#Política

La cultura del status quo

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Durante el último tiempo el mundo político se ha debilitado más que nunca, el nivel de desconfianza ha ido bajando año tras año, la falta de certezas respecto a posturas ideológicas claras que debieran distinguir a un partido con otro desaparecen, así como la transversalidad de malas prácticas alejadas de la famosa probidad que debiera venir intrínsecamente con quien milita y en especial con quienes ejercen cargos públicos.


Demasiadas interrogantes, malestar y cuestionamiento que parecen no tener impacto real al interior del mundo político. ¿Habrá alguien desde esa trinchera que dé el primer paso y se atreva a enarbolar la bandera por cambiar la cultura del accionar político existente?

¿Qué llevó a esta debacle? Para ser sinceros hay culpas compartidas, en primerísima instancia está el motivo por el cual una persona escoge ingresar a un partido político, conocer sus principios, sus alcances, compartir objetivos (entre muchos otros); pero pese a este “deber ser”, para un número no menor el compromiso partidario pareciera tener motivaciones de corte personal (trabajo, candidaturas, contactos) más que un ideal.

En segundo lugar, se ubica el conducirse y/o amparar las malas prácticas políticas validadas en la praxis y por tanto naturalizadas bajo consignas como: “así es el partido”, “así se manejan las cosas”, aludiendo a un conformismo cargado de cobardía y conveniencia, de lo contrario habría desde los mismos grupos o fuerzas políticas presiones para ejercer un cierto control. Sin embargo, y aunque en lo formal existan instancias que debieran ser empoderadas para tales efectos, estas son minimizadas y reducidas en muchas ocasiones a la réplica representativa de los poderes internos que desean mantener el statu quo en todo lugar. El mayor ejemplo de esto es la voluntad de los conglomerados a no acelerar en el congreso las propuestas claves de la Comisión Engel sobre probidad y transparencia en la política. No existe excusa para su lentitud.

En tercer lugar y no menos importante, es la responsabilidad que tiene la ciudadanía al momento de escoger a sus representantes que salvo honrosas excepciones, la mayoría son reelectos pese a no cumplir con sus labores básicas de velar por el bien común ¿cuántos de nosotros sabemos qué votó nuestro Diputado o Senador? ¿a cuántas reuniones acude nuestro Concejal? ¿qué apoya o veta? Como ciudadanos hemos dejado al libre albedrío las decisiones de nuestro país sin informarnos, ni mucho menos apoyando a que puedan emerger nuevos liderazgos, menos contaminados y sobre todo con fuego en las venas, conectados con el bien común.

La política se quedó en la cátedra, en lo teórico, en los grandes postulados creados entre cuatro paredes, en los grandes discursos carentes de vísceras, de conocimiento real, de contacto con las personas ¿dónde quedaron esos jóvenes que lucharon durante la dictadura? ¿dónde quedó la inspiración e imagen de Allende? ¿se los comió la máquina? ¿fueron seducidos por el Capitalismo o Neoliberalismo impuesto a sangre por la dictadura de Pinochet? ¿dónde están los verdaderos líderes que sean capaces de volver a inspirarnos y creer en que se puede hacer política de manera altruista, generosa y consciente?

Demasiadas interrogantes, malestar y cuestionamiento que parecen no tener impacto real al interior del mundo político. ¿Habrá alguien desde esa trinchera que dé el primer paso y se atreva a enarbolar la bandera por cambiar la cultura del accionar político existente? Arriesgado, por cierto, pero vital a la hora de recomponer las confianzas, porque es necesario volver a la calle, conversar, mirar y empaparse de las historias de vida y cotidianidad de quienes nos rodean, porque es necesario tener líderes y representantes con discurso y objetivos claros, que sean capaces de volver a mirar a los ojos, que entiendan que las personas están cansadas de ser instrumentalizadas, ellas y sus demandas.

Aún existimos algunos pocos que creemos que los cambios pueden ser posibles, que la política debe salir desde las entrañas, que quienes nos representen sean aquellos que cuenten con todas las capacidades y no solo con los recursos para hacerlo, porque desde la minoría aparente, exigimos que nos devuelvan la dignidad y confianza para construir el país que soñamos.

TAGS: #PartidosPolíticos Ciudadanía Poder político

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
carlos Ibaceta

20 de noviembre

al hueso, me gusta

20 de noviembre

Gracias por leer la columna y sobre todo por compartir la visión.

26 de noviembre

Excelente columna, se pone de manifiesto que muchos en política operan como los esclavos en El Mito de la Caverna de Platón.

Juana Vargas

15 de diciembre

Me encanta su mirada al mundo politico y su quehacer lo comparto completamente felicitaciones y gracias por hablar por mi

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin distinción

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

Nuevos

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

La superficialidad de este nuevo marco de valores está claramente definida porque ninguno de sus principios responde a una necesidad real, a un análisis profundo de sus razones ni a una tendencia generali ...
+VER MÁS
#Cultura

La burbuja cultural

Hoy se están creando condiciones políticas y económicas en el mundo, para qué América Latina, surja con una voz propia e independiente de poderes políticos y económicos mundiales
+VER MÁS
#Política

Europa necesita la jungla. ¿O solo oportunismo?

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?