#Política

Horror frente al espejo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Una asamblea constituyente es el único medio para salir del paso. Ahora, si lo tomamos en serio, si queda algo de dignidad (señal que no nos han robado todo), hacemos bien las cosas y tratamos de enmendar 500 años de genocidio y saqueo, de los cuales estos últimos 42 han sido de extrema desvergüenza y cinismo, tal vez tengamos oportunidad de mirar nuestro reflejo y que este no sea tan horrible como el de hoy. El primer paso, es abrir los ojos.

Si no fuera por el escándalo Penta, Michelle Bachelet seguramente enfrentaría una acusación constitucional. Así, podríamos ver en TV a la Senadora Von Baer escandalizada con el caso Caval o a Iván Moreira rememorando “la política chilena es una mierda”.

Pero Penta, casualidad mediante, explotó, y al igual que el citado caso Caval y SQM (empresa y CEO que por sí solos son una vergüenza) tienen a los empleados de las multinacionales (algunos se hacen llamar “servidores públicos”) de cabeza tratando de solucionar aquello que ni siquiera con una catástrofe climática (y administrativa) o un campeonato mundial de Polo se puede hacer desaparecer de la coyuntura; la corrupción.

Lejanos y maravillosos parecen ahora los oscuros tiempos donde Chile destacaba en el ranking de transparencia: un país “serio”, que exporta kiwis, jamás bananas. Una república donde “las instituciones funcionan” (con pragmática elasticidad).

Curioso es que a esta altura del artículo que intento desarrollar, probablemente el lector ya esté aburrido, y tal vez confundido, con el excesivo uso de paréntesis (lo lamento). Es curioso porque hasta ahora a pocos parece molestarle que en Chile todo el sistema institucional lleve paréntesis, comillas o letra chica.

Desde el primer artículo de la Constitución “Las personas nacen libre e iguales en dignidad y derechos”, sabemos que el ordenamiento jurídico está podrido, que se trata de una declaración nominal, falaz, para el bronce. La vergonzosa carta fundamental está ahí para consagrar la mentira: “libertad e igualdad”, y ocultar celosamente la gran verdad: “esclavitud y desigualdad”.

No es que Chile “estuviera mejor con mi general” o que “la alegría nunca llegó”. Simplemente estamos, al fin, en presencia de un reflejo real de nuestra nación. Es Chile un Estado dictatorial y esclavista; no existe libertad de prensa, por ende no hay “opinión pública”, por tanto no hay democracia. Las personas “no eligen”. El 80% de sus trabajadores gana menos de mil dólares y la mitad de estos gasta la quinta parte de su salario sólo en movilizarse al trabajo. No existe negociación colectiva en el 92% de las empresas. Casi el 90% de las jubilaciones son menores a trescientos dólares, que los abuelos dejan en manos de los monopolios farmacéuticos. La población sobrevive endeudándose para comer. Las grandes cadenas de retail hacen creer que su éxito comercial es la venta de artículos al detalle, pero lo cierto es que son meras fachadas que ocultan el negocio de la usura, consagrado en Chile por ley y aceptado con resignación por una sociedad que tiene su cabeza en otro lado: en el partido del fin de semana, en la teleserie turca y, por supuesto, en el gran problema que tienen la mayoría de los chilenos: “cómo llegar a fin de mes”, mientras el 1% de la población vive con más lujo que los ricos de Europa y un quintil se acomoda en el sistema y lo defiende. El resto se hace llamar ingenuamente “clase media” y aspira, sin fundamento alguno, a un futuro mejor.

Mientras tanto, en la política chilena opera una casa de brujas y ajuste de cuentas. Al pueblo no le sirve este show. ¿Que se vayan todos? No suena descabellado. En el establishment chilensis, el que no delinquió, omitió. No se salva nadie. Un mero cambio de gabinete, las disculpas con lágrimas de cocodrilo o el chantaje estilo Bitar, no bastarán.

Siguiendo la lógica neoliberal, “crisis puede significar oportunidad”. Es esta una chance de establecer en Chile el Estado de Derecho. Es inútil que lo sigan aplazando. Una asamblea constituyente es el único medio para salir del paso. Ahora, si lo tomamos en serio, si queda algo de dignidad (señal que no nos han robado todo), hacemos bien las cosas y tratamos de enmendar 500 años de genocidio y saqueo, de los cuales estos últimos 42 han sido de extrema desvergüenza y cinismo, tal vez tengamos oportunidad de mirar nuestro reflejo y que este no sea tan horrible como el de hoy. El primer paso, es abrir los ojos.

 

 

TAGS: #AsambleaConstituyente

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada