#Política

Abstención y voto en el exterior, ¿distracción o cinismo?

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Esta supuesta “abstención” está conformada en un porcentaje importante por ciudadanas y ciudadanos residentes en el exterior, que deseaban expresar su voluntad política en estas últimas elecciones y que vieron obstaculizado ese derecho por la misma institucionalidad chilena.

A pocas horas de haber concluido las últimas elecciones municipales en Chile, los medios de comunicación han puesto sobre la mesa un nutrido repertorio de análisis acerca del comportamiento electoral de los casi trece millones de chilenas y chilenos que, mediante la inscripción automática, fueron habilitados para votar. Y uno de los focos primordiales de reflexión se centró en el hecho de que sólo 5,6 millones de personas hayan concurrido a las urnas, es decir, menos de un 40 %de participación efectiva, lo que constituiría un golpe de proporciones históricas al tablero institucional de la política chilena. Algunos atribuyen esta situación de desafección a la apatía por el sistema político y a la crisis de legitimidad de las instituciones. Otros apuntan a una colección variopinta de candidatos, sin un verdadero proyecto o relato que congregue a la ciudadanía. Inclusive, el carácter voluntario del voto es erigido como un factor responsable de la ausencia de participación en las urnas.

Independientemente del peso argumental de este tipo de explicaciones (todas susceptibles de escrutinio) y a pesar de que se diga de que con un 61 % de abstención el sistema político podría ir a parar a la UTI, también es muy probable de que esto sea sólo un vendaval, una inocua inclemencia climática que no perturbará la estructura de relaciones económicas, sociales y políticas del Chile de hoy. Es cierto que una arraigada cultura de despolitización y la pérdida de legitimidad de las instituciones políticas podrían explicar parcialmente el ausentismo electoral. Sin embargo, eso no significa que aquí la política pasó a mejor vida, sino que la que quedó malherida es la “política despolitizada” y restrictiva. Alberto Mayol ya señala en su libro “No al lucro” que, a partir de las movilizaciones sociales del 2011, en la ciudadanía ha irrumpido un proceso de re-politización. Podría eso explicar en parte el triunfo de algunos líderes sociales por sobre candidatos designados por centralizadas cúpulas partidistas. Abstención y re-politización coexisten actualmente, aunque en la superficie parecieran entrar en contradicción.

Del mismo modo, lo que no se dice en esa superficie, se oye a gritos fuera de Chile. Una de las elegantes maneras de definir la operación analítica que deja a algunos ciudadanos fuera del foco de reflexión sociopolítica, sin parecer que se les oculta, es la invisibilización. Se trata de excluir, por desconocimiento pueril o debido a una solapada intención deliberada, a un sector de la sociedad al que se priva del ejercicio efectivo de un derecho consagrado normativamente. Sorprende que no se diga que con la inscripción automática, cientos de miles de chilenas y chilenos que residen en el exterior componen ese 61 % de supuesta “abstención”. Tampoco se dice que, aunque la normativa les concede el derecho a voto, la institucionalidad política no ha implementado el reglamento electoral, ni la logística correspondiente, que les permita ejercer su derecho legítimo a sufragar encontrándose en el exterior.

Desde esta perspectiva, esta supuesta “abstención” está conformada en un porcentaje importante por ciudadanas y ciudadanos residentes en el exterior, que deseaban expresar su voluntad política en estas últimas elecciones y que vieron obstaculizado ese derecho por la misma institucionalidad chilena. Hace años que diversas organizaciones chilenas residentes fuera del país vienen demandando que se implemente efectivamente el derecho a voto en el exterior. Sin embargo, ese derecho se encuentra secuestrado por los mismos responsables de implementarlo. Sólo basta observar la campaña “Mánchate el Dedo, Vota por Chile”, originada en Francia, pero efectuada por la Red de Chilenas y Chilenos en el Exterior, que consistió en la realización de votaciones simbólicas en las principales ciudades del planeta, en Octubre de2012, con gran convocatoria. Obviamente, la invisibilización aquí operó a la perfección. Incluso, volviendo espurio hasta los más sesudos análisis acerca de la “abstención” en las últimas elecciones municipales chilenas ¿Distracción o cinismo político? La mayoría en el exterior, afortunadamente, se da cuenta de que se trata de lo segundo.

—–

Foto: Pablo Ocqueteau

TAGS: #VotoExterior

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

31 de octubre

habiendo vivido 7 años fuera de Chile, tengo dividida mi opinion sobre el voto de los chilenos en el extranjero.

Por lado, es cierto: por estar fuera del pais uno no deja de ser chileno. Y el que no se permita votar a los que estan fuera es decirles eso, que no son chilenos. No es justo, porque la gran mayoria esta muy pendiente de lo que pasa en el pais. Y la verdad es que llega a ser ofensivo la forma como se olvida a los chilenos en el extranjero.

Pero cuando ocurrio lo del Transantiago (que me pillo fuera del pais) me hizo reflexionar. Estando en el extranjero, hay muchas cosas que no vivimos. Los chilenos en el extranjero saben que las cosas estan muy caras en Chile, pero no han vivido el costo de ir al supermercado estos dias. Pueden ver las manifestaciones de los usuarios del metro o del bus, pero no dimensionan en toda su gravedad el problema.

Yo no vivi el gobierno de Bachelet (ni siquiera pude votar en esa eleccion) porque no estaba en Chile, no vote por Piñera porque no estaba en Chile, no estuve para el terremoto, no estuve cuando cambiaron la Americo Vespucio que yo conocia a lo que es ahora, me lleve una sorpresa con Vicuña Mackenna y Santa Rosa, me lleve una muy desagradable sorpresa con los precios de los comestibles y de la luz, agua y gas…. aunque de hecho, lo mas impactante fue la cantidad de edificios que se han construido en Santiago estos años, y la cantidad de gente que vive aqui. Sabia que hay como 6 millones en la ciudad, pero me basto subir una sola vez al metro para darme cuenta de lo que les ha tocado vivir a los santiaguinos estos ultimos años y que yo no comprendia realmente.

Cuando se esta fuera uno se entera de muchas cosas porque uno tiene familia, y la familia le cuenta. Pero cuando uno vota no deberia hacerlo en base a lo que la familia le conto, o lo que leyo en los periodicos, o lo que vio en la señal internacional (jope, que mala es) El voto es algo personal, el voto es un derecho pero tambien un deber: el deber que tiene el ciudadano de elegir a quien mejor le representa. En Providencia votaron a una señora dueña de casa porque esa señora dueña de casa representa a mucha gente de lo que ahora es Providencia, una que cuando yo me fui no estaba asi. Si hubiera estado inscrita en Providencia, pero hubiera vivido en el extranjero ¿como habria entendido realmente lo que decia la señora Errazuriz sobre el problema que es la construccion descontrolada en la comuna?

Lo peor, en todo caso, es que el votante que esta en el extranjero tiene una gran libertad de votar por quien le de la gana, porque no le tocara aguantarlo durante 4 años.

Hay mucho cinismo hacia el chileno que esta en el extranjero, porque se usa su reivindicacion a votar politicamente, pero no se hace nada al respecto, lo que nos deja creo que como el unico pais al menos en el hemisferio occidental en que si estamos en el extranjero no tenemos derecho a votar…. como si el voto fuera una concesion de los partidos politicos o de los gobiernos, y no un derecho ganado y propio de los ciudadanos. Pero esta el problema de los efectos de ese voto. Si alguien lleva mas de 10 años fuera de Chile sin haber regresado al pais en ese tiempo ¿que sabe en realidad de Chile y de los chilenos que viven en el pais? Conoce el Chile de hace 10 años, no este. Su derecho-deber de votar tendra efectos en estos chilenos, a los que no conoce y que son distintos a los de hace 10 años, no en el o ella porque el o ella esta en el extranjero, y a quien eligio (basado en una impresion y no en una informacion adecuada), si sale electo, tendra “poder” sobre los chilenos que viven en el territorio nacional, no en el chileno o chilena que esta en el extranjero.

Y si algo nos enseño esta eleccion es que sí, el voto cuenta.

El asunto es complicado, porque esta el derecho al voto que tiene todo ciudadano, contra los efectos que tiene que vote alguien que no sabe realmente la situacion.

oscar vivallo

31 de octubre

Estimada Marcela.

Comparto gran parte de lo que dice. Y creo comprender su posición. Sólo deseo señalar dos cosas respecto de lo que dice. Primero, que la relación con Chile que tienen las 900 mil chilenas y chilenos que se encuentra en el exterior, en especial, el conocimiento respecto de la realidad del país de origen, es tan variada como la cantidad de personas que están en esa situación. En tal sentido, existen muchas circunstancias de vida diferentes a la descripción que usted ha realizado acerca de alguien que se encuentra fuera del país. La misma falta de conocimiento lo he observado en algunas personas que residen en Chile.
Pero, lo más relevante de lo que expreso en mi artículo, es que todas la situaciones problemáticas que usted observa en nuestro país, se sustentan en una realidad sociopolítica caracterizada por la vulneración de una diversidad de derechos, por obra de una pequeña élite económico/política que tiene secuestrada la vida de millones de chilenas y chilenos. El derecho a votar en el exterior es uno más de esos derechos que están siendo deliberadamente vulnerados.
Restablecer cada uno de esos derechos es el primer deber que tenemos todas y todos. Y en el caso particular del voto chileno en el exterior, luego de su garantía, es deber fortalecer -mediante políticas públicas- una relación profunda de nuestro país con cada uno de sus hijas e hijos.
Saludos cordiales desde Berlin.

01 de noviembre

Excelente nota!

La presente columna muestra claramente el dilema que vive la comunidad de ciudadanos chilenos en el extranjero.
Desde hace ya casi 40 años que, el #VotoExtranjero ha sido prioridad número uno para la comunidad, pero aún no hay respuesta de los gobiernos debido a intereses partidistas.
La dificultad para incluir a nuestro padrón electoral en las encuestas y demuestrar ciertamente para quien irían estos voto, ha imposibilitado a los partidos políticos a tomar una desicion, menoscabando el foco de este dilema, el derecho que cada ciudadano siempre debe tener: el derecho voto.
Además, coincidimos en que es un cinismo, ya que el derecho a voto esta garantizado por nuestra constitución, pero no tenemos como ni dónde hacerlo. Lo que es un tema completamente de “voluntad política”
Por suerte la sociedad chilena ha alzado su voz y exigido legislar al respecto. Tenemos esperanza de votar el 2013, ayúdanos! Ayúdate!

@ChilenosSinVoto

02 de noviembre

Hola hola,

Soy un chilenos que me vine a estudiar ingles a Australia, luego viaje, trabaje y practique mi ingles con una Work & Holidays Visa. Al paso del tiempo entre a la universidad y ademas me enamore. Ya llevo casi 5 anos por aca y al parecer sera hasta “nuevo aviso”

Me suena tan extrano cuando escucho que no debiera tener derecho a voto porque no pago impuestos (lo he escuchado de diputados como Ivan Moreira tambien) o que deben haber vinculos para ello. Me pregunto que vinculos seran esos? Dinero en la AFP? Propiedades? Familiares? Hablar castellano con acento chileno? o solo el hecho de ser Ciudadano Chileno?

En mi caso, tengo todo eso y mas, pero hay otros que podrian quedar fuera entre estos “elegidos” por alguna circunstancia que no creo seria procedente.

Por que sera tan dificil aceptar o entender que hay ciudadanos chilenos viajan por multiples razones y hacen sus vidas en una forma “no tradicional”? Y se muestra un cierto recelo con nosotros por el hecho de vivir fuera del pais y de no “tener que sufrir como nosotros en Chile” al punto de llegar a envidiar a exiliados politicos que tuvieron una supuesta “suerte”

Creo que la Ciudadania es lo unico que puede condicionar mi voto, no la situacion social, economica, religiosa, sexual, etc. Espero tu tambien.

Votemos juntos este 2013.

MVA

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Este domingo nos jugamos algo importante, no estamos hablando de una elección universitaria, de centro de estudiantes, o de un tongo cuasi salfatiano.
+VER MÁS
#Política

El idealismo ético, como lastre político

Pero sí tenemos la oportunidad de intentar otra ecualización. Una donde el otro no sea, de entrada, mi enemigo sino alguien compañero, merecedor de vivir en dignidad. Donde lo que me pertenece no sea a c ...
+VER MÁS
#Política

Ecualización valórica de nuestra sociedad -en modo presidencial-

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

La tesis de una temprana degeneración concertacionista es un fantasma que, innegablemente, siempre se puede encontrar presente frente a los ojos de aquellos que depositaron sus esperanzas en el FA.
+VER MÁS
#Política

¿La temprana degeneración concertacionista del Frente Amplio?

Popular

Hoy la esclavitud no está legitimada, pero se calcula que existen unos 38 millones de esclavos en el mundo, por ejemplo en India es una realidad que se oculta y allí hay unos 16 millones esclavos.
+VER MÁS
#Economía

Lo que oculta la globalización ¿Comprarías cosas hechas por esclavos?

Mi conclusión es que Sebastián Piñera en materia de educación defenderá los intereses de los nodos principales de su red: sostenedores privados y Ues privadas.
+VER MÁS
#Educación

Red de Piñera en educación: sostenedores privados, Elige Educar y Ues privadas

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Imagínese no sólo no ser reconocido como trabajador por su empleador, sino que, además, se le obliga a usted a cumplir con obligaciones que le corresponden a él. Así, usted se enfrenta a la posibilidad ...
+VER MÁS
#Política

La última oportunidad de ser consecuentes