#Medio Ambiente

Protección Internacional de los Recursos Pesqueros

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Ha llegado el fin de la diplomacia y las medidas interinas no vinculantes, para dar paso a medidas vinculantes que ayuden a recuperar lo poco que queda del Jurel y a impedir que pase lo mismo con otras especies.

Esta semana pudo convertirse en una semana histórica para la protección del Jurel y los ecosistemas marinos en aguas internacionales en el océano más grande del mundo. De haber sido ratificada la Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur (ORP-PS) por parte del Senado de Chile, esta convención debería entrar en vigor en menos de tres meses.

El artículo 38 apartado 1 de la Convención establece que el Convenio entrará en vigor 30 días después de la fecha de su aprobación definitiva, la que requiere que concurran por lo menos tres Estados ribereños adyacentes a la zona del Convenio y al menos tres Estados costeros no adyacentes cuyos buques pesquen o lo hayan hecho en el Área de la Convención.

Ya casi se han cumplido estos requisitos. Sólo queda que uno de los países de ‘este lado’ de la zona del convenio ratifique y el que se encuentra más avanzado en esa tarea es Chile. Otros países que podrían hacerlo son Perú y Colombia (que tienen el tratado entrampado en sus respectivos congresos) más Ecuador, país que no ha firmado el texto de acuerdo y por ende se encuentra mucho más atrás.

Esta historia comienza en el año 2006, cuando Chile, junto a Nueva Zelanda y Australia, patrocinaron la creación de la ORP. Para ello apoyaron una serie de reuniones de consulta para homologar criterios entre todas las naciones involucradas en la captura de especies transzonales en el área de la convención, en consonancia con el derecho internacional y las mejores prácticas promovidas por la Organización para Alimentación y Agricultura de las Naciones Unidas, FAO.

La primera reunión internacional para discutir el establecimiento de la Organización Regional de Pesquera tuvo lugar en Wellington, Nueva Zelanda, en febrero de 2006. Las siguientes reuniones fueron en Australia, Reñaca – Chile, Nueva Caledonia-Francia, Guayaquil-Ecuador, Canberra-Australia, Lima-Perú y Auckland-Nueva Zelanda. Durante todo el proceso de negociación Greenpeace ha estado trabajando para que se regulen las pesquerías incorporando el Enfoque Ecosistémico y el Principio Precautorio.

En la primera de las reuniones de consulta, se crearon dos grupos técnicos para apoyar el trabajo de la ORP, el Grupo de Trabajo Científico y el de Datos e Información, los que han estado reuniéndose periódicamente para ayudar a la toma de decisiones de los representantes de cada país.

En este proceso se han adoptado también varios acuerdos no vinculantes o voluntarios hasta que la Convención entre en vigor. Así fue que en la Reunión de Reñaca, en Mayo del 2007, se obtuvieron medidas interinas para la regulación de la pesquerías de fondo y las pesquerías pelágicas (de superficie) en aguas internacionales, dentro de lo que se destaca el límite voluntario al esfuerzo pesquero (buques, captura o capacidad de pesca) en ambas formas de pesca, y se estandarizó la recolección, reporte, verificación e intercambio de información.

Dos años después, en Auckland, Nueva Zelanda, las partes adoptaron la prohibición de usar redes de enmalle de aguas profundas hasta no contar con medidas de manejo por parte de la convención y se aprobó el texto de la Convención sobre la Conservación y Ordenación de los Recursos de alta mar del Océano Pacífico Sur.

Después de la adopción del texto de la Convención, las partes decidieron tomar las necesarias rondas de negociación para preparar su entrada en vigencia. Así se reunieron otras tres veces más, donde la primera sesión tuvo lugar en Auckland, Nueva Zelanda entre 19 al 23 julio de 2010, la segunda en Cali, Colombia entre el 24 al 28 de Enero de 2011y finalmente en Santiago de Chile entre el 30 enero y el 3 febrero de 2012.

En Santiago, se acordaron nuevas medidas interinas para las especies pelágicas, las que revisaron las adoptadas en Cali, el año 2011 y las adoptadas en Reñaca el 2007, para evitar que el jurel, principal especie transzonal, colapse definitivamente.

En la sección sobre Gestión de Captura, se acordó limitarlas al 40% de lo ocurrido el año 2010, principalmente haciéndose cargo de la crisis que el Jurel actualmente enfrenta y permitir esfuerzos aún modestos para la recuperación de la especie.

En la Sección de Recolección de Información y Datos, los participantes se comprometieron a informar de forma mensual las capturas usando el Estándar de Datos adoptado en dicha reunión. Todos los participantes deben asegurar un mínimo de cobertura de un 10% de Observadores Científicos en los viajes realizados por las naves que enarbolan su bandera. Y todos los países costeros deben asegurar compatibilidad en las medidas de conservación y manejo que adopten en sus aguas nacionales con las medidas acordadas por las partes en la ORP.

Y finalmente, las partes presentes en la tercera reunión preparatoria mandataron al Grupo de Trabajo Científico a desarrollar y actualizar la evaluación de la población del Jurel del año 2011, a raíz de las recomendaciones hechas en los informes del grupo de octubre del 2010 y septiembre de 2011.

Durante estos seis años de negociaciones diplomáticas y trabajo técnico, se han sentado las bases para la regulación definitiva de las especies pesqueras en el Pacífico Sur, y es por eso que todo este esfuerzo debe ser ratificado por la aprobación de la Convención por Chile.

Ha llegado el fin de la diplomacia y las medidas interinas no vinculantes, para dar paso a medidas vinculantes que ayuden a recuperar lo poco que queda del Jurel y a impedir que pase lo mismo con otras especies.

Chile puede y debe dar ese paso.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La jueza Mónica Jeldres advirtió que "no se debe relativizar la protección de la infancia", cuando el Estado asigna recursos, cobertura y legislación en la Protección de la niñez.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El defensor que no será defensor

No es difícil soñar e imaginar durante el siglo XXI, ver crecer la ciudad eléctrica, eólico-fotovoltaica más grande de América, una ciudad para vivir sin un horrible puerto de carga al frente, con la ...
+VER MÁS
#Sociedad

Soñando Valparaíso, la ciudad eléctrica

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Entendemos que el derecho a la libre determinación es un derecho imperativo, por lo que no sería entendible su negación, entendiendo que los pueblos indígenas en su conjunto han debatido y apuntado a in ...
+VER MÁS
#Política

Kizugünewtun: Derecho a la libre determinación

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

Uno de los pilares y principios en que se basa la mediación en salud, es efectivamente a imponer mesuradamente en la sociedad Chilena un cambio de razonamiento y de búsqueda a sus problemas, y así desjud ...
+VER MÁS
#Justicia

Un cáncer llamado negligencia médica