#Medio Ambiente

Cortes de agua potable y cambio climático

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Chile, lamentablemente, va a la inversa, apostando por la instalación de nuevos proyectos en las cabeceras de las cuencas que, además de alterar el curso y caudal de los ríos, provocan deforestación en zonas de pendientes, que luego tienen un efecto catastrófico, especialmente sobre infraestructura publica y privada, y por añadidura, sobre la población.

El reciente corte de agua en la Región Metropolitana dejó a más de 3 millones de personas sin abastecimiento hídrico por casi dos días, sumándose a un hecho similar registrado en enero. El evento nos demostró la precariedad de la industria sanitaria ante los efectos de la naturaleza, y recalcó la importancia esencial del agua para concretar todas las actividades del país, tanto domésticas como económicas.

Si bien el episodio no fue causado por la acción humana, ya que se trató un fenómeno climatológico originado por  lluvias calientes en la alta cordillera, que causó deslizamientos de tierra y aumentó la turbidez de los ríos que proveen de agua potable a  Santiago, sí es relevante indicar que esta crisis de abastecimiento se vio agravada por la  intervención de las empresas mineras y eléctricas que han  removido gran cantidad de tierra para sus caminos y faenas en las cabeceras de las cuencas de los ríos Mapocho y Maipo en la Región Metropolitana.

Y también por la falta de inversiones de la empresa Aguas Andinas para ejercer responsablemente su concesión, en un contexto de cambio climático y por la acción irresponsable de los diversos gobiernos, que han continuado aprobando  proyectos que vulneran la seguridad hídrica de la capital  y  sus 6 millones de habitantes.

Lo ocurrido en Santiago no es un hecho aislado. El cambio climático que intensifica el fenómeno de las lluvias calientes se ha manifestando durante las últimas décadas, pero las autoridades siguen actuando como si no existiera, arriesgando a la población, la infraestructura y la producción.

El aumento acumulado de la temperatura global del planeta, según el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) hoy es de más de 0.8 grados Celcius. Sólo desde 1978 a la fecha, el aumento fue de 0,134 grados, según un reciente estudio de la  Universidad de Alabama, hecho en base a  mediciones satelitales del NOAA y la NASA.

Ante un escenario global y local de incertidumbre climática, que ha aumentado la frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos, como las lluvias torrenciales en zonas altas por causa de  la pérdida de la isoterma  cero,  la lógica indica que la sociedad debe adaptarse y re-pensar la forma en que se relaciona con su geografía, estableciendo claramente qué tipo de actividades pueden realizarse en zonas desde donde se obtiene un bien tan preciado como el agua.

En el caso de una ciudad como Santiago, situada a los pies de la cordillera de los Andes, es vital poner un coto a la intervención de los ríos para mantener a raya la posibilidad de aluviones y arrastre de material a quebradas y ríos.

Pero Chile, lamentablemente, va a la inversa, apostando por la instalación de  nuevos  proyectos en las cabeceras de las cuencas que, además de alterar el curso y caudal de los ríos, provocan deforestación en zonas de pendientes, que luego tienen un efecto catastrófico, especialmente sobre infraestructura publica y privada y, por añadidura, sobre la población.

Prueba de ello es la incidencia de los movimientos de tierra que hoy realiza el proyecto hidroeléctrico Alto Maipo (de AES Gener) en la cuenca del río Maipo, contribuyendo a acrecentar el efecto de los aluviones.

Incertidumbre que se traspasa a vecinos del sector cordillerano de Santiago y la V Región en la expansión minera de Los Bronces (de Angloamerican), que ha construido un túnel sin permisos bajo el glaciar La Paloma, amenazando su estabilidad; y la ampliación de Andina (Codelco), la cual pretende triplicar  su actual área de faenas y en la que la propia cuprífera estatal reconoce que destruirá más de 100 hectáreas de glaciares de roca, afectando las reservas de agua de la cuenca alta de Santiago.

El gobierno, tal como declara en su estrategia de cambio climático, debe pasar a la acción para proteger legalmente los glaciares y demás las fuentes de agua dulce que alimentan las cuencas hidrográficas, conservando la cobertura vegetal de estas; restableciendo los caudales ecológicos; e iniciando planes de gestión integrada de cuencas, con participación de  organizaciones ciudadanas y usuarios tradicionales del agua.

Es vital que las autoridades entiendan que no pueden seguir avalando la destrucción de los recursos hídricos en el contexto de sequía y cambio climático que enfrentamos. Seguir abriendo la cordillera a la depredación minera y energética es, posiblemente, pan para hoy pero hambre para mañana; y de seguro la imposibilidad de mantener la capital en el valle de Santiago.

—–

Fuente de fotografía

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

15 de febrero

En este artículo se atribuye el reciente problema de agua potable en Santiago una mezcla de conceptos: por una parte al deficiente manejo de las cuencas cordilleranas, y por otra al mitológico “calentamientoglobal-cambioclimático”.
Siendo lo primero muy atendible, lo segundo merece discusión.
¿Si un tercio de la población de Chile se hacina en una cuenca, alguien pensó que alguna vez no habría problemas de agua potable?,. y más aún teniendo un régimen pluviométrico errático?.
Una megaciudad como Santiago, con toda su emisión térmica, de por sí constituye una fuente de calor artificial formidable, y lo menos que se puede esperar es que haga subir las isotermas por las laderas que la encierran.
Esto no tiene necesariamente que ver con el mitológico “cambioclimático antropogénico”, ni las emisiones de CO2. Es el efecto urbano típico, sumado a una lluvia veraniega inusual pero no por ello inverosímil, ), y, ….la siempre presente dosis de imprevisión chilensis.
Se introduce también el concepto de “lluvias calientes”, lo que resulta novedoso en nuestro medio, más aún en la cordillera.
La afirmación de que la “temperatura global” habría subido 0,134 grados C desde 1978 a la fecha, hay que analizarla en un contexto más general, Aquél año coincide con el término de una fase fría de la PDO, (la única del Siglo XX), que se había iniciado en 1945, y que tuvo a muchos agoreros anunciando un apocalíptico “enfriamiento global” en la década de los 70; curiosamente algunos serían apóstoles del “calentamiento global” y asesores de Al Gore unos años después.
Más significativo parece ser que el “calentamiento” se haya detenido después del “súper Niño” de 1998, aún cuando las emisiones de CO2 aumentan consistentemente, y la PDO estuvo en fase cálida hasta 2005 m/m.

Chile Sustentable » Cortes de agua y cambio climático

15 de febrero

[…] COlumna de Sara larraín, publicada en el Blog de Cooperativa y Quinto Poder […]

16 de febrero

“Habría que puro mover Santiago no más”…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La propuesta de un mecanismo de justicia transicional es la genuina alternativa a la propuesta de "Paz para la Araucanía" que recoge el Plan Araucanía del gobierno, la cual reitera las propuest ...
+VER MÁS
#Política

Justicia transicional sin mano dura en Araucanía: la solución política

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje