#Cultura

EL COLMO DEL QUINTO PODER

15 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Lo he dicho antes, me encanta el Quinto Poder.

Debatir ideas, conocer posturas y escribir opiniones es tan cautivante, que no paro de sorprenderme, pero día a día veo como esta comunidad crece y adquiere los mismo vicios de facebook y twitter, esos que hoy quiero intentar detener.

Cuando uno escribe una columna, quiere transmitir algo independiente del impacto que provoque; ciertamente hay quienes buscan reflexionar, quienes buscan incitar y quienes buscan reclamar y quienes expresan indignación, todo lo cual es tan saludable como válido.

Lo que no entiendo es lo siguiente, ¿Qué sentido tiene escribir algo y luego no responder quienes te debaten o a quienes coinciden contigo?, ¿Qué sentido puede existir en esquivar el diálogo?. Cada día veo como personas suben columnas para conseguir “exposición” pero luego, frente a las opiniones de terceros, guardan silencio, desconociendo que todos quienes subimos columnas sabemos que te llega una alerta a tu email cuando alguien comenta tus reflexiones.

Por otra parte, ¿Qué sentido tiene insultar a otro por pensar distinto?, ¿Acaso la imposición es la única forma de confirmar una inteligencia inexistente?. Basta de disputas ideológicas descalificadoras, el diálogo de sordos es la principal barrera de la comunicación existente en el país, y parece que la estamos arraigando en nuestra personalidad. Asimismo, que “pendejada” eso de empezar a decir “yo soy mejor que tu” “No, yo soy mejor que tu” “no yo, estúpido”, ¿Qué onda? ¿Insultar es el mejor argumento que podemos esgrimir cuando no logramos aceptar que alguien piensa distinto?.

Si no se han dado cuenta, muchos posteadores interesantes, hoy se restringen por rechazo a este amor por la pelea sin sentido, en fin.

Si los menores de 18 mataron los conciertos de Heavy Metal (sino recuerden la ultima playlist de Metallica en Chile, que tenia olor a mamadera), hoy ruego que se haga algo para terminar con estos neonatos apasionados que creen que la vida se conoce antes de salir de la universidad (sino antes).

BASTA DE TROLLS EN ESTE GRAN PROYECTO DE ALDEA GLOBAL

PENSAR ES GRATIFICANTE E INSULTAR NO ES INTELIGENTE

(y para eso existe twitter, lamentablemente)

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

18 de enero

Buen post. También creo que estimular el diálogo es lo mejor, lamentablemente hay gente que insulta y ofende como otros que se dan por insultados y ofendidos sin ninguna razón, a lo menos en lo aparente. Creo que lo que pasa es que a veces las personas son demasiado orgullosas y cuando las contradicen prefieren sentirse insultados antes arriesgar su desmedido o mal entendido “amor propio”.

Decir lo que uno piensa sin ofender ni descalificar ni insultar, por ejemplo decir “señor esta equivocado por esto o lo otro” no debería considerarse una actitud atropelladora ni hostil, el interlocutor debe entender que también ese es una intento de comunicación de alguien que piensa distinto y no tiene otra forma de expresarlo, pero reacciona como si fuese una agresión por amor propio.

Seria interesante una opinión como especialista. Como yo no lo soy se me antoja pensar que eso es porque la postura ideológica esta compuesta por muchas actitudes con un demasiado alto componente afectivo, y cuando alguna de ellas es “revisada” por un componente cognitivo en un diálogo aparece este “bloqueo”, de sentirse ofendido, una burda excusa para salir de apuro que lo único que logra es dejar en evidencia el cuestionamiento que absurdamente se pretende ocultar. Bueno, subrayo que esas son especulaciones de alguien que no entiende del tema.

Saludos

18 de enero

José Luis
Siempre grato coincidir contigo, tu análisis semipro, bien bueno, pero hay uno más fácil.
Como decía Piaget, construimos estructuras ideológicas a partir de lo que asimilamos (atendemos) y acomodamos (hacemos propio), dicho aún más simple, lo que aprendemos y aprehendemos.
Lamentablemente nuestra estructura es suceptible a la crisis, y hay quienes tienen problemas para manejar la disonancia, ya sea porque les da vergüenza aceptar que están equivocados o simplemente porque les cuesta aceptar que otros piensan distinto.
Si a ello sumas lo fácil que es confundir seguridad personal con una falsa creencia de infalibilidad, bueno, ahi tienes la esencia del intolerante.

Respecto a tus palabras, aunque estés en lo cierto, decir creo que estas equivocado o estas equivocado, nunca es tan asertivo como respeto tu postura, pero yo creo esto, por esto y esto.

Lo que no me respondiste es si también te molestan los columnistas que no replican los diálogos.

Un abrazo y sigamos dialogando, hace súper bien.

18 de enero

Si, es como una mínima gentileza responder a quien lo ha leído a uno y dar su opinión. Es como un desaire para el que comenta tus opiniones. Pero pueden haber múltiples causas; por ejemplo hay columnistas que no ven esto como instancia de diálogo sino como una oportunidad para buscar admiración, algo como hedonista, y postean en muchos sitios la misma columna, no responden nada porque simplemente no les interesa el diálogo. También están los que tu describes que no manejan la disonancia y no responden por eso. En ambos casos la premisa “el que no arriesga nada no pierde nada” es un valor superior que para el resto. Pienso hay muchos que registraron una cuenta de correo secundaria, ni supieron que recibieron comentarios y la editorial de EQP da mas valor a la variedad de temas que a la continuidad en los diálogos sobre ellos. La columna se pierde para el autor. En fin, no me molesta tanto porque ocasionalmente se generan instancias de diálogo entre comentaristas aunque el autor brille por su ausencia. Y el dialogo es bueno.

Saludos Patrick

18 de enero

Estimado Patrick, cuidado con lo que pides. En lo personal soy apasionado con mis ideas, y si bien no insulto, me considero un troll. Y a mucha honra. Esto último porque ser troll no se reduce a las ofensas; también implica diferir, incluso con todos. Y al hacer esto uno aporta nuevos puntos de vista, enfoques poco comunes. En cuanto a mis motivaciones personales, supongo que soy un troll porque veo a los demás -a las mayorías sobre todo-, como personas ingenuas criadas con caricaturas televisivas, que por ello se han vuelto exageradamente maniqueístas, que satanizan a unos y victimizan a otros, imaginando que pueden resolver las viscisitudes de la vida con toda facilidad. Esto es parte de la libertad de expresión.

18 de enero

Lisandro (Que gran nombre)

Nunca tengo miedo en lo que pido, porque lo pido, cuando lo pido y como lo pido.
Tampoco temo a provocar una reacción y redacción pasional tuya, por Dios que placer sería una discusión acalorada.

Mi prerrogativa es simple.
Si escribes una columna, respondele a quienes se dieron el tiempo de leerte, postear y compartir. Los monólogos gratuitos siempre son una lata.

Por otro lado, si posteas, hazlo con respeto; no importa cuán apasionado e intenso sea tu discurso, que sea sin groserías o descalificaciones y, si deseas insultar, el sarcasmo es la estrategia del inteligente.

Finalmente, no eres troll, mosco quizás, jajaja. Tu generas una reacción, activas la reflexión, movilizas el pensamiento, si he de clasificarte, te diría que eres una grata enzima catalizadora.

Éxito

solopol

19 de enero

No sé, en lo personal no comparto el modelo de sociedad nórdica, bien educada, polite, gentil, amable, en que todo se conversa con educación, donde hay respeto y todos son muy ejemplares, porque creo que ya vivo en una sociedad así. Mi modelo de sociedad es aquella mediterránea, donde puede haber muchos problemas pero todo está a la vista y donde la gente tiene un grado mayor de inteligencia emocional. No creo en sociedad bien educadas donde la cortesía y la amabilidad sirven para tapar defectos, odios, rencores, enemistades, prefiero las sociedad las cosas se ventilan de manera más cordial, por supuesto. Porque esas sociedades llevan tantos años trabajando con lo desagradable que ya tienen práctica y ni se alteran por un intercambio de opiniones, de impresiones sobre la vida. Están acostumbrados, y son otra cultura, no experimentan el conflicto de la misma manera que nosotros.

19 de enero

Gio

Bien sabes que tu franqueza y dureza me es realmente agradable y su “mandada a la mierda” suele ser apropiada de vez en cuando, aquí de censura nada. Pero cometes un error histórico.
Las sociedades nórdicas siempre han preferido el trato brusco y directo, pero la influencia de la civilización romana terminó cambiando esa filosofía. Irónicamente, hoy los mediterráneos actúan como bárbaros, todo lo cual, como bien dices, se centra en el contenido y no la forma.
Ahora bien, una cosa es mostrar rechazo ha una opinión fundamentada y otra muy distinta descalificar al opinante, más si es sin fundamentos.
Gracias a que nos hemos encontrado varias veces en los posteos, se que cuando tu chocas con un cerrado de mente, básicamente “mandas a la chucha” la conversación, no a la persona; tu rechazo por tanto es a la forma de pensar y no a la dignidad de la persona.
Además, respecto al segundo punto tratado en la columna, ¿Qué te parecen aquellos que escriben y no responden a los posteos? eh ahí una de mis molestias.

Un abrazo loco

19 de enero

Pero yo no creo que se hayan invertido los roles. Creo que los del norte siguen siendo por naturaleza cavernarios, hostiles, como su clima, por eso mismo es una cultura mas ordenada, están obligados a comportarse, planificar mejor todo probablemente por el clima. Pero se nota en el comportamiento, por ejemplo toparse con un borracho latino puede ser hasta gracioso, son cálidos, pero toparse con un borracho nórdico puede ser hasta peligroso. Son bárbaros, se nota a la legua que la cuna de la civilización está en el mediterráneo y eso ya nadie lo puede revertir.

Saludos

solopol

20 de enero

Lo que pasa es que el lenguaje es para usarlo, yo no creo en la violencia, no creo en ninguna forma de violencia, ni siquiera en salir a protestar y tirar piedras, pero pienso que el diálogo tiene que ser sincero. Sinceridad implica reconocer lo bueno del otro, no es sincera esa gente que sólo dice cosas negativas o acidas de los demas, un verdadero sincero dice lo que le gusta y lo que no le gusta, lo que critica y lo que admira, y por supuesto la sinceridad también exige reconocer que no siempre se puede ser totalmente sincero, que a veces mentimos y omitimos cosas. Pero, en resumidas cuentas, creo que el lenguaje es para ser usado y para evitar guerras y violencias mayores por la via de sincerar a las personas, de hacerlas terminar los circulos viciosos y los razonamientos circulares, cuando una sociedad lleva mucho tiempo en un razonamiento circular hay que romper esa cadena por la via de preguntar, ¿que pasa en realidad, porque tenemos este comportamiento tan estupido? Creo que a veces una conversacion así puede no ser muy agradable pero ayuda a avanzar y evitar que el odio siga creciendo, acumulandose, y estallando de una forma peor, que sería una violencia de verdad. No creo en ninguna forma de violencia que haga un daño real y permanente en otras personas, sólo creo que a veces hay que ser claro y sincero, sobre todo cuando ya el razonamiento es muy estúpido y el circulo es muy eterno. Respecto a lo que preguntas, a veces he dejado sin responder numerosos comentarios y en alguna ocasión que he escrito alguna columna también he dejado comentarios sin responder, por tanto, me hago parte de la crítica y trataré de responder más, si sirve de excusa, he pensado que era bueno dejar que debatieran otros o que también a veces, respondiendo, podías desvirtuar tu comentario u opinión original. Pero si opino trataré de seguir más el debate. Saludos

solopol

20 de enero

Es probable, José Luis, que esta sea la primera vez y la última que esté de acuerdo con usted, pero me parece muy perspicaz su observacion, “un borracho latino puede ser simpatico, un borracho nórdico puede ser hasta peligroso”, es una observacion que da para pensar. En efecto, creo que actualmente se pone mucho la nota en imitar sociedades del norte de Europa y hay que ser un poco critico también, todos los países y culturas tienen sus defectos y hay que tratar de verlos y no idealizar a nadie. Saludos

19 de enero

Hola Patrick.
Podrías poner los links en los que ocurre lo que comentas?
Yo no percibo tanta hostilidad ni menos los insultos que describes. Pero no he leído todo, claro.
Gracias

19 de enero

Vale.
Ahora estoy medio ocupado, pero apenas pueda, hago la investigación y lo subo.
Si mal no recuerdo, en la columna del instituto nacional, vilipendiado por Zolezzi, vi algunos.

Que estés bien

20 de enero

¡Hip!, Oigan, ¿qué flauta pasó aquí …¡hip!, que de trolls y moscos acabó esta cuestión en echarme la culpa por unas cuantas copitas de más? Si son para inspirarme, no más.

06 de febrero

No puedo estar más de acuerdo….pero las redes sociales y los post se han convertido , al parecer , es una especie de catarsis colectiva, en una válvula de escape de aquellos que sin hacer mucho por algún cambio, creen que al insultar aportan su todopoderoso y trascendente punto de vista.
Me recuerda la foto de Spencer……..en pelotas todos mostrando su humanidad en una mañana fría: en cualquier medio donde se pueda opinar nos empelotamos, pero como nadie ve nuestras menudencias…….es mas simple mostrar el lado b desde el anonimato.
Chile lindo, variopinto , intolerante y agresivo (siempre que no tengamos mostrar nuestros cueros)……frente a frente sonreímos , acatamos o no nos inmutamos.
Mas fotos de Spencer , donde empelotarse si sea un ejercicio de honestidad y tolerancia.

06 de febrero

Gracias….. Y si, tanta rabia en los post, empelota… más razones para hacer abdominales.

Un abrazo

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Esto no se trata de quién gana y quién pierde, se trata de devolver la vida al boxeo, en general como historiador escribo columnas sobre la época dorada del boxeo entre 1930-1960 cuando el boxeo llevaba ...
+VER MÁS
#Deporte

La vuelta del público al boxeo

Entonces les enseñamos a los niños que si quieren ganar un partido deben dar directo al hueso para dejar deshabilitado al contrincante. Ese directo al hueso se refleja en las famosas planchas, (cuando ent ...
+VER MÁS
#Internacional

En el fútbol, como en la vida misma

Los embarazos en niñas y adolescentes menores de 14 años no son producto de una violación aislada, sino por lo general se producen por abuso sexual reiterado. Su enorme incidencia ya no permite continuar ...
+VER MÁS
#Internacional

Ese cuerpo no te pertenece

Popular

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena