#Política

¡Educación cívica (para la elite) ahora!

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Desde que el debate sobre la posibilidad de convocar a una asamblea constituyente para definir la nueva Constitución se instaló con fuerza en cierto sector de la sociedad chilena, se fue profundizando la convicción de que era necesario instruir a la población en educación cívica. De lo fundamental que es asimilar la importancia de la democracia; ordenamiento de gobierno que hemos adoptado como cuerpo social. Sin embargo, esta demanda no es nueva.


Efectivamente necesitamos educación cívica. Pero esta debe partir por quienes hoy toman las decisiones desde la institucionalidad y lo público, cuyas percepciones sobre la sociedad se alejan de la democracia que Chile se merece.

Desde que en 1997 se eliminara de las aulas como asignatura independiente y pasara a ser un objetivo transversal (aunque no lo crea, este paso no se dio en dictadura sino en democracia), se ha venido señalando que su ausencia complejiza el proceso de socialización de las personas en su eje de ciudadanos y no de simple individuos. “En un modelo que fomenta el individualismo y el supra rol de consumidores, de seguro la supresión de la educación cívica (impartida en distintos formatos en las escuelas desde 1912) más que un problema es vista como un aporte”.

La repolitización vivida en el último ha sido una bocanada de aire fresco. Fue la oportunidad para que el gobierno, embarcado en la tarea de dotar a Chile de una nueva Constitución, repusiera el debate y la demanda.

Fue así que en abril de 2015 la presidenta Michelle Bachelet anunció en cadena nacional un impulso masivo a la educación cívica, con miras al inicio del proceso constituyente que se daría en septiembre. Más allá del error conceptual de pensar que los procesos constituyentes se inician por decreto (en Chile partió el día mismo en que se aprobó fraudulentamente la Carta del 80), fue un anuncio positivo.

Dudas habían muchas (y sigue habiendo algunas). Por ejemplo, cuál era el mecanismo escogido para hacer efectivo el compromiso porque el uso de postales para que el ciudadano asuma su responsabilidad en calidad de tal no es precisamente el medio más cívico que a uno se le ocurriría. Pero en fin, bajo las condiciones actuales cualquier esfuerzo se agradece.

En mi caso la principal preocupación radicaba en el alcance de lo que se entendería por “educación cívica”. Si por ello comprendíamos solo los aspectos formales de la configuración del Estado y lo público, sería bastante magro el resultado. Conocer cómo se tramita una ley, el voto, la separación de los poderes del Estado, el rol de la Contraloría o la administración pública sirve, pero no aborda el aspecto profundo de lo que es el vivir en comunidad.

Por eso, con buenos ojos recibí aquellas tarjetas tipo postales del constitucionario. Tal es la campaña específica que aborda conceptos asociados a la Constitución. Ideas como bien común, libertad, acuerdo, identidad se suman a otras más formales, avanzando hacia el diálogo sobre la idea de fondo del coexistir en sociedad.

Efectivamente una campaña de este tipo no es la que, por sí sola, nos llevará a mejorar nuestra democracia. Sin embargo en el entendido que esta es mucho más que votar cada cuatro u ocho años, incorporar principios amplios permite dotar de sentido una serie de ritos e instituciones que de otra forma a la ciudadanía no prevenida parecen vacuos.

Y es cuando se analizan las opiniones de diversos actores políticos sobre temas tan sensibles como la forma de cambiar la Constitución, que se constata que el déficit de entender qué es la democracia, que va mucho más allá de lo que algunos nos quieren hacer creer y que no son solo el chileno y la chilena de a pie los que no comprenden, sino que quienes nos gobiernan tampoco. Y eso es más grave aún.

Ahí tenemos las frases que muchos repiten cual mantra en el sentido de que no importa cómo se elabora la Carta Fundamental, sino que lo relevante serán contenidos. Emulando al líder comunista chino Deng Xiaoping cuando recurrió a elementos del odiado capitalismo en su socialismo real nos dicen que “da lo mismo el color del gato, lo importante es que cace ratones”. En concreto, que el fin último es tener una buena Constitución, da lo mismo el procedimiento.

Esta sola idea demuestra que no se comprende en su profundidad el sentido de la democracia. Porque la democracia, en el fondo, no es más que una serie de procedimientos que otorgan legitimidad a la toma de decisiones. ¿Y qué decisión más importante que la definir la principal norma que rige un país?

Las formas son fundamentales. Las formas son las que harán que la resolución final adoptada en temas de interés público no solo responda efectivamente a lo que el cuerpo social demanda (más allá de lo que la caricatura conservadora nos asegura, que la gente se enfrascará en disputas cortoplacistas sin pensar en el país) sino, además, no estarán manchadas con algo que hoy se ha convertido ya en un problema: el vicio de la ilegitimidad.

Porque, ¿no son quienes lanzan estas frases los que han generado el embrollo en que hoy nos encontramos? ¿No son ellos quienes han legitimado y legalizado el cohecho empresarial y el clientelismo electoral? ¿Y no ocurre esto, principalmente, porque han puesto sus propios intereses por sobre los del colectivo?

Efectivamente necesitamos educación cívica. Pero esta debe partir por quienes hoy toman las decisiones desde la institucionalidad y lo público, cuyas percepciones sobre la sociedad se alejan de la democracia que Chile se merece.

TAGS: #AsambleaConstituyente #Democracia Educación Cívica

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

08 de marzo

Buena columna, me ha provocado una serie de reflexiones.
La verdadera educación cívica es la que busca construir un sujeto libre y capaz de entender la importancia de su rol en el espacio de la comunidad. Precisamente, es en ese ámbito en donde se manifiestan capacidades que consideramos muy propias del ser humano: dialogar, deliberar, decidir, normar y construir en conjunto una sociedad en la cual queramos vivir, y un Estado del que queramos ser parte. La dictadura y los gobiernos que la siguieron nos privaron paulatinamente del sentido de la vida cívica, la cual se ha transformado en un pobre relato de problemas “privados” tratados como asuntos públicos (qui´zas esto requiere una aclaración, pero falta espacio).Por otra parte, la educación cívica no puede vivirse como un contenido a ser trabajado en un aula, sino que un proyecto de sociedad que debe ser responsabilidad de todos. Posiblemente el chileno común no capta el sentido de la democracia porque lleva casi medio siglo sin vivir en un gobierno democrático pleno (entendiendo que ello no es solo un voto en una elección). Pienso que la élite no desea que vivamos democráticamente, por tanto, no es que necesite educarse en ese sentido. Es un problema de mala conciencia. Y visto como están las cosas, me declaro más bien pesimista.

Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Soy optimista de que los cambios serán buenos para el país. Aumentará aún más la representatividad, y nos permitirá dar una nueva oportunidad de continuar los esfuerzos por la libertad y la igualdad y ...
+VER MÁS
#Política

La interminable transición

La segunda vuelta consagra a dos candidatos que hacen lo posible para capturar el "centro político" mientras que la votación muestra la radicalización de un sector de la derecha, la casi desapa ...
+VER MÁS
#Política

Domingo... día de elecciones

El ritmo del Frente Amplio esta re bueno, alegre, intenso y re sexy, claramente penetró dentro de Chile y se va a quedar por harto rato.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Definiendo el ritmo

A estas alturas todos debiéramos tener claro que las encuestas hacen mucho más que medir la realidad. Gracias a la amplificación que permiten los medios de comunicación, han pasado a ser método de infl ...
+VER MÁS
#Política

Encuestas: ¿Instrumento de información o medio de manipulación?

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?