#Educación

Los desafíos de las movilizaciones universitarias 2010

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Luego de las declaraciones hechas por el nuevo Jefe de Educación Superior del MINEDUC, Juan José Ugarte, respecto a los cambios en la educación superior, y el posterior fuego cruzado entre el Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (CRUCH) y el Ministerio, los estudiantes de las universidades tradicionales, hemos realizado una serie de movilizaciones, que apuntan a colocar un freno a las propuestas privatizadoras del ejecutivo. Respecto a esto último cabe hacer algunos análisis:

1) Si bien las propuestas eran previsibles, el tono de ellas muestra un cambio, hacia un discurso abiertamente impositivo, el cual no pretende el dialogo con otros actores de la sociedad y no se nos oculta en mantos discursivos de equidad y oportunidades como lo hizo la Concertación. Ello supone un deber por nuestra parte, de posicionarnos como un actor social propositivo y contundente, que sepa dar respuestas claras, a las demandas de la sociedad para garantizar la educación como un derecho y no como una mercancía.

2) Las reformas hechas, buscan profundizar la privatización en la Educación Superior, apuntando hacia un desarrollo de las instituciones, en base a la competencia por los fondos públicos. Ante ello, como estudiantes debemos mostrar un mensaje de unidad de discurso y de acciones, para el logro de este objetivo. Debemos plantearnos abrir nuestra organización también a estudiantes de universidades privadas (creadas post 1981), que tienen profundas críticas que hacer al modelo de gestión que opera en sus instituciones (transparencia financiera y democratización). Respecto a la unidad de discurso, como PUCV hemos sido pioneros al impulsar desde la Convención de Estudiantes, los ejes centrales del actual Petitorio Confech, el que será fortalecido durante las próximas semanas en una comisión de la que formamos parte. Por otro lado, la unidad de acción sólo la lograremos, en la medida de que las movilizaciones sean coordinadas por organismos que nos representen a todos y no bajo otros medios (partidos políticos), es imperioso comenzar a establecer acciones coordinadas con sectores secundarios y de trabajadores. Por último, nuestro discurso y acciones, deben buscar generar lazos estratégicos con los miembros de nuestras comunidades universitarias (académicos y trabajadores), es con ellos con quienes podemos construir un movimiento político-social sólido, que pueda proponer una alternativa de real cambio al modelo imperante y contar con una mejor correlación de fuerzas para enfrentar momentos claves.

La falta de claridad en nuestro actuar, ofrece dividendos al Gobierno y deja la puerta abierta a que se posicionen intereses mezquinos, provenientes tanto del CRUCH, como de los partidos de la des-concertación (PS, PPD y PC) por medio del “frente amplio por la educación pública”. Sólo la conciencia de nuestras acciones nos llevará a buen término, el no contar con aquella claridad hace que nuestros esfuerzos sean inocuos y capitalizados por otros.

Como estudiantes debemos cumplir, entre otros, con un rol de dinamizadores sociales. Esto se ha logrado en cierta medida, por la constancia en buscar instalar el tema de la educación superior en una agenda dominada exclusivamente por los temas post-terremoto, pero aún así, se advierte una falta de táctica notoria desde los sectores hegemónicos de la Confech. Nos encontramos en un atípico segundo semestre, en el que a nuestras movilizaciones sociales, se han sumado movilizaciones de nuestros hermanos mapuches e incluso explosiones ciudadanas reaccionando frente a temas ambientales. Todos estos esfuerzos requieren de una dirección, que sepa responder hacia dónde caminamos, otorgando un sentido colectivo a un movimiento social propositivo, amplio y con orgánica clara.

Hoy, corresponde comenzar una discusión profunda acerca de ciertos elementos. En primer lugar ¿cómo enfrentaremos el próximo año?, ya que nuestra agenda movilizadora se verá interrumpida por elementos propios de nuestra inmadurez política, como elecciones de federaciones, periodos de exámenes y finalmente vacaciones. Una segunda tarea es, hacer una reflexión acerca de nuestros modos de movilización y cómo abrir alternativas que hagan efectiva la transmisión de nuestras ideas a la opinión pública (ej.: reparto de volantes en la locomoción colectiva y el comercio).

Finalmente, es central resolver el cómo enfrentaremos la incorporación a nuestro movimiento de nuevos actores sociales, con demandas que amplíen el espectro de lucha, descentrándolo de lo meramente educativo (por ejemplo, flexibilidad laboral). No podemos caer en una lógica de autoreferencia conjunta. Creemos, como estudiantes comprometidos con la sociedad, que el horizonte debe estar marcado por demandas públicas que provengan no sólo del mundo universitario, pero para ello se requiere un diálogo público permanente sobre la sociedad que queremos construir, y una coordinación efectiva de los organismos representantes. Debemos, desde ya, enfrentar ese escenario, es ahora cuando se deben establecer los lazos que nos permitan no improvisar y por consiguiente no ser reaccionaros durante el próximo año, el tardarnos en esta tarea supone costos in-imaginables.

Las  movilizaciones convocadas por el Confech, esta vez adquieren una importancia singular, ya que son el fruto de los esfuerzos por aunar visiones de diversos sectores. El ejemplo más claro es el reciente convenio de trabajo firmado con el Consejo Nacional de Trabajadores de las Universidades Chilenas, entidad que agrupa a todos los sindicatos de trabajadores de las universidades, tanto tradicionales como privadas, aliados estratégicos con los que se forma una relación de confianza que se expresa en nuestras universidades día a día. Es así, como el hoy miércoles 8 se realizará la primera movilización biestamental en años, configurando y posicionando un actor social propio del mundo de la educación superior, y quedando abierto el camino a sumar otros estamentos.

Es ahora cuando construimos nuestro futuro. Las decisiones que tomemos colectivamente ahora, serán las que determinaran nuestros futuros proyectos de vida. Demostremos que aún nos queda sangre en las venas.

(*) Aquiles Hernández es integrante de la Corriente de Acción Estudiantil de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV)

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

09 de septiembre

Interesante tu reflexión Aquiles, haces mención a diversos momentos y situaciones que vive el movimiento universitario, del cual creo que no ha salido victorioso en las últimas décadas. La situación es muy compleja, tenemos una cooptación extendida de parte importante de las dirigencias por parte de los partidos políticos que tienden a anular a sus juventudes y disidencias, por otro lado, la muerte (por falta de articulación que señalas) de demandas más abarcativas, que trasciendan los históricos problemas de financiamiento del sistema. Creo que rescatas muy bien la tensión del ensimismamiento universitario que le ha costado carísimo históricamente… pero que no es exclusivo a los universitario, la focalización final en reivindicaciones económicas es una tragedia que la comparten los profesores, funcionarios estatales y trabajadores en general. Creo que en el fondo el llamado es a profundizar los análisis y propuestas, y teniendo muy en claro en que es la movilización la que puede generar algún cambio… ya que los consensos lamentablemente no integran a los sectores sociales en Chile.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?