#Política

La post-verdad sobre la inmigración en Chile

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La historia de la república chilena cuenta con migraciones relevantes que han venido con un espíritu de trabajo y de esfuerzo. En el siglo XIX y XX, los gobiernos incentivaron la llegada de personas de diferentes partes del planeta (Alemania, Italia, eslavos, del medio oriente, etc.).


Hoy los inmigrantes en Chile representan un 2,7% de la población, lo cual es un nivel bajo según estándares internacionales. En países de la OCDE la tasa es sustancialmente más alta como por ejemplo Australia (28%), Canadá (21%), Nueva Zelandia (25%), Inglaterra (11%) o Estados Unidos (14%).

Es por eso que es incomprensible la campaña encabezada por Sebastián Piñera apelando a los instintos xenofóbicos, racistas y clasistas contra la migración proveniente de países latinoamericanos, países donde él tiene cuantiosas inversiones -Colombia, Perú, Paraguay, Argentina y otras naciones de la región- Sería más coherente que su actual discurso nacionalista lo expresara trayendo esos dineros para invertirlos en Chile. Su discurso es bastante inconsistente, considerando que él es un ferviente partidario de la globalización y el libre comercio y, al mismo tiempo, siembra reticencias y prejuicios sobre la inmigración cuando ambas van de la mano.

Es ampliamente reconocido que la llegada de inmigrantes ayuda a tener una sociedad más diversa y pluralista; al enriquecimiento cultural como también es un factor de desarrollo y productividad para nuestro país. Hoy los inmigrantes en Chile representan un 2,7% de la población, lo cual es un nivel bajo según estándares internacionales. En países de la OCDE la tasa es sustancialmente más alta como por ejemplo Australia (28%), Canadá (21%), Nueva Zelandia (25%), Inglaterra (11%) o Estados Unidos (14%). Asimismo, en un país con una baja natalidad como el nuestro, la inmigración es una fuente de mano de obra jóven que en forma autóctona no es posible reemplazar.

La nueva legislación sobre la migración en Chile debe tener como foco principal la integración de los inmigrantes y las formas de alcanzarla, como también establecer las necesidades y capacidades del país para determinar cifras graduales de la migración que se busca integrar. Ello implica desarrollar políticas públicas en vivienda y servicios públicos focalizadas hacia los recién llegados en la zona norte y centro del país -los inmigrantes optan por las regiones en crecimiento y con mayor oferta laboral- compitiendo algunas veces con trabajadores autóctonos con menos habilidades por las oportunidades de trabajo, provocando el auge de un sentimiento xenofóbico, conflictos de convivencia y, por ende, dificultades de integración en esas comunidades.

Además, al no estar normada la situación de los inmigrantes indocumentados, muchos empresarios inescrupulosos profundizan los bajos niveles salariales y las malas condiciones del trabajo, lo que potencia los problemas de pobreza para el futuro creando una interacción negativa entre mercado laboral informal e inmigrantes indocumentados.

Escabullir esta realidad seria una enorme irresponsabilidad política que solo agudizaría tensiones sociales y daría motivos para fomentar el racismo, la xenofobia y el clasismo en el país, rasgos que no debemos olvidar subyacen en la mentalidad de muchos chilenos y que -desde una posición de esconder la cabeza como el avestruz- nos obstinamos en desconocer, cuando siempre han sido características del comportamiento nacional hacia el mapuche, los pobres y todos aquellos que no sean de raza blanca. Los chistes criollos así lo reflejan.

Algunos sectores de la derecha piensan que un discurso estigmatizando a los inmigrantes y el rechazo a la inmigración podría darles réditos políticos, tal como lo están haciendo Sebastián Piñera y Manuel José Ossandón, instalándolo como un tema contingente como ya se hizo en las recientes elecciones en Estados Unidos, donde hubo amplia evidencia de su efectividad.

Si Sebastián Piñera vincula inmigración con la delincuencia está revelando un prejuicio Trumpiano, puesto que aplica un diagnostico desligado de la realidad a un problema acuciante, sumergiéndose  en una retórica de post-verdad como Trump. Si este último logró triunfar, ¿por qué no aprender de sus estrategias políticas, tan exitosas? Lo cual no es de extrañar por parte de Piñera, siendo una persona tan esquiva a la verdad y que ha tenido una relación tortuosa con ella, convirtiéndola en algo maleable.

El uso de la post-verdad o post-factual  en la política (el arte de la mentira, según El Economist) es decir cosas que no son ciertas para que los votantes “sientan” que son ciertas, ya que apelan a los miedos, a las paranoias, a los instintos y a los prejuicios con el fin de cautivar a la población desencantada con la política y su situación económica. Para tal efecto, la verdad es un insumo irrelevante si con hechos falsos o completamente tergiversados se obtiene el resultado buscado. Por consiguiente, los datos comprobados no tienen valor en sí mismos, lo que vale es la “percepción” que la opinión pública tenga de ellos.

Es un gran error, por tanto, dejar la emigración exclusivamente al mercado. Una legislación más integral debe considerar la responsabilidad del Estado respecto de asumir necesidades que el mercado desestima  o no las provee a los inmigrantes, como educación, salud y vivienda.

También implica que el Estado tome medidas para morigerar los factores complejos de tipo delictual que se observan de parte de algunos inmigrantes, estableciendo medidas como la expulsión de extranjeros que delinquen, siempre mediando un debido proceso y respetando la presunción de inocencia.

 

TAGS: #Migración inmigración

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de diciembre

Estoy de acuerdo en el diagnóstico del aporte de los inmigrantes pero hay algo que no va a funcionar: No hay que crear políticas públicas para que el estado se haga cargo tambien de los inmigrantes, hay que entender que mientras mas cosas encargamos al estado, el estado podrá cumplir con menos cosas.

Hay que volver a un plan consistende de crecimiento económico, esto se sólo logra estimulando la actividad privada, terminar con la pretención estéril de inhibir la propiedad privada para hacer crecer al estado porque éste depende de la actividad privada. De hecho cuando el estado se hizo mas grande fué cuando se estimuló mas la actividad privada.

En el nuevo nuevo plan de crecimiento Chile debe hacer mecanismos incorporar mano de obra extranjera calificada de acuerdo a nuestra demanda de mano de obra. O sea hay que filtrar los inmigrantes como lo hace Australia, Nueva Zelandia etc.. Pero estamos perdidos si pretendemos que un estado que ya se está empobreciendo se haga cargo además de los inmigrantes.

Saludos

06 de diciembre

José Luis,
Todo problema tiene una o varias respuestas. Y acertar no es fácil. Los cambios demográficos que se producen en el mundo en el contexto de la globalización también están presente en nuestra región (los países del cono sur de A.L aportan 3 de cada 4 inmigrantes en Chile). Los procesos migratorios seguirán estando ahí, no van a disminuir en el corto y medio plazo y, mientras eso ocurra, es esencial diseñar políticas públicas para que su recepción no genere fricciones con la población autóctona. El mercado no tiene como función el orden social, mientras que el Estado si la tiene. Son funciones distintas pero complementarias. El Estado no puede ignorar las consecuencias políticas y sociales que conllevan los flujos migratorios, con sus efectos colaterales para los países receptores. Por eso que la ONU trata de impulsar algunas medidas -que comprometen a los Estados- para la integración ordenada de los migrantes en las sociedades que los acogen. Ello no implica invadir o limitar la actividad del sector económico privado, menos no seguir estimulando el crecimiento económico.
Cordialmente

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

¿Y por qué creo que es necesario todo esto?, porque deseo que en mi país se respete mi libertad, y la de todos, de buscar mi propia felicidad en un ambiente optimo, donde se respeten las opiniones y no s ...
+VER MÁS
##UnPaísQueOpina

Mis ideas para un Chile mejor

Me parece insolito pensar que la razón de esta visita, largamente esperada, era rearmar el espíritu de los congregados, mediante buscar aumentar la credibilidad en la Iglesia. Pues claramente estuvo lejo ...
+VER MÁS
#Religión

Papa Francisco en Chile. Una venida que de nada sirve

¿Qué peso y legitimidad tiene tomar definiciones de una ley que no se ha podido implementar porque carece de reglamento?
+VER MÁS
#Política

¿Trabajo, derecho para todos? Los reglamentos de la Ley 21.015

¿Cuántos obreros que ganan el mínimo se habrán reunido para ponerse pulseritas y ver tocar a Moral Distraída
+VER MÁS
#Política

Izquierdapalooza

Popular

Es posible que alguien que no tenga un conocimiento adecuado de la PSU realice rankings de las escuelas basados en sus puntajes y realice inferencias respecto de su calidad
+VER MÁS
#Educación

La responsabilidad de #DataChile

Para una economía relativamente pequeña como la chilena, el tamaño de estos grupos es extraordinariamente mayúsculo.
+VER MÁS
#Economía

Chile y su Concentración Económica

Se podría pensar que el nuevo gobierno de Piñera apuntará a una restauración mercantilista y conservadora. Así como sería lógico que toda la Nueva Mayoría coincidiera con el Frente Amplio en una age ...
+VER MÁS
#Política

Chile ¿Qué está en riesgo?

Para los que amamos la libertad del pensamiento, siempre nos parecerá más noble dentro de la mitología cristiana, la imagen de la serpiente sabia, liberando al hombre y la mujer de su oscurantismo ignora ...
+VER MÁS
#Sociedad

Lucifer y el librepensamiento