#Género

La torta se la quieren comer solos

5
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La dualidad del género humano es el cuestionamiento de la neutralidad del poder político, ya que es una neutralidad falsa, porque está garantizada por el monopolio masculino. La paridad no es un tema que debería interesarle solo a las mujeres, sino que a la sociedad toda para estar justamente representada y avanzar en democracia.

El Presidente del partido dijo: “quiero pedir un aplauso a la única alcaldesa electa que hoy tiene nuestro partido” tras los resultados de la última elección municipal del año pasado. La aludida respondió: “vergüenza; vergüenza debería darles, compañeros, que yo sea la única”.

Ya estamos en marzo. Conmemoraremos un nuevo día de la mujer. Es cuando quedan en evidencia todas las luchas que hemos dado históricamente las mujeres para ir alcanzando nuevos derechos, pero también permite hacer el balance sobre todas nuestras deudas y pendientes. Uno de estos pendientes tiene que ver con la escasa representación femenina en puestos de representación popular y de poder. Porque a pesar de haber tenido una presidenta mujer y hoy volver a desearla, esto no ha permitido que más mujeres lleguen a estos espacios.

Muchos partidos políticos, frente a reivindicaciones de las mujeres militantes han establecido cuotas para mujeres candidatas o representación femenina en instancias partidarias, pero escasamente han cumplido con lo fijado, siempre hay una justificación para no hacerlo. Por ejemplo, he escuchado que “frente al mecanismo de primarias no se puede usar la cuota mínima de candidatas”, o bien, que “la mesa directiva no es un órgano colegiado, entonces no corre la paridad”. Sin embargo, a la hora de buscar una candidata competitiva no dudan en esperar a una mujer como candidata a Presidenta, para después terminar comiéndose solos la torta, nuevamente.

No han aprendido que la paridad es una acción afirmativa que significa contar con un 50% de mujeres y 50% de hombres en los cargos de elección popular y en aquellos de toma de decisiones en el Estado. Que su implementación es una ruptura con la ciudadanía abstracta. Hoy sabemos que al hablar de ciudadanos y ciudadanas nos remontamos en forma primaria a la lucha por los derechos civiles y políticos, y que el derecho a voto de las mujeres fue alcanzado tardíamente, si lo comparamos con el de los hombres. Pero aquí la idea es hacer referencia a la ciudadanía en forma amplia, a la ciudadanía activa, cómo el derecho a tener derechos, a decidir sobre el quehacer público, a fiscalizar y ejercer un control ciudadano frente a nuestras autoridades y también a tener el derecho de elegir pero también de ser elegidas. Y hoy las mujeres no contamos con esa garantía democrática. No somos las únicas, existen otros grupos excluidos. El tema es que nosotras somos la mitad de la población, la mitad de las electoras.

La dualidad del género humano es el cuestionamiento de la neutralidad del poder político, ya que es una neutralidad falsa, porque está garantizada por el monopolio masculino. La paridad no es un tema que debería interesarle solo a las mujeres, sino que a la sociedad toda para estar justamente representada y avanzar en democracia.

Por ello parece necesario avanzar en:

-Cambio a la constitución política, para incorporar los principios de igualdad de género, democracia paritaria y no violencia contra las mujeres.

– Modificación del sistema electoral binominal e incorporación de un mecanismo de acción positiva que permita la representación equilibrada entre hombres y mujeres.

– Modificación a las leyes electorales, de modo que incorporen medidas de acción afirmativa tendientes a igualar la situación entre hombres y mujeres en la vida pública-política.

– Incorporar la representación equilibrada en el proyecto de ley sobre primarias, junto con iniciativas que apoyen el financiamiento de las candidaturas de mujeres y asegurar el transporte gratuito en los días de elección.

– Avanzar en la presentación de una ley de igualdad que promueva y exija la participación equilibrada de hombres y mujeres, tanto en las empresas públicas como privadas, así como para cargos de representación y designación de los tres poderes del Estado.

La presencia de las mujeres en la política es un problema ético: en el ámbito político se decide sobre el bien común; es ahí donde se dictan las normas, las leyes y se diseñan las políticas públicas. Si no hay mujeres, este bien común se hace desde una sola mirada, trunca o tuerta, porque no contempla la vida femenina.

—–

Fuente de fotografía

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Juan José Espinoza González

06 de marzo

Aún con el binominal los objetivos que usted plantea podrían cumplirse. Hoy cada coalición lleva dos candidatos, bastara con que se hiciera obligatorio que debieran postular cuatro, dos hombres y dos mujeres. Así podría darse el caso que la ciudadanía eligiera a más mujeres que hombres, sería más democrático que garantizar un mínimo constitucionalmente. A quien postulase como independiente también se le exigiría que llevara en pacto a alguien de género opuesto.

Christian Cofré Villagran

06 de marzo

No podría estar más de acuerdo en vuestro análisis, me parece un absurdo que en el año 2012 aún se mantengan en nuestro país este nivel de entre hombres y mujeres. La ex presidente debería plantear como exigencia para postular que una proporción paritaria de candidatos/as al parlamento.
Felicitaciones por el análisis

Christian Cofré Villagran

Marcelo

07 de marzo

Danae:
¿Por qué el “género” (etiqueta social) tienes que ser la matriz para reescribir los patrones que dirigen la participación política?
¿Por qué no la edad, la etnia, la creencia religiosa, la capaciada biofísica, los ingresos económicos, la nacionalidad, el estado de salud, etc.?
¿Por qué no eliminanos el binominal en vez de “modificarlo” como planteas?
¿Y dónde queda la meritocracia o solo es un slogan que tu coalición usa para las campañas?

No seamos egoistas para hablar de ética.

Elizabeth Acuña

09 de marzo

Primero sí o sí fuera el binominal, luego les comento que

– no creo que se deba modificar la constitución para agregar aspectos de violencia contra la mujer…donde está lo de la no violencia contra los hombres?? No hay paridad! No es más fácil crear leyes y tener una Constitución orientada a abolir la violencia en general?

– la postulación a cargos “de poder” debiera apuntar a los más competentes y no a sumar 2 mujeres y 2 hombres, si lo hacemos así agreguemos también 2 homosexuales, 2 judios, 2 negros, 2 rubios, etc. Obviamente en este aspecto estamos atrás las mujeres porque la historia generó un importante desfase en las oportunidades entre género y es ahí donde debemos apuntar, hacia la igualdad de OPORTUNIDADES para todos (mujeres, hombres, feos, lindos, etc).

La historia nos condena y hay necesidad de avanzar, pero primero más que la obtención del cargo preocupémonos de la paridad en condiciones de trabajo y de los salarios, tema donde realmente se refleja la inmensa brecha que hay hoy en día (datos de @lafindacionsol), después de eso demostremos lo capaces que somos y veremos como el cargo llegará sólo.

Slds.,

Elizabeth

24 de julio

Quedé pensando que, en un mundo ideal, daría lo mismo la representación de género en los roles del estado, porque hombre y mujer seríamos efectivamente equivalentes y el no ser representado por alguien del propio género no implicaría una visión tuerta del asunto. Pero ese es un mundo ideal, así que por mientras, 100% de acuerdo. Hasta que los hombres y las mujeres podamos entender absolutamente las necesidades del otro, no puede ser que la mitad de la población no tenga representación en el estado. Y me indigna un poco el énfasis que hay que hacer en que EFECTIVAMENTE ES CASI MÁS DE LA MITAD de la población la que no tiene representantes en el estado que estén en buen lugar y posición para saber juzgar qué es lo mejor para ellos. La sociedad actual tiene dos mitades, no podemos permitirnos que una sola gobierne a las dos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El doble trabajo que cumplen muchas de las seleccionadas chilenas da pena y rabia, que a diferencia de los hombres, ellas no puedan vivir del fútbol
+VER MÁS
#Género

El gol del patriarcado

El santuario de la naturaleza “Dunas y Humedales de Putú” constituye un complejo ecosistema que pertenece a la eco región mediterránea nacional, la cual ha sido considerada a través de una serie de ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Dunas y Humedales de Putú: Un desafío para la conservación de los bienes comunes de identidad territorial

Si uno va a estar en dichos espacios como una minoría intrascendente, donde la gran mayoría está de acuerdo per se con aspectos estructurales distintos a los que desde esta vereda se representan, lo mejo ...
+VER MÁS
#Política

Comisión prelegislativa: ¿Restarse, bajarse o quedarse hasta el final?

Si el Petro es capaz de levantar el cerco de sanciones entonces sí podría ayudar a mitigar el problema económico del país, ya que Venezuela sería capaz de conseguir dinero para pagar sus deudas y amino ...
+VER MÁS
#Economía

Petro: La criptomoneda que hace frente a la crisis venezolana

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores