#Justicia

Apple & FBI: ¿Cómo sería en Chile?

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

A una empresa tecnológica le solicitan algo que no tiene y que la obligaría a crear un nuevo sistema operativo que permita a agentes del Estado acceder a la información de las personas

Como ustedes ya sabrán por los medios de comunicación, hace ya tres meses en el condado de San Bernardino (California) un hombre y su esposa abrieron fuego en una fiesta matando a 14 personas y dejando en el lugar algunas bombas, antes de huir.

Tras su escape los asesinos fueron encontrados y abatidos por la policía; durante el posterior proceso de investigación la Oficina Federal de Investigación (FBI) ha pretendido acceder a la información disponible en el teléfono de uno de los atacantes, pero se ha encontrado con que se trata de un móvil de la marca Apple, encriptado y con mecanismos de borrado, de forma tal que si fallan sistemáticamente en adivinar el código de acceso, el sistema operativo de la máquina eliminará automáticamente sus contenidos.

Entonces, han solicitado a Apple que les dé acceso a la información disponible en el teléfono o que remueva los mecanismos que les obstaculizan, pero la empresa se ha negado, tanto porque ello implicaría construir un nuevo sistema operativo para el teléfono que debilitaría sustancialmente la calidad y características del producto, como por consideraciones relativas a las expectativas de privacidad de los ciudadanos frente a las intromisiones de los gobiernos.

En respuesta a lo anterior el FBI, entiendo que a través del Departamento de Justicia, ha pedido a una jueza federal una orden para obligar a Apple a colaborar y esta ha ordenado a la empresa tecnológica proveer al FBI de una “asistencia técnica razonable” para extraer la información del teléfono, lo que las partes en conflicto interpretan de manera muy divergente. Para el FBI ello significa que Apple debe remover los obstáculos o entregarles los datos y para Apple ello implica explicar las especificaciones técnicas del producto y los sistemas de cifrado, lo que ha conducido a la judicialización del impasse, incluso con comparecencias ante el Congreso.

Dejemos atrás la discusión judicial norteamericana, en cuya legislación y precedentes judiciales no soy experto, y traslademos imaginariamente el mismo conflicto a nuestro país. Imaginemos también, para hacer más real el ejercicio, que los intereses en juego son representados por el Ministerio Público por una parte, y por alguna empresa tecnológica que crea aparatos y software de nicho, con encriptación, por otra.

¿Puede en un caso análogo la empresa ser obligada a inclinarse ante las pretensiones del Ministerio Público y en definitiva romper la encriptación?

Si lo pensamos bien, que terroristas o delincuentes utilicen teléfonos de determinada marca no hace a la empresa ni autora, ni cómplice ni encubridora de los delitos. Si no, imaginen la situación de los pobres fabricantes de cuchillos de cocina. De hecho, la empresa ni siquiera es parte del eventual juicio ni debiera normalmente intervenir en él: no ha sido testigo de los delitos, ni tiene el rol de perito judicial en este entuerto.

Y de repente se ven enfrentados a un requerimiento del Ministerio Público para nada menor: deben trabajar en la creación de un nuevo programa de computación que sea capaz de romper la seguridad de sus propios dispositivos y productos quitándole algunos de los atributos con los que los comercializan en el mercado. Así, por la cara bonita del señor Fiscal.

La respuesta aquí, como tal vez lo sea en Estados Unidos, es que ni el Ministerio Público ni los jueces tienen la facultad de obligar a los ciudadanos a ponerse a trabajar en las investigaciones policiales: ese es el rol de las policías y otros agentes del Estado a quienes la ley les encomienda tal misión y ni a pretexto de circunstancias extraordinarias pueden hacer tabla rasa de ello.

A lo más pueden pedir nuestra colaboración como particulares y nosotros veremos si queremos dedicar tiempo, gente y dinero a ello, y tenemos la absoluta libertad de negarnos, aún cuando ofrezcan remunerarnos, pues una de las expresiones de la libertad es, precisamente, la libertad de trabajo: puedes negarte a hacer lo que no quieres y no deben existir sanciones derivadas de ello.

Nótese que no es una cuestión menor lo que le están pidiendo a la empresa tecnológica: le solicitan algo que no tienen y que los obligaría a crear un nuevo sistema operativo que permita a agentes del Estado acceder a la información de las personas, y una vez abierta judicialmente esta posibilidad, difícilmente existirán límites a lo que se puede pedir en base al precedente: grabar conversaciones, localizar con exactitud a las gente, tomar fotografías en forma clandestina, hacer un mapa de nuestras relaciones sociales, copiar correos electrónicos, etc.

Este punto es relevante por otra cuestión: los datos que buscan no están en posesión de la empresa tecnológica y el teléfono ya no le pertenece, pues lo vendió a un particular. ¿A qué título entonces se puede hacer por el Ministerio Público o la policía una exigencia de esta naturaleza?

Eso nos lleva a revisar, a vuelo de pájaro, a otras empresas tecnológicas que se caracterizan por apropiarse de los datos, conocerlos, analizarlos y explotarlos comercialmente como Google y Facebook.

Pero estos últimos casos serían diferentes: ellos sí tienen los datos de las personas, los mantienen bajo su esfera de control y su modelo comercial se basa en conocerlos, guardarlos y analizarlos con técnicas de big data. En este tipo de situaciones, los jueces si pueden hacer una ponderación de los derechos en juego y decir, “Bueno, dado que usted tiene los datos, que es muy simple obtenerlos y el objetivo es precaver futuros delitos que pueden afectar a un número masivo e indeterminado de personas, le ordeno entregarlos al Ministerio Público”.

Por eso tiene cierta lógica que hace algunas horas un juez brasileño haya ordenado detener al vicepresidente de Facebook para América Latina por negarse a entregar la información que se le solicitó sobre comunicaciones entre narcotraficantes.

Pero esa misma detención pierde todo sentido cuando en realidad la información que pide el juez es la relativa a comunicaciones por WhatsApp, un servicio diferente a Facebook, en que aparentemente las comunicaciones viajan en forma encriptada de usuario a usuario (end-to-end, le llaman los siúticos), sin servidores centrales que lean y conserven los datos.

En el primer caso habría bastado la mera entrega de los datos solicitados por un juez tras una ponderación de los derechos en juego; en el segundo, para obedecer la orden, tendrías que convertirte en parte activa de la maquinaria de persecución criminal del Estado, cuestión que en el siglo XXI y a estas alturas de la evolución democrática no es exigible, ni aceptable.

TAGS: datos personales investigación policial Tecnología

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Alexis

06 de marzo

Efectivamente aquí es necesario ponderar los derechos en juego, si mi derecho y el de mi familia a vivir en paz, tranquilidad, seguros, sin miedo a la delincuencia, al terrorismo, a que un enfermo asalte, mate o viole, están por sobre los derechos de “trabajo” de particulares cuyo costo por facilitar información que podría ayudar en una investigación, es sólo monetario…si una empresa puede vender mis datos a otra para que me llamen por teléfono o me maden un mail porqué los organismos de persecución criminal no pueden hacer lo mismo…sera porqué es un negocio que paga bien. Las empresas deben someterse a los Estados por la seguridad de sus ciudadanos…y siempre en un marco legal que tambien proteja los derechos de privacidad y de la información personal como la ley que ya tenemos en Chile. Subrepticiamente en estas notas se deja ver un ánimo populista y un resentimiento odioso por la historia pasada que lleva a pensar que todo actuar policial o judicial en este pais será mal utilizado…es necesario crecer y madurar como país y no seguir viviendo en el pasado.

06 de marzo

Me es difícil explicarle brevemente todo lo que el Estado puede hacer en nombre de la seguridad, pero hay una serie de libros y películas que podrían ilustrar ese punto, como “1984”, “En el nombre del padre”, “Sacco & Vanzetti”, etcétera.
Las empresas y los ciudadanos por supuesto que están sometidas a las leyes del Estado, lo que no significa que por orden del Estado deban vigilar o espiar a los demás ciudadanos.

profesional-TI

07 de marzo

Estimado Carlos :
Interesante columna , me gusto la incomoda posición en la que quedaríamos si sucediera en Chile.
Creo que acá hay un tema de forma y fondo. NO me parece correcto que las Compañías entreguen la información a terceros de un cliente especifico . Pero entiéndase que acá hay un crimen( o cualquier delito) y esos “terceros ” son la policía , por lo tanto creo que bajo ese contexto , el de un delito de por medio , las empresas deberían estar “obligadas” a responder a los requerimientos del Ministerio publico.Por otra parte , te puedo asegurar que eso de “crear un nuevo Sistema Operativo ” es absolutamente falso , soy un profesional TI de 15 años de experiencia , los que hemos diseñado e impelementado sistemas sabemos que es Falso . Seria inviable que diseñaramos un codigo fuente sin que lo podamos manipular…imposible.Apple pone ese argumento (débil por lo demás) . La estrategia de Apple es que no quieren que nada ni nadie pueda revisar su código fuente que a la larga es su patrimonio y con el cual ganar dinero.Como dato , hace 2 años un analista de Apple filtró extractos de código del Iphone 5. ¿Cual fue el resultado? , el analista condenado a 10 años por divulgar información privilegiada. Pongo este ejemplo para que se entienda q Apple siempre tendrá un motivo para no ayudar y/o colaborar en todo lo que tenga que ver con que alguien “husmee” en su codigo.Por ultimo , Apple tiene hace varios años toda su información en la Nube (icloud).

Salu2

profesional-TI

07 de marzo

Quede corto con el espacio (con esto termino) .
Las empresas TI tienen toda la infraestructura para espiar a la gente.

13 de marzo

Si no te gusta la expresión “nuevo programa de computación”, dejémosla en “nueva versión de un sistema operativo” pues lo que el FBI quiere todavía no existe e implicaría, de todas formas, reescribir ciertos módulos del software con toda la complejidad técnica que ello supone.

Ahora bien, imagínate que estamos en la Alemania nazi, o en el Chile de Pinochet o actual, y la policía llega con un artilugio que tú inventaste exigiendo que lo transformes de forma tal que sirva para identificar judíos/comunistas/mapuches, cuya mera existencia atentan contra la seguridad interior del Estado (el poder político dice qué es delito y que cosas no lo son).

De acuerdo a tu lógica, es tu “obligación” colaborar.
Y lo que yo digo que eso no es cierto, que el asunto tiene muchos matices; uno de ellos es que Apple NO TIENE LA INFORMACIÓN, pues a quien persiguen ya no usaba iCloud.

Y si la tuviera, tampoco puede la policía o el Ministerio Público exigir esa información libremente, pues ellos no son los árbitros del sistema: son los jueces. Y si consideramos que un juez se equivoca es nuestro derecho apelar a su decisión, como ocurre en este caso.

profesional-TI

14 de marzo

Respeto su opinión , pero no lo comparto.

Salu2

Gina montanares

09 de noviembre

Hola yo soy sorda quiero trabajo ya ella todo malo falta plata 200000
El hombre y muejer ya yo esta abrruida mucho

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Este es un tema muy relevante y no menor y del cual debemos esperar la mayor atención de los candidatos, así como propuestas específicas diferentes de las aplicadas hasta el presente.
+VER MÁS
#Salud

Salud, tema central en la elección presidencial

En “Tapete” podemos observar que la motivación del trabajo del artista para con el espectador es la búsqueda del cuerpo que se puede apreciar en la fotografía; un cuerpo que se presenta como una mera ...
+VER MÁS
#Cultura

Tapete: exposición de Gabriel Navia

Chile no está en caos, Chile no es un mal país, Chile no va cuesta abajo, es todo lo contrario, basta de engañar a los chilenos, la banca tiene ganancias históricas, CODELCO, tiene las mejores ganancias ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Chilezuela y la caricatura que quieren instalar

En términos generales el IPSA se ve fuertemente influenciado por la especulación del mercado, que puede ser llevada al común de las personas y que tiene por objeto solo hacer un volador de luces frente a ...
+VER MÁS
#Economía

La caída del IPSA y como esta pretende influir en la votación

Popular

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

El Gobierno Regional de Antofagasta debe jugar un rol más protagónico, fue su principal promesa de campaña en materia de Derechos Humanos.
+VER MÁS
#Política

Ex cuartel DINA-CNI de Antofagasta declarado monumento nacional