#Política

La cultura del status quo

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Durante el último tiempo el mundo político se ha debilitado más que nunca, el nivel de desconfianza ha ido bajando año tras año, la falta de certezas respecto a posturas ideológicas claras que debieran distinguir a un partido con otro desaparecen, así como la transversalidad de malas prácticas alejadas de la famosa probidad que debiera venir intrínsecamente con quien milita y en especial con quienes ejercen cargos públicos.


Demasiadas interrogantes, malestar y cuestionamiento que parecen no tener impacto real al interior del mundo político. ¿Habrá alguien desde esa trinchera que dé el primer paso y se atreva a enarbolar la bandera por cambiar la cultura del accionar político existente?

¿Qué llevó a esta debacle? Para ser sinceros hay culpas compartidas, en primerísima instancia está el motivo por el cual una persona escoge ingresar a un partido político, conocer sus principios, sus alcances, compartir objetivos (entre muchos otros); pero pese a este “deber ser”, para un número no menor el compromiso partidario pareciera tener motivaciones de corte personal (trabajo, candidaturas, contactos) más que un ideal.

En segundo lugar, se ubica el conducirse y/o amparar las malas prácticas políticas validadas en la praxis y por tanto naturalizadas bajo consignas como: “así es el partido”, “así se manejan las cosas”, aludiendo a un conformismo cargado de cobardía y conveniencia, de lo contrario habría desde los mismos grupos o fuerzas políticas presiones para ejercer un cierto control. Sin embargo, y aunque en lo formal existan instancias que debieran ser empoderadas para tales efectos, estas son minimizadas y reducidas en muchas ocasiones a la réplica representativa de los poderes internos que desean mantener el statu quo en todo lugar. El mayor ejemplo de esto es la voluntad de los conglomerados a no acelerar en el congreso las propuestas claves de la Comisión Engel sobre probidad y transparencia en la política. No existe excusa para su lentitud.

En tercer lugar y no menos importante, es la responsabilidad que tiene la ciudadanía al momento de escoger a sus representantes que salvo honrosas excepciones, la mayoría son reelectos pese a no cumplir con sus labores básicas de velar por el bien común ¿cuántos de nosotros sabemos qué votó nuestro Diputado o Senador? ¿a cuántas reuniones acude nuestro Concejal? ¿qué apoya o veta? Como ciudadanos hemos dejado al libre albedrío las decisiones de nuestro país sin informarnos, ni mucho menos apoyando a que puedan emerger nuevos liderazgos, menos contaminados y sobre todo con fuego en las venas, conectados con el bien común.

La política se quedó en la cátedra, en lo teórico, en los grandes postulados creados entre cuatro paredes, en los grandes discursos carentes de vísceras, de conocimiento real, de contacto con las personas ¿dónde quedaron esos jóvenes que lucharon durante la dictadura? ¿dónde quedó la inspiración e imagen de Allende? ¿se los comió la máquina? ¿fueron seducidos por el Capitalismo o Neoliberalismo impuesto a sangre por la dictadura de Pinochet? ¿dónde están los verdaderos líderes que sean capaces de volver a inspirarnos y creer en que se puede hacer política de manera altruista, generosa y consciente?

Demasiadas interrogantes, malestar y cuestionamiento que parecen no tener impacto real al interior del mundo político. ¿Habrá alguien desde esa trinchera que dé el primer paso y se atreva a enarbolar la bandera por cambiar la cultura del accionar político existente? Arriesgado, por cierto, pero vital a la hora de recomponer las confianzas, porque es necesario volver a la calle, conversar, mirar y empaparse de las historias de vida y cotidianidad de quienes nos rodean, porque es necesario tener líderes y representantes con discurso y objetivos claros, que sean capaces de volver a mirar a los ojos, que entiendan que las personas están cansadas de ser instrumentalizadas, ellas y sus demandas.

Aún existimos algunos pocos que creemos que los cambios pueden ser posibles, que la política debe salir desde las entrañas, que quienes nos representen sean aquellos que cuenten con todas las capacidades y no solo con los recursos para hacerlo, porque desde la minoría aparente, exigimos que nos devuelvan la dignidad y confianza para construir el país que soñamos.

TAGS: #PartidosPolíticos Ciudadanía Poder político

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
carlos Ibaceta

20 de Noviembre

al hueso, me gusta

20 de Noviembre

Gracias por leer la columna y sobre todo por compartir la visión.

26 de Noviembre

Excelente columna, se pone de manifiesto que muchos en política operan como los esclavos en El Mito de la Caverna de Platón.

Juana Vargas

15 de Diciembre

Me encanta su mirada al mundo politico y su quehacer lo comparto completamente felicitaciones y gracias por hablar por mi

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad