#Género

No hay #DíadelNiño sin niñas

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

No hay #DíadelNiño sin niñas. Sí, así de claro y golpeador es el posteo que aparece en twitter y que instala a partir de esta celebración llena de comerciales y consumo, una reflexión descarnada respecto a la manera en que nuestra sociedad aborda el tema de la paridad de género desde la más tierna infancia.


La idea es llegar a un lenguaje generativo y no meramente descriptivo para que la paridad permita -tarde o temprano- la inclusión de la diferencia; pero de la diferencia entre seres humanos, no entre géneros.

Desde hace tiempo, hemos ido acostumbrándonos, por lo menos en los grandes discursos, al “compañeros y compañeras”, “trabajadoras y trabajadores”, “ciudadanos y ciudadanas” entre un gran universo de conjugaciones posibles; sin embargo, y reconociendo como un logro formal esa visibilización, sigue existiendo en lo profundo una gran falencia en esa buena intención y por tanto se devela la paradoja de la distinción de género, de exclusión y hasta de discriminación.

En estricto rigor, al diferenciar lingüísticamente la accidentalidad que nos definió como XX o XY, asumimos de manera natural que también existen diferencias intelectuales, de valores y cosmovisiones que nos hacen convivir en un mismo espacio, pero delimitado por prejuicios que conducen a la aplicación de la generalización como: “todas las mujeres son sensibles” o “todos los hombres son malos”. Además del uso peyorativo del género como el famoso “es niñita” cuando nos referimos a un hombre como “cobarde” y otros ejemplos menos honrosos a mujeres que no cumplen con ciertos estándares. Esto en lo más cotidiano.

Pero en ámbitos que conllevan, por ejemplo, a la academia o política (por citar algunas situaciones) la frase: “ella tiene muy buenos argumentos para ser mujer” es más que frecuente, y la toleramos sin darnos cuenta de la minimización al valor real del aporte, anulando a la persona y reduciendo su ámbito de grandeza a su mínima expresión, situaciones de las cuales todos nos hacemos cómplices sin siquiera chistar.

Es innegable que hay atributos que nos serán propios y otros adquiridos por estímulos culturales y sociales. Por tanto, el verdadero trabajo hacia la paridad involucraría un ejercicio estoico para lograr la coherencia y comprensión que la acción verbal es parte de la acción social, comprendiendo que el valor de la lucha por la paridad no está concentrada exclusivamente en una “o” en una “a”. La idea es llegar a un lenguaje generativo y no meramente descriptivo para que la paridad permita -tarde o temprano- la inclusión de la diferencia; pero de la diferencia entre seres humanos, no entre géneros.

El #DíadelNiño sin niñas, no es un accidente en el mundo de la “o” y la “a”, es un síntoma que nos hace reflexionar si ¿existe real voluntad de abrir conciencias desde la infancia para construir las palabras de diversidad y respeto, materializándolas en una real inclusión para nuestros niños y niñas hoy?

En lo inmediato, y como primer elemento de generación de cambio, debiéramos preferir el #DíadelNiñoyNiña, refundándolo y celebrándolo como el #DíadeL@sNiñ@s; ya que los cambios culturales hacia la inclusión educativa comienzan en la primera infancia, tarea aún pendiente que debemos asumir -omo país en su conjunto-.

TAGS: Ciudadanía Derechos de la Mujer Igualdad de Derechos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
pamela

10 de agosto

el día del niño,del amigo,de los abuelos,del padre,de la madre,etc,etc,¿no sería mejor celebrar todos los dias ? el amor a todo ser humano,seres vivos, en vez de eso casi todo el mundo comprando un monton de juguetes,cachureos,que luego andaran botados,¿quien gano? ¿estuvieron mas felices los niños? ¿se basa la felicidad en la compra de objetos? ¿solo una vez al año salen los padres con los niños?¿se puede ser feliz sincomprar?

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Lo único que hoy tenemos claro es que estos próximos cuatro años de gobierno será una constante lucha ideológica, y se nos viene una gran reestructuración del sistema político actual, en el que los p ...
+VER MÁS
#Política

Lo que nos queda por hacer

Nos tendremos que acostumbrar a un nuevo escenario político que llegó para quedarse, en donde se han configurado tres bloques en el poder que podrían repetir la experiencia de los tres tercios.
+VER MÁS
#Política

El nuevo centro político

El próximo domingo 17 de diciembre los chilenos tendrán que poner en la balanza dos culturas que se resisten a compartir de manera simultánea el mismo espacio
+VER MÁS
#Política

Chile frente a Chile

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?