#Sociedad

Chile o un país de opinólogos de corto plazo

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Con el sobre poblamiento de las redes sociales, nos hemos convertido en verdaderas fieras de la opinión. Pues si bien, las cosas suceden, han sucedido y seguirán sucediendo, ahora son y posiblemente seguirán siendo objeto de nuestro más agudo y perspicaz comentario.
Twitter, Facebook y otros medios virtuales han propagado lo que antes era una conversación de pasillo. Ese día siguiente, que mientras hacíamos hora en la oficina, era el espacio para exponer nuestro experto razonar respecto de todos los temas que lo ameritasen. La clave era manejar con discreción aquello que decíamos. ¿Y ahora? Ahora no, pues somos opinantes con público.
 
Pero nada de eso es sorpresa, ¿o sí?
 
Lo que sí es sorpresa y admito que me inquieta mucho, es que con este nuevo estándar de opinología social,  tendemos a la facilidad para hacernos eco de opiniones vacías, mal argumentadas o llanamente infundadas y hacer de ellas, una bandera de lucha cortoplacista.
 
Algunas muestras de ello. 
 
Nos alocamos con el terremoto, acusamos a los arquitectos, dueños de inmobiliarias, constructores civiles, apuntamos con el dedo a todos los que pudieran resultar responsables de tantas pérdidas, no atribuibles directamente a la naturaleza. Difundimos imágenes, videos, retuiteamos frases para el bronce, parecíamos una país muy consciente y claro respecto de los derechos de los demás, pero al cabo de un tiempo…nos olvidamos. ¿Y qué pasó con aquellos enemigos públicos, esos arquitectos, dueños de inmobiliarias, constructores tan dañinos? ¿Qué sabemos de los juicios? ¿Qué sabemos de las familias y las víctimas?
 
Después, nos indignamos cuando supimos que finalizaba el plazo para aprobar Barrancones. Vimos videos de los “artistas ecológicos”, le gritamos al presidente que hiciera algo, que detuviera aquella aberración, marchamos por las calles de cada ciudad “comprometida”, portamos carteles, nos mojaron, gritamos más…pero, cuando el presidente intervino y cerró toda posibilidad de instalación en el santuario de la naturaleza, ¿qué hicimos? Lo acusamos de intervencionismo y después…nos olvidamos.
Más temprano que tarde, llegó a nosotros el drama de los mineros. Estaban enterrados, no sabíamos si estaban vivos o muertos. Las posibilidades estaban en contra. Se acusó a los dueños de la mina San José de avisar tarde la tragedia, de no tener las condiciones mínimas de seguridad, de no ayudar en las faenas de rescate, de desinteresarse por la condición de sus propios trabajadores. Nosotros hicimos llamados de atención, estuvimos pendientes…meses pendientes. Acusamos a las dos caras visibles de toda la aberración. Dijimos que no debiesen ser perdonadas tales faltas a los derechos humanos, que debían ir a la cárcel, que nunca podrían volver a explotar una mina, cárcel; cárcel para los nefastos dueños de la mina. Pero los mineros fueron rescatados con vida; sanos y salvo. Los rescató la perseverancia, el trabajo conjunto, la terquedad de las autoridades que nunca bajaron los brazos. Nos felicitamos todos, fuimos noticia mundial…fuimos trending topic mundial.
 
Luego nos extrañó que todos estuvieran tan bien, cuestionamos que el mentado mensaje fuera verdadero, algunos lanzaron la idea de un montaje, para salvar al gobierno…pero los mineros estaban bien, salieron en la tele y lo importante fue conocer los pormenores de la infidelidad de uno de ellos y reírnos del histrionismo del otro. La verdad no eran 33 parece, eran menos…al menos creo que recordamos a 5 o 6 máximo.
 
Me pregunto si alguien sabe en qué están los dueños de la mina ahora. Nunca más leí respecto de ellos.
 
Nunca pasa tanto tiempo para las tragedias y una mañana nos sorprendió con estupor la noticia de un accidente recurrente: Tur Bus una vez más cobraba víctimas fatales tras una colisión. Saldo: muchos muertos para cargar en la consciencia nacional.
 
Nos pusimos de pié otra vez. Hablamos de negligencia, culpamos a los dueños, por no dar condiciones laborales adecuadas a sus choferes, pero fuimos más lejos, hicimos memoria y recordamos que no era el único episodio así que conocíamos de Tur Bus. Entonces dijimos que los dueños debían pagar, que ya era suficiente de ineficiencia, de negligencias de cobrar vidas humanas. Campañas, movimiento de voluntarios, seguimiento, por la prensa, de los heridos. Finalmente pasó…ojala, decíamos todos, que les vaya bien en los juicios contra esos malos hombres. 
 
Hoy, las cárceles están sobre pobladas, ¡vaya descubrimiento! Nos han despertado nuevamente, con un incendio en San Miguel. Van 83 muertos y 15 heridos anunciados los canales de televisión ya han hecho una cadena nacional para informarnos mejor. La idea es entrevistar a los heridos o a los familiares directos: eso es más informativo.
Las voces se levantan una vez más. Que no tratamos bien a los reclusos, que no hay condiciones adecuadas en las cárceles de nuestro país, que lo que hay que hacer es construir más escuelas y no más cárceles, que no hay rehabilitación. Para fortuna de la opinología hay un mártir: un joven de 22 años muerto en el incendio. “Sólo” estaba tras las rejas por vender piratería. Ahora tenemos algo contundente para rasgar vestiduras: “El hacinamiento carcelario”. Tema que no ha sido tema desde nuestra colonización. Pero…y a quien le importa cuánto se ha hecho para evitarla
 
Nos criticamos unos a otros, nos abanderamos por causas nobles y correctas, invalidamos los sistemas represores, injustos, poco eficaces, somos punta de lanza para esbozar soluciones y creemos que con eso, saldamos la deuda con Chile.
 
Pero, ¿cuánto tiempo dura nuestro interés por los temas país? ¿Cuánto tiempo somos capaces de sostener nuestra mirada con temas y eventos que, afortunadamente, nos tocan de lejos? ¿Cuánto tiempo pasará para emitir otra opinión sin intención alguna de hacer algo por ello, o al menos seguir seriamente el devenir de aquella noticia? 
 
Somos opinólogos y basta con que María Eugenia Larraín o Felipe Camiroaga sean motivo de otra hazaña, para darle la misma importancia que a los temas país. Lo que antes fue un caldero de pasiones magras y puras intenciones, ahora es motivo de una nueva opinión.  Y volvemos a ser opinólogos, cortoplacistas y consumados.
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

09 de diciembre

Mi única observación con respecto al artículo, es que ese mal de preocuparse y opinar de los temas solo en el corto plazo, no es un producto del uso de las redes sociales. Muchos años antes del advenimiento de las redes sociales, esto fue representado, de manera bastante cómica por lo demás, en un sketch de Coco Legrand.

09 de diciembre

Tienes razón, sin embargo las redes sociales, que si bien, no las considero el medio para, sino que el vehículo de la exposición, se han convertido en una vitrina potenciadora del ánimo cortoplacista, y respecto de ese ánimo, que se ha vuelto nuestra carta de presentación, surge mi preocupación.

Agradezco tu comentario y te dejo muchos saludos.

10 de diciembre

Lo grave creo, no es opinar sino que la opinión se transforme en un antecedente de peso a la hora de tomar decisiones por el poder público. Porque la opinión es solo eso: un punto de vista de algo.
Por eso me preocupa más lo que llama democracia de opinión, que ocurre cuando el sistema político asume la opinión de grupos sociales que pueden plantear sus puntos de vista (la mayoría no lo hace) y sobre ese basamento construye las políticas sociales. Un sistema político reactivo a la encuesta, la opinión, la voz de los grupos asociados y sin filtro técnico.
Es lo que ocurre con el tema que coloca ud sobre el hacinamiento carcelario. Ese es un tema tratado en documentos técnicos, por organismos internacionales, académicos, por años, pero inexistente para la “opinión pública” y los medios de comunicación. Hoy es tema, se opina. Lo más probable entonces es que hoy se legisle no obstante que la cuestión era patente para todos.
Lo que salga de aquello, seguramente no será lo mejor, porque de leyes reactivas y que se sustentan en percepciones y opiniones de grupos visibles, está lleno y gozan de un pésimo prestigio jurídico.

10 de diciembre

Muy asertivo su punto de vista; coincido con el. Ahora si eso es así, entonces a la situación de los opinólogos cortoplacistas, he de agregar la de los políticos de visión limitada. Pues tal cual le expresé en otro comentario, creo que los intentos de solución no necesariamente deben ser excluyentes entre si, pero lo que puede marcar la diferencia, es el eventual daño que una de esas intentonas genere antes de alcanzar la solución final.
El adoptar medidas que afecten al país, regidos por la opinión pública es un juego altamente riesgoso y encierra en ello una latente propensión al error, del cual estoy seguro pagaremos todos, tarde o temprano.

12 de diciembre

Excelentes artículos, por que usted comienza explicándonos el origen de la gente que escribe y opina en las redes sociales y en su segunda parte nos dice cómo y nos da ejemplos de la forma en que se gobernó y se gobierna y utiliza los medios masivos, TV principalmente para “crear” opinión y poder orientar decisiones, subir o bajar el perfil. Mire solamente la cantidad de periodistas que tenía el régimen anterior (más de trescientos) trabajando en el gobierno (cuántos hay hoy de este gobierno. No lo sabemos). Desgraciadamente equivoca el origen de la opinología de corto plazo achacándosela a las redes sociales, cuando desde hace muchos años son los gobiernos los que utilizan los medios para poder gobernar. Debo contarle que aquí en regiones hay espacios pagados en algunos noticiarios para incluir propaganda de diverso tipo en formato de noticia.
LO QUE ES DIFERENTE HOY, ES JUSTAMENTE LO CONTRARIO. LA GENTE NO ES TONTA, LOS MEDIOS MASIVOS YA NO LOGRAN MANIPULAR CON TANTA FACILIDAD, Y MUCHOS SON CAPACES DE FORMARSE SU PROPIA OPINION SOBRE TEMAS DIVERSOS, LO QUE PONE EN RIESGO LA FORMA DE INFLUIR EN LAS PERSONAS TAL COMO USTED MUY BIÉN LO EJEMPLIFICA. NOTICIAS HUECAS PERO DE LOS MEDIOS MASIVOS DE COMUNICACIÓN.

13 de diciembre

Elías, agradezco al deferencia de comentar mi entrada, posiblemente me expliqué mal, pues no intento referir a los medios cómo origen de la opinología, sino que evidenciar que éstos son los facilitadores del comentario u opinión de cortoplacista. Si bien es un derecho de todos tener una opinión y expresarla, mi preocupación apunta a lo vanal de los mismos, a la falta de compromiso ante lo comentado y sobre todo apuntar mis dardos hacia aquellas opiniones vacias que surgen desde el idealismo pasajero, pero que no son capaces de sustentarse en lo prácico, en lo concreto y que no suman, sino que entorpecen la gestión real, desfigurándola.

Un gran saludo

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Durante la visita del Papa Francisco, hubo un acontecimiento que puede ser   la lápida a la  profunda crisis de legitimidad de  nuestras  instituciones.  
+VER MÁS
#Política

Corrupción sistemática y decadencia institucional

El objetivo de LITMU con “Literatura de Mujeres” es hacer uso de una capacidad, un talento que puede ser trabajado
+VER MÁS
#Cultura

El escribir de Literatura de Mujeres

Nadie nace racista ni homofóbico ni misógino; son patrones con los que somos criados y están en  el hogar, la escuela, la sociedad, en nuestro entorno.
+VER MÁS
#Internacional

El racismo como ADN de la humanidad

¿Cuántas Yahairas podría tener Guatemala si desde mucho antes de nacer ya tuvieran un lugar protegido y enriquecedor en el cual crecer y desarrollarse?
+VER MÁS
#Internacional

Los genios perdidos y el caso de Yahaira Tubac en Guatemala

Popular

Para una economía relativamente pequeña como la chilena, el tamaño de estos grupos es extraordinariamente mayúsculo.
+VER MÁS
#Economía

Chile y su Concentración Económica

No nos olvidemos que la discriminación en Chile no es un fenómeno exclusivo de chilenos contra inmigrantes, sino que de chilenos contra chilenos, sin miramientos a su nivel ni condición social
+VER MÁS
#Política

Racismo y discriminación, la otra cara de nuestro Chile profundo

Se podría pensar que el nuevo gobierno de Piñera apuntará a una restauración mercantilista y conservadora. Así como sería lógico que toda la Nueva Mayoría coincidiera con el Frente Amplio en una age ...
+VER MÁS
#Política

Chile ¿Qué está en riesgo?

Esta forma de adoctrinamiento es contraria al “libre pensamiento”, resultando en personas con las cuales no es posible dialogar ni llegar a acuerdo con ningún tema valórico, ellos sienten que están d ...
+VER MÁS
#Política

Debemos defender el estado laico y la libertad de pensamiento