#Ciudadanía

Elites y masas: sobre la construcción de un proyecto de izquierda

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En base a un Foro en donde se discutió el documento "Un Horizonte para la Izquierda" y que tuvo como invitado a su autor, el ex-candidato presidencial, Jorge Arrate McNiven, me caben algunas reflexiones que hacer.

Últimamente, no ha existido foro o coloquio tanto de “derechas” como de “izquierdas” en que no salgan diciendo: “puta que estamos cagaos”. Esta vez, si bien uno sabía que el mensaje a dar era el de la construcción de un frente amplio de izquierda que hiciera frente a la derecha, (como olvidándose de los 20 años con la concertación, de la mano de la fotocopia de derecha), era atractivo el discutir acerca de aquella propuesta y cuan sustentable es.

Básicamente, la propuesta se traduce en crear desde los espacios de poder actuales una convocatoria amplia, con el objetivo de conformar un nuevo pacto de izquierda. Un proyecto que reúna a todos los sectores de la izquierda tradicional y excluidos de la política, en función de proponer un nuevo programa de acuerdos mínimos, que nos haga transitar en la búsqueda de una sociedad más justa y democrática. Suena bonito, ¿no? ¿No fue acaso esa de la promesa y táctica  concertaciónista que ilusiono durante años?

¡Justo ahora! Luego de 20 años, usufructuando del poder que les entrego el pueblo en base a un pliego de propuestas incumplidas, nace este afán romántico de rejuvenecer la izquierda, volviendo al rumbo que se perdió en el camino (irrecuperable proyecto, dicen desde la prolongación de los gobiernos liberales de sus mal llamados “socialistas” Lagos y Bachelet).

Sin lugar a dudas, una táctica de guerra para ganar los próximos comicios electorales, nos dictaminaría reunirnos todos, en torno a un objetivo común: ganar a la derecha. ¿Quiénes? Los que estamos “a la izquierda”. Pero aquella estrategia nos obliga a vincularnos como aliados, sectores que no compartimos principios comunes (reformistas y revolucionarios) y que por lo tanto no podemos acordar proyectos políticos comunes, más allá del cortoplacismo de la política actual. Desde mi posición, no opto por los cortoplacismos en la política. Esto, en cuanto el proyecto que se nos propone, nos significaría “pan para hoy y hambre para mañana”

El proyecto presentado encuentra las respuestas para la convivencia de sectores de la izquierda de disímil trabajo e inserción social, mediante la distribución de funciones, por el rol que han llevado tradicionalmente. Actualmente existen ciertos sectores con nula inserción social, pero con elevado posicionamiento político, y sectores con amplia vinculación social pero muchas veces auto-marginados políticamente. Esto merece al menos una crítica y es que cualquier proyecto y sujeto que se diga de izquierda debe representar, por medio de su participación cotidiana, fielmente los valores y sentimientos de una clase que vivencia problemas sociales. Es absolutamente inaceptable resguardar en el núcleo de nuestro proyecto a sujetos que sin inserción social alguna, pretendan representar intereses que no les son propios, pero que dicen serlo; en este punto lo popular se vuelve populista.

Si bien, en un primer momento, la duda de los sectores sociales sin representación política puede ser ¿Quién nos representa(rá)? Es una interrogante aceptable en la construcción de un proyecto de izquierda de largo aliento. Pero por otro lado, la duda de representantes políticos que una vez instalados en el poder se preguntasen ¿a  quién representamos ahora y qué vamos a hacer? o ¿Cómo nos vinculamos con lo social? Me parece totalmente intolerable. El poder de la izquierda reside en las masas y en la relación cotidiana que ellas viven, y no, en los representantes de aquellas; la política de la izquierda es una política de masas, si no es politiquería.

La propuesta que debemos construir como izquierda, debe superar aquella reivindicación por llenar ese vacío histórico, que como sujetos de izquierda tenemos. Como joven de izquierda, he vivido permanentemente en la derrota y con la convicción intacta de poder construir ese mañana más justo. No somos simples, “portadores de una utopía”; somos voceros de una realidad. Nuestro ideario, no se fundamenta en simples ensoñaciones de un futuro, sino en la expresión científica de un descontento con nuestro presente y la seguridad, de que la realidad es transformable de manera colectiva. Nuestra promesa debe ser una revolución en sí misma y no puede sólo responder a la consigna de “porque antes tuvimos el poder (o creímos tenerlo), y ahora no”.

Así mismo, el camino a construir una propuesta de izquierda amplia, debe continuar paso a paso, y no acelerarnos y dejar atrás a sectores que no representaremos. La vía a erigir un proyecto de izquierda, debe superar la marginalidad y sectarismo de la que tradicionalmente hemos sido presos, pero eso no se resuelve de manera tan simple como decir “juntémonos contra la derecha”.  Debemos ser cautos, el saltarnos procesos sociales que consoliden nuestra propuesta, nos puede llevar a tener un propósito vacío y fácil de derribar. No estamos dispuestos a nuevas derrotas.

Sectores como el PC y el PS por años han negociado de manos de la DC las confianzas del pueblo, y hoy al verse desnudos de poder, recurren a la fraseología que les dio tanto éxito en el pasado. Confío en que al interior de aquellas estructuras, existen compañeros que instalan la crítica, pero aquella militancia justifica la existencia de cúpulas apernadas, que no representen a las clases populares, que por definición debieran representar. Que no nos vengan a vender un cuento de unir a la izquierda mediante un método supuestamente renovado, cuando los sectores revolucionarios nunca abandonaron esa senda. Por lo demás cabe mencionar que aquel proyecto basa su poder en la convocatoria social que puedan hacer aquellos sectores congregados, pero no desde la inserción social que tienen.

Por último, este análisis acerca del proyecto de izquierda a construir, no puede escapar de la contrapropuesta de “nueva derecha” que se levanta desde el oficialismo. Izquierda y derecha son conceptos relativos y que obedecen a principios que se manifiestan en contextos dinámicos, que no deben ser enfrentados con dogmatismo, ni improvisación. Nuestra alternativa debe contrastarse con las concepciones ideológicas de la derecha, que hoy reafirman implícitamente, su convicción de control y cohesión social para imponer una sociedad que no cuestione la estructura económico-social.

Las preguntas quedan abiertas a la discusión. Es misión de nosotros escribir un proyecto transformador que responda a nuestra realidad. El análisis constante nos permitirá adelantarnos con propuestas firmes para la construcción de la sociedad que soñamos. La responsabilidad es de todos y no de unos pocos, que no nos dejen afuera.

—————————

Foto: 286/365 – juan moreno cobo / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”
+VER MÁS
#Política

Reflexiones electorales independientes y nuevo proceso constitucional

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”

Nuevos

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

El proceso constituyente y las características que tiene, responden al momento político que vivimos luego del triunfo del Rechazo. Lo que pretendió ser una revitalización de un contrato social, fue real ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo proceso constitucional y el llanto de quienes no hicieron política en el proceso pasado

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional

Popular

La llegada del tren no reemplaza a buses ni camiones, el objetivo es desarrollar un modelo que trabaje de forma integrada creando un sistema intermodal. En conclusión, recuperar el tren es una necesidad na ...
+VER MÁS
#Política

Comentarios al tren Santiago “El Salto” (Viña del Mar)

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

En los últimos meses los medios de comunicación han proclamado con fuerza, y perversa eficiencia, todos los males que los hombres hacen a sus semejantes a través de la delincuencia
+VER MÁS
#Política

La delincuencia y la inmovilidad de las palabras