#Sociedad

¿Por qué se institucionalizó la violencia social?

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Una gran pregunta.

Una gran y triste pregunta sobre la cual intentaré esbozar ciertos ejemplos que permitan al lector, quizás, encontrar la respuesta que no he podido vislumbrar en estos meses.

La violencia social llegó para quedarse, casi a un nivel de institucionalización colectiva en donde gritar, mofar, exponer a los “enemigos” es parte de una actitud. Es una actitud que puede, eventualmente, transformarse en acción concreta por el mero hecho de que la mal llamada libertad de expresión, ha creado plataformas y momentos en donde se nos permite aniquilar a quienes percibimos como los equivocados.

Es un ejercicio muy sano el participar en democracia, conocer, compartir opiniones pero si este ejercicio se limita exclusivamente a anular al otro, no tiene ninguna pertinencia ya que al final de la discusión solo se logra la satisfacción personal de ser el vencedor de una contienda a la cual, no se ha aportado nada. He ahí el punto respecto de la libertad de expresión: que tu opinión aporte, que brinde información, que permite nutrir el conocimiento colectivo y de ahí tomar decisiones en conjunto como sociedad, no que intente ganar a costa de falacias o argumentos viscerales.

Ello lo he observado este último tiempo desde escenarios muy diversos, ya que se avalan conductas tan insolentes como lo ocurrido con la presidenta, el dar tribuna en un reportaje al agresor de Nabila, señalar que la derrota de Chile se debió a la relación amorosa que mantiene uno de los jugadores de la selección, que la adolescente de 15 años violada en Quinta Normal se lo merecía, o como señaló José Antonio Kast, que en dictadura se veló por los derechos humanos de “muchos otros”. 


He ahí el punto respecto de la libertad de expresión: que tu opinión aporte, que brinde información, que permite nutrir el conocimiento colectivo y de ahí tomar decisiones en conjunto como sociedad, no que intente ganar a costa de falacias o argumentos viscerales.

Cuando nuestros discursos que pueden reflejar verdades, cosmovisiones o proyectos sociales se ponen por encima de los mismos, es que estamos mal enfocados. Y lo estamos porque al final se transforman en una noticia del día y no logran trascender. Un ejemplo es lo del Te Deum.

La comunidad evangélica en diversos momentos, se ha presentado contraria a la agenda valórica que el actual gobierno ha propuesto. Sin lugar a dudas, es que han intentado formal e informalmente, hacer el lobby correspondiente para dar a conocer sus propuestas que aportan y representan a una gran cantidad de compatriotas. El problema es el cómo lo han realizado y si ese mecanismo no termina por limitarlos mucho más. En otras palabras, ¿Logró algo positivo, a nivel de imagen, el obispo y ciertos feligreses al gritar insolencias a la presidenta en el acto del Te Deum? ¿Lograron que sus voces fueran escuchadas, o por último, consideradas por el resto de quienes no profesan la fe o que no están de acuerdo con la agenda valórica? No. No lo consiguieron.

Y digo que no, porque la noticia del día no fue “exponen sus argumentos y se detiene la agenda valórica” o “Presidenta convoca a reunión extra ordinaria con comunidad evangélica para escuchar sus puntos”, incluso “gran cantidad de chilenos no confesionales se suman a causa evangélica”. Nada de eso.

Solo re confirman los postulados y apoyos dentro de la misma esfera y la idea de cualquier agrupación social, es alcanzar simpatizantes fuera del área obvia. Y eso no ocurre, básicamente, por los mecanismos, lenguaje y espacios se utilizan inadecuadamente.

Entonces se recurre a lo más básico: la violencia social. Y me refiero al término violencia no en el sentido físico sino más bien desde el significado del atropello, en donde se nos permite, descarnadamente, destruir al otro. Cuidado, que los límites de la libertad de expresión. Recomiendo una simple lectura a los significados de libertad positiva y libertad negativa expuestos por Isaiah Berlin o revisar su versión más directa en Wikipedia, en donde podremos aprender que no siempre el decir lo que pensamos puede ser un derecho si implica que se usa la violencia social como un aspecto primordial, casi como un objetivo y no como un problema al cual deberíamos intentar evitar. El ejemplo final a esta discusión es el candidato José Antonio Kast.

En una vereda similar a la del mundo evangélico, esta semana apareció una fotografía junto a dos mujeres en donde se aludía que ambas habían sufrido el vejamen de la violación y que por lo tanto, el aborto no es la solución a un embarazo no deseado que se origina en tales circunstancias. El problema no es el mensaje, es el cómo lo hizo Kast.

Probablemente no consideró que con dichos carteles, está formalizando o permitiendo que la violación a una mujer –en este caso- sea vista como algo normal porque al final logró vivir con ello, sentirse plena y feliz. El nudo en todo esto no es limpiar los platos rotos sino evitar que se quiebren. Ese es el dilema y –espero- sea su anhelo personal: que terminen los abusos y no tener que lidiar por siempre con el trauma.

Pero como ya expuse, ¿qué nos quedó de su fotografía? que avala, potencia y permite la violencia. Su mensaje es, violento.

Ante lo cual, y me permito ser abogado del diablo, no logra su objetivo porque al final de cuentas solo se creó una fuerte discusión incluso ridiculización sobre su programa y posturas de gobierno y de sumar simpatizantes, nada. Solo reafirma a quienes ya lo apoyan pero no crece su causa.

Finalmente, los ejemplos señalados podrían tener un espacio muy interesante desde el conocimiento, y ejercicio democrático, ya que perfectamente podrían ser escuchados pero eso no existe. Es tan violenta la forma que ni siquiera alcanza para siquiera dar la oportunidad de conversar sobre el trasfondo, que quizás es mucho más violento aún. Pero es un ejercicio que intento hacer a diario, así por último me siento menos violenta con mis compatriotas aunque lo seamos a diario entre todos nosotros.

TAGS: #Comunicación #LibertadDeExpresión

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

14 de septiembre

Algunos nos parece que los que promueven matar humanos dentro del vientre materno son asesinos y hay que llamarlo como tal y de la unica forma que el gobierno demuestra que escucha: a gritos. El haber aprovechado un turno en el poder, algo temporal, para aplastar estos valores e instituciones permanentes y atropellar con prepotencia a quienes los sostienen tiene consecuencias.

Hay una institucionalidad republicana para dar consecuencia a todo tipo de inquietudes ciudadanas.

Si en lugar de confirmar y enaltecer esa institucionalidad la basurea, menosprecia y destruye se crea esta “plataforma para aniquilar a los equivocados” que usted habla.

Los que se valen electoralmente de este menosprecio a las vias institucionales estimulando esta “plataforma alternativa” que da “la vos de la calle” al obedecer al matonaje callejero inducido por grupos de presión como estudiantes o sindicatos, están equivocados porque si logran realmente dañar la institucionalidad, esa “voz de la calle” se les vuelve en contra, ya no son grupos de matonaje sino que la ciudadania empieza a manifestarse, como los evangélicos, ¿acaso necesitaron salir apedrear micros? La gente de izquierda repite siempre un error: Si usted basurea hasta lograr realmente dañar lo constituido no gana adherentes, solo abre una caja de Pandora.

Saludos cordiales

19 de septiembre

Pero si la columna no apunta a lo que estás diciendo. No leíste bien.
Al contrario intenta poner sobre la mesa que todos podemos de algún modo expresarnos y aportar, el problema es como lo estamos haciendo.

Saludos.

19 de septiembre

Los gritos te ensordecen y no permiten que el gobierno te escuche.

Si leíste la columna, en el último párrafo se señala que el problema no es el mensaje si no la forma.
Y como diría Voltaire, esto no es un problema de qué expresas sino como lo estás haciendo. La columna utiliza ejemplos de problemas ideológicos ajenos pero no intenta criticar ni hundir ni menospreciar.
Al contrario, da luces de que todos debemos aportar porque enriquece el debate pero a gritos, no.
Ni siquiera aporta a las ideas que defiendes porque lo demás siguen ” imponiendo” y tú sigues mirando como lo hacen.
Saludos.

Federico Marx

18 de septiembre

Aqui un claro ejemplo de la izquierda totalitaria, que desea cargarse la libertad de expresion, bajo excusa de que la opinion debe “aportar”.
Si eso fuera cierto debieran prohibir esta columna

19 de septiembre

“¿Por qué contestar el comentario?
Nuestra comunidad se sustenta en la participación ciudadana. Al responder enriquecerás el debate.”

Esa última línea amigo mío, obtenida de este mismo sitio web, es la idea de la columna. Todos podemos participar sin menospreciar y tratar de totalitario a otro, que por lo demás es una falacia.
No sé si leíste el artículo, pero te invito a hacerlo y entender el llamado -y no critica- que hace.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

“La persona mayor tiene derecho a un sistema integral de cuidados que provea la protección y promoción de la salud, cobertura de servicios sociales, seguridad alimentaria y nutricional, agua, vestuario ...
+VER MÁS
#Sociedad

Adulto Mayor a focalizar sus necesidades, por una vejez digna

Así las cosas, el DOM de Santiago tendrá que aplicar el artículo 53º de la Ley Nº 19.880 para invalidar el mencionado permiso y en tal sentido le enviaremos esta columna por WhatsApp a Felipe Alessandr ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipalidad de Santiago beneficia con ardides a cierta empresa

Este proyecto ha sido muy fructífero en temas de salud pública y porque se ha creado un vínculo de confianza, donde las personas en situación de calle nos avisan cada vez que tienen algún problema con ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Biblioteca y centro comunitario Bellavista: Huella animal

Mientras los españoles se reían de ella, dijo: "La afrenta que se recibe por la patria en vez de humillar engrandece"
+VER MÁS
#Cultura

María Olivares y Venancio Coñuepan: Libertadores populares olvidados

Popular

Lean el Informe Valech: en este país, personas fueron violadas por perros, les metieron ratas y arañas en sus genitales, les extirparon a las mujeres hijos de sus vientres metiéndoles los brazos a travé ...
+VER MÁS
#Justicia

Reserva de identidad de la Comisión Valech

Un gran aspecto que los cursos deben superar es que estos no solo se basen en la opinión de expertos. La opinión o los consensos forman la base de la pirámide de la calidad de la evidencia, en otras pala ...
+VER MÁS
#Salud

Reflexiones en torno a los cursos ofrecidos a los cirujanos dentistas

Fue tal el impacto de lo que se hizo en la comunidad que, en el 2013, se realizó un acto en el que se instaló una placa en memoria de Littré Quiroga y Víctor Jara; el homenaje contó con la presencia de ...
+VER MÁS
#Cultura

Población y memoria

Y en cierto sentido eso podría hinchar el pecho de Bachelet de satisfacción por el deber cumplido; sin embargo, el grave error es no haber explicado en qué consistían medidas como la despenalización de ...
+VER MÁS
#Política

Rabia evangélica: otro triunfo de la derecha