#Ciudadanía

La imagen latente e íntima de Villa Grimaldi

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Cuántos en total estuvieron prisioneros aquí? Son las preguntas que buscan un letrero, un muro donde ver retratadas las respuestas. Son las preguntas que quizás yo con mi juventud lanzo sin restricción sobre las piedras. Y me pregunto el sentido de este espacio. Y es ante todo un espacio donde sanar esos recuerdos. Rodearlos de belleza, sin pornografía contextual.

Decidí ir a Villa Grimaldi porque fui al Museo de la Memoria y ya experimenté ese trance necesario de pegar el conocimiento vago con imagen y sonido y palpar ahí mismo la indefensión de la vida, la indefensión del no derecho a ser humano y modelar el mundo que vivimos. Y si no fuera por un amigo a quien leí un tuit que iría al Museo de la Memoria y que luego recomendó experimentar esa visita, quizás hubiese seguido haciéndole el quite, por miedo fundamentalmente. Miedo a ver, miedo a acercarme a ese horror. Me parece que a muchos les sucede lo mismo.

Hace un par de semanas comenté que iría a la Villa Grimaldi y mucha gente me habló. Algunos haciéndole el quite y otros me ofrecieron compañía. No fui sola. Fui con la esposa de mi papá que tuvo amigas que fueron torturadas ahí.  Ella es de la generación que vivió en carne propia ese horror y que han optado por callar muchas cosas que vieron, que experimentaron y que supieron, porque el miedo a las fuerzas represoras no desaparece.

Mi acercamiento es distinto. Llegué a Chile el año 88 y mi deseo es reconstruir los pedazos de ese pasado hecho añicos que pretendieron  hacer desaparecer, fundamentalmente porque quiero conocerlo y no me parece que se merezca olvidarlo.

Una de las imágenes que tenía en la retina sobre Villa Grimaldi era la fotografía que el personaje de Bastian Bodenhöfer le sacó al muro rojo imponente y custodiado por milicos en un automóvil en marcha de la película Imagen Latente del director Pablo Perelman, en la que no solo se vivía el terror del personaje al tomar la fotografía, sino que se respira el hecho que el fotógrafo podía perder la vida por esa osadía: retratarla, fijarla en la retina como algo real, algo custodiado por milicos y que si no fuera por los sobrevivientes, no tendríamos cómo saber lo que tras ese muro ocurría.

Mi primer impacto al bajarme de la micro D09 que pasa justo afuera del metro Plaza Egaña es que ese muro ya no existe. Existe una reja transparente que le permite ver a quien pasa por fuera  lo que hay dentro, sin riesgo de muerte. Se mantiene un trozo de muro que rodea el portón por el que ingresaban los prisioneros, nada más. Pero lo extraño es que lo que se ve es lo lindo del parque, por la paz. Es lo bello que rodeaba a los prisioneros que mientras estuvieron ahí nunca tuvieron derecho a mirar, salvo el pavimento en circunstancias muy especiales. Quien ve desde fuera Villa Grimaldi no la entiende, no tiene cómo hacerlo. Todo su terreno está cifrado en clave. Todo. Y es complejo entrar a un espacio tan visible pero a la vez tan íntimo y que requiere maximizar los sentidos para empezar a verlo.

Decidimos hacer uso de una audioguía gratuita que permite conocer los hitos del parque, que son 14 en total. Sin esa ayuda me temo no hubiese entendido casi nada, salvo lo obvio. Esta visita se puede realizar tratando de leer el suelo del parque gracias a unas placas que van “contando” lo que en cada lugar ocurrió; leer el suelo igual que los prisioneros, recreando hechos ya que la DINA para esconder sus fechorías demolió lo que más pudo, amparándose en la destrucción de los vestigios para destruir también sus crímenes, pero quienes sobrevivieron, y con la ayuda de sus cinco sentidos, pudieron reconstituir.

Y ese ejercicio, el de agacharse, compartir la ceguera del conjunto, caminar mirando el suelo en busca de pistas, es muy íntimo. Como visita quisiera también una lectura espacial que contextualizara, como sucede en el Museo de la Memoria donde se explica que en Chile hubo un Informe Rettig, pero en todos estos países también hubo informes y vivieron lo mismo que acá, es decir Chile no es un hecho aislado, así como Villa Grimaldi tampoco lo es y su cercanía con el aeródromo de Tobalaba tiene un significado al final del trayecto. Y esto tiene el parque, tiene la mirada del sobreviviente, la mirada de quienes han podido verbalizar con el tiempo lo que vivieron.

Cerca de doscientos audios están disponibles para ser escuchados en el archivo oral de la Villa. Doscientos. ¿Cuántos en total estuvieron prisioneros aquí? Son las preguntas que buscan un letrero, un muro donde ver retratadas las respuestas. Son las preguntas que quizás yo con mi juventud lanzo sin restricción sobre las piedras. Y me pregunto el sentido de este espacio. Y es ante todo un espacio donde sanar esos recuerdos. Rodearlos de belleza, sin pornografía contextual. Y quizás es parte de una etapa en la historia de este lugar.

Hito 1. La letra X de nunca más. Al partir se marca el recorrido que tiene una ida hacia la casona-cuartel-derrumbada de la que se elaboró una maqueta y existen vestigios que marcan los cimientos de lo que fue y hoy no está (hito 2 y 3).

Hito 4. Portón de ingreso a la Villa que mantiene los muros de ladrillo rojo característicos, una buganvilia y que está cerrado con candado. La llave del candado la tiene el padre Renato Poblete. ¿Quién tendrá esa llave ahora? El ingreso del portón está intervenido con un árbol-llama cuyo objetivo es impedir que vuelva a abrirse ese portón y vuelva a ingresar cualquier otro indefenso ser humano a manos de un todopoderoso militar.

Hitos 5, 6, 7 y 8. El suelo recobra importancia en este nudo geográfico. Las cerámicas contarán lo que allí había, el pasto y los pastelones delimitarán 1 mt por 2 mt para contarle a quien se agacha: acá existía una casucha de detención-aquí-estábamos-cinco-parados-y-no-teníamos-espacio. Sin embargo, esa información a ras de suelo no sobrepasa el centímetro de altura. Hubiese querido meterme dentro de un espacio reducido, con techo, que me transportara, que me permitiera ver lo que esas cerámicas unidimensionales te siguen diciendo. O pondría cinco figuras humanas de lata (como el monolito a Rubén Darío en el parque Forestal que representa a la gente alrededor de la figura de este gran poeta). Yo, que veo, necesito figuras en una realidad que para mí es tridimensional.

En todo el recorrido no se llora. No hay espacio para el encuentro con la emoción. Quizás la delicadeza del susurro te lo impide. Donde me emocioné fue en el homenaje de los partidos políticos. Y me emocioné porque la uní a la emoción que me provocaron las fotos de los monolitos que la gente en cada localidad armó a sus caídos, de Arica a Punta Arenas, y que vi en el Museo de la Memoria. Con sus cruces, incluyendo aquella del N.N. típico del patio 29. Esas son las únicas muestras materiales y públicas que se permitieron por el descanso y recuerdo de sus muertos. Y en este espacio de Villa Grimaldi cada partido con sus particularidades, incluso estéticas, se da el permiso de salir de lo unidimensional y crear formas con los nombres de sus caídos.

Al finalizar existe un cubo cerrado que guarda en su interior pedazos de rieles. Uno de ellos incluso tiene una lupa que agranda la imagen de un botón adosado. Y la frase que escuchaste al inicio del recorrido, en la X del hito 1 que te decía que el aeródromo estaba cerca de ahí, muy cerca de ahí.

Link para ver película Imagen Latente de Pablo Perelman, online.

Imagen: Wikimedia Commons

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
rene rafael egueta soza

04 de marzo

un relato excelente, maduro y que apunta a lo profundo que está custodiado allí.
¿Cómo hacer que más compatriotas sepan lo que ocuriió?

sandra villar

06 de marzo

Yo aun tengo miedo de ir, puede sonar incomprensible, pero tengo miedo

06 de marzo

Claramente no es incomprensible. Y lo que intento expresar con este texto, es que el espacio es muy bello y existen infinidad de señales y símbolos que invitan a la paz, invitan al encuentro y quizás eso, ayude a quienes aún no van, a que se acerquen. Ojalá puedas ir algún día. Un abrazo.

Ma. Isabel

08 de marzo

He ido dos veces hace mucho tiempo y cada vez que recuerdo esas visitas la emoción que sentí vuelve intacta. Independiente de la emoción,que en cada ser es única, se siente una Paz muy grande.

cindy-iriarte

09 de marzo

Un duelo necesario. Aún las FFAA deben pedir perdón.

09 de marzo

¿cómo lograr que estos espacios sean más conocidos?, ¿visitarlos nos ayuda a reafirmar el nunca más?

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

“La persona mayor tiene derecho a un sistema integral de cuidados que provea la protección y promoción de la salud, cobertura de servicios sociales, seguridad alimentaria y nutricional, agua, vestuario ...
+VER MÁS
#Sociedad

Adulto Mayor a focalizar sus necesidades, por una vejez digna

Así las cosas, el DOM de Santiago tendrá que aplicar el artículo 53º de la Ley Nº 19.880 para invalidar el mencionado permiso y en tal sentido le enviaremos esta columna por WhatsApp a Felipe Alessandr ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipalidad de Santiago beneficia con ardides a cierta empresa

Este proyecto ha sido muy fructífero en temas de salud pública y porque se ha creado un vínculo de confianza, donde las personas en situación de calle nos avisan cada vez que tienen algún problema con ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Biblioteca y centro comunitario Bellavista: Huella animal

Mientras los españoles se reían de ella, dijo: "La afrenta que se recibe por la patria en vez de humillar engrandece"
+VER MÁS
#Cultura

María Olivares y Venancio Coñuepan: Libertadores populares olvidados

Popular

Lean el Informe Valech: en este país, personas fueron violadas por perros, les metieron ratas y arañas en sus genitales, les extirparon a las mujeres hijos de sus vientres metiéndoles los brazos a travé ...
+VER MÁS
#Justicia

Reserva de identidad de la Comisión Valech

Un gran aspecto que los cursos deben superar es que estos no solo se basen en la opinión de expertos. La opinión o los consensos forman la base de la pirámide de la calidad de la evidencia, en otras pala ...
+VER MÁS
#Salud

Reflexiones en torno a los cursos ofrecidos a los cirujanos dentistas

Fue tal el impacto de lo que se hizo en la comunidad que, en el 2013, se realizó un acto en el que se instaló una placa en memoria de Littré Quiroga y Víctor Jara; el homenaje contó con la presencia de ...
+VER MÁS
#Cultura

Población y memoria

Y en cierto sentido eso podría hinchar el pecho de Bachelet de satisfacción por el deber cumplido; sin embargo, el grave error es no haber explicado en qué consistían medidas como la despenalización de ...
+VER MÁS
#Política

Rabia evangélica: otro triunfo de la derecha