#Todos somos ciudadanos

Y verás como quieren en Chile al amigo cuando es forastero

1
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Falacia, falsedad, bola, trola, cuento, engaño, ficción, patraña. Todas estas palabras son sinónimo de “mentira”. Y mentira es el título de este artículo.

Un extranjero es bienvenido en Chile dependiendo de una serie de circunstancias y ninguna tiene que ver con ser solidario. Más bien nos guiamos por el egoísmo y el interés.

Si el que viene es un futbolista, cantante o un millonario se les considera personas de bien, son bienvenidos allá donde vayan. Pero la cortesía se acaba cuando el forastero es negro, colombiano, peruano y a ”quitarnos el trabajo“ entonces haremos todo lo posible por machacarlo. 


"El racismo es siempre inútil, degradante y humillante para el país de acogida. Corrompe el espíritu de una civilización que cada día está más cerca de desaparecer."

Basamos nuestra relación con el otro en una serie de estereotipos (creencias preconcebidas sobre las personas). Se ve también en otros ejemplos; si es negro y vive en La Condes pensaremos que se trata de un empresario, responsable, con un auto caro, empresario, etc. Pero si él mismo ejemplo lo situamos en un barrio como La Legua, lo más probable es que pensemos que se trata de una mala persona, traficante, un delincuente. Nunca se nos ocurrirá que ese ha sido el único sitio donde ha encontrado un arriendo barato.

Ante la posibilidad imaginaria de que un extranjero pueda quitarnos el trabajo, la fraternidad desaparece y el ”querer como amigo al forastero“ se convierte en un mito.

El hombre no es racista por naturaleza, por lo que para superar esa tendencia se necesita cultura, es decir, educación, aprendizaje de las diferencias, control de los instintos y lucha contra los prejuicios y la ignorancia.

El hombre por naturaleza nace libre de orgullo o estupidez y de todo sentimiento preconcebido. Es después cuando se le inculca la desconfianza hacia todo lo diferente. Por lo que como en otros aspectos de la vida, el aprendizaje debe comenzar en la escuela. Ya que los adultos raramente renuncian a sus ideas retorcidas.

Resulta evidente pensar que agredir a un inmigrante no da trabajo al agresor. Tener miedo del extranjero jamás ha calmado la angustia, ni ha producido beneficio alguno más que odio.

El racismo es siempre inútil, degradante y humillante para el país de acogida. Corrompe el espíritu de una civilización que cada día está más cerca de desaparecer.

Que nadie olvide el porqué hoy en día en Chile existe la Ley Zamudio.

 

TAGS: #Estereotipos #Migración #Migrantes Discriminación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de junio

Las posiciones sobre la inmigración en Chile se basan en falacias, tal como acá se indica.
No es verdad que los inmigrantes son “personas que buscan aportar” a nuestro país. Tampoco es verdad que nuestra cultura, requiera de ” valiosos aportes” culturales como la música, las creencias o la cocina de grupos inmigrantes, las que “enriquecerían” nuestra cultura.
Tampoco es verdad las generalizaciones burdas como que “los colombianos son delincuentes” o que las “mulatas son prostitutas” o “los haitianos son ignorantes”.
Hablar en serio del tema implica dejar de lado esas falacias y esas consignas y apegarnos a la realidad.
Por ejemplo, determinar cuáles inmigrantes (colombianos, estadounidenses, españoles o cualquier otro país) tienen antecedentes criminales por narcotráfico, asaltos y homicidios en su país y cuáles no, dejando ingresar a estos últimos y no a los primeros. Los ingenuos de siempre me dirán “hay que darles una oportunidad para que se rehabiliten”, cierto, pero en sus propios países y no a nuestra costa.
Me parece lógico que los chilenos discriminemos entre quienes queremos que convivan con nosotros y a quienes no queremos que convivan con nosotros, no por sexo o raza, sino según sus antecedentes penales, así como por su comportamiento en nuestro país.
Si delinquen, que se vayan, sin importar raza o procedencia.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El nuevo Impuesto Territorial o contribuciones de las propiedades se calcula considerando el avalúo afecto a impuesto, una tasa anual y una sobretasa dependiendo del caso.
+VER MÁS
#Economía

¿En qué consiste el reavalúo de una propiedad y cómo puedo apelar?

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Lo que importa es que los principios de igualdad ciudadana sean considerados como parte infranqueable de una común filosofía pública.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Son liberales nuestros liberales?

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)