#Política

Rodrigo Rojas De Negri, en la memoria

10 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Rodrigo Rojas, mañana yo conmemoro ese fatídico encuentro tuyo con la patrulla militar comandada por el teniente Pedro Fernández Dittus. El día de hoy, te tengo en la memoria y estas palabras, son mi homenaje a ti y a todos quienes fueron torturados, asesinados y exiliados. Es mi firme promesa, quizás más, es mi juramento, de un: Nunca más.

Debe haber sido finales de 1977. Yo era pequeña y acompañé a mi madre a darle la bienvenida a una exiliada chilena, que recién llegaba a Washington D.C. Hay que recordar que Estados Unidos no abrió su embajada para que chilenos se asilaran. Que llegará alguien exiliado a la capital, era un acontecimiento.

Recuerdo haber ido a un departamento subterráneo,  con ventanas pequeñas que daban hacia una calle céntrica. Quedaba en Adams Morgan, el barrio latino de la capital.  Ahí conocí a la exiliada recién llegada y a sus dos hijos. Uno de ellos era un poco mayor que yo, tenía grandes ojos, cristalinos, y era muy tímido.  El otro debe haber tenido cerca de dos años. Ellos eran Verónica De Negri y sus hijos Rodrigo Andrés y Pablo Salvador.

Para Rodrigo, era el reencuentro con su madre.  Había viajado a visitar a su abuela a Canadá en 1976 y esa visita se transformó en un largo limbo, ya que después de su partida a su madre la arrestaron por su supuesta participación en una imprenta clandestina en su nativo Valparaíso.

Verónica era militante comunista. A ella la torturaron en la base naval y fue víctima de repetidas violaciones por parte de sus captores. Tres Álamos fue el lugar donde posteriormente la trasladaron, a la espera de su sentencia. En este campo de concentración, fue nuevamente víctima de violaciones – no solo por parte de sus captores – sino también con el uso de ratones.  Perdonen mi  crudeza, pero creo que es necesario informar  a la gente el horror de la tortura, para que hagan suyo el dolor y la humillación que las victimas vivieron.  Solo así se podrá comprender el clamor de un “Nunca Más”.

Durante casi un año, Verónica estuvo sujeta a los abusos por parte de sus celadores. Finalmente,  la condena fue el exilio.

A Rodrigo lo vi intermitentemente durante varios años.  Fue creciendo, con la idea fija de volver a Chile, como todos los que vivían alejados del país por miedo –en el autoexilio–  o producto de portar una “L” en el pasaporte.

Lo volví a encontrar  en mayo del año 1986. Él venía llegando a Santiago. Fotografiaba el funeral de Ronald Wood, también asesinado por un militar que le apuntó a la cabeza al joven universitario que cantaba el Himno de la Alegría, junto a una treintena de personas.  Tres  fueron los disparos, dos a la cabeza y uno en la mano.

Poco más de un mes después,  nuevamente me encontré con Rodrigo. Sería nuestro último encuentro, dado que asistí a su funeral.

Rodrigo había vuelto a Chile, con su cámara al hombro y el sueño de publicar un libro de fotografía en Estados Unidos.  Ni siquiera debía estar en Chile.  Su boleto tenía el destino de Machu Pichu. Pero después de  visitar a su abuela en Arica se subió a un bus con rumbo a Santiago. No pudo abandonar su tierra. Como muchos de nosotros, él quería ser testigo de la represión que, nos contaban, ocurría. Y como muchos de nosotros, quiso participar de las protestas y unir su voz, a las que gritaban: “¡Basta, ya!”

Todos sus sueños fueron truncados ese 2 de julio, cuando le tendió la mano a Carmen Gloria Quintana que se habría caído en su intento de huir de la patrulla militar que repentinamente llegó al lugar donde se levantaba la barricada, en esa calle cercana a la Estación Central.

Fueron golpeados por los soldados y tendidos en el suelo. Los rociaron con la bencina que había en el lugar, dejada por los que huyeron. Luego les prendieron fuego.  Imagine usted, ese dolor, los gritos de dolor.

Posteriormente, los envolvieron en frazadas y los trasladaron  a Quilicura, donde los arrojaron a un zanjón de regadío.  Los dejaron ahí,  para que fallecieran. Fueron encontrados ahí por lugareños y trasladados al SAPU de la comuna. Hoy, ese centro asistencial lleva como nombre “Rodrigo Rojas De Negri”.

Cuatro días más tarde, producto de las quemaduras sufridas,  Rodrigo murió en la Posta Central.  Carmen Gloria tuvo que sobreponerse a un sinfín de operaciones, pero sobrevivió.

Transcribo estos recuerdos porque durante estas semanas he leído como algunos quisieran contextualizar la violencia ejercida por el Estado, durante el periodo de la dictadura. Recuerdo y sufro,  porque sé que mi pluma no tiene la capacidad de mostrarles la pureza de alma de Rodrigo y me siento impotente ante la injusticia de los hechos –y ante la injusticia de tantos hechos– que algunos quisieran justificar.

Solo puedo decir, escribir, reiterar y recalcar: No hay justificación alguna.

Rodrigo Rojas, mañana yo conmemoro ese fatídico encuentro tuyo con la patrulla militar comandada por el teniente Pedro Fernández Dittus. El día de hoy te tengo en la memoria y estas palabras son mi homenaje a ti y a todos quienes fueron torturados, asesinados y exiliados. Es mi firme promesa, quizás más, es mi juramento de un “Nunca Más”.

———-

Foto: Objetivo Denuncia

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

02 de julio

María Francisca: Yo también quiero un “nunca más”. Pero los “nunca mas” que he oído de los políticos de nuestro país se diluye en oraciones que les resultan mas cómodas como “La justicia en la medida de lo posible”. Tampoco los veo luchando por cambios constitucionales que incluyan leyes que favorezcan ese “nunca más” legislando una dependencia efectiva del poder ejecutivo por parte de las Fuerzas Armadas. Creo que hoy por hoy, solo la acción de la Comunidad internacional, ofrece un evitar situaciones tan terribles como las que ocurrieron en Chile.

03 de julio

Por “comunidad internacional” espero que no te refieras a una Francia que ha masacrado a tanta gente en Africa y que alimenta guerras porque asi conviene a su industria militar y a los politicos que en ella tienen intereses, como demostro el Angolagate, a un Estados Unidos que permite que sus militares gocen de total impunidad para violar, matar y torturar a quien les de la gana y que fue adiestrador en esa materia de nuestros “ilustres” militares, a una España que hoy sigue negandose a encarar su historia de dictadura pero que descaradamente se cree capaz de juzgar a otros dictadores porque asi se da baños de pureza mientras incrementa su venta de armas a paises criminales como Israel, y un largo etc de paises que no estan en posicion de dar lecciones a nadie de moral.

Los “nunca mas” no pueden venir mas que de nosotros, de los que no vamos a permitir que nuestros politicos hagan borrones y cuenten la historia a su manera, porque tienen colas que le pisen.

Mientras tu, Maria Francisca, yo, y todos los que realmente queremos “nunca mas” nos neguemos a permitir que sobre nuestros muertos (porque todos son “nuestros” hermanos, hijos, amigos, amores, compañeros) les tiren cemento; mientras contemos esta historia como fue, sin esconder nada, para que quede claro lo horroroso que fue vivir en dictadura; mientras nos neguemos a los eufemismos y a las justificaciones sin sentido y sigamos luchando contra la impunidad para que los que cometieron estos actos reciban su justo castigo y reparen aunque sea infimamente el daño cometido (que por desgracia es demasiado grande), será realmente posible que “nunca mas” en Chile pase lo que paso.

Solo nosotros podemos crear conciencia en nuestros descendientes que jamas, jamas, podemos volver a pasar por algo semejante, enseñandoles que no hay ningun problema que se resuelva con violencia o con las armas; que a los militares hay que tenerlos con cuerda corta y a los politicos con cuerda mas corta todavia porque demasiado rapido se emborrachan de poder y pierden totalmente la nocion de la realidad; que nada, absolutamente nada, justifica la tortura y el asesinato; y que no hay nada mas importante en esta vida que respetar a los demas, que no son “otros” sino personas a las que no se puede atropellar cuando conviene.

El “nunca mas” lo tenemos que gestar nosotros, no esperar a que lo hagan nuestros politicos que esta claro que viven en Fantasilandia.

02 de julio

Hola María Francisca,
Quiero agradecer este testimonio importante, hay cosas y detalles de los que yo desconocía.

Te cuento que hoy le entregué tu columna a la madre de Rodrigo, y Verónica De Negri me dijo que te conocía y te escribiría, con ella tengo contacto regular, y sobre todo en estos días. Cuéntame si ya pudiste hablar con ella.

Un abrazo, cualquier cosa me ubicas por mi twitter @PipeHenriquezO o a mi facebook : http://www.facebook.com/PipeHO

Monica Mateo

02 de julio

Los Rodrigo Rojas, las Carmen Gloria Quintana, los Tucapel Jimenez, los Parada, Natino y Guerrero no merecian que la Democracia que conseguimos fuera para que los politicos de la Concertación metieran las patas y las manos también. Sus vidas , sus sacrificios merecian otro recuerdo…uno decente , honesto, generoso. Sus sacrificios, nuestras batallas y la guerra que ganamos en Marzo del 1989 merecian un trato digno a la altura de nuestros sueños cuando arriesgamos nuestra juventud y nuestras vidas en las calles luchando contra el Dictador.

Sarai

03 de julio

:'(

03 de julio

Alguien una vez dijo:
“Las victimas de la violencia son negras y blancas, ricas y pobres, jóvenes y ancianas, famosas y desconocidas. Son, por sobre todas las cosas, seres humanos a quienes otros seres humanos amaban y necesitaban.

¿Por qué?, ¿Qué ha logrado la violencia alguna vez?, ¿Qué ha creado?

Demasiado a menudo honramos el pavoneo y la fanfarronería de los que ejercen la fuerza, excusamos a los que están dispuestos a construir sus propias vidas sobre los sueños rotos de otros seres humanos. Pero esto es mucho más claro: La violencia engendra violencia, la represión engendra represalias y sólo la purificación de toda nuestra sociedad puede remover esta enfermedad de nuestras almas…”.

Y dijo algo más importante: “Cuando enseñas a un hombre a odiar y a temer a su hermano , cuando le enseñas que un hombre es inferior por su color o por sus creencias o por las políticas que sigue, cuando enseñas que los que difieren contigo amenazan tu libertad, tu trabajo, tu hogar o tu familia, entonces tú también aprendes a enfrentarte a otros no como conciudadanos sino como enemigos, a no encontrar cooperación sino conquista, a ser subyugado y dominado…”.

Ojalá nunca más se cometan este tipo de brutalidades y crímenes…parece difícil, porque leyendo un libro sobre Balmaceda, veo que los mismos horrores los cometían otros seres humanos contra otros seres humanos hace muchos años antes en esta misma faja de tierra…

Saludos y paz

03 de julio

“¿Qué ha logrado la violencia alguna vez?, ¿Qué ha creado?”

“Recuerda lo que dijo no sé quién: en Italia, en treinta años de dominación de los Borgia, hubo guerras matanzas, asesinatos… Pero también Miguel Ángel, Leonardo y el Renacimiento. En Suiza, por el contrario, tuvieron quinientos años de amor, democracia y paz. ¿Y cuál fue el resultado? ¡El reloj de cuco!” Harry Lime, pelicula El Tercer hombre.

Perdona, es que siempre que recuerdo ese terrible dia cuando escuche lo que pasaron Rodrigo y Carmen Gloria no puedo evitar llorar por el terror y la agonia que pasaron esos pobres jovenes, asi que necesito un segundo de desahogo.

Pero suscribo lo que dices con todo el corazon, sobre todo lo de Balmaceda.

03 de julio

Estimada Marcela, me parece errada tu asociación entre la brutalidad de gobernantes como los Borgia, y la creatividad del Renacimiento.

04 de julio

no es asociacion mia, es de una pelicula, en la que a la pregunta sobre la violencia el personaje respondia eso.

En el Tercer Hombre, Harry Lime (Orson Wells) y Holly Martins (Joseph Cotten), conversan en una rueda de esas de parque de diversiones, en una Viena debastada por la II Guerra Mundial, sobre la situacion de Lime. Entonces, Lime le dice a Martins: “Y no seas tan pesimista. Al fin y al cabo, no es tan horrible [aludiendo al estado de Viena y a lo que él hacia en ese lugar]. Tú sabes lo que ha dicho ese individuo: Italia, durante treinta años, bajo los Borgia, tuvo guerras, terror, asesinatos y derramamiento de sangre… pero produjo a Miguel Ángel, Leonardo da Vinci y el Renacimiento. En Suiza tuvieron amor fraternal, quinientos años de democracia y paz. ¿Y qué produjo? ¡El reloj de cuco!”.

No es la asociacion en si lo que hace grande a esa frase, es el cinismo de Lime de justificar la violencia de esa manera. Y cuando leia su comentario y vi su pregunta no pude evitar recordarla. Porque ¿no es un cinismo similar el que hemos visto hacer gala estos dias con respecto a la dictadura? Que Chile ahora tiene democracia gracias a la dictadura, que Chile tiene una economia excelente gracias a la dictadura… Lo que no entiendo, y no me interesa que me expliquen porque me va a sonar igual de despreciable como lo que dijo Lime, es si era necesario que esta “democracia”, que esta “bullante economia”, este “desarrollo tecnologico”, que este “esplendor” se tenia que construir en base a crimenes como el que asesino a Rodrigo.

Carlo Cona

08 de julio

Maria Francisca, comparto de todo corazon el homenaje a Rodrigo, un NUNCA MAS!!! pero tambien un basta de abusos, a todos nuestros compatriotas, la educacion, la explotacion a nuestras riquezas naturales, las organizaciones sociales no se detendran en buscar la verdadera Justicia!!! no descansaremos!!! todavia nos queda lucha, NI PERDON NI OLVIDO!!!!!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Soy optimista de que los cambios serán buenos para el país. Aumentará aún más la representatividad, y nos permitirá dar una nueva oportunidad de continuar los esfuerzos por la libertad y la igualdad y ...
+VER MÁS
#Política

La interminable transición

La segunda vuelta consagra a dos candidatos que hacen lo posible para capturar el "centro político" mientras que la votación muestra la radicalización de un sector de la derecha, la casi desapa ...
+VER MÁS
#Política

Domingo... día de elecciones

El ritmo del Frente Amplio esta re bueno, alegre, intenso y re sexy, claramente penetró dentro de Chile y se va a quedar por harto rato.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Definiendo el ritmo

A estas alturas todos debiéramos tener claro que las encuestas hacen mucho más que medir la realidad. Gracias a la amplificación que permiten los medios de comunicación, han pasado a ser método de infl ...
+VER MÁS
#Política

Encuestas: ¿Instrumento de información o medio de manipulación?

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?