#Política

Osvaldo Andrade y la Asamblea Constituyente

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

A propósito de artículo de hoy comparto el siguiente texto, transcripción fiel de la parte final de las palabras del presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, durante el seminario “El problema constitucional y su solución” del viernes 10 de octubre. Se incluye por ser parte fundamental de lo observado en esta columna, donde se aborda la visión crítica del dirigente a la demanda de una convocatoria a una asamblea constituyente.Se difunde para la correcta y libre interpretación del lector.***“Me preocupa que la centralidad de la discusión sea el método. Miren, si vamos a elegir una asamblea constituyente votan todos. Y la elegimos entre todos. Y todos valen lo mismo, a mí no me vengan con representaciones corporativas. Porque entonces si es así, no somos todos iguales. O sea, yo quiero que los 120 mil viejos que viven en Bajos de Mena valgan lo mismo que un sindicato o que la CUT. Porque si no, nos están haciendo lesos. Si no, es trampa. O sea, yo quiero que los mismos 100 mil jóvenes que marcharon en la Alameda valgan que los mismo que los 100 mil que fueron al mall el mismo día, porque todos son chilenos. Si no, es trampa.Entonces, esto del método no es una discusión teórica tampoco. Elijámosla. Y yo les garantizo que no va a ser muy distinto a lo que tenemos hoy día en la estructura política, el resultado: el 40 % lo va a elegir la derecha, el otro 40 % la Nueva Mayoría y entremedio va a haber ahí un cuento. Ese va a ser el resultado. Y no nos pasemos películas.Ahora, si algunos presumen que por esta razón vamos a tener una Constitución más radical, estructuralmente distinta, yo lo pondría en discusión. Porque aquí empieza una radicalidad que es distinta y voy a contar una segunda anécdota. Los que estamos en la cotidianeidad tenemos esta deformación, les pido excusas. No preparé mi intervención, estaba preocupado por un lío que hay con unas boletas. Cuando hablaron de allanamiento pensé en la zona sur y dije lo van a hacer allá, y no era en la zona sur.Entonces, la segunda anécdota. Aprobamos hace poco la Ley de las Trabajadoras de Casa Particular. Se produjo la discusión en la sala y llegaron las dirigentas, estaban arriba, la Ruth Olate, Anecap, qué se yo, ustedes las deben conocer. Si no, no sabrán de lo que estoy hablando.Y hubo un debate muy interesante y hubo un par de parlamentarios que votaron en contra porque la ley no contemplaba todo. Y las dirigentas de arriba les decían ‘oye, si está buena esta ley, por favor’, ‘No, no, no, no… no tiene todo’. Entonces, saben lo que quiero señalar con la anécdota esta, es que tampoco la radicalidad nos va a ayudar en esto. Termino con esto. El vanguardismo no nos va servir en esto. La enfermedad infantil del izquierdismo no nos va a servir en esto, perdonen que recurra a un no constitucionalista, a un pela’o. Perdonen que recurra a un pensador que no es un constitucionalista, pero aquellos que crean que en 24 horas y a propósito de una asamblea vamos a resolver y vamos a parir una cosa tremendamente relevante, están equivocados.Gracias”.

Publicado por Patricio Segura Ortiz en Martes, 14 de octubre de 2014

Era que no.

La Tercera y El Mercurio se solazaron con las palabras del presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, con las que torpedeó, una vez más, la demanda por una asamblea constituyente. Son los medios «mainstream» que representan a quienes se resisten a avanzar hacia un Estado realmente democrático, cómodos en el concepto de representatividad de élite, y que de un tiempo a esta parte vienen dando amplia cobertura a los planteamientos de algunos líderes de lo que se conoce como la izquierda tradicional.

Notable esto de que se restrinja el debate sobre la necesidad de una asamblea constituyente a un tema de mecanismo. Y que se utilice para menospreciar tal idea, normalmente recurriendo a la máxima del líder comunista chino Deng Xiaoping quien dijo “da lo mismo el color del gato, lo importante es que cace ratones”.

El debate fue el viernes 10 de octubre en la sede del Senado en Santiago. Actores sociales, abogados constitucionalistas y dirigentes políticos abordaron el problema constitucional y su solución. Había de casi todo: Nueva Mayoría, Alianza y algunos foráneos a ambos bloques.

La enfermedad infantil del izquierdismo no nos va a servir en esto”, fue una de las alusiones que, citando en tono de broma a cierto “pelado” (Lenin), hizo Osvaldo Andrade. Su objetivo, cuestionar la posibilidad de convocar a una asamblea constituyente como medio para definir los contenidos de una nueva Constitución. ¿O ustedes quieren que estemos el resto del periodo de Bachelet discutiendo el método?” fue otra de sus advertencias.

Sus palabras sacaron aplausos. No particularmente del público. Los elogios vinieron en esencia de los senadores Alberto Espina (RN) y Hernán Larraín (UDI), quienes coincidieron con sus planteamientos en todo lo que a detener transformaciones de profunda democracia se tratara.

Notable esto de que se restrinja el debate sobre la necesidad de una asamblea constituyente a un tema de mecanismo. Y que se utilice para menospreciar tal idea, normalmente recurriendo a la máxima del líder comunista chino Deng Xiaoping quien dijo “da lo mismo el color del gato, lo importante es que cace ratones”. Es decir, no importa cómo generamos una nueva Constitución, lo único relevante será su contenido.

Tal planteamiento lo hemos escuchado desde hace tiempo y contiene una noción extraña sobre la democracia. Porque democracia es, precisamente, una forma de organización social que establece ciertas reglas para tomar decisiones colectivas. Es, en el fondo, una serie de procedimientos que dan legitimidad a lo que se acuerda. Y el principal pacto social es, precisamente, la Constitución.

Si no fuera así, no elegiríamos Presidente. Bastaría que una consultora llamara a concurso público internacional para contratar el Primer Gerente de la Nación. Daría lo mismo que este fuera chileno, estadounidense, europeo o argentino. Lo importante sería la meta, no el proceso.

Lo paradójico es que no siempre Osvaldo Andrade ha sido tan utilitario, menos procedimental. Hubo un tiempo, en 2011, en que sí creía en procesos más democráticos. En julio de ese año propuso esta opción de cambio constitucional junto a los diputados Sergio Aguiló (IC), Pepe Auth (PPD), Aldo Cornejo (PDC), Alfonso De Urresti (PS), Marcelo Díaz (PS), Marcos Espinosa (PRSD), Marcelo Schilling (PS), Alejandra Sepúlveda (PRI) y Guillermo Teillier (PC). La idea: que el Congreso aprobara una ley por mayoría de sus miembros, iniciada por moción o por iniciativa de 500 mil ciudadanos, para convocar a una asamblea constituyente.

Pero claro, de eso ya pocas personas de acuerdan. Menos El Mercurio, La Tercera y la Alianza, a quienes el Osvaldo Andrade de hoy les hace más sentido. A los celadores del sistema de sociedad actual. Del modelo neoliberal y temeroso de las mayorías. A los guardianes de la gobernabilidad, a costa de la soberanía de los demás. Soberanía posible de recuperar con un plebiscito donde la ciudadanía se pronuncie sobre el mecanismo. Opción rechazada, por cierto, por quienes no creen en la democracia profunda.

Por eso, un recado no solicitado: Osvaldo, cuando llega ese momento, cuando tus adversarios te encuentran la razón, es hora de reflexionar.

A continuación, la transcripción de la parte final de las palabras del presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, durante el seminario “El problema constitucional y su solución”, del viernes 10 de octubre.

“Me preocupa que la centralidad de la discusión sea el método.

Miren, si vamos a elegir una asamblea constituyente votan todos. Y la elegimos entre todos. Y todos valen lo mismo, a mí no me vengan con representaciones corporativas. Porque entonces si es así, no somos todos iguales. O sea, yo quiero que los 120 mil viejos que viven en Bajos de Mena valgan lo mismo que un sindicato o que la CUT. Porque si no, nos están haciendo lesos. Si no, es trampa.

O sea, yo quiero que los mismos 100 mil jóvenes que marcharon en la Alameda valgan que los mismo que los 100 mil que fueron al mall el mismo día, porque todos son chilenos. Si no, es trampa.

Entonces, esto del método no es una discusión teórica tampoco. Elijámosla. Y yo les garantizo que no va a ser muy distinto a lo que tenemos hoy día en la estructura política, el resultado: el 40 % lo va a elegir la derecha, el otro 40 % la Nueva Mayoría y entremedio va a haber ahí un cuento. Ese va a ser el resultado. Y no nos pasemos películas.

Ahora, si algunos presumen que por esta razón vamos a tener una Constitución más radical, estructuralmente distinta, yo lo pondría en discusión. Porque aquí empieza una radicalidad que es distinta y voy a contar una segunda anécdota. Los que estamos en la cotidianeidad tenemos esta deformación, les pido excusas. No preparé mi intervención, estaba preocupado por un lío que hay con unas boletas. Cuando hablaron de allanamiento pensé en la zona sur y dije lo van a hacer allá, y no era en la zona sur.

Entonces, la segunda anécdota. Aprobamos hace poco la Ley de las Trabajadoras de Casa Particular. Se produjo la discusión en la sala y llegaron las dirigentas, estaban arriba, la Ruth Olate, Anecap, qué se yo, ustedes las deben conocer. Si no, no sabrán de lo que estoy hablando.

Y hubo un debate muy interesante y hubo un par de parlamentarios que votaron en contra porque la ley no contemplaba todo. Y las dirigentas de arriba les decían ‘oye, si está buena esta ley, por favor’, ‘No, no, no, no… no tiene todo’. Entonces, saben lo que quiero señalar con la anécdota esta, es que tampoco la radicalidad nos va a ayudar en esto.

Termino con esto. El vanguardismo no nos va servir en esto. La enfermedad infantil del izquierdismo no nos va a servir en esto, perdonen que recurra a un no constitucionalista, a un pela’o. Perdonen que recurra a un pensador que no es un constitucionalista, pero aquellos que crean que en 24 horas y a propósito de una asamblea vamos a resolver y vamos a parir una cosa tremendamente relevante, están equivocados.

Gracias”.

A propósito de artículo de hoy comparto el siguiente texto, transcripción fiel de la parte final de las palabras del presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, durante el seminario “El problema constitucional y su solución” del viernes 10 de octubre. Se incluye por ser parte fundamental de lo observado en esta columna, donde se aborda la visión crítica del dirigente a la demanda de una convocatoria a una asamblea constituyente.Se difunde para la correcta y libre interpretación del lector.***“Me preocupa que la centralidad de la discusión sea el método. Miren, si vamos a elegir una asamblea constituyente votan todos. Y la elegimos entre todos. Y todos valen lo mismo, a mí no me vengan con representaciones corporativas. Porque entonces si es así, no somos todos iguales. O sea, yo quiero que los 120 mil viejos que viven en Bajos de Mena valgan lo mismo que un sindicato o que la CUT. Porque si no, nos están haciendo lesos. Si no, es trampa. O sea, yo quiero que los mismos 100 mil jóvenes que marcharon en la Alameda valgan que los mismo que los 100 mil que fueron al mall el mismo día, porque todos son chilenos. Si no, es trampa.Entonces, esto del método no es una discusión teórica tampoco. Elijámosla. Y yo les garantizo que no va a ser muy distinto a lo que tenemos hoy día en la estructura política, el resultado: el 40 % lo va a elegir la derecha, el otro 40 % la Nueva Mayoría y entremedio va a haber ahí un cuento. Ese va a ser el resultado. Y no nos pasemos películas.Ahora, si algunos presumen que por esta razón vamos a tener una Constitución más radical, estructuralmente distinta, yo lo pondría en discusión. Porque aquí empieza una radicalidad que es distinta y voy a contar una segunda anécdota. Los que estamos en la cotidianeidad tenemos esta deformación, les pido excusas. No preparé mi intervención, estaba preocupado por un lío que hay con unas boletas. Cuando hablaron de allanamiento pensé en la zona sur y dije lo van a hacer allá, y no era en la zona sur.Entonces, la segunda anécdota. Aprobamos hace poco la Ley de las Trabajadoras de Casa Particular. Se produjo la discusión en la sala y llegaron las dirigentas, estaban arriba, la Ruth Olate, Anecap, qué se yo, ustedes las deben conocer. Si no, no sabrán de lo que estoy hablando.Y hubo un debate muy interesante y hubo un par de parlamentarios que votaron en contra porque la ley no contemplaba todo. Y las dirigentas de arriba les decían ‘oye, si está buena esta ley, por favor’, ‘No, no, no, no… no tiene todo’. Entonces, saben lo que quiero señalar con la anécdota esta, es que tampoco la radicalidad nos va a ayudar en esto. Termino con esto. El vanguardismo no nos va servir en esto. La enfermedad infantil del izquierdismo no nos va a servir en esto, perdonen que recurra a un no constitucionalista, a un pela’o. Perdonen que recurra a un pensador que no es un constitucionalista, pero aquellos que crean que en 24 horas y a propósito de una asamblea vamos a resolver y vamos a parir una cosa tremendamente relevante, están equivocados.Gracias”.

Publicado por Patricio Segura Ortiz en Martes, 14 de octubre de 2014
TAGS: #AsambleaConstituyente Osvaldo Andrade

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

Existen en Chile experiencias concretas respecto a la participación de trabajadores y trabajadoras en los directorios de empresas de las que se puede aprender y ampliar
+VER MÁS
#Política

Cóbrenos la palabra

Se diría entonces que los humanos somos en sí mismos, como especie ajedrecística, en este caso, el medio, y cada jugada, un misterio hacia adelante o hacia atrás que nos contesta a ratos; con un poco de ...
+VER MÁS
#Deporte

Sonja Graf: Un retrato a lo Peaky Blinders del ajedrez

Lo que necesitamos como sociedad, es que gobierno y oposición, actúen con responsabilidad. El flagelo de la delincuencia, afecta todos los aspectos de nuestra vida, y era que no, produce severos efectos e ...
+VER MÁS
#Internacional

El legado de Cúcuta

Es urgente que las autoridades den el ejemplo y que el Estado de Chile haga rendir cuentas a los responsables de estos crímenes con premura y determinación, pues la impunidad no puede continuar en el paí ...
+VER MÁS
#Justicia

Una más del general Yáñez

Popular

Según la Encuesta de Bienestar Social (2021), en Chile las personas dedican más de un tercio de su tiempo diario a labores de cuidado, y un 85% de aquellos que pasan más de 8 horas al día en esta labor ...
+VER MÁS
#Sociedad

Avances y retos en el cuidado familiar en Chile

Los empresarios, por la gran responsabilidad que cae sobre sus hombros, no tienen que ambicionar ser los mejores y más ricos del planeta, sino que ser los mejores “para” el planeta, colocando a las per ...
+VER MÁS
#Sociedad

Razas y subhumanos una creencia para justificar atrocidades

La información pluralista y de calidad, la cultura de buen nivel, los valores democráticos y de civilidad, deben ser considerados igualmente derechos de todos los chilenos, y un deber a cargo de los recur ...
+VER MÁS
#Política

Tv pública, una reforma pendiente

Existen en Chile experiencias concretas respecto a la participación de trabajadores y trabajadoras en los directorios de empresas de las que se puede aprender y ampliar
+VER MÁS
#Política

Cóbrenos la palabra