus Programas de Integración Escolar

No es un modelo perfecto, porque no existen. Tampoco resolverá todos los problemas de la noche a la mañana, pero es un camino de salida a la crisis, y probadamente exitoso en el caso de los países que lo ...
+VER MÁS
#Política

Apruebo una nueva Constitución

Es de vital importancia que todos y todas valoremos lo que implica para un país con tantas heridas aún no cerradas, ser capaz de llegar a un acuerdo
+VER MÁS
#Política

Apruebo